100 canciones con versos cuestionables (Decimonovena parte)

100 canciones con versos cuestionables (Decimonovena parte)

Seguimos con algunas canciones más con versos cuestionables. En esta oportunidad veremos la canción más famosa del guatemalteco Fernel Monroy, dos de Marcos Witt y una del colombiano Santiago Benavides. Es probable que esta última no la conozcas, pero allí está Youtube para que busques el título y te familiarices con ella. ¿Ok?

CANCIONES CON VERSOS CUESTIONABLES (80-83)

80) “Remolineando” (“Salmodiando en las naciones”, Fernel Monroy) 

♫ Remolineando, remolineando, me haré más vil por causa de Jehová… ♪ 

Esta canción, como otras más, han sido de las favoritas de miles de iglesias pentecostales. Francamente, yo sí veo una base bíblica para saltar y danzar durante la alabanza pública. Una búsqueda en la concordancia podría llevarte a ver algunos pasajes bíblicos, en los Salmos, por ej., donde parte de la liturgia del antiguo Israel incluía dicha dinámica. Sin embargo, “Remolineando”, y muchos de quienes se amparan en la palabra “karar” (que es la palabra hebrea que aparece en 2 Samuel 6:14 para “danzar”), me late que a veces exageran. Fernel Monroy dijo una vez que “karar” significa: dar vueltas girando sobre sí como en un remolino” (1). Y un sitio que me topé en la web afirma que “karar” significa dar vueltas violentamente con gritos desenfrenados” (2).

Sobre lo que dijo Monroy yo no he hallado ningún diccionario bíblico que lo diga, aunque se puede intuir eso al unir la palabra “girar” y la expresión en español “danzar con todas sus fuerzas” de 2 Samuel 6:14. Pero sobre lo que dice el otro sitio web, ¡por favor! ¿Qué diccionarios bíblicos consultan estas personas para afirmar tal cosa?

Aun si este último significado fuera correcto, ¿justifica que se haga todo eso durante los servicios de adoración? ¿Es suficiente base bíblica para afirmar que los creyentes deben dar vueltas con gritos desenfrenados en la alabanza? Es más, ¿no contradeciría la directriz de Pablo en 1 Corintios 14:40: pero hágase todo decentemente y con orden” cuando habló de los servicios de adoración?

Como dije cuando hablé sobre la canción “Voy a perder la compostura” de Billy Bunster, el problema con este tipo de canciones es que se pretende estandarizar una expresión única del rey David y generalizarla para que la practiquen todos los creyentes. Vamos, la conducta de David no es normativa, sino solo un ejemplo de cómo una persona puede reaccionar ante tan magno y tan ansiado evento como lo fue traer el arca del pacto de nuevo a Israel. Vamos, una cosa es que la Biblia describa lo que aconteció alrededor de la entrada del arca y otra que se pretenda estandarizar el dar vueltas y girar violentamente como conducta normal durante cada servicio de adoración. Y peor si se va a ver de menos a quienes no lo hacen o juzgar de ser frías a las iglesias que no creen en practicar tal cosa.

81) “Tiempo pa´ brincar” (“Sigues siendo Dios”, Marcos Witt) 

♫ Me da igual, me da lo mismo… ♪ 

El disco “Sigues siendo Dios”, de Marcos Witt surge luego de que Marcos Witt se recuperara de un accidente donde se quebró ambos tobillos y ante la posibilidad de dejar de cantar debido a un mal procedimiento médico. Yo asistí al concierto que dio en El Salvador y allí contó el motivo de componer e incluir dentro de la producción la canción “Tiempo pa´ brincar”. “Yo quería una canción…” explicó Marcos, “con la cual yo pudiera hacer eso que existía la posibilidad de que no pudiera volver a hacer: saltar para el Señor”. 

A quien vi cuestionar esta canción y más específicamente el verso:  ♫ me da igual, me da lo mismo… ♪, fue a Jaime Namnún, de Coalición por El Evangelio, quien en su reseña sobre la producción “Sigues siendo Dios”, además de elogiar las mejores canciones del disco, dijo lo siguiente:

“En Tiempo pa’ brincar, el cantante trata de hacer una apología al uso de música electrónica y rap en su disco. Marcos sabe que la canción (y el disco) será controversial, por lo que se defiende: “Hay maneras diferentes de mostrar mi reverencia, de adorarle, y acercarme, y entregarle mi alabanza. Hay un tiempo para todo, y este tiempo he apartado, para adorarle de esta manera, haciendo ruido y brincadera”.

Sin duda, Latinoamérica tiene muchos prejuicios religiosos y una tendencia al legalismo que debemos superar. Creo es que posible usar diversos géneros musicales para expresar adoración a Dios, siempre que pueda hacerse en orden y con excelencia. Ahora, lo más importante, el contenido, es lo que está más débil aquí. La esencia de la canción es un rap de el autodenominado “general de la música con ciencia”, T-Bone, donde dice que Dios lo sacó de la calle y por eso le alaba. Pero esta presentación no es clara ni mucho menos Cristocéntrica. Y lo peor, ¿la respuesta de Witt a los que no les guste? “Me da igual, me lo mismo”. Esta actitud desluce la próxima canción, Somos, que habla de la iglesia como un solo pueblo. Si somos un solo pueblo, ¿realmente debo celebrar que me dé “igual y lo mismo” lo que piensan mis hermanos?” (3).

82) “Padre nuestro” (“Él volverá”, Marcos Witt, Danilo Montero y Luis Enrique Espinosa) 

♫ Venga tu reino, sea tu voluntad en el cielo como en la tierra … ♪ 

En una entrada anterior hablé acerca de otra canción de la grabación: “Él volverá”, esta vez hablaré de una de mis favoritas de este disco. Si te detienes y le prestas atención verás que el verso de arriba está mal escrito. Pero solo lo notarás si eres riguroso al examinarlo. “Si te clavás”, como decimos en El Salvador.

El texto original de la oración del Señor dice: “venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mateo 6:10). Aquí, lo que Jesús está diciendo es que debemos pedir en oración que la voluntad del Padre, esa voluntad que se lleva a cabo perfectamente en el cielo, se haga también en la tierra. Es decir, el parámetro para pedir que se haga la voluntad de Dios en la tierra, es la voluntad de Dios que se hace en el cielo. ¿Se entiende?

El asunto es que el verso de la canción lo dice al revés, mira:

♫… sea tu voluntad en el cielo como en la tierra … ♪ 

Si te fijas, se dice que se haga la voluntad de Dios en el cielo como si el parámetro fuera la tierra. ¡Y debería ser al revés! La voluntad de Dios debe hacerse en la tierra como se hace en el cielo. ¿Notas la diferencia?

La cuestión es que muy pocos se fijaron en este detalle, probablemente porque como uno está tan familiarizado con el “Padre nuestro” que, al leer o cantar este verso, pensamos más en lo que dice originalmente en Mateo 6:10 y pasamos por alto el fallo. Y si es así, está bien, que cada quien entienda lo que quiera entender. Pero siendo rigurosos con la construcción del verso, realmente debería de decir:

♫ Venga tu reino, sea tu voluntad en la tierra como en el cielo … ♪ 

¿Ves la diferencia?

Si se invierten las palabras entonces calza perfectamente con el texto de Mateo 6:10. Si se deja como está, y siendo “clavados” (decimos por aquí), el verso no está bien construido.

83) Sencilla (“Un lugar llamado gracia”, Santiago Benavides) 

♫ Sencilla, como fue a la tierra tu venida… como fue tu hogar en palestina … ♪ 

Un extraordinario compositor, cuya música conocí el año pasado, es Santiago Benavides. Según me cuentan amigos míos que interactuaron con él mientras estuvo de visita en el país, es muy centrado y humilde. Y por lo que he visto sus letras son ingeniosas y edificantes. El asunto es que mientras le comentaba a mi amiga Carla Repupilli, locutora de Radio Restauración, sobre la serie que estaba publicando, me sugirió incluir la canción: “Sencilla”, debido a que han recibido llamadas en la radio señalando que afirmar en una canción que Jesús nació en palestina es incorrecto.

La pregunta es: ¿Jesús realmente nació en palestina?

Como afirma Jesse Rojo, del sitio “Israel A Capella”:

“La respuesta es sí y no. Por una parte, Jesús nació en el área geográfica que alguna gente ahora llama Palestina. Por otra parte, decir que Jesús nació en “Palestina” es una declaración anacrónica. Sencillamente, en tiempos bíblicos, Palestina no era conocida como Palestina; era conocida como Judea: “Belén de Judea” (Mat. 2:1) … Es muy sencillo. La Biblia no dice Palestina, dice Judea. Mientras que muchas personas hoy en día pueden referirse a la región como Palestina, si la iglesia va a entender bien el contexto histórico y sociopolítico de la época de Jesús, y si queremos ser expositores honestos de las Escrituras, tal vez sería más útil prologar declaraciones diciendo: “Jesús nació en Belén de Judea, conocido hoy como Palestina o Cisjordania (si nos importa ser aún más precisos)”. (3)

Sigue leyendo la Vigésima parte.

Notas: 

(1) Tomado de: http://salmodiando.com/musical/remolineando/

(2) Ver: https://kararministerioayr.es.tl/KARAR-_-Alboroto-y-Regoc%EDjo-Delante-del-Rey-_.htm

(3) Tomado de: https://www.coalicionporelevangelio.org/resenas/sigues-siendo-dios-resena/

(4) Tomado de: http://www.israelacappella.com/jesus-nacio-en-palestina/

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Cómo traer los cantos de los cielos a la Tierra (Décima parte)

Esta es la penúltima entrada de la serie