100 canciones con versos cuestionables (Decimoquinta parte)

100 canciones con versos cuestionables (Decimoquinta parte)

- en 100 canciones con versos cuestionables
697
4

Continuamos con esta serie donde estamos analizando ciertos versos de las canciones cristianas. En algunos casos las objeciones tienen fundamentos y en otros no. Otros son simple percepción y otras claras malinterpretaciones. Y bueno, en esta entrada veremos cinco canciones de una sola vez. Como ya he repetido, si por alguna razón no conoces alguna, copia el nombre de la canción y del intérprete que en Youtube las puedes escuchar sin problema. Sigamos:

CANCIONES CON VERSOS CUESTIONABLES (64-68)

64) “Me robaste el corazón” (“Tiempo de la cruz”, Alex campos)

♫ Me robaste el corazón, te adueñaste de mi vida … ♪ 

Quizá esta canción fue una de las primeras que oí cuestionar a alguien y yo pensar: “¿Quééé??? ¿Es en seriooo???” Pero no solo yo la oí cuestionar, sino que algunos amigos locutores de radio recibieron llamadas, mensajes de texto o en redes sociales donde se ponía en duda el discernimiento espiritual de los locutores y de los ministerios radiales por programar semejante canción.

¿Cuál es entonces el cuestionamiento? “Que la canción”… afirman algunos, “le llama “ladrón” a Dios”.

Sí, dale, ¡puedes reírte!

Dale… aquí te espero a que te pase la risa.

¿Ya o aún no? Dale, tómate tu tiempo, ¿ok?

😉

Este tipo de cuestionamiento ocurren y son reales. El problema es que quienes poseen mentes demasiado literalistas y que no están familiarizados con el lenguaje poético tienden a prejuiciarse con este tipo de expresiones. Pero vamos, Alex Campos está utilizando lenguaje figurado y, por lo tanto, es legítimo que diga “me robaste el corazón”, como sinónimo de “me atrapaste”, “ganaste mi corazón”, “mi corazón te pertenece”, etc.

A veces me dan ganas de preguntarle a quienes cuestionan esta canción si creen que el Señor Jesucristo les va a ladrar cuando vuelva por segunda vez. ¡Sí, ladrar! No sé, es que como son tan literalistas supongo que cuando leen “si no velas, vendré sobre ti como ladrón…” (Ap. 3:3) quizá piensan que el Señor les dirá: “¡Guau! ¡Guau!”

¡Risas por favor! 😉

65) “Quédate Señor” (Corito de dominio público)

♫ Quédate, Señor, en cada corazón… quédate, Señor en mí… ♪ 

Como dije en alguna entrada anterior, los coritos evangélicos, es decir, estas cancioncitas pequeñas, se siguen cantando en miles de iglesias en el continente. Pero cuando uno se pone a analizar algunas de sus letras, uno nota que se equivocan.

Esta, por ejemplo, cae en la categoría de esas que he señalado antes por dejar entrever que la presencia de Cristo viene y se va de nuestra vida. Es por eso que dice: ♫ quédate, Señor, en cada corazón… quédate, Señor en mí… ♪ porque teme que se vaya.

Yo no digo que haya una mala intención en quien escribió este corito y muchos menos en quienes lo cantan de todo corazón; sin embargo, cuando Cristo vino a nuestra vida vino para quedarse. Por lo tanto, no tienes que pedirle, rogarle ni implorarle que se quede porque él no se va a ir a ninguna parte. ¿Me doy a entender?

Como dije también en otra entrada: somos la casa de Cristo. No su hotel. Él no viene y se va, él vino y vino para quedarse.

66) “Dios imparable” (“Jesús salva”, Marcos Witt)

♫ Dios imparable, Dios de imposibles… ♪

¿Qué tiene de malo este verso? ¡Pues nada! Dios es imparable y también es Dios de imposibles. Los que objetaron este verso fueron quienes recordaron una entrevista de Marcos Witt donde dijo algo contrario a lo que dice la canción. En una entrevista hecha por la cadena CBN y su sección “Encuentros”, al conversar con él sobre su producción: “Sigues siendo Dios”, el entrevistador le preguntó: “Dios, ¿sigue siendo Dios con el resto del mundo también?” A lo que Witt responde: “En su capacidad de ser Dios para todo el mundo, claro que es capaz, pero está limitado a la fe de cada individuo, ¿no? Si el individuo dice ‘yo quiero que Dios sea el Dios de mi vida’, Él puede hacerlo para todo el mundo, pero si la persona no lo permite, entonces Él tiene las manos atadas a la voluntad de la persona” (1).

Yo creo entender lo que Marcos Witt quiso decir, pero la principal crítica la escuché de amigos calvinistas que no creen en el libre albedrío y, por lo tanto, para ellos la expresión “Dios imparable” se contradice tajantemente con lo que Witt dijo al ser entrevistado: “Él tiene las manos atadas a la voluntad de la persona”.

¿En qué quedamos entonces? ¿Es imparable o no?

67) “Digno” (“Amanece”, Yvonne Muñoz & Marcos Brunet)

♫ Me inclino ante ti, Rey que perdona multitud de errores… ♪ 

¿Por qué esta canción le llama: “errores”… pregunta alguien, “… a lo que debería llamársele “pecados”? ¿Por qué no llamarle “pecados” cuando la Biblia enseña que lo que Dios perdona son pecados, no “errores”?”

El señalamiento podría ser legítimo si hubiera antecedentes de que estos cantantes o aún, de quien escribió la canción, tuvieran el hábito de solapar el lenguaje bíblico para hacerlo más digerible a las masas o que quisieran congraciarse con algunas personas y no ofenderlas con llamarle pecado a lo que es pecado. Sin embargo, conociendo un poco de la trayectoria de Marcos Brunet y lo directo que es al hablar del tema de la santidad, no creo que él quisiera ser copartícipe de este tipo de ablandamientos.

Según el Diccionario Bíblico Holman la palabra griega “hamartia”, que en el Nuevo Testamento se usa para “pecado”, significa: “errar el blanco”. La palabra parece describir a una persona que lanza una flecha con un arco y no da en el blanco. Es decir, erra. En este sentido, cuando se usa la palabra pecado, significa que la persona no dio en el blanco que Dios estableció para la vida de esa persona.

Por lo tanto, si la palabra pecado equivale a errar, efectivamente Dios es un ♫ Rey que perdona multitud de errores… ♪ ¿No crees?

68) “Tal como soy” (“Cerca de ti”, Jesús Adrián Romero) 

♫ Acéptame como ofrenda de amor, como un sacrificio agradable en tu honor ♪ 

La canción hace alusión a los sacrificios del Antiguo Testamento donde se presentaban ante del Señor sacrificios de animales y que debían poseer algunas características para ser aceptados. Dicha figura la presta el Nuevo Testamento en expresiones como: “presentad vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1). En este sentido, el cuestionamiento al verso “acéptame como ofrenda de amor…” surge al contraponerlo con Efesios 1:6 que dice: “para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado”. La pregunta de quienes cuestionan la canción es: ¿por qué pedirle al Señor que nos acepte si la Escritura enseña claramente que en Cristo ya somos aceptados?

Como he dicho en otras ocasiones, las canciones deben escribirse no solo a la luz del Antiguo Testamento sino también a la luz del Nuevo. Por lo tanto, aunque la intención del autor ha de haber sido buena, es lógico entender por qué para algunos el verso les incomoda ya que la Biblia dice que ya somos aceptados en Cristo. Sin embargo, yo opino que si “Tal como soy” se mira con ojos antiguotestamentarios podría entenderse y hasta cantarse sin prejuicios. Eso sí, sin olvidar que en Cristo nuestra ofrenda de adoración es aceptada y nosotros como sacrificio vivo… también.

Continúa leyendo la Decimosexta parte.

Notas:

(1) Tomado de: https://www.youtube.com/watch?v=F-sFAgiCfjQ&t=311s Desde el 4:30 en adelante.

4 Comentarios

  1. Christian Ospina

    Hola Noel.

    ¡Muy buena la serie! Realmente algunas canciones son mucho más cuestionables que otras.

    Te quería comentar que se te fue un error en el último párrafo: “Sin en bargo”.

    ¡Un saludo!

  2. ¡Corregido! ¡Gracias!

  3. ¿ Me robaste el corazón? Estoy de acuerdo que deberíamos usar palabras más adecuadas al mensaje a transmitir, pero si cuestiono el análisis de la corrección suya. No ahondan más que en decir que esta mal. Si bien el hermano se quiso expresar poéticamente, por nada quiso decir que Dios es un ladrón, eso nos queda claro a todos. Entonces porqué pones argumentos en la intención del hermano al decir lo contrario?. Eso también es conocido como malversación de los hechos y una voluntad perversa mi hermano. Seamos más serios en los argumentos. Gracias

  4. Mac: Otra vez, gracias por comentar, pero francamente no entendí en lo absoluto tu comentario. ¿Que yo estoy “malversando lo hechos”? Wow, igual tu comentario es poco claro e incomprensible. Tal vez para la otra te das enteder mejor. Saludos!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Cómo traer los cantos de los cielos a la Tierra (Décima parte)

Esta es la penúltima entrada de la serie