100 canciones con versos cuestionables (Décimoprimera parte)

100 canciones con versos cuestionables (Décimoprimera parte)

- en 100 canciones con versos cuestionables
8918
0

Originalmente esta serie la ideé con miras a publicar 50 canciones, nada más, pero mientras la publicaba fueron apareciendo más y más versos y letras que decidí modificarla y ponerle el título de “100 canciones con versos cuestionables”. Como verás, algunas canciones cristianas efectivamente contradicen el texto bíblico, pocas, ¡gracias a Dios! Sin embargo, otras se equivocan gramaticalmente y otras simplemente chocan con la lógica. Otras más no es que estén mal escritas, sino que han sido malinterpretadas y, por lo tanto, he allí por qué han sido cuestionadas.

Como dije en las primeras 10 entradas, esta serie no pretende que te vuelvas un criticón de las letras cristianas, sino que practiques la sana crítica y el análisis sensato para que repienses mejor las canciones que escuchas, las que se cantan en tu iglesia, y si eres compositor, las que tú mismo escribes.

Antes de comenzar, si por algún motivo no conoces algunas de las canciones, te animo a que copies el título de la canción, el nombre de la producción en que se grabó y del intérprete y vayas a Youtube para que te familiarices con ellas que seguramente allí las encontrarás. Personalmente yo ya hice este ejercicio y las encontré todas. Tanto las primeras 50 canciones que publiqué como estas que estoy por abordar.

Comencemos:

CANCIONES CON VERSOS CUESTIONABLES (51-53)

51) “Por amor” (“El poder de tu amor”, Aline Barros)

♫ Como flor que alguien pisoteó quedaste tú y fue por mí, por amor ♪ 

La serie “Canciones con versos cuestionables” nació a causa de un artículo que Desiring God publicó y que mi amigo Kevin Alvarenga me ayudó a traducir para el blog. En este, John Piper afirma: no existe razón alguna por la que una iglesia deba cantar canciones confusas e incluso, cuestionables” (1). De allí obtuve el apellido de esta serie.

En el artículo de Desiring God se muestra la pregunta que alguien le dirigió a Piper sobre si era correcta cierta expresión que contenía la letra de una canción de Hillsong. Su respuesta fue amplia y la verdad, muy enriquecedora; sin embargo, antes de finalizar, no solo afirmó que el verso del que le estaban preguntando estaba mal, sino también el de otra canción: “Above All” de Paul Baloche y que en español la interpretó Aline Barros bajo el título “Por amor”. 

¿Qué dijo Piper de esta canción? Lo siguiente:

“Acá está otra letra popular que cantamos. Deseo que nunca hubieran cantado esto, es muy popular: “Fuiste a la cruz, y a la tumba por mí. Viviste para en soledad morir. Como una flor, que alguien pisoteó. Y sobre todo pensaste en mí, por amor”. ¡Esto no es cierto! Esto no es verdad, y tampoco ayuda. Francamente ni siquiera estoy seguro de qué significa esa letra. ¿Sobre todo qué? ¿Sobre todas las demás personas a las que él salvó? No, no puede ser eso. ¿Sobre toda su gloria? No, no sobre su gloria. ¿Sobre todo qué? Esta era una hermosa canción hasta llegar a ese verso. Él nos salvó precisamente para que pudiéramos ver y saborear SOBRE TODO su gloria como el tesoro supremo del universo. No estoy seguro de lo que dicha letra intenta comunicar, pero no comunica esta verdad a la mayoría de las personas” (2).

La parte de la canción a la que John Piper se refiere es la parte final del coro que en español se tradujo: Como flor que alguien pisoteó quedaste tú y fue por mí, por amor”. Obvio que la traducción le hace perder la fuerza que sí tiene en inglés, pero de igual forma, he ahí de dónde surgió esta serie de artículos para el blog y por qué esta canción, en su versión original en inglés, fue recientemente cuestionada por el renombrado pastor.

52) “El aire de tu casa” & “Mi universo” (“El aire de tu casa”, Jesús Adrián Romero)

♫ Disfrutar tu fragancia y llenarme de ti… ♪

♫ Que seas mi universo… ♪

Hace unos años el periodista mexicano Jorge Ramos entrevistó a Jesús Adrián Romero en su programa “Al Punto” con relación a su ministerio musical y su grabación “Mi universo”. Esa vez Ramos dijo: “He estado escuchando durante estas últimas 24 horas tú música y estoy, estoy un poco sorprendido, tengo que reconocer que no había puesto atención a las letras. Por ejemplo, tienes una canción que se llama: “El aire de tu casa” y te leo un par de, de líneas: “disfrutar tu fragancia y llenarme de ti…” esto junto con muchas otras líneas de tus canciones pudiera ser como una canción de amor de un hombre a una mujer o de una mujer a un hombre y de pronto, uno se sorprende que no, que le estás cantando a Jesucristo”. En ese momento Jesús Adrián justifica su letra diciendo que en la Biblia se compara la relación del hombre y Dios con la relación de un hombre y una mujer. Y Ramos insiste: “por ejemplo, tu canción “Mi universo”, “que seas mi universo” … yo he escuchado esta, la idea de universo, que seas mi mundo, que seas, que seas todo para mí. Lo he escuchado, es más, si pasáramos tus canciones, me vas a perdonar, pero si las pasáramos y se las pusiéramos en voz de Alejandro Sanz o de Shakira o de Luis Miguel o de cualquier de estos cantantes famosos ahora, serían canciones de amor, canciones románticas, ¿no?”  (3).

Lo curioso, o más bien, lo vergonzoso, en mi opinión, es que Jorge Ramos prácticamente le estaba diciendo en la cara: “¿¿¿No te das cuenta de la ambigüedad de estas letras???” Y Jesús Adrián ni se inmuta. Eso es lo cuestionable, no solo de algunas canciones de Jesús Adrián Romero, sino de muchos cantantes cristianos que no son claros a la hora de componer y omiten el nombre de Jesús en los singles promocionales que lanzan en las radios y de este modo, quienes escuchan estas canciones, no identifican claramente a quién se la han dedicado.

Obvio que nosotros los evangélicos que hemos seguido la carrera de Jesús Adrián y que sabemos que él es un pastor que dice llamarse “cristiano”, sabemos que le está cantando a Jesús. Sin embargo, ¿será que a veces los intérpretes evangélicos que simpatizan con la industria secular no mencionan el nombre del Señor en sus singles de lanzamiento con miras a pegar en el mercado secular? ¿Será que ellos están conscientes de que su música la están programando en las radios seculares y que omitir el nombre de Jesús aumenta sus posibilidades de ser programados? Es más, ¿será que usan esta estrategia dentro del mercado secular para capturar oyentes a modo de que sea hasta que escuchen el disco se enteren de que realmente sus canciones está dedicadas a Cristo?

No lo sabemos, pero los compositores cristianos no deberían ser tan ambiguos a la hora de componer. Fíjate, en la Biblia, cuando se compone para Dios se saben que se compone a Dios (ej. Los Salmos) y cuando se compone para una mujer se sabe que se compone para una mujer (ej. Cantar de los cantares). Entonces, ¿por qué los salmistas que dicen llamarse “salmistas” no se rigen por este modelo bíblico en sus singles promocionales y a veces, en el resto de sus canciones?

53) “Indomable” (Epicentro Live”, Vástago Epicentro) 

♫ Eres el León que siempre va conmigo, aunque eres confiable no eres predecible … ♪ 

El equipo de alabanza de Vástago Epicentro y Jesús Adrián Romero se avocaron al personaje de “Aslan” de “Las Crónicas de Narnia” para componer esta canción de adoración congregacional. Si la buscas en Youtube, verás que incluso Jesús Adrián recita en dos ocasiones fragmentos de “Las Crónicas de Narnia” para hacer más evidente que de allí provino la inspiración.

Yo he leído algunas de “Las Crónicas de Narnia” de C. S. Lewis y vi las tres películas de la saga, y si eres un cristiano que ha leído el Nuevo Testamento por lo menos superficialmente, es lógico que al leer “Las Crónicas” o veas las películas pienses que “Aslan” representa al Señor Jesucristo debido a que él es el “León de la tribu de Judá” (Apocalipsis 5:5), además de que C. S. Lewis siempre ha sido considerado un cristiano.

En este sentido, el cuestionamiento a “Indomable” lo hago, no tanto porque la letra diga algo incorrecto, sino porque, al Jesús Adrián citar en dos ocasiones fragmentos de los libros de C. S. Lewis, quienes oyen la canción pueden pensar que efectivamente “Aslan” representa a Jesús cuando eso no necesariamente es así. Por ejemplo, Lewis dijo que no pensó a “Aslan” para que fuera una analogía de Cristo. Mira lo que escribió en: “Cartas a los niños” (que son una colección de cartas que el propio Lewis escribió respondiendo a sus preguntas) donde le explicó este tema a uno de ellos: Yo no me dije a mí mismo: ´Representemos a Jesús como realmente es en nuestro mundo como un León en Narnia’. Yo dije: ´Supongamos que existiera un mundo como Narnia y que en ese mundo el Hijo de Dios, de la misma manera que se hizo Hombre en nuestro mundo, se hizo un León allá, y luego imaginemos lo que hubiera ocurrido´. Si piensas en ello, verás que es algo muy diferente” (4).

Además, en el último cuento, “La última batalla”, “Aslan” hace algo que el Señor Jesucristo jamás haría: recibir para sí la adoración ofrecida a otro dios. Antes de que finalice “La última batalla”, “Aslan” le responde a un adorador pagano: “Hijo … todo el servicio que has prestado a Tash, lo cuento como servicio prestado a mí … Por lo tanto, si alguien jura por Tash y mantiene su juramento cueste lo que costare, es en mi nombre por el que ha jurado en realidad, aunque no lo sepa, y soy yo quien lo recompensa” (5).

Para rematar, en “Cartas a los niños”, C. S. Lewis le explicó a otro de ellos: “Creo que cada oración hecha con sinceridad, incluso a un dios falso … es aceptada por el verdadero Dios y que Cristo salva a muchos que no creen conocerlo” (6).

¿“Aslan” representa a Jesús de Nazaret? Yo no lo creo. Pero que nosotros pensamos que sí mientras disfrutamos “Las Crónicas de Narnia”, ¡esa ya es otra cosa! El asunto es que, si realmente “Aslan” fuera Jesús, según “La última batalla”, el Señor sería un sincretista de primera. ¿Sabes lo que significa eso, verdad? Y eso es contrario a lo que enseña el Nuevo Testamento.

Tal vez si Jesús Adrián Romero y Vástago Epicentro no hubieran hecho alusión a “Las Crónicas de Narnia” la canción calzaría perfectamente con “el león de la tribu de Judá” de Apocalipsis 5:5 y no hubiera cuestionamiento. Porque si te fijas, la letra en sí no dice nada equivocado, pero como Jesús Adrián recita dos fragmentos de los libros de C. S. Lewis, en mi opinión, dejan entrever equivocadamente que “Aslan” y Jesús son lo mismo.

Continúa leyendo la Decimosegunda parte.

Notas: 

(1, 2) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/miscelaneos/cuando-las-letras-de-las-canciones-de-adoracion-no-dan-en-el-blanco/

(3) Tomado de: https://www.youtube.com/watch?v=1c1mUMVzAEU&t=190s 

(4) Tomado de: https://www.coalicionporelevangelio.org/entradas/steven-morales/errores-doctrinales-brujeria-y-otras-preguntas-sobre-narnia/

(5) Lewis, C.S. “La última batalla”, Editorial Rayo, Harper Collins Publishers, NY, EE.UU., Pág. 791-792.

(6) Wittmer, Michael E.; “Por qué vivir como Jesús no es suficiente: No dejes de creer” (Spanish Edition). (p. 124). Vida. Edición de Kindle.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

100 canciones con versos cuestionables (Decimocuarta parte)

En esta entrada hablo de tres canciones con