100 canciones con versos cuestionables (Vigesimotercera parte)

100 canciones con versos cuestionables (Vigesimotercera parte)

Esta es la penúltima parte de esta serie y, como verás, me comenzaré a enfocar en algunas canciones que tienen que ver con el tema de la guerra espiritual. Digo “comenzaré” porque en la última entrada hablaré de la guerra espiritual a nivel estratégica y algunos elementos que la iglesia debería repensar sobre ese tema. Si fuera el caso que no conocieras alguna canción, en Youtube las puedes escuchar y así familiarizarte con ellas.

CANCIONES CON VERSOS CUESTIONABLES (94-98)

94) “Oye diablo” (“Un canto para ti”, Danny Berríos)

♫ ¡Oye diablo! Mi vida quieres arruinar-. ¡Oye diablo! Estás loco por verme pecar ♪ 

La crítica a estos versos proviene de lo que en otras veces he comentado, de que no debemos orarle al diablo y, mucho menos, cantarle. En este sentido, quienes objetan este tipo de letras dicen: “¿Por qué dedicarle una canción al diablo sin en ninguna parte de la Biblia se nos insta a conversar con él?”

Yo estoy de acuerdo en que al orar e interceder delante de la presencia de Dios no tenemos por qué enfocarnos en Satanás y hablarle como si estuviera a la par. Hasta allí muy bien; sin embargo, esta canción que interpretaba Danny Berríos en los 80´s, es una conversación imaginaria con la intención de ilustrar el interés que tiene el enemigo por hacer tropezar al creyente contrastándola con la victoria de Cristo en la cruz.  Es decir, quien haya compuesto esta canción pretendía mostrarnos el plan del enemigo para nuestra vida y la victoria del Señor sobre dichos planes. En este sentido, la canción está apelando a la ficción, como se hace en las obras literarias (¿“Cartas del diablo a su sobrino” de C. S. Lewis?) e impartirnos una enseñanza, si quieres, de forma simpática.

Personalmente no me choca la canción como otras que sí se le cantan a Satanás debido a que no dice nada incorrecto y quizá porque en la época que se publicó no se había llegado a los extremos que hoy sí se han llegado con letras de la línea de “Arrebato” Nancy Amancio.

95) “Fair Play” (“PazAlo bien”, Pescao vivo)

♫ Vamos a golear al diablo… vamos a patearlo un rato… ♪

La ingeniosa canción de “Pescao Vivo” hace una analogía entre el deporte futbolístico y “aunque la vida no es un juego…” dice el vocalista, “hay que jugarla bien”. El asunto es que la letra explica que el adversario contra el cual estás jugando es el propio Satanás. Y como tú sabes, en el fútbol, para ganar hay que echar goles. El problema con esta analogía es el verso que dice: ♫ Vamos a golear al diablo… vamos a patearlo un rato… ♪

¿Perdón? ¿Escuché bien? ¿A quién van a patear?

Yo tuve que ir a escuchar la canción un par de veces más y subirle el volumen para ver si estaba escuchando mal. Y sí, efectivamente dice: ♫ vamos a patearlo un rato… ♪ Pero, vamos, ¿no que la canción se llama “Fair Play” pues? ¿En dónde está el juego limpio que dice la canción incentivar si vas a patear al adversario?

El fútbol consiste en ganar echando goles, no en ganar pateando al contrincante. Si pateas intencionalmente a alguien puede que hasta te expulsen. En este sentido, la analogía falla y la canción se contradice a sí misma.

96) “Como un rayo cayendo sobre mí” (“Sin fronteras”, Alex Rodríguez)

♫ Como un rayo cayendo sobre mí… ¡que quema, que quema! ♪ 

En una ocasión estaba en una entrevista en una radio y mientras hablábamos de canciones y letras cristianas, cayó un mensaje preguntando: “¿Qué opina de la canción “Como un rayo cayendo sobre mí”? ¿No cree que es satánica?”

Francamente yo no había oído la canción, pero supuse que, si una canción cristiana dice algo como eso se estaría refiriendo al poder el Espíritu Santo, a la presencia de Dios o a la unción, ¿no? El asunto es que cuando escuché la canción, al estilo de los coritos de antaño, francamente no se específica por ningún lado qué o quién está cayendo sobre el creyente como un rayo. Es por eso que, al oírla, algunos cristianos recuerdan el texto de Lucas que dice: “Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo” (Lucas 10:18). ¡Y se asustan ante este corito pegajoso!

¿La verdad? Yo creo que la canción de plano no se refiere a Satanás, pero como la letra no especifica de qué o quién está hablando y de remate, la letra no dice mayor cosa, sino que sirve nada más para divertir y entretener, en mi opinión se debería dejar de lado y escoger mejores canciones para nuestros servicios de adoración.

97) “Al campo del diablo” & “Al campo enemigo” (“Corre a la gracia”, Iglesia Rey de reyes & “Avívanos”, 33DC)

♫ Al campo del diablo entré para tomar lo que me robó, tomar lo que me robó ♪ 

♫ Al campo enemigo yo fui y tomé lo que me robó, tomé lo que me robó ♪ 

Esta canción apareció muchísimo antes que la famosa “Arrebato” de Nancy Amancio, pero incurre en el mismo desatino debido a que enseña que Satanás te ha robado algo y debes ir a su territorio para recuperarlo. La pregunta es: ¿qué te ha robado el diablo? ¿Qué te ha quitado como para que tengas que ir “al campo del enemigo” y tomes lo que es tuyo?

La única base bíblica que encuentran quienes enseñan este tipo de cosas es Juan 10:10. Pero si te vas al contexto de la expresión “el ladrón no viene sino para matar, robar y destruir”, se refiere a los falsos maestros. No a Satanás. Y la otra base en que se amparan son algunas batallas del antiguo Israel donde el pueblo de Dios vencía a sus enemigos y regresaban con un botín. El asunto es que la única manera de ver la doctrina de quitarle cosas al diablo es alegorizando esos pasajes. Pero ¿es esa suficiente base para afirmar que la Biblia enseña que Satanás nos ha robado bendiciones y, por lo tanto, tenemos que ir a arrebatárselas?

Pues no. Al contrario, los evangelios enseñan que si tú quieres bendiciones no debes ir al territorio del enemigo (“del Señor es la tierra y su plenitud” dice Salmo 24:1, ¡o sea!) ni tampoco dirigir tus oraciones al diablo para exigirle que te devuelva tus cosas. Lo que el Nuevo Testamento enseña es que debemos ir directamente a nuestro Padre Dios para ser bendecidos (ver: Lucas 11:5-12). ¿Por qué entonces tienes que ir “al campo del diablo” para recuperar lo que te robó si tienes a un Papá dispuesto a darte lo que necesitas? ¿Por qué un cristiano tiene que exigirle algo al diablo si Jesús dijo “y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré” (Juan 14:13)? ¿Ah?

Esta canción, al igual que “Arrebato”, se equivocan.

98) “El camino del Señor” (“No puedo parar de alabarte”, Marco Barrientos) 

♫ Perseguí a mis enemigos, los alcancé, los destruí, los atravesé… ♪ 

Si tú eres un cristiano nuevo en la fe y no estás familiarizado con el tema de los salmos imprecatorios, abrirías los ojos como platos al escuchar una canción de este tipo en medio del servicio de adoración. ¡Ni se diga si miras la cara de un inconverso visitando por primera vez una iglesia evangélica!

Vamos, ¿qué rayos significan estos versos? ¿No que la Biblia nos llama a amar a nuestros enemigos pues? ¿Por qué entonces dice que debemos perseguirlos e incluso destruirlos y atravesarlos? ¿Ah?

Solo quien ha tenido un trasfondo de discipulado bíblico o por lo menos, que haya estudiado una introducción al libro de los Salmos, podría entender una letra así o cómo deberían interpretarse a la luz del Nuevo Testamento.

Como afirma John Piper: Hay un grupo de salmos que son llamados salmos imprecatorios porque incluyen imprecaciones, es decir, maldiciones, juicios contra los enemigos de Dios. Estos salmos son generalmente considerados un problema para los cristianos porque Jesús nos enseñó: “Amad a vuestros enemigos; haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen; orad por los que os vituperan” (Lucas 6:27-28). Y Jesús oró por sus enemigos en la cruz: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). Así que estos salmos parecen hacer lo opuesto a lo que Jesús dijo e hizo” (1).

En este sentido, los cantantes cristianos suelen interpretar estos salmos, por ejemplo, pensando en nuestros enemigos espirituales que son Satanás y sus demonios. Y he allí por qué hay canciones de adoración que incluyen expresiones de los salmos imprecatorios dentro de sus letras. Quienes componen e interpretan estas canciones no lo hacen pensando en enemigos humanos, sino en enemigos invisibles en la batalla espiritual que como cristianos estamos envueltos dentro de las filas de la fe.

Si quieres conocer más en profundidad como interpretar adecuadamente los salmos imprecatorios a la luz del Nuevo Testamento te invito a que leas Pensando y Sintiendo los Salmos 9 y Pensando y Sintiendo los Salmos 10.

Continúa leyendo la Vigesimotercera parte.

Notas: 

(1) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/pensando-y-sintiendo-los-salmos/pensando-y-sintiendo-los-salmos-novena-parte/

 

 

 

4 Comentarios

  1. Nosotros hicimos un pequeño arreglo con la alabanza “Como un Rayo”…y ahora cantamos “Como fuego”. No es la alabanza más Teológica de la historia (ji,ji) pero al menos creo que está como más…correcta? 🙂
    Slds!

  2. BERENICE: ¡Qué buena idea! Gracias por pasar a comentar. 🙂

  3. Víctor Martínez

    Pues en el Edén el diablo le robó al ser humano casi todo

  4. VICTOR MARTÍNEZ: ¿a ver? ¿Qué le robó Satanás al humano? El texto dice que lo engañó y lo hizo caer, pero dime, ¿qué le robó?

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Enseña Isaías 53 que los cristianos nunca deben estar enfermos? (Tercera parte)

Desde las canciones “Por tu llaga” de Jaime