100 canciones con versos cuestionables (Novena parte)

100 canciones con versos cuestionables (Novena parte)

- en 100 canciones con versos cuestionables
781
2

Ya vimos 48 canciones con versos cuestionables ya sea porque contradicen las doctrinas bíblicas, la lógica o las reglas gramaticales. En esta entrada veremos solo dos canciones, la primera la cuestionaré de una sola vez y la siguiente lo haré en esta entrada y la siguiente. La abordaré en dos entradas porque aprovecharé para contestar la pregunta: ¿qué hizo Jesús entre su muerte y su resurrección? Tema que estas canciones abordan y que puede ayudarte a encontrar una respuesta bíblica y equilibrada al respecto. Si no las conoces, principalmente la No. 50, ve a Youtube y búscala para que la puedas escuchar y familirizarte con ella.

CANCIONES CON VERSOS CUESTIONABLES (49-50):

49) “A Cristo le voy” (“Recordando otra vez”, Marcos Witt & “Día de independencia”, Grupo Rojo).

♫ Siempre un Cristo vivo puede más que un diablo, pobre diablo muerto… ♪

Esta canción, muy al estilo de una arenga militar, contiene estos versos que para algunos son cuestionables debido a que incurre en contradecir el texto de Judas 9 que dice: “pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo y disputaba acerca del cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda”. En este sentido, cuando la canción le llama a satanás: ♫ un pobre diablo… diablo, pobre diablo muerto para algunos es hablar mal de las potestades superiores” (Judas 8).

La mayoría de creyentes no habrán notado este tipo de menosprecio al enemigo debido a que la canción es muy querida dentro del evangelicalismo contemporáneo, además de que al cantarse dicho verso se hace de una manera muy dinámica, ingeniosa y hasta… depediendo quién y cómo la cante… divertida.

Por mi parte, mi principal preocupación la centraría en el verso: ♫ hasta lo profundo descendió mi Cristo y demostró su todo ♪, porque deja entrever la creencia de que Cristo, entre su muerte y resurrección, fue al infierno, cosa que la Escritura no enseña y de lo que hablaré un poco más en la próxima canción de la lista.

50) “Por siempre” (la interpretan: Evan Craft e Ingrid Rosario, Isaac Moraleja y Ministerio de alabanza de la IBI, en sus respectivas grabaciones).

♫ El Hijo descendió en tinieblas. La guerra en el Seol, la muerte derrotó, el infierno fue al fin vencido ♪ 

¿Qué quieren decir estos versos? ¿De qué están hablando? Independientemente de que se esté usando lenguaje poético o no, las expresiones: “la guerra en el Seol” y “el infierno fue al fin vencido”, ¿se deberá a que estos intérpretes están haciendo alusión a que Cristo, entre su muerte y resurrección, descendió al infierno?

La letra sugiere que sí.

En este sentido, estos versos son cuestionables debido a que la creencia de que Cristo, al momento de morir, descendió al infierno contradice varios textos del Nuevo Testamento.

Ojo, a continuación, voy a compartirte mi opinión, confío que bíblica e histórica, sobre este tema de si Jesús, al morir, bajó al infierno tal cual muchos evangélicos creen y los versos de esta canción sugieren. Es probable que para algunos lo que voy a decir sea nuevo porque han vivido escuchando toda su vida que, entre su muerte y resurrección, Jesús bajó al infierno. Pero como intentaré demostrar, eso nunca pasó.

Si recuerdas, cuando Jesús colgaba de la cruz le prometió al ladrón: “en verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc. 23:43). Dime: ¿a dónde dijo Jesús que irían al nomás morir? Al paraíso. No al infierno. Por lo tanto, el destino de Cristo al morir fue el paraíso. Luego, Jesús oró: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc. 23.46). Yo pregunto: ¿qué pasó en ese momento que Jesús le entregó su espíritu al Padre? ¿El Padre recibió su espíritu o lo envió derechito al infierno? Vamos, la respuesta es obvia. Jesús le encomendó su espíritu al Padre porque se reencontraría con él conforme había dicho que pasaría.

¿Cuándo dijo eso Jesús? En el evangelio de Juan, mira: “Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todas las cosas en sus manos, y que de Dios había salido y a Dios volvía, se levantó de la cena y se quitó su manto…” (Jn. 13:3-4). El texto dice: “sabiendo que de Dios había salido y a Dios volvía”. Es decir, Jesús no iría al infierno, volvería al cielo con Dios. Y más adelante, Jesús oró: “Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que el Hijo te glorifique a ti… y ahora, glorifícame tú, Padre, junto a ti, con la gloria que tenía contigo antes que el mundo existiera” (Jn. 15:1 y 5). Dice: “glorifícame tú, Padre, junto a ti”. No en el infierno, en el cielo, ¡junto al Padre!

Alguien preguntará: “¿pero que no has leído lo que Jesús le dijo a María Magdalena después de resucitar en Juan 20:17: “no me toques, porque aún no he subido a mi Padre”? Allí dice que no había subido al Padre”.

Bueno, lamentablemente este es uno de esos textos bíblicos que Reina-Valera 60 y otras versiones no lograron traducir de una mejor manera y en parte, eso ha contribuido a esta confusión del destino que tomó Cristo después de morir. Si lees bien el contexto, y si consultas un diccionario griego, confirmarías que una mejor traducción es: “no te aferres a mí” o “deja de asirte a mí” (en lugar de “no me toques” según RV60). Recuerda que María estaba sorprendida de volver a ver a Cristo y su emoción la hizo asirse de él. En este sentido, ella no quería volver a separarse de su Maestro y por eso reaccionó de esa manera. Entonces, una mejor traducción es: “no te aferres a mí (o deja de asirte a mí) porque aun no asciendo a mi Padre” (en lugar de “aún no subo” según RV60).

En este sentido, conociendo lo que enseña el resto del Nuevo Testamento, la expresión “aun no asciendo a mí Padre” se refiere a su ascensión corporal que sucedería 40 días después y que aparece descrita al final de los evangelios sinópticos y el primer capítulo de Hechos. Este texto, por ningún lado dice que Jesús no tuvo chance de ir al paraíso como le prometió al ladrón de la cruz y en lugar de eso descendió al infierno. Para nada. Si eso hubiera sido así entonces Jesús le mintió al ladrón y de paso, se hubiera contradicho a sí mismo porque en Jn. 13:3-4 y 17:1 y 5 dijo que se reencontraría con el Padre al morir.

Continúa leyendo la Décima parte.

2 Comentarios

  1. Hola Noel quisiera que me ayudaras a esclarecer el pasaje de 1 Pedro 3:19 en donde el texto dice que le anunció su victoria a los espíritus encarcelados a causa de no haber creído en los tiempos de Noé. Lo cual sugiere (ya que el exto viene hablando del sacrificio de Cristo) que bajó al infierno (ya que es el lugar donde deberían estar encarcelados esos espíritu). Esto con respecto a lo que dices que Jesus no bajó al infierno los días en que estuvo muerto. Gracias por tu ayuda y bendiciones!

  2. ALVARO LACAN: Debes leer este art. y la parte 10. Allí ahondo un poco sobre este tema. Ojala lo leas y estudies los links adicionales que allí sugiero. Saludos!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Cómo traer los cantos de los cielos a la Tierra (Quinta parte)

Pasemos ahora a lo que el Nuevo Testamento