100 canciones con versos cuestionables (Octava parte)

100 canciones con versos cuestionables (Octava parte)

Ya casi estamos por finalizar la primera tanda de canciones con versos cuestionables. Recuerda que son 100. Así que a continuación 5 más de la lista. Pero antes te recuerdo que si no conoces las canciones en cuestión, pega título, nombre de la grabación y del intéprete en Youtube y así te familiarices con cada una de ellas.

CANCIONES CRISTIANAS CON VERSOS CUESTIONSABLES (43-48):

43) “Princesas mágicas” (Jesús Adrián Romero)

♫ Son un par de mágicas princesas, con pijamas y con trenzas que juegan a ser mamá… ♪

La enternecedora canción que JAR compuso para sus hijas contiene una palabra que se usa tanto en el título como en este verso: “mágicas”. La cual, obviamente, proviene de la palabra “magia”. Por lo tanto, para algunos cristianos, la canción es cuestionable porque asocia algo tan puro, como es el amor de padre e hija, con lo mágico, con lo oculto y para otros, lo satánico.

El problema de caer en esos extremos es que, si ese fuera el caso, la libertad de utilizar lenguaje poético o metafórico en los libros y las canciones estaría en riesgo, ¡incluso el de la misma Biblia! ¿Te imaginas a alguien decir que debido a que Jesús dijo: “sean, pues, astutos como serpientes…” (Mateo 10:16) concluya que debemos ser imitadores de Satanás ya que en la Biblia se asocia a la serpiente con él? ¡Por favor!

Vamos, hay lenguaje metafórico, figurado y analogías que sirven para ilustrar verdades que pueden ayudarnos a comprender e interpretar la vida. En el caso de Jesús y la serpiente, en ningún momento tuvo una intención obscura, sino la de evocar una imágen en nuestra mente para transmitirnos una verdad. ¡Pues lo mismo hizo Jesús Adrián! Al decir “mágicas” no estaba diciendo que sus hijas practican las artes ocultas ni que él avala la práctica de la Wicca. No, él usó dicho término como sinónimo de “sorpresa”, “asombro”, “fascinación”, etc. En este sentido, “princesas mágicas” significa: “princesas sorprendentes, asombrosas o fascinantes”. Nunca que ellas fueran ocultistas ni tampoco su padre.

El verso es cuestionable, sí, pero solo para quienes tienen una mente excesivamente literalista.

44) “Que huyan los fantasmas” (“Soplando vida”, Jesús Adrián Romero)

♫ Que huyan los fantasmas, que reine en mí la calma… ♪

Hace muchos años decidí cambiarme de iglesia y pasarme a otra, y antes de hacerlo le avisé al pastor general. Cuando me reuní con él le expresé mi agradecimiento por tantos años de pastoreo, ayuda y consejo, me bendijo y hasta oró por mí. Hasta allí todo bien… según yo.

Bueno, resulta que 10 años después de mi salida visité mi antigua iglesia a causa de un evento intereclesial y allí saludé al pastor y me correspondió muy cordialmente. Un día después de finalizado el evento, un amigo me llamó preguntándome que qué le había hecho yo al pastor en el pasado para que luego de saludarme se hubiera dirigido a mi amigo para hablarle pestes sobre mí. Yo muy sorprendido le dije: “¡Qué extraño! Cuando me fui de la iglesia me bendijo y hasta oró por mí. ¡Quizá algún fantasma del pasado lo esté confundiendo!”

¿Estaba diciendo yo que él estaba endemoniado? ¿Estaba diciendo que estaba siendo acosado por demonios? No, yo estaba usando lenguaje metafórico para ilustrar el conflicto mental que probablemente experimentó al confundirme con quién sabe quién o por olvidar que cuando yo salí de esa iglesia salí correctamente. Mi punto es que JAR, en su canción, está usando un lenguaje metafórico que incluso nosotros usamos en la vida cotidiana. Por ejemplo: cuando vemos a alguien asustado solemos decir: “¡Oye! ¿Por qué estás tan pálido? ¿Viste un fantasma o qué?” O también: “¡Hey! ¡Mira cómo corre aquel! ¡Parece que lo está siguiendo un fantasma!”

¿Lo ves? Muchas veces usamos la palabra “fantasma”, no porque creamos que existen o porque hayamos visto alguno, sino porque el idioma español está lleno de figuras y analogías que nos permiten enriquecer de forma más impactante nuestro lenguaje que si dijéramos las cosas a secas. En este sentido, lo mismo hizo JAR en su canción. Él está hablando de experimentar paz y tranquilidad porque a veces hay circunstancias, situaciones o pensamientos, “fantasmas” les llama él, que realmente son angustiantes y de repente quisiéramos que desaparecieran con tal sentir un poquito de calma.

45) “Te exaltamos” (“Proyecto A/A” y “25 Conmemorativo”, Marcos Witt).

♫ Al que está sentado sobre el trono de mi Dios… ♪

La famosísima canción “Te exaltamos” contiene este verso que para algunos es cuestionable. Según ellos, la expresión se asemeja a las palabras que “supuestamente” dijo Lucifer en Isaías 14:13: “subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono…” En este sentido, decir: ♫ Al que está sentado sobre el trono de mi Dios… ♪ da la impresion de que Witt está cantándole a alguien que está sentado sobre el trono de Dios, pero que no es Dios mismo, sino a alguien diferente que está sentado “sobre el trono de mi Dios”. ¿Se comprende?

Algunos pensarán que todo esto es una exageración y seguramente lo es, ¿ok? Sin embargo, en la grabación “25 Conmemorativo” Marcos Witt cambió la letra de la canción y precisamente ese verso ahora dice: ♫ Al que está sentado sobre el trono, es mi Dios… ♪ (Ve a escucharlo con atención y lo corroborarás). La pregunta es: ¿por qué Witt lo cambió si el verso estaba bien? ¿Por qué no lo dejó intacto tal cual estaba escrito originalmente en “Proyecto A/A”?

Obvio, para que dejara de cuestionarse dicho verso.

Aquí entre nos, cuando se lanzó el “25 Conmemorativo” le comenté este detalle a un amigo en común con Marcos Witt y le preguntó que si lo que yo había notado era cierto. Marcos le confirmó que sí había hecho el cambio y que le parecía curioso que lo hubiera notado. 🙂

46) “La alegría del Señor” (“Dios cuida de mí”, Danny Berríos)

♫ Fuera la tristeza puede durar toda la noche… ♪

El coro de la canción está basado en Salmos 30:5 que dice: “el llanto podrá durar toda la noche, pero con la mañana llega la alegría”. Tú lees este texto y lo comprendes de una sola vez. El asunto es que el primer verso del coro de “La alegría del Señor”, gramaticalmetne hablando, está mal construido. Y por lo tanto, el coro pierde sentido. Por favor, lee una vez más el verso en cuestión:

Fuera la tristeza puede durar toda la noche, la alegría del Señor viene al amanecer ♪

¿Percibes el sin sentido? ¿Notas que no se comprende del todo lo que quiere decir?

Mira, ya oí la canción original que interpreta el propio Danny Berríos y también leí la letra en varios sitios webs de letras cristianas, ¡incluso la escuché cantar en mi propia iglesia y leí la letra en las pantallas!, y efectivamente usa la palabra: “fuera” cuando en realidad debería usar la palabra: “aunque”.

Ahora lee el coro de la canción substituyendo “fuera” por “aunque”:

♫ Aunque la tristeza puede durar toda la noche, la alegría del Señor viene al amanecer

¿Notaste el cambio? ¿Viste que ahora se comprende mejor?

Yo no digo que sea un delito cantar la canción así como está; sin embargo, la palabra “fuera” le resta sentido de comprensión al verso. Si se deja como está hay una pieza que no encaja y una idea que no se resolvió adecuadamente. Pero como en otros casos ha pasado, ante este tipo de desatinos, los evangélicos o de verdad no nos fijamos o simplemente nos hacemos los del “ojo pacho” disculpando este tipo de fallas.

Por lo tanto, siendo rigurosos con la construcción gramatical que debería tener el coro, si se deja tal cual está mal escrito y por ende, mal cantado. Así que, si tú perteneces a un equipo de alabanza que canta esta hermosa canción, te animo a que le cambies la palabra “fuera” por la palabra “aunque” y de este modo tenga más sentido.

47) “Es lo que quiero” (“Volver”, Emmanuel y Linda).

♫ Y locamente hacer tu voluntad… ♪

Supongo que Emmanuel y Linda quisieron decir con “locamente” a obedecerla entusiastamente. ¡Supongo! Porque el significado literal de hacer algo “locamente” es hacerlo “sin medida ni razón, de manera pasional” y la pregunta sería: ¿es así como Dios nos manda a hacer su voluntad? ¿Locamente, sin razonar las cosas y de manera pasional?

Para rematar, algunos han cuestionado este verso porque precisamente esto fue lo que el profeta Samuel le recriminó al rey Saúl: “Locamente has hecho…” (1 Sam. 13:13). Es decir, bíblicamente hablando, y en este contexto, actuar “locamente” tienen una connotación negativa. Por lo tanto, el verso de la canción es cuestionable porque en ninguna parte de la Escritura se nos incita a actuar “locamente”. Al contrario, se nos anima a conocer (y a obedecer) la voluntad de Dios como parte de nuestro “culto racional” (Rom. 12:1-2). Es decir, haciendo uso de la razón y el entendimiento.

Como suele pasar con versos como estos, los autores de seguro quieren dar a entender una cosa y algunos entendemos otra. Pero al igual como en los casos que ya he mencionado, he allí por qué este verso es cuestionable.

48) “Arrebato” (“Estableciendo el reino”, Nancy Amancio).

♫ Hoy me apodero de lo que a mí me pertenece, lo que me has robado me lo devolverás con creces… ♪ etc.

Esta es la canción más famosa de Nancy Amancio. Curiosamente esta compositora es una de las que más canciones cuestiono en esta lista. Y es que siendo francos, cuando tú te expones a cierto tipo de enseñanzas, por ejemplo: de guerra espiritual estratégica, y llegas a creerlas, tus letras se verán permeadas por las creencias (equivodadas) que adoptes.

En este sentido, la cancion “Arrebato” se equivoca al motivarte a que te enfoques en Satanás para volver a recibir las bendiciones que “supuestamente” él te ha robado. Sin embargo, en ninguna parte de la Escritura se nos enseña a practicar tal tipo de dinámica a menos que equivocadamente alegorices algunas batallas del Israel del Antiguo Testamento o saques de contexto y malinterpretes Juan 10:10 y todo su capítulo. El asunto es que muy al contrario de lo que la canción enseña, la Biblia nos exhorta a que cuando queramos recibir bendiciones vayamos una y otra y otra y otra y otra y otra vez tras vez tras vez tras vez a nuestro Padre celestial para recibir sus bendiciones (Luc. 11:5-13).

¿Quieres bendiciones? ¡Vea a Dios! No al diablo.

Continúa leyendo la Novena parte.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

100 canciones con versos cuestionables (Decimocuarta parte)

En esta entrada hablo de tres canciones con