¿Adoración o manipulación? (Segunda parte)

¿Adoración o manipulación? (Segunda parte)

- en ¿Adoración o manipulación?
2064
3


La manipulación en la reunión de adoración.

En la entrada anterior comencé a explicar cómo los directores de adoración comienzan a sucumbir ante la tentación de manipular a los adoradores al momento de ministrar. El cambio de director a manipulador ocurre cuando el director se ve a sí mismo como el responsable de producir en otros la adoración. Y no, un ser humano puede dirigir a otros en adoración pero no producir verdadera adoración. Un director guía, no manipula. La adoración es producto de la obra de la Palabra y el Espíritu en el creyente y la decisión de este de obedecer la invitación divina de adorar.

Dicho lo anterior, hoy continuaré presentando un escenario más que provoca que excelentes directores de adoración se vuelvan manipuladores. ¿Cuándo puede suceder esto?

2. Cuando el director no entiende la presencia de Dios.

Un amigo me relató la vez que su equipo de alabanza estaba ministrando durante la adoración y la esposa del pastor dirigía desde el frente los cantos. Después de cantar las canciones rápidas transicionaron a las canciones lentas, típico protocolo de alabanza y adoración congregacional, y comenzaron a cantar “Ven a este lugar” que hace unos años popularizó Danilo Montero. A medida que avanzaban en la canción y repetían el coro: “Ven a este lugar, llena hoy mi vida Señor…” la esposa del pastor que dirigía interrumpió la canción y le dijo a la banda frente a toda la iglesia: “Hermanos, el Señor ya está aquí. ¿Por qué entonces le decimos que venga? Esta es la última vez que cantamos esta canción en la iglesia”.

Demás está decir que quedaron pasmados y ni modo, tuvieron que pasar a la siguietne canción.

Estoy seguro que algunos que acaban de leer el episodio anterior estarán pensando: “¡Qué mujer más exagerada!” O: “¡No puede ser que haya gente que piense así!” Y alguna fan de Danilo: “¡No hables mal de mí Danilo, ok?” No, no haré eso; sin embargo, sin importar qué opine cada quien de este incidente nos da pie para una interesante reflexión: ¿la presencia de Dios está con nosotros o es que tenemos que invitarla a que venga?

Vamos, deténgase unos instantes y responda. ¿Ya está o hay que invitarla? ¿Ah?

Bueno, para comenzar a responder esta pregunta y entonces explicar qué tiene que ver con la manipulación, permítame definir primero qué es la presencia de Dios. Básicamente la presencia de Dios es Dios mismo. Cuando hablamos de su presencia estamos diciendo que él está presente. El antónimo de “presencia” es “ausencia”; por lo tanto, cuando decimos que la presencia de Dios está con nosotros estamos diciendo que Dios mismo está con nosotros.

El problema de algunos directores de adoración es su mentalidad antiguo testamentaria de la presencia de Dios. Es por eso que cuando adoran piensan que deben provocar que descienda al estilo de los indígenas que danzaban para que la lluvia cayera. A más intensidad en el canto y el baile, más pronto llovería. La pregunta es: ¿la presencia de Dios realmente desciende? ¿Qué dice la Escritura al respecto?

Aunque no es pecado cantar canciones que hablen de que la presencia de Dios descienda, sí es incorrecto creer que la presencia de Dios viene y se va. Una cosa es creer que hay que atraerla y otra muy distinta saber que a veces se manifiesta y a veces no. Un simple vistazo a Mateo 18:20, 28:20 y Hebreos 13:5 podrían ayudarnos a entender que la presencia de Dios ya está entre su pueblo. Distinta a la visión del Antiguo Testamento los creyentes del Nuevo Testamento se ven a sí mismo como templos del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19). Los creyentes somos la casa de Dios, no el “hotel de Dios”. Él no viene y se va. Él no es nuestro huésped, él vino y vino para quedarse.

El problema entonces surge cuando los directores de adoración no entienden que su visión de la presencia de Dios debe ser neo testamentaria, no solo antiguo testamentaria. Entonces cuando creen que deben provocar que descienda corren el riesgo de incurrir en manipulaciones para que eso suceda pensando que si la congregación canta más fuerte, salta y brinca más alto e incluso, si ellos mismos como equipo de alabanza tocan con más excelencia, la presencia de Dios podría descender.

No, la presencia de Dios no se puede producir. La presencia de Dios siempre está. Que a veces se manifiesta y a veces no, ¡ese es otro tema! Sin embargo, no caiga en la trampa de comenzar a manipular a la iglesia pensando que si hacen “A” o “B” cosas, al estilo de los indios nativos, provocarán que la lluvia de la presencia de Dios caiga. No, nuestro Dios no es un Dios difícil. Y la dirección de la adoración no debería ser un acto tan estresante.

Continúa…

3 Comentarios

  1. Ya he superado el asunto de canta «Ven a este lugar», «Ven Espíritu», «Ven Señor» y todos sus derivados. En castellano no es incorrecto o ilógico llamar («Ven») al Dios Omnipresente. Si estoy con alguien estar en un lugar, y quiero que se acerqu a mí, bien pudiera decirle «Ven». Tenemos esa posibilidad en nuestro idioma (y en cualquier otro)

    De modo que no está mal cantar canciones con esa expresión. Lo malo sería pensar que Dios está ausente, cuando simplemente no está manifiesto, pero sí presente.

    El paradigma de la «mentalidad antiguotestamentaria»… Mmm, no estoy muy de acuerdo de llamarlo así. Porque los antiguos hebreos sabían que el Creador es omnipresente. Creo que los juzgamos severamente, o no entendemos que al invocar a Dios no lo están llamando porque está ausente, sino que le piden que se manifiesta (que es otra cosa totalmente).

    Pregunto: ¿Para qué «buscar» al Dios Omnipresente? ¿No está en todos lados pues? ¡Ah! Ahora si nos cae el veinte 😉 ¿Qué es lo que buscamos entonces? Una manifestación, una respuesta, una señal o dirección.

    Totalmente de acuerdo en que «la presencia de Dios no se puede producir» (ni sus manifestaciones ¡El actúa voluntariamente! No podemos sobornarlo)

    Muy buena serie, Noel.

  2. Comparto absolutamente tu criterio en relacion a la minipulacion de la adoracion y , aun a veces como un convencido del Pensamineto Critico, mejor me he abstenido de emitir reflexiones como las que tu haces aqui en tu blog. Esto para convencerme que aun dentro de nuestro pensamiento y forma de vida cristianos podemos ser criticos y constructivamente sacar de su zona de confort a quienes ven la iglesia como una forma mas de dominio de unos Hombres sobre otros, y que de alguna forma pertenece a ese deseo terrenal del Poder, que solo es admitido por mi en una dimension diviana.
    De otra parte tambien me atrae tus visiones Nuevo testamentarias y antiguo testamentaria, por que la Antigua siempre me ha preocupado por su vision de la guerra, las masacres, la venganza y todo aquello que se hacia o dejaba de hacer por mandato divino, atraves de los Profetas que eran los encargado de transferir esas ordenes del altisimo, como ocurre a travez del libro de Samuel 1 y 2, donde NO asesinar un pueblo y destruir sus cosas materiales es tomado como una acto de desobendiencia y castigado por Dios con la perdida del poder terrenal o reinado. Esto justificaria muchas cosas de la que pueden pasar hoy en dia donde las masacres, el poder sobre la tierra y yel dominio politico, requiere justamente de estas armas que se ven justificadas en la Palabra, que es nuestra directris. Un abrazo y Gracias por tu blog

  3. Carina López

    Interesante!!!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie