El silencio enloquece

El silencio enloquece

- en Artículos de la web
822
0


El efecto negativo del silencio.

Hace unas semanas encontré este artículo en Internet que me llamó poderosamente la atención. Soy de lo que le encanta dormir con el máximo de silencio. Por lo que a veces he pensado que si hubiera en mi casa silencio absoluto seguramente experimentaría más descanso. ¡Qué va! Este estudio derriba esa forma de pensar y nos muestra cuál es el lugar más silencioso del planeta Tierra. Si tuviésemos acceso a él, lo que aprenderíamos es a valorar el ruido. Vea por qué.

El lugar más silencioso del planeta

Si has estado recientemente en un aeropuerto atestado de personas, un evento deportivo o incluso una fiesta de niños, un poco de paz y tranquilidad parecería la solución perfecta para relajar tensiones. Sin embargo, demasiado silencio podría enloquecerte un poco. La cámara onecoica (1) de los Laboratorios Orfield en Minnesota puede absorber el 99.99 por ciento de todos los sonidos, pero visitar este oasis no es tan relajante como pudiera esperarse.

La habitación tiene el actual récord Guinness como el lugar más silencioso del planeta, y las compañías de todo el mundo buscan sus propiedades acústicas únicas -sus paredes están recubiertas con cuñas en forma de pirámide que absorben el sonido en un instante. Esto les permite a las empresas -Whirlpool y Harley-Davidson la han visitado- probar qué tan ruidosos son sus productos sin interferencia externa.

Pero mientras el oasis súper silencioso es un banco de prueba ideal para diversos productos, también esconde un lado oscuro: puede provocar una gran tensión en el cerebro.

Aprovechando que la ausencia de sonido simula las condiciones del espacio -un entorno al que sería muy beneficioso que los astronautas se adaptaran-, los científicos de la NASA investigaron los efectos de las capacidades acústicas de la sala sobre los humanos.

Los resultados indican que cuando se elimina todo el ruido de un recinto, el oído humano hará todo lo posible por encontrar algo que escuchar. En una habitación donde casi el 100 por ciento del sonido ha sido absorbido, las personas oyen cosas como el propio latido de su corazón a un volumen muy amplificado. Y con el paso de los minutos en silencio absoluto, la mente humana comienza a perder el control provocando que los sujetos de estudio alucinen.

Entonces la NASA indagó cómo reaccionaban los aspirantes a exploradores del espacio y si podían sobreponerse a la obvia incomodidad de escuchar y ver cosas que realmente no existen. Según los científicos, 45 minutos es lo máximo que alguien ha estado dentro de la habitación antes de poder escuchar otra vez los dulces sonidos de la Tierra.

Al final la cámara ha probado ser una valiosa herramienta científica, pero sería mejor no alquilarla para tener un poco de paz y tranquilidad – podría ser más dañina que beneficiosa (2).

UNA REFLEXIÓN PERSONAL:

En lo personal me impresionó conocer este estudio. Cualquiera pensaría que debido a que el silencio es beneficioso, el silencio absoluto lo sería más. Y no, el silencio absoluto podría enloquecernos. Si 45 minutos ha sido lo más que alguien ha podido aguantar dentro de esta cámara, ¿cuántos soportaríamos usted y yo? Es más, ¿qué tipo de alucinaciones experimentaríamos nosotros si fuéramos sometidos a una prueba onecoica? ¡Seguramente saldríamos espantados de la cámara! Je.

Como todos sabemos, el silencio es una bendición, pero según esta nota, el ruido también lo es. Solo cuando aprendamos a valorar el silencio es que aprenderemos a apreciar “los dulces sonidos de la Tierra”, como afirma el escritor de esta nota. A algunos no nos vendría mal que nos encerraran por unos minutos en ese lugar, ¿no le parece?

Noel Navas.

Notas:

(1) Para conocer más sobre la cámara onecoica ingrese al siguiente link: http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1mara_anecoica

(2) Tomado de: http://es-us.noticias.yahoo.com/blogs/ciencia-curiosa/el-lugar-m%C3%A1s-silencioso-de-la-tierra.html

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie