Atmósferas de composición (Cuarta parte)

Atmósferas de composición (Cuarta parte)

- en Atmósferas de composición
1860
12


invierno2¿Puede un cristiano componer en medio del invierno?

Al venir hablando de invierno y primavera, según el lenguaje metafórico de Cantares, puedo dejar la impresión de que un compositor nunca enfrentará dificultades o que no debe componer mientras esté atravesando tormentas. El propósito de esta entrada es mostrarle que aún en medio de la tempestad un compositor cristiano puede escribir canciones por encima de sus problemas. Si recuerda, según el autor de Cantares el tiempo de la canción viene junto con la primavera. Lo leímos en Cantares 2:10-14. ¿Lo recuerda? Esa es la atmósfera apropiada para componer. Una en donde “el invierno ha pasado, la lluvia se ha ido y las flores y frutos han brotado”. De allí surgen las canciones verdaderamente ungidas.

Ahora, también he dicho que la primavera es un estado interior del ser y que está profundamente ligada a nuestra relación con Dios. A más intimidad con él, más resplandeciente la primavera; a menos intimidad, más oscuro el invierno; sin embargo, hay ocasiones en que un cristiano atraviesa tiempos difíciles. No es que se haya descuidado en su amistad con Dios ni que haya dejado de buscar su presencia. No, lo que sucede es que la vida es así: difícil. Pero, como he mencionado antes, aún en medio de la pruebas un compositor puede experimentar paz en medio de la tormenta. ¿Por qué? Porque la presencia de Dios está con él y tiene todo bajo control. El cristiano puede ampararse en el poder y la soberanía de Dios y experimentar rasgos primaverales sin importar lo tempestuoso que esté todo allá afuera. Si el compositor aprende que las condiciones internas son las que deben gobernar las externas, ¡no al revés!, entonces habrá descubierto una lección importantísima de la vida cristiana: Que el invierno o la primavera están supeditados a la actitud interior de nuestro corazón.

Permítame brindarle un ejemplo de un compositor que atravesó uno de los inviernos más tempestuosos de su vida y aún así experimentó una atmósfera serena. El ejemplo lo extraigo del mejor compositor de todos los tiempos: El rey David. Él escribió una canción en medio de una tormenta que a cualquiera de nosotros hubiera devastado; sin embargo, debido a su confianza en el Señor se mantuvo firme y compuso una canción ´emblemática´ para todos aquellos compositores que teniendo una relación saludable con Dios están atravesando momentos de difíciles y no creen que deban componer estando así.

Resulta ser que Absalón, su hijo, confabuló un golpe de estado en contra del gobierno de su padre, al punto que estuvo dispuesto a matarlo con tal de apoderarse del trono. Cuando David se percató de la magnitud del plan, huyó inmediatamente de Jerusalén con su familia y sus muchos siervos. La Biblia dice que mientras escapaba: “subió la cuesta de los Olivos y la subió llorando, llevando la cabeza cubierta y los pies descalzos” (2 Samuel 15:30). Imagine eso: Tal fue la urgencia de huir que ni tiempo le dio de calzarse los pies; sin embargo, lo que más quebraba su corazón fue que muchos de los que decían ser sus amigos lo traicionaron junto con su hijo. Esa era la razón por la cual lloraba. Fue en medio de ese contexto que el gran salmista compuso una de las canciones más importantes de su ministerio como compositor. Él escribió: “¡Oh Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios! Muchos son lo que se levantan contra mí. Muchos son lo que dicen de mí: No hay para él salvación en Dios” (Salmo 3:1-2). ¿Sabe lo que David estaba diciendo en su canción? Esto: “¡Oh Señor! ¡Estoy atravesando el invierno más oscuro y frío de mi vida!”

Fíjese, David estaba en serios aprietos y aún así compuso una canción. Pero él no la compuso para magnificar su invierno o simplemente como medio de desahogo como hacen muchos de los compositores de hoy y que no conocen al Señor. No, David escribió como muestra de su confianza en Dios. Pues si sigue leyendo el resto del Salmo 3 verá que, después de haber dicho que sus enemigos se habían multiplicado y que todos contra él se habían levantado, escribió: “Mas tú Jehová, eres escudo alrededor de mí; mi gloria y el que levanta mi cabeza” (Salmo 3:3). Es decir, David no compuso una canción para exaltar su depresión, sino para glorificar al Dios que lo sostenía en medio del dolor. Ojo: Aquí radica una de las más grandes diferencias entre un compositor cristiano y uno que no. Que el que no conoce al Señor por lo general magnifica su tristeza y depresión sin brindar ninguna clase de solución. Y si la brinda, no necesariamente es conforme a la voluntad de Dios; sin embargo, el compositor cristiano es diferente. Sí, experimenta inviernos y dificultades como todos, pero en medio de su dolor permanece firme y sereno confiando en el Señor. Sus canciones pueden hablar de tristezas y soledad, pero él no las dejará en ese punto. Él avanzará, como el salmista David, y mostrará cuál es la solución que encontró en medio de su situación.

Conclusión: la diferencia entre la música cristiana y la que no radica en una sola palabra: ´Esperanza´. Las canciones cristianas sin importar que nazcan en medio de la peor situación siempre brindan esperanza. Cosa que no necesariamente sucede con las canciones de compositores que no conocen a Dios.

¿Lo ve? David es un ejemplo de alguien que atravesó una imponente tormenta y aún así experimentó la primavera. Algo así como un ´invierno primaveral´. Fíjese, el Salmo 3 dice que luego de que David dijera que el Señor era su escudo y quien levantaba su cabeza, continuó diciendo: “Con mi voz clamé a Jehová, y él me respondió desde su monte santo. Yo me acosté y dormí, porque Jehová me sustentaba” (Salmo 3:4). ¡Wow! ¡Qué impresionante! ¿Cómo es que alguien puede acostarse y descansar en medio de ese tipo de tormentas? Bueno, la respuesta está en que las circunstancias de su alrededor no gobernaban las de su interior. David sabía que la presencia de Dios gobernaba su actitud y eso moldeaba la atmósfera de su corazón. Por lo tanto, anímese, que en medio de cualquier invierno usted puede experimentar un ambiente como el que está reflejado en la canción de David y en la primavera de Cantares. Como dijera el gran poeta de antaño, Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero jamás detendrán la primavera”.

Continúa…

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: ¿Alguna vez ha atravesado un cruento invierno mientras en su interior ha experimentado rasgos primaverales? ¿Podría relatarnos brevemente su experiencia?

12 Comentarios

  1. Brillante artículo.

    Respondo:

    ¿Alguna vez ha atravesado un cruento invierno mientras en su interior ha experimentado rasgos primaverales? ¿Podría relatarnos brevemente su experiencia?
    Claro que si, he pasado por inviernos que calan hasta el alma, inviernos de una mala relacion con Dios. En especial uno en el que dejó de hablarme por un largo tiempo (lo cual fue desesperante), pero en mi corazon yo sabía que el estaba aguardando a que yo recomenzara, a que yo regresara al camino…
    Para ese entonces ya había escrito una o dos canciones, pero aun no le había prestado importancia a la composicion, pero sentía la primavera en mi corazon, una primavera que solo sobrevivia por la rspuesta de Dios a las peticiones de mi familia espiritual.

    Saludos.

    Uziel Cerda
    Coahuila, México.

  2. UZIEL: De veras que hay inviernos que «calan», como dices tú. Inviernos que uno mismo se provoca, por nuestra lejanía de Dios. ¡Ese tipo de inviernos los podemos evitar por supuesto! Pero hay otros, que son parte de la formación de Dios para nosotros, esos debemos disfrutarlos con paciencia y fe.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. wow!!!, esta muy interesante el tema, y es muy cierto, como podemos estar en medio de tal vez, el invierno mas frio de nuestras vidas pero, siempre sabemos que al final Dios en su infinita soberanía, siempre hace que llegue la primavera, ahora si que como dice el dicho: «cuando mas oscura está la noche es por que ya va a amanecer».
    a mi por lo general escribo canciones cuando estoy en momentos de angustia, porque me ayudan a exteriorizar mi confianza en Dios y saber que siempre, pase lo que pase, el Señor me ayudará, y aunque a veces no entienda, por qué pasan las cosas, y me duela, se que es mejor estar en las manos de Dios que en la de los hombres y eso me motiva a escribir.

    por ejemplo ahora en este tiempo, estoy sufriendo, por que mi esposa esta pasando por un momento de enfermedad, y duele mucho y me siento triste, pero yo se que Dios tiene todo en control, y que esto el Señor lo esta usando para hacernos confiar mas en Él, entonces tengo en mi corazón el deseo de escribir una cancion de esperanza para mi esposa y para mí, la cual ya estoy trabajando, por que se que mi esperanza esta en Dios…

    entonces lo que yo creo es que para que llegue la primavera, primero tenemos que pasar por el invierno, que auque es muy frio, nunca es para siempre, pero es necesario, para que muera todo lo que no sirve y en la primavera haya crezca todo nuevo otravez… eso digo yo

  4. GERARDO: Sí mi bro, los inviernos no son para siempre y debemos confiar en el Señor para que nos ayude a soportar la tormenta. ¿Te acuerdas cuando la tempestad sorprendió a Jesús y a los discípulos en la barca? ¡Debemos despertar a Jesús! Jeje, o sea, no con temor y desesperación, sino con fe. Como tocando su hombro para despertarlo y dicirle: «Jesús, Jesús, estamos en medio de una tempestad, ¿nos puedes ayudar?». ¿Comprendes? Entonces él actuará y calmará la tempestad.

    Estaré orando por ti y te animo a seguir adelante. El Salmo 3 es una buena oración que puedes orar mientras tanto. El Señor será tu escudo y levantará tu cabeza. ¡Y la de tu esposa!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. Quiero mencionarte Noel, con respecto a esta serie, no puedo dejar de pensar en la más reciente producción de Daniel Calveti, EN PAZ, pues sencillamente es el MEJOR ejemplo que encuentro para todo lo que tu escribes en esta serie. No sé si la música de Daniel es de tu agrado, pero bueno, la cuestión es que todas las canciones de ese disco fueron compuestas por él, y él comenta que varias de esas canciones las compuso en medio de aflicción o ansiedad. A lo que quiero llegar es que en el último mes he atravesado un situación sumamente dificil, agoviante y tensionante, y precisamente al inicio de este INVIERNO llegó a mis manos este disco del que te estoy hablando. Para hacerte breve el comentario, cada vez que llego a mi casa por la noche, con la situación dificil que atravieso, pongo a sonar el disco e inicia una etapa preciosa de consuelo de parte del Señor, lloro mucho, pero al final termino con un corazón renovado. Al leer el contenido de la carátula del disco encuentro que Daniel experimentó lo mismo con las canciones que compuso, entonces al leer este artículo lo relacioné.
    No dejo de oír el disco y no me aburre.

  6. ADONYS: ¡Qué ejemplo más certero has puesto! Fíjate que yo admiro y respeto el trabajo de Daniel Calveti, pero te confieso que no es de mis preferidos. Pero a causa de tu comentario iré esta semana a comprar ese Cd. Qué buen ejemplo has puesto: fresco, veraz… ¡Contundente!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. Noel, tu dijiste:

    ¡Debemos despertar a Jesús!…-pero-…con fe.

    ¡Me has dado una idea!… gracias!!!
    (Mi iglesia está pasando por un crudo invierno).

    Saludos.

    Uziel Cerda
    Coahuila, México

  8. UZIEL: ¡Wow! Al parecer muchos estamos en el invierno eh. «Señor Jesucristo, yo sé que estás despierto, siempre estás despierto, pero estás con los ojos cerrados. Ayuda a mis hermanos en la tormenta, Uziel, su iglesia, Gerardo… ¡Yo! Jeje… Calma la tempestad y danos tu calma. ¡AMÉN!»

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador

  9. si la verdad he experimentado inviernos muy fuertes pero siempre he tenido la paz y la confianza en q pasaran y todo estara bn xq Dios esta con nosotros y nunca nos abandona y a veces pasan cosas q son muy malas y solo te dan decepciones pero algunas de estos sucesos terminan siendo para un bien como el gran ejemplo de Jose, si sus hermanos nunca lo hubieran vendido como esclavo jamas hubiera llegado hacer gobernador de egipto, lo q trato de decir esq tenemos q confiar en Dios aun en medio de las dificultade,alabarle en todo tiempo y sobre todo amarle.

  10. MÓNICA: ¡Qué buen ejemplo has mencionado! José, de Génesis. Bien pudiéramos decir que su invierno comenzó cuando sus hermanos lo vendieron. Su invierno duró muchos años, más o menos 15 años. Pero dice la Escritura en repetidas ocasiones que «Jehová estaba con él». Por lo tanto, José es un gran ejemplo de alguien que experimentó un «invierno primaveral», es decir, invierno afuera, pero dentro suyo una primavera de la presencia de Dios que lo sostuvo en medio de las tormentas hasta ser coronado como segudno al mando de Egipto. ¡Excelente ejemplo Mónica!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  11. Sabes creo todo cristiano a pasado x algun invierno en su vida… me habia atrasado un poco con las visitas al blog y me encontre esta serie y esta de toque!!! muchas gracias x los post! ahora solo queria comentar algo que pienso…
    El invierno si bien puede ser el resultado de una mala relacion con Dios pienso q es una parte necesaria en un ciclo de vida… es como las etapas mismas en la naturaleza hay un invierno primavera verano y otoño pero para q la primavera sea esplendida debe haber un invierno intenso… aunque sea una etapa de tormentas y oscuridad es alli donde la tierra se nutre y se prepara para cuando llega el tiempo de la primavera sea una cosa increible! pienso q ese es el proposito real del invierno… prepararnos para algo increible nutrirnos en la prueba para que cuando esta pase podamos ser capaces de dar una joya (en nuestros casos canciones) al mundo entero! bendiciones en cantidades industriales para todos!!!!

  12. GERSON: Gracias por comentar mi hermano, me gusta mucho como has descrito ese proceso invierno y primavera, tienes razón. Los inviernos (mejor conocidos como: pruebas) Dios los permite con un propósito. Y es en medio de las tormentas que saber que «todos nos ayuda a bien» lo que nos mantendrá con la frente el alto. O como dice David: «con la cabeza en alto» según lo define el Salmo 3. Dios es quien levanta nuestra cabeza a pesar de las lluvias.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie