Biblia y composición

Biblia y composición


Algunas cosas que la Biblia dice.

Hace unos meses adquirí un ejemplar del libro “Cara a cara”, escrito por Jaime Fernández Garrido y Daniel Dean, el cual es un compendio impresionante sobre el tema de adoración. Como tengo el mal hábito de comprar más libros de los que leo, pues lo tenía guardado hasta que unos días atrás lo saqué y me puse a revisarlo. Para mi agrado encontré unas páginas dedicadas a lo que la Biblia dice sobre el tema de la composición y las canciones. Vamos, cómo un libro sobre adoración no va a hablar sobre composición, por lo que en esta oportunidad permítame reproducir unas pocas páginas de “Cara a cara” y así darle una probadita de este magnífico material.

La composición

El hijo de Dios debe aprender a componer en cualquier momento. En las situaciones difíciles es donde la canción encuentra más significado (por ej. el sufrimiento del Señor, Salmo 16: “Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, y es hermosa la heredad que me ha tocado”).

Las imágenes poéticas deben ser abundantes. En la Biblia aparecen en multitud de ocasiones (Sal 91: 4, hablando de las “plumas” de Dios).

Incluso, en la Biblia hay composiciones dedicadas a otros temas y creaciones de Dios.

Números 21:17; al pozo de donde salió el agua.
2 Samuel 3:33-34; David canta a Saúl y a Jonatán.
Hay múltiples referencias al amor entre hombre y mujer.
Libro de Cantares.
Proverbios 31.
Salmo 45.
Salmo 127 (la casa y los hijos).
Incluso los siervos de Dios (Sal 77: 20).

Concepto de UNA NUEVA CANCIÓN (libro de Apocalipsis y Salmos). La alabanza nunca debe caer en la rutina de las mismas expresiones de amor a Dios. Siempre deben surgir del corazón del pueblo nuevas canciones y nuevos poemas de adoración a Dios.

Tipos de canciones

Canciones para instrumentos. Salmos para…

Flauta (5).
Lira (6, 98).
Arpa (32, 44).
Pandero (81).
Trompetas y cuernos (81, 98).

Música resonante (generalmente para resaltar la victoria sobre los enemigos, 9).
Canciones para el coro (11, 13, 14, 19, 20, 21, etc.).
Canciones basadas en melodías seculares (8, 22, 56, 81, etc.).
Solos musicales para meditar en medio de las canciones (9, 42, etc.).
Canciones para solo y coro: La primera parte del versículo cantada por un solo y la segunda por el coro, o por toda la congregación (Salmo 67).
Música para improvisar (Amós 6: 5).

Diferentes estilos

Canciones para meditar

En la Palabra de Dios (Sal 119).
En la oración (Sal 3).

Canciones de experiencia propia (Sal 42)
Canciones de alabanza (Sal 150)
Canciones de súplica y petición (Sal 144)
Canciones de confianza (Is 26)
Canciones de adoración (Sal 62)
Canciones de gratitud (Sal 56)
Canciones tristes (Sal 41)
Canciones de exhortación (Sal 95)
Canciones de intercesión (Sal 44)
Canciones de confesión (Sal 51)
Canciones de examen interior (Sal 139)
Canciones de dedicación y compromiso (Sal 101)
Canciones de llamamiento (Sal 148)
Canciones para recordar las obras de Dios (Sal 78)
Canciones de restauración (Sal 80)
Canciones de gloria (Doxologías, Judas)
Canciones de denuncia (Sal 49)

A creyentes
A no creyentes

Canciones sobre el carácter de Dios (Sal 145)
Canciones sobre la lucha cristiana (Sal 129)
Canciones de celebración y fiesta (Sal 100)
Canciones de bendición (Sal 103)

A Dios
A los demás

Canciones prevangelísticas y evangelísticas (Sal 67)
Canciones de consuelo (Sal 64)
Canciones de liberación (Sal 97)
Canciones con enseñanza de doctrina (Ef 1: 3 – 7)
Canciones para expresar dolor (Sal 42)

Cada generación tiene el derecho y la responsabilidad de componer su propia música para el Señor. Cada uno de nosotros tiene el deber y el reconocimiento de expresar lo que hay en nuestro corazón, en adoración y alabanza al Señor. No debemos olvidar que la música se introduce en nuestra mente y en nuestro corazón, y con ella, los conceptos que escuchamos y cantamos. Siempre que en el corazón y la mente haya un canto de alabanza al Señor, nuestra vida estará segura en su presencia, y el diablo no podrá introducir en nuestra alma los principios contrarios a la Palabra de Dios (1).

Noel Navas.

Notas:

(1) Garrido, Jaime Fernández y Hollings, Daniel Dean, “Cara a cara, Derramando nuestro ser en la presencia de Dios”. Editorial Vida, Miami, Florida, 2006. Págs. 323-326.

2 Comentarios

  1. Waaaaaaaauuu!!! Maravilloso hermano!! hay tanta variedad de composiciones en la Biblia de lo que imaginaba, !!Gracias por este gran material! 😀 Es un buen ejercicio intentar clasificar nuestras canciones o las de otros dentro de estas categorías, como para ir concentrándonos más en escribir algo fundado en la Palabra y no en otras ideas. Dios lo bendiga hermano 🙂

  2. excelente hno. Navas. y con repecto a los diferentes géneros de música que se canta en las iglesias. biblicamente como podriamos definir que genero musical es propio y cuales no lo son para no entrar en errores?

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Se nos fue Julio Melgar

En mi época de entrevistador para La Aventura