Cantad con inteligencia

Cantad con inteligencia

- en Base bíblica de la composición
2668
1


Una reflexión del Salmo 47.

En junio de 2012 se celebró el Jubileo Diamante de la reina Isabel II de Inglaterra. Súbditos, curiosos y turistas concurrieron a eventos, festejos y desfiles multitudinarios que marcaron el 60 aniversario de su arribo al trono.

Uno de dichos eventos fue el concierto frente al Palacio de Buckingham, residencia oficial de la reina, donde figuras como Paul McCartney, Elton John, Stevie Wonder, Robbie Williams y Kylie Minogue cantaron para homenajearla.

Con una asistencia de 10 mil personas que ganaron sus entradas a través de sorteos, se cree que medio millón más siguieron el concierto alrededor de palacio a través de pantallas gigantes. ¡Un concierto espectacular! (Ver foto arriba).

Recuerdo que mientras veía los reportajes por la televisión, pensaba: “De veras que quienes cantaron ante la reina son de los músicos más destacados del mundo”. Y no era para menos. La reina de Inglaterra, así como la realeza de las naciones que aun poseen monarquías, siempre procuran tener delante de sí lo más excelente de entre lo excelente.

Recientemente me encontré leyendo el Salmo 47, que dice: “¡Pueblos todos, batid las manos! ¡Aclamad a Dios con voz de júbilo! Porque Jehová, el Altísimo, es temible, rey grande sobre toda la tierra. Él someterá a los pueblos debajo de nosotros y a las naciones debajo de nuestros pies. Él nos elegirá nuestras heredades, la hermosura de Jacob, a quien amó” (Salmo 47:1-4).

La descripción que los hijos de Coré hacen en este salmo me recuerda el aniversario de la reina Isabel II. Dios, el Rey del universo, debe ser aclamado con júbilo y con grandiosos aplausos. No por un aniversario más en el trono, sino porque su reinado es eterno.

El salmo sigue diciendo: ¡Subió Dios con júbilo, Jehová con el sonido de trompeta! ¡Cantad a Dios, cantad! ¡Cantad a nuestro Rey, cantad!,  porque Dios es el Rey de toda la tierra. ¡Cantad con inteligencia!” (Salmo 47:5-7).

Ahora se nos invita a cantar, a cantar al Rey. ¡Algo así como el concierto frente al Palacio de Buckingham! Sin embargo, se nos insta a hacerlo con una característica muy, pero muy peculiar: “Con inteligencia”. ¿Lo notó?

Si el contexto del Salmo 47:7 es la majestuosa celebración al Gran Rey del universo, ¿qué quiere decir exactamente “Cantar con inteligencia”?

En el hebreo, según la Concordancia Strong, “Cantar con inteligencia” significa: “Con entendimiento. La expresión se usa en el título de 13 salmos más. Viene de una raíz que habla de sabiduría, habilidad, dominio y destreza”.

Es decir, quienes se presenten a cantar delante del Rey deben ser los más excelentes intérpretes de entre sus súbditos.

Esto habla de que no todos pueden tener el privilegio de ministrar la música en una congregación. Se trata de que la asamblea de los justos escoja a los mejores exponentes del arte entre sus filas y entonces brindarles el privilegio de tocar ante la Majestad.

Imagínese, si los organizadores del concierto de la reina de Inglaterra escogieron algunos de los músicos más destacados del mundo, ¡cuánto más deberíamos escoger a los mejores músicos y cantantes para el Rey del universo!

Y si no lo somos, leer un pasaje bíblico como este debería motivarnos a capacitarnos para ser mejores.

Hablando de composición de canciones, “Cantar con inteligencia” también me habla que debemos componer canciones inteligentes.

Simultáneo a mi estudio del Salmo 47, me encontré leyendo la entrevista que la Revista Selecciones le hizo al actor alemán: Michael Fassbender, quien actuó en películas como: “X-Men: Primera generación” y “Prometeo”. Al preguntársele cómo escogía los proyectos cinematográficos donde actuaba, respondió: “Lo único que hago es leer el guión para ver si es bueno. Al llegar a la página 10 ó 15 ya sé si vale la pena o no. Elijo las historias más inteligentes que voy encontrando. En realidad, todo se reduce a eso”.

Como director del proyecto: La Aventura de Componer, recibo decenas de canciones para evaluación. Son de compositores amateurs que desean una opinión sobre lo que están escribiendo. Aunque me he llevado gratas sorpresas y muchas de las canciones son súper emocionantes, la mayoría no pasaría el filtro del Salmo 47:7: “Con inteligencia”. Cuando escucho la primera estrofa y llego al primer coro “ya sé si vale la pena o no”, como afirma Fassbender.

Un gran porcentaje de letras de canciones que estamos componiendo, que se cantan en las iglesias evangélicas y que suenan en las radios, están llenas de clichés, no se visualiza contenido bíblico y no se aprecia relevancia literaria.

Si esperamos obedecer el mandamiento de “Cantar con inteligencia”, no solo debemos procurar ser los más diestros en nuestra interpretación vocal o ejecución musical. ¡Amén por quienes ya han alcanzado un estándar digno del Rey! Sin embargo, la asignatura pendiente de quienes componemos para el Señor estriba en elevar el estándar de nuestras letras a un nivel que corresponda al Reino de Dios.

El desafío es para todos: Cantemos con inteligencia. ¿Por qué? “Porque Dios es el Rey de toda la tierra” (Salmo 47:7).

Noel Navas.

1 Comentario

  1. Excelente y muy interesante el aporte profe.
    Muy buena forma de interpretar el salmo 47
    Bendiciones…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Primera parte)

En la universidad tuve un catedrático de la