Entonemos un cántico nuevo

Entonemos un cántico nuevo


escritos-en-la-arenaDel libro: “Escritos en la arena”, de Michael Card.

Son las primeras horas en la mañana. Todos duermen menos yo. He pasado la mayor parte del día sin rumbo, cambiando palabras de un sitio a otro en un papel, tomando largos y excesivos descansos para jugar con mi computadora, diciéndome por un instante debo enfocarme en otra cosa. Entonces, por lo general, a las dos o tres de la mañana, cuando se acaban las distracciones, todo viene junto. A menudo comprendo en medio del proceso que no he sacado tiempo para pedir la ayuda de Dios, o incluso para simplemente detenerme y pasar tiempo con él contemplando su rostro.

De repente las palabras empiezan a tener más sentido que cualquier cosa que yo pudiera haber ideado por mí mismo. Encajan con la melodía como un guante, como si de algún modo la canción ya existiera y yo solamente la acabara de escuchar ahora. Hay una experiencia de eternidad en cuanto miro al reloj y me doy cuenta que lo que parecían solo minutos en realidad fueron cuatro o cinco horas, y que el sol está comenzando a salir. Allí al amanecer interpreto por primera vez un cántico nuevo, lo interpreto para Dios y para mí, como cuando las estrellas entonaron la primera canción para él (Job 38:7).

Como compositor puedo decirles que el momento más grandioso de ánimo no llega de reconocimientos ni de grandes números en algún gráfico que pronto pasará al olvido, sino al entonar una nueva canción por primera vez. Cantar nuevas palabras que nunca antes se han entonado así, tocar combinaciones de notas que nunca se han oído, preguntarse mientras se hace esto si con esta melodía se conseguirá el efecto anhelado en el oyente, trátese de la gente de Dios o de Dios… entregar un nuevo cántico es una experiencia diferente de cualquier otra.

El salmista también estaba absorto con el nuevo cántico:

“Cantadle cántico nuevo; hacedlo bien, tañendo con júbilo”.
Salmo 33:3.

“Cantad a Jehová cántico nuevo; cantad a Jehová, toda la tierra”.
Salmo 96:1.

“Cantad a Jehová cántico nuevo, porque ha hecho maravillas…”
Salmo 98:1.

“Cantad a Jehová cántico nuevo; su alabanza sea en la congregación de los santos”.
Salmo 149:1.

David también comprendió esta emoción. Él sabía que la verdadera adoración era una respuesta a la hermosura de Dios (Salmo 27:4), pero más que nada comprendió la Fuente de todos sus cánticos:

“[El Señor] puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios” (Salmo 40:3).

Usted puede oír en las palabras del Salmo 144:9 la emoción infantil en la voz de David: “Oh Dios, a ti cantaré, cántico nuevo; con salterio, con decorrido cantaré a ti”.

En toda la sección del Antiguo Testamento conocida como escritos de sabiduría (Salmos, Proverbios; Job, Eclesiastés, Cantar de los Cantares) vemos este entusiasmo acerca de la interpretación de un ´cántico nuevo´. La simple acción de componer y cantar algo nuevo demuestra que la verdad contenida en la Escritura se puede poner ahora en el corazón de la comunidad, mientras allí cantan juntos la verdad de quién es Dios y qué quiere Él decir. La congregación hace suya esta verdad al entonar el cántico nuevo. Este, es un sentido especial, ´encarna´ nuevo significado para el cuerpo de creyentes. Al anunciar en el principio del salmo que se trata de un cántico ´nuevo´, el salmista afirma que, así como las tiernas misericordias del Señor, así también Dios ha dado otra vez a la comunidad el llamado a ser creativos. Este es un flujo nuevo que, como el maná, no se debe acaparar sino más bien recolectar y distribuir en las cantidades adecuadas para alimentar al pueblo de Dios.

RENACIMIENTO DEL CÁNTICO.

Siempre que en la Biblia se habla del avance del Reino, se nombra el renacimiento de un cántico nuevo. En Lucas 1, cuando se sentían los primeros fragores de la venida del Reino, María y Zacarías comenzaron a entonar cánticos nuevos. Y al ocurrir el nacimiento trascendental es anunciado en primer lugar a los abigarrados pastores, otra vez con un cántico nuevo (Lucas 2:14). Simeón, la primera persona en pasar del mundo del Antiguo Testamento al Nuevo, del mundo de fe como esperanza al mundo de fe como seguidor, ¡lo hace con un cántico nuevo en los labios (Lucas 2:29-35)!

El Apocalipsis registra todo el avance del Reino:

“Cantaban un cántico nuevo diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos”.
Apocalipsis 5:9.

“Cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos”.
Apocalipsis 14:3.

Los cánticos nuevos son una señal importante de que el Espíritu de Dios está en acción, animando e inspirando a hombres y mujeres a responder a su hermosura tanto por Él como por la comunidad de fe. Los cánticos nuevos son una respuesta al anhelo, al deseo de Dios de ser alabado por quién es Él, y al deseo de la comunidad de que se le enseñe a responder. Él por su gracia nos da material fresco con el cual adorarlo.

El salmista entendió esta sed. Canta al respecto una y otra vez (por ej. Salmo 42:2). Él comprende que la sed es tanto parte de la bendición de Dios, como la alabanza que calma temporalmente esa sed. Sin la necesidad, si la preocupación por lo nuevo, no habría fuerza motivadora para la canción. La necesidad del artista y las necesidades de la comunidad son decisivas en el proceso creativo. El anhelo de Dios por adoración (es imposible que Dios necesite algo) es parte de la estructura del llamado para crear cánticos nuevos.

El Espíritu de Dios deja melodías a su paso cuando se mueve, y en particular deja cánticos nuevos, cánticos que personifican su verdad y que son una respuesta obediente a su hermosura. ¡Estos cánticos son una respuesta espontánea y gozosa a la gran verdad de que en realidad es Dios quien está haciendo algo nuevo! Él está a punto de venir, y se supone que su aproximación ha de esparcirse, como hojas de palmas, ¡con cánticos nuevos! (1).

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: ¿Alguna vez había considerado los textos del Nuevo Testamento que Michael Card cita y que hablan de cánticos nuevos? ¿Qué opinión le merece la expresión: “El Espíritu de Dios deja melodías a su paso cuando se mueve”?

Notas:

(1) Card, Michael, “Escritos en la Arena, Cristo y la creatividad”, Editorial Unilit, 2004, Primera edición, pág. 47-51.

11 Comentarios

  1. hola Noel!!!

    En cuanto a la primer pregunta, yo no los habia visto de esa manera, pero creo que tiene sentido lo que menciona.

    En cuanto a la segunda pregunta, solo quiero enfatizar que el Espiritu Santo vive en el creyente; si la frase “El Espíritu de Dios deja melodías a su paso cuando se mueve” habla referente a que el Espiritu Santo ‘obra’ con mas fuerza en algunos momentos, estoy de acuerdo.

    Esta que terminó estuve escribiendo (el Jueves por la madrugada); mi Pastor (quien tambien es mi papá) me habia encargado que escribiera un canto que tuviera ciertas caracteristicas.

    Yo, despues de buscar y pensar, tenia las melodias que queria usar en esa cancion, pero no la letra. Asi que me propuse inspirarme (por asi decirlo) y terminar esa cancion. Fue dificil, porque no siempre es algo que uno se proponga y ya, pero al fin despues de varias horas, en la quietud de la madrugada, Dios empezo a cantar en mi mente las palabras que conformaron esa cancion, obteniendo resultados satisfactorios, al menos para mi alma. Recorde eso ahorita que lei la anecdota de Michael Card.

    Tambien quiero decirte que puse en practica el ultimo articulo, acerca de la composicion en grupo. El sabado pasado cité mas temprano al ensayo a la Rondalla de la Iglesia, y aunque el diablo puso muchisimos obstaculos por la Gracia de Dios ese dia de composicion fue todo un exito, quedamos satisfechos e impresionados con los resultados, fue una cancion muy rica en su contenido, ya que pudimos abrir nuestro corazon y dejar que Dios hablara.

    Saludos Noel, gracias por este nuevo articulo.

  2. alfredo alonzo

    sin lugar a dudas el cantico nuevo, no nace de un corazon de alguien que no permanece en su voluntad. en ocasiones como compositores- creadores de canciones y melodias- a veces se olvida que una cancion no nace solo de palabras que se anexan y que puedan conjugarse con sonidos que realcen el mensaje a mostrar. Es necesario ser sencible, dedicado y apasionado, y no hablo solo de apasionarse por componer una cancion, sino estar apasionados por el cual tenemos la oportunidad de escribir, nos afanamos porque sean palabras perfectas, melodias celestiales, brillos y contrastes, climax de la cancion y todaaaass esas cosas.

    recuerdan la cancion aleluya??? aleluya???? … (muy cantada en cruzadas de milagros) no te permite esa cancion tan sencilla adorar al señor con todo el corazon????????.

    debemos ser sencibles, y permanecer a los pies del señor para ser de bendicion a otros,,,,, RECUERDEN QUE SOMOS BENDECIDOS PARA BENDECIR,,, NO PODEMOS TENER CANCIONES EXCELENTES SI NO TENEMOS TIEMPOS DE COMUNION EXCELENTES

  3. Salvador Urrutia

    la verdad…. la presencia de Dios en la vida del cristiano muchas veces sobrepasa nuestro entendimiento y nuestro conocimiento, imaginate!!! yo he soñado las canciones que he compuesto!!!! es como una locura, porque ni aun mi esposa me lo cree, las escucho con todo y melodia…. Alabo a Dios por eso.
    Pero quiero dar enfasis al punto real, la devocion por Dios (su hermosura y santidad) no comienza cuando te sientas a escrbir, ni siquiera comienza cuando asistes al servicio, tampoco cuando entras en su presencia por la madrugada…. la devocion por El comienza cuando solo puedes respirar para El, cuando te deseperas si no lo escuchaste hoy, es vivir intranquilo por el, es simplemente….. estar pegado a El.

    Gracias Noel, por este articulo, la verdad son de mucha bendicion para nuestras vidas, te bendecimos y adelante compositores!!!

  4. hola Noel!
    leyendolo bien, no parece que lo sacaste
    de algun libro.. jeje te identificaste con el
    escrito? yo te identifique con el, sobre todo
    por lo de «las desveladas» jeje

    Dios te bendiga mucho!

    bye bye!

  5. Hola a todos mi nombre es Yuri Baruc y me atrevi a escribir algo acerca de la composicion espero que les sirva en algo , Las canciones se parecen mucho a las obras de arte o pinturas , en el sentido que ambas estan comunicando y expresando un contenido profundo de el estado de autor, sin embargo la interpretacion de esta, en muchas ocaciones no causa el verdadero sentir con el que originalmente se creo, mas cuando las obras ineditas se hacen con simples esfuerzos o simples bocetos ,cuando estas en una intima comunicacion con alguien tu conoces el deseo y las intenciones de la otra persona solo con hacer un gesto, a mi esposa Suly le encanta mucho los helados o sorbertes y cuando le digo quieres un helado!!!! No te imaginas como le cambia el rostro, me da una sonrisa tan bella que inmediatamente salimos a buscarlo. Cuando encontremos el punto de cual es el deseo de Dios, no solamente atraves de una liturgia monotona de nuestras celebraciones sino con algo espontaneo algo que sale de lo mas profundo de tu Corazon para El, impregnados de El Espiritu Santo podriamos ser los grandes compositores o artistas que tienen un lugar dentro de las paredes de la habitacion de nuestro amado y buen Dios , podremos entonces crear en El, el verdadero sentido de nuestras intencion , cuando vea nuestras obras de arte y piense lo hizo para mi … hagamosle melodias no paremos de hacerlo y unamonos a toda la creacion en una armonia de amor para nuestro amado Padre.

  6. «El Espíritu de Dios deja melodías a su paso cuando se mueve». Que frase más profunda. Me parece que un compositor cristiano tiene un compromiso más grande que un compositor secular. Le estamos escribiendo canciones a Dios, al Rey del Universo, y no simplemente a un público emocionado. Por lo tanto, ese compromiso debe llevarnos a entender que no podemos disponernos a componer sin que el Espíritu haya pasado por nosotros dejándonos melodías a su paso, NO PODEMOS COMPONER DE NOSOTROS MISMOS.

    En conclusión, me parece que la aventura de componer inicia en la misma presencia de Dios.

  7. Es interesante que exista una pagina como esta, realamenre felicidades, creo que la composicion de cánticos cristianos son estrictamente inspiracion del Espíritu Santo y nosotros somos solamente instrumento para que fluyan y lleguen a otras vidas.

  8. Felicidades!!!! Esta pagina es de bendicion para todos los ministros de alabanza que estamos con la inquietud de escribir. Creo que Dios ha puesto una cancion especial en cada uno de sus hijos/as y es el momento de cantarla y mostrarle al mundo el poder de Dios atravez de las letras en nuestra alabanza. Y mas que una cancion que nuestra propia vida pueda impactar y declarar del amor y las promesas que Dios quiere cumplir en su pueblo.
    Bendiciones!!

    mayo 29 de 2008

  9. en vrdad me he quedado asombrado de todo esto d este tema que importante en verdad,ya me doy cuenta que mi iglesia entrado en la apatia espiritual donde todo es apagado en verdad hemos apagado al Espiritu nuestra falsa manera de vivir y que los ancianos por no ser bien preparados en la palabra nos dieron medias verdades…..desd ahra quiero cantarle a Dios a un cantico nuevo ahi esta el avivamiento el poder que el Señor se mueve

  10. la verdad nunca los habia considerado, los textos, pero es muy interesante, me impactó bastante la frase del Espíritu Santo, no lo habia visto de esa forma, pero si lo había sentido, ya que cuando baja la presencia de Dios a la iglesia, o hablan de un tema en específico, me surgen ideas de cantos nuevos. excelente comentario,

  11. Antonio Mejia Hernandez

    si tus preguntas es para confirmar lo que Dios ya te revelo gozate y alegrate y busca en la humildad lo que es bien sabido para su pueblo que Dios busca adoradores en espiritu y en verdad.
    Dios bendiga mas mas tu ser y bendito seas en Cristo Jesus salvador nuestro amen.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder