Canciones escatológias (Sexta parte)

Canciones escatológias (Sexta parte)

- en Canciones escatológicas
951
2

10 razones por las que abandoné el dispensacionalismo.

Hasta el momento he planteado dos de las diez razones por las cuales abandoné el dispensacionalismo. No creas que solo fue una la que me convenció de repensar mi postura escatológica, fueron varias. Por el momento aquí está la tercera:

3. Porque ni el Señor Jesucristo ni los apóstoles especificaron que la Segunda venida sería en dos etapas.

Cuando en octubre de 2001 me sumergí en la Escritura para intentar extraer lo que el texto bíblico decía sobre los últimos tiempos, quise hacerlo con una mente sin prejuicios. Así que hice mi mejor esfuerzo de quitarme el esquema cronológico de eventos que el dispensacionalismo me había enseñado y aunque hacer eso me costó muchísimo, lo que descubrí en la Biblia me sorprendió.

Lo primero que encontré al abrir las Escrituras fue que ni el Señor Jesucristo ni los apóstoles especificaron que el regreso del Señor sería en dos etapas. En ninguna parte del Nuevo Testamento aparece tal aclaración. Por ejemplo, las siguientes son las parábolas que de alguna manera están relacionadas con la Segunda venida o los tiempos del fin:

La parábola del trigo y la cizaña (Mateo 13:24-52).
La parábola de la red (Mateo 13:47-50).
La parábola de los talentos (Mateo 25:14-30).
La parábola de las diez vírgenes (Mateo 25:1-13).
La parábola del siervo prudente (Mateo 24:45-51).
La parábola del hombre que sale de viaje (Marcos 13:34-37).
La parábola de las minas (Lucas 19:11-27).

Si las estudias notarás que todas presentan al amo, dueño, señor, etc., regresando de una sola vez a pedirles cuentas a sus siervos, por ej. En ninguna de las parábolas que hacen alusión a la Segunda venida ocurriendo en dos momentos diferentes. Vamos, si Jesús iba a regresar en dos etapas, primero secretamente y la otra siete años después, Jesús debió haberlo mencionado por lo menos en una parábola, ¿no crees? Pero nunca lo hizo.

Es más, cuando tú conversas con un dispensacionalista y le preguntas acerca de cómo será el regreso de Cristo, notarás que te compartirá entusiastamente sus convicciones. ¡Amén a eso! Pero cuando le toque entrar en los detalles específicos de cómo será, siempre de los siempres, te dirá: “¡Pero mucho ojo eh! ¡No te vayas a confundir! La Segunda venida ocurrirá en dos etapas. Primero será el rapto de la iglesia en forma secreta y siete años después la Segunda venida en sí. En la primera, Cristo vendrá POR sus santos y en la segunda etapa Cristo vendrá CON sus santos. ¡No te vayas a confundir eh!”

Siempre de los siempres que tú hables con un dispensacionalista te aclarará enfáticamente ese asunto. ¡Siempre! ¿Por qué lo sé? Porque yo fui dispensacionalista por más de 20 años y cuando impartí alguna clase o simplemente alguien me preguntaba sobre el tema, siempre aclaraba eso de las dos etapas. ¿Por qué? Porque es una premisa indispensable del esquema. Sin esa diferenciación de eventos no existiría esta corriente escatológica y he allí el porqué del apasionado énfasis.

Mi pregunta es: si siempre de los siempres un dispensacionalista tiene que hacer esa aclaración y de este modo la gente no quede confundida, ¿por qué nunca de los nuncas Jesús ni los apóstoles se detuvieron a aclarar eso? ¿Por qué?

Revisa los evangelios y estudia todo lo que Cristo dijo acerca de su Segunda venida y verás que jamás se detuvo a aclarar: “¡Pero mucho ojo eh! ¡No se vayan a confundir! Mi Segunda venida ocurrirá en dos etapas. Primero arrebataré a la iglesia secretamente y siete años después será mi Segunda venida. En la primera vendré POR mis santos y en la segunda etapa CON mis santos. ¡No se vayan a confundir eh!”

Como afirma John Piper en su artículo: “Definiciones y observaciones concernientes a la segunda venida de Cristo”: “cuando se lee Mateo 24 o Marcos 13 o Lucas 21, que son las descripciones de Jesús de los últimos tiempos, no hay mención de un rapto quitando a los creyentes de los eventos del fin. Una lectura normal no da la impresión de una salida. Por el contrario, habla como si los oyentes creyentes y luego los lectores pudieran experimentar las cosas que menciona (ver: Mt. 24:4, 9, 15, 23, 25, 33, etc.)” (1)

Lo mismo pasa con los escritos de Pablo y los demás apóstoles, revisa sus escritos y jamás los verás diciendo que Dios libraría a los cristianos de tribulaciones ni de la gran tribulación, ¡ni se diga aclarando eso de las dos etapas que los dispensacionalistas afirman que habrá! La pregunta es: ¿por qué Jesús y los apóstoles nunca hablaron de eso? ¿Por qué, si ese detalle era tan importante, nunca se detuvieron a aclarar eso de las dos etapas? Vamos, esa era información relevante. Todos debíamos estar enterados de eso. Por favor, ¡sin la distinción de las dos etapas podíamos quedar confundidos! ¿Por qué ellos no se detuvieron a aclarárnoslo?

¿Sabes por qué nunca lo hicieron? Porque el Señor Jesucristo y los apóstoles veían la Segunda venida ocurriendo el mismo día, no en dos momentos diferentes.

Lo curioso es que cuando Jesús finalizó su ministerio sobre la Tierra, ascendió a los cielos y los apóstoles no despegaban la mirada mientras subía, en ese momento, un par de ángeles se pararon junto a ellos y les dijeron:

Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo?
Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros
al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le
habéis visto ir al cielo.

Hechos 1:11.

“Vendrá de la misma manera”, dijeron los ángeles. Yo pregunto: ¿Jesús se fue a los cielos en dos etapas? ¿El Señor ascendió al Padre en dos fases? Obvio que no. Por lo tanto, así como Cristo se fue de una sola vez a la diestra del Padre, vendrá desde la diestra del Padre de una vez a la Tierra.

Antes de finalizar esta entrada, sé que algunos dispensacionalistas que me están leyendo y que verdaderamente conocen del tema, estarán pensando en este momento en la profecía de las Setenta semanas descrita en el libro de Daniel (9:24-27). Es de allí que el dispensacionalismo toma los siete años que durará la gran tribulación. Ahora, en este momento no me detendré a explicar este tema porque me tomaría demasiado tiempo. Sin embargo, en el siguiente enlace comparto el artículo: “La profecía de las Setenta semanas en el libro de Daniel”, del pastor Sugel Michelén de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo (República Dominicana), el cual, a mi parecer, es de los más claros y comprensibles en cuanto a la explicación de dicha profecía desde un punto de vista no dispensacional. A mi modo de ver, esta interpretación es más bíblica, más apegada a la historia y hasta más lógica que especular que entre la semana 69 y la 70 hay un paréntesis de miles de años cuando en ninguna profecía bíblica que aparece en el Antiguo y el Nuevo Testamento (y que implique un tiempo específico) hay interrupciones como las que ellos afirman que tuvo la de las 70 semanas.

Si quieres descargar el artículo: “La profecía de las Setenta semanas en el libro de Daniel” simplemente haz clic aquí.

Ahora bien, si el artículo del pastor Michelén te parece demasiado amplio, y vaya que lo es, si quieres leer algo más breve y al grano, también puedes leer el artículo publicado por el escritor español César Vidal haciendo clic aquí (última vez que se tuvo acceso a este link fue el 02/05/2017).

En la siguiente entrada continuaré explicando más razones de por qué abandoné las filas dispensacionalistas.

Continúa leyendo la séptima parte.

Notas:

(1) Tomado de: http://www.desiringgod.org/articles/definitions-and-observations-concerning-the-second-coming-of-christ Sito visitado por última vez el 02/05/2017.

2 Comentarios

  1. Bendiciones, he leido desde la 1 hasta la 6. Valoro el esfuerzo hecho para presentar razones por las cuales has abandonado el dispensacionalismo.
    Me identifico en algunos aspectos con tu experiencia, a diferencia de mi caso es que no me he casado con ninguna de las escuelas de interpretación escatologica, ya que como tu mismo lo dices en tus post, he hallado incongruencias en todas, quedando en mi de esa manera dudas en algunas cosas. Es por eso que en mi convicción he decidido simplemente esperar a mi señor, sea cual sea el momento en que el lo haga; al inicio de la tribulación, en medio de la tribulación, depues de la tribulación.
    Lo importante de este tema es que no afecta en nada la salvación de los creyentes, sea cual se la escuela en la cual alguien se identifique, creo que con el mismo deseo y anhelo de su corazón esperará la venida del su Señor, asi como lo dice apocalipsis Y el Espíritu y la esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven.
    Yo lo espero, no importa si es antes, en medio o depues.
    Bendiciones!

    Posdata: han estado buenos los post acerca de los videos de Jesus Adrian Romero.

  2. Gracias por pasar a comentar, precisamente esa debe ser la actitud de quien tiene madurez ante este tipo de temas, ¡te felicito! Ojala puedas seguir leyendo esta serie, es probable que te ayude a definirte en una postura escatológica como yo sí al fin lo he hecho. Ojala esta serie te sirva para eso, sino, lo que has descrito en palabras y en actitud, ¡así debemos ser todos! DTB!

    Noel Navas.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

La crisis actual de la música cristiana (Novena parte)

Ocho áreas en crisis del ministerio musical. Esta