Canciones escatológicas (Décimosegunda parte)

Canciones escatológicas (Décimosegunda parte)

- en Canciones escatológicas
480
0

10 razones por las que abandoné el dispensacionalismo.

Si las últimas dos entradas de esta serie trataron de cómo el orden de los eventos del futuro que plantea el dispensacionalismo dista mucho del que nos muestra el Nuevo Testamento, en esta te mostraré que el idioma original en el que fue escrito no respalda la Segunda venida en dos etapas. He aquí la séptima razón por la cual abandoné el dispensacionalismo.

7. Porque las principales palabras griegas que aparecen en el Nuevo Testamento, que se usan para hablar del regreso del Señor, no diferencian entre un rapto secreto y una Segunda venida siete años después.

El siguiente ejercicio lo hice utilizando un diccionario bíblico griego-español. Vamos, yo no sé hablar griego, pero siempre me ha sido útil consultar estos diccionarios cuando he querido profundizar en un concepto bíblico. En este sentido, en esta entrada y las siguientes dos, te mostraré que el Señor Jesucristo y los apóstoles no diferenciaron cuando utilizaron las palabras griegas relacionadas con la Segunda venida en los textos que según el dispensacionalismo se refieren a cada etapa en que se dividirá el regreso del Señor.

Para comenzar, las siguientes son las principales expresiones griegas que usa el Nuevo Testamento para referirse a la Segunda venida de Cristo:

1) Parousía, que significa: “presencia, venida o llegada”.
2) Apokalupsis, que significa: “revelación o manifestación”.
3) Epiphaneia, que significa: “aparición, brillo o manifestación”.

Ahora bien, según el dispensacionalismo, hay textos del Nuevo Testamento que se refieren exclusivamente al rapto de la iglesia y hay textos que se refieren exclusivamente a la Segunda venida. Ellos afirman dogmáticamente (¿sabes qué significa esa palabra?) que si un texto se refiere a la primera etapa no puede estarse refiriendo a la segunda. ¡Y viceversa! Por ejemplo, el siguiente cuadro lo tomé del libro “Apocalipsis sin velo” (1) del renombrado experto en escatología dispensacionalista Tim LaHaye (1926-2016). En este muestra cómo el dispensacionalismo agrupa los textos para cada uno de los eventos. Mira: Como demostraré a continuación, las principales palabras griegas que se refieren a la Segunda venida no respaldan el dogmatismo dispensacionalista que agrupa estos pasajes bajo cada etapa. Como veremos, los escritores del Nuevo Testamento no diferenciaron el uso de estas palabras para referirse al regreso del Señor tanto en textos que el dispensacionalismo afirma que se refieren al rapto como a los que refieren a la Segunda venida. ¿Por qué? Porque para ellos era un solo evento, no dos.

En este sentido, a medida que vayas leyendo esta y la siguientes dos entradas comprobarás que en la mente del Señor Jesucristo y de los apóstoles había una sola fase de la venida del Señor, por eso usaron indiscriminadamente las siguientes palabras griegas al referirse a su retorno. Veamos:

1) Parousia (presencia, venida o llegada).

Si revisas el cuadro de Tim LaHaye, para el dispensacionalismo los siguientes pasajes se refieren al rapto, no a la Segunda venida. En estos el apóstol Pablo utilizó el griego “parousía”:

Porque, así como en Adán todos mueren, también
en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno
en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los
que son de Cristo, en su venida
[parousía]He aquí,
os digo un misterio: no todos dormiremos, pero todos
seremos transformados en un momento, en un abrir y
cerrar de ojos, a la trompeta final; pues la trompeta
sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y
nosotros seremos transformados.
1 Corintios 15:22-23, 51-53.

Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor:
que nosotros que vivimos, que habremos quedado
hasta la venida
[parousía] del Señor, no precederemos
a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz
de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios,
descenderá del cielo; y los muertos en Cristo
resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos,
los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente
con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire,
y así estaremos siempre con el Señor.
1 Tesalonicenses 4:15-17
.

Por tanto, hermanos, sed pacientes hasta la venida del Señor.
Mirad cómo el labrador espera el fruto precioso de la tierra,
siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y
la tardía.
Sed también vosotros pacientes; fortaleced vuestros
corazones, porque la venida [parousía] del Señor está cerca.
Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis
juzgados; mirad, el Juez está a las puertas.

Santiago 5:7-8.

Y ahora, hijos, permaneced en El, para que cuando se manifieste,
tengamos confianza y no nos apartemos de El avergonzados en su
venida [parousía]
1 Juan 2:28.

El asunto es que en los siguientes pasajes también se utilizó la palabra “parousía”, pero curiosamente el dispensacionalismo (ver cuadro de LaHaye) afirma que no tienen que ver con el rapto, sino con la Segunda venida que ocurrirá siete años después. Mira:

A fin de que El afirme vuestros corazones irreprensibles en santidad
delante de nuestro Dios y Padre, en la venida [parousía] de nuestro
Señor Jesús con todos sus santos.
1 Tesalonicenses 3:13.

Y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? [parousía]
Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las
cosas permanecen, así como desde el principio de la creación…
El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden
la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo
que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.
Pero el día del Señor vendrá como ladrón, en el cual los cielos
pasarán con gran estruendo, y los elementos serán destruidos
con fuego intenso, y la tierra y las obras que hay en ella serán
quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser destruidas
de esta manera, ¡qué clase de personas no debéis ser vosotros
en santa conducta y en piedad, esperando y apresurando la
venida [parousía] del día de Dios, en el cual los cielos serán
destruidos por fuego y los elementos se fundirán con intenso
calor! Pero, según su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos
y nueva tierra, en los cuales mora la justicia.
2 Pedro 3:4, 9-13.

¿Por qué “parousía” aparece en estos pasajes que tienen que ver con lo que los dispensacionalistas llaman: la segunda etapa de la Segunda venida? ¿No que “parousía” solo se refiere al rapto pues? ¿Qué pasó aquí entonces?

Con el siguiente pasaje sucede lo mismo:

Con respecto a la venida [parousía] de nuestro Señor Jesucristo
y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos,
que no os dejéis
mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis,
ni por espíritu ni por palabra ni por carta como si fuera nuestra,
en el sentido de que el día del Señor está cerca.
Y entonces se
manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu
de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida
[parousía];
inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder
y señales y prodigios mentirosos.
2 Tesalonicenses 2:8-9.

Este pasaje en particular se refiere a la segunda etapa del regreso del Señor debido a que la destrucción del anticristo ocurrirá al final de la gran tribulación, no antes. La pregunta es: si este pasaje se refiere a la segunda etapa de la venida, ¿por qué Pablo usa el griego “parousía” si supuestamente es de uso exclusivo para hablar del rapto?

¿Sabes por qué lo usa? Porque los apóstoles no diferenciaron entre las dos etapas que el dispensacionalismo afirma que se divide la Segunda venida. Ellos no veían el regreso del Señor como una obra de dos actos, lo veía como una obra en un solo acto.

Si después de leer esta entrada y los textos que usé de ejemplo, algún dispensacionalista dijera: “Mmm… eso no demuestra nada. Lo que pasa es que “paousía” se usa tanto para el rapto como para la Segunda venida. ¡Simple!”, entonces estará dándole la razón a los críticos más ácidos del dispensacionalismo que los acusan de predicar dos venidas futuras de Cristo cuando la Escritura solo enseña que habrá una. ¿Sabes con qué palabra se relaciona una afirmación de ese tipo, verdad?

Comienza con la letra “H” y tiene siete letras: “H _ _ _ _ _ _”.

Continúa leyendo la décimotercera parte.

Notas:

(1) LaHaye, Tim. “Apocalipsis sin velo”, Editorial Vida, Miami, Florida, EE.UU., 2000. Pág. 119. Si desea adquirirlo vía Amazon este es el link: https://www.amazon.com/Apocalipsis-sin-velo-Spanish-LaHaye/dp/0829720731/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1489174539&sr=8-1&keywords=apocalipsis+sin+velo

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Canciones escatológicas (Vigésimonovena parte)

10 razones por las que abandoné el dispensacionalismo.