Canciones escatológicas (Vigésimosegunda parte)

Canciones escatológicas (Vigésimosegunda parte)

- en Canciones escatológicas
205
0

10 razones por las que abandoné el dispensacionalismo.

Ya vimos cuatro de las doce premisas por las que creo que el dispensacionalismo no brinda una correcta visión del futuro. En esta entrada compartiré dos premisas más.

En quinto lugar, el dispensacionalismo no brinda una correcta visión del futuro porque por un lado afirman que los judíos serán masacrados en su tierra, pero por otro los animan a regresar a ella.

Según el dispensacionalismo, después del rapto dará inicio la gran tribulación y desde ese momento Dios retomará el trato directo con su pueblo Israel por un período de siete años. Sin embargo, algo que me llama la atención es que Tim LaHaye (1926-2016), quien fue uno de los máximos y más respetados exponentes del dispensacionalismo durante las últimas décadas, afirmó que durante la gran tribulación los judíos prácticamente experimentarán un nuevo Holocausto. ¿En dónde? En Israel. LaHaye, amparándose en pasajes como Zacarías 13:1-2, 8-9; Mateo 24:15-28 y Apocalipsis 12:1-17, aseguró que, debido a que los judíos rechazaron al Mesías hace dos mil años, durante la gran tribulación, la tercera parte de su población será asesinada (1).

¿De dónde dedujo eso LaHaye? ¿De dónde concluyó el dispensacionalismo que eso será así? Del estricto literalismo con que interpretan la Biblia. Que los judíos serán masacrados producto de que rechazaron al Mesías hace dos mil años, es objetable. Pasajes del Nuevo Testamento (Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21) y la profecía de las Setenta semanas (Daniel 9:24-27) muestran claramente que la destrucción del templo de Jerusalén en el año 70 d. C. fue el juicio por rechazar a Jesús. Es decir, eso ya fue juzgado. ¿Serán juzgados nuevamente por la muerte del Mesías? ¿No fue suficiente dicho juicio?

Pero mi punto vas más allá y es que si a la interpretación literalista de un futuro nuevo Holocausto en Israel, le sumas que los dispensacionalistas son fervientes promotores de que los judíos regresen a su tierra, ¿no incurren ellos en una espeluznante contradicción al asegurar por un lado que ellos serán masacrados en la tribulación y al mismo tiempo ellos apoyan el movimiento pro-retorno a Tierra Santa? ¿Por qué, si sabiendo que van a ser asesinados allí, se deleitan en que regresen a Israel si proféticamente está establecido que la tercera parte de ellos sea masacrada en dicho lugar? ¿Quién en su sano juicio motivaría a los judíos a regresar a casa sabiendo que va a ocurrir semejante atrocidad?

Esto sería como que si hoy fuera 10 de septiembre de 2001 y tú, sabiendo con total certeza que a la mañana siguiente serán los atentados terroristas en Nueva York, invites a primera hora a toda tu familia de tour en el World Trade Center, pero tú te quedes en casa. ¿Por qué los vas a enviar a visitar las Torres Gemelas si sabes lo que va a ocurrir? ¿Cómo te calificaría a ti ese acto como ser humano?

En ese sentido, el movimiento pro-retorno de los judíos a Israel que apoyan muchos dispensacionalistas es de lo más contradictorio que pueda haber ya que, según su forma de interpretar Apocalipsis y Zacarías, la tercera parte de los judíos morirán en su propia tierra. Y como dije antes, si a esto le añades su deleite en que los judíos retornen a casa, ¿en qué cabeza cabe regocijarse en su regreso?

Mi punto es que el literalismo dispensacionalista con ese tipo de profecías no brinda una correcta visión del futuro ya que es muy improbable que esa sea la interpretación correcta. Seamos francos, Apocalipsis no tiene una sola forma de interpretarse. Un libro que te recomiendo leer es: “Cuatro puntos de vistas del Apocalipsis” (2), que explora las cuatro interpretaciones predominantes en la actualidad:

a) El punto de vista preterista.
b) El punto de vista idealista.
c) El punto de vista del dispensacionalismo progresivo.
d) El punto de vista del dispensacionalismo clásico.

¿Alguna vez has sopesado estas otras interpretaciones? ¿Alguna vez has estudiado a fondo los otros puntos de vista? ¿O te has conformado con creer lo que Tim LaHaye, tus pastores o tu predicador favorito te han enseñado?

Aquí entre nos, al dispensacionalista promedio le da miedo estudiar otros puntos de vista porque teme enterarse de que está equivocado y prefiere abrazar lo que sus pastores les han dicho y no objetar nada con tal de no abrirse a la posibilidad de descubrir que lo que les han enseñado está errado.

En lo personal, aunque he avanzado mucho en cuanto al tema de la Segunda venida y mis conclusiones en cuanto a los eventos del futuro, Apocalipsis es una asignatura casi pendiente. Digo “casi” porque llevo algunos meses haciendo mis tareas y hasta donde he investigado la interpretación literalista del dispensacionalismo no está entre las predilectas de los escatólogos más prominentes del pasado. Que, aunque no dudo que haya pasajes de Apocalipsis que tengan rasgos de literalidad, hay muchos que no. ¿Por qué? Por varias razones, una de ellas tiene que ver con interpretaciones como las de LaHaye que provocan que los dispensacionalistas auguren una futura masacre judía pero a su vez apoyen el movimiento pro-retorno a Israel.

Francamente, creer y apoyar ambas cosas no tiene sentido, es contradictorio y hasta… macabro.

Creer en una futura masacre en Tierra Santa y a la vez animar a que los judíos regresen, es como motivar a tu familia a que visite el World Trade Center a las siete de la mañana un 11 de septiembre de 2001, pero tú quedarte en casa.

En sexto lugar, el dispensacionalismo no brinda una correcta visión del futuro porque asegura que la iglesia no enfrentará al anticristo.

Uno de los alivios más grandes que siente el cristiano dispensacionalista, no solo es que no atravesará la gran tribulación, sino que no conocerá al anticristo. Aunque hay un sector dentro de ellos que afirma que la iglesia será raptada a la mitad de la gran tribulación, ambos grupos afirman que los cristianos no enfrentarán al anticristo.

Sin embargo, durante esta serie he querido demostrar que la Segunda venida dividida en dos etapas no aparece en ninguna parte de la Biblia (leer partes 3 a la 19); por lo tanto, si la Segunda venida del Señor y el arrebatamiento serán una obra de un solo acto y no en dos, entonces definitivamente la iglesia atravesará la gran tribulación y enfrentará al anticristo. El tema es que creer que la iglesia no enfrentará al anticristo conlleva serios riesgos. ¿Por qué? Por favor, sígueme en la siguiente línea de pensamiento:

1) No habrá aviso del inicio de la gran tribulación.

Para el dispensacionalista la señal de que la gran tribulación ha iniciado será el rapto de la iglesia, pero como la Biblia no respalda un rapto pre-tribulacional, entonces la iglesia actual podría estar dentro de la gran tribulación en este momento sin haberse percatado. Claro, esto lo digo a manera de ejemplo. Mi punto es que no habrá aviso ni señal de inicio de la gran tribulación. Como podría comenzar abruptamente, podría hacerlo paulatinamente. Aunque todo aparenta que comenzará dentro de poco, no sabemos cuándo iniciará con exactitud o si ya inició.

2) El anticristo se manifestará en la gran tribulación.

En cuanto a este punto el 99% de evangélicos estamos de acuerdo. Sean dispensacionalistas o no casi la totalidad del evangelicalismo en el mundo coincide en que habrá un líder mundial que se levantará en los próximos años y que establecerá un sistema anticristiano que perseguirá a todo aquel que profese lealtad a Jesús y esta será la señal inequívoca de que la gran tribulación está en marcha. Como enseña Apocalipsis 13, este anticristo perseguirá a quienes confiesen ser cristianos y esto generará gran angustia en el mundo, pero principalmente entre quienes formamos parte del pueblo de Dios.

3) El anticristo se manifestará y la iglesia podría no identificarlo.

Como no habrá aviso del inicio de la gran tribulación, es probable que cuando el anticristo se manifieste al mundo el cristiano dispensacionalista niegue que el anticristo es el anticristo. ¿Por qué? “Vamos…” dirán, “él no puede ser el anticristo, ¡nosotros aún seguimos aquí en la Tierra!” ¿Me doy a entender? Como les han enseñado que la iglesia se irá del planeta antes de que aparezca el anticristo, sus probabilidades de reconocer que el anticristo es el anticristo son sumamente bajas debido a que verán que la iglesia sigue sobre la tierra y, por lo tanto, admitir que el anticristo sí ha aparecido (estando aún ellos aquí) sería la negación total de su escatología.

4) Por no identificarlo, la iglesia podría darle su lealtad al anticristo.

Según Apocalipsis 13, el anticristo y el sistema que dirigirá establecerán una marca para identificar quiénes le son leales y quiénes no. En un libro altamente simbólico, es muy probable que esta marca sea simbólica al igual que la marca de los 144,000 redimidos por el Cordero descrita en Apocalipsis 7 y 14. Además de simbólico, Apocalipsis es un libro de contrastes. Por ejemplo, dentro de su relato aparece un dragón y un Cordero, una prostituta y una novia, la marca de la bestia y la marca del Cordero, etc. Por eso, cuando lees el libro notas que portar la marca de la bestia es no portar la marca del Cordero y viceversa. Ser leales a la bestia es no ser leales al Cordero y viceversa.

En este sentido, como los dispensacionalistas interpretan Apocalipsis de forma literal y esperan que la marca descrita en el capítulo 13 también sea literal, es decir, un número tatuado en la frente o en la mano o un biochip implantado debajo de la piel, si esta marca nos habla principalmente de rendir lealtad a un sistema de valores, es probable que muchos se dejen marcar porque su visión escatológica no les permitirá identificar quién es el anticristo ni qué es exactamente la marca, es decir, un sistema simbólico e invisible de lealtad.

5) Es probable que todo lo anterior sea parte de la apostasía final.

Si la iglesia seguirá sobre la tierra cuando se manifieste el anticristo, cuando este establezca algún tipo de control político, religioso, etc. sobre los ciudadanos para medir la lealtad a su sistema de valores, entonces pueda que esto propicie la apostasía entre el pueblo de Dios. ¿Por qué? Porque como la iglesia seguirá en la tierra y a los dispensacionalistas se les ha enseñado que la iglesia no enfrentará al anticristo ni su marca, por seguir ellos aquí y no haber sabido identificar todo esto, tienen grandes probabilidades de rendirle su lealtad a él y no al Cordero. Y esto podría provocar que la apostasía de los últimos tiempos profetizada por la Biblia se cumpla a gran escala a causa de otorgarle el señorío de sus vidas a alguien distinto al Señor Jesucristo.

Continúa leyendo la Vigésimotercera parte.

Notas:

(1) LaHaye, Tim y Ice, Thomas, “The End times Controversy”, Eugeen, Oregon, EE.UU., Harvest House, 2003. Page 262. Si desea adquirirlo vía Amazon este es el link: https://www.amazon.com/Times-Controversy-LaHaye-Prophecy-Library/dp/0736912649/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1489265441&sr=8-2&keywords=The+End+times+Controversy

(2) Si deseas adquirir este libro vía Amazon lo puedes hacer aquí: https://www.amazon.com/Cuatro-puntos-vista-Apocalipsis-Spanish-ebook/dp/B00CGR846M

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

El precio de la adoración (Primera parte)

Tres adoradores que conocían el costo de adorar.