Canciones escatológicas (Vigésimotercera parte)

Canciones escatológicas (Vigésimotercera parte)

- en Canciones escatológicas
341
0

10 razones por las que abandoné el dispensacionalismo.

En esta entrada continuaré explicando por qué creo que el dispensacionalismo no brinda una correcta visión del futuro y la séptima y octava premisa, de doce en total, por la que lo creo así. Aquí está:

En séptimo lugar, el dispensacionalismo no brinda una correcta visión del futuro porque afirma que el anticristo resucitará.

Según Tim LaHaye, en su libro “Apocalipsis sin velo”, durante la gran tribulación el anticristo morirá y resucitará y este acto será el que convencerá al mundo de que lo adoren. LaHaye escribió: “Como vimos, el anticristo morirá y resucitará. Apocalipsis 17:8 afirma que “la bestia que has visto es la que antes era, pero ya no es, y está a punto de subir del abismo, pero va rumbo a la destrucción. Los habitantes de la tierra, cuyos nombres, desde la creación del mundo, no han sido escritos en el libro de la vida, se asombrarán al ver a la bestia, porque antes era, pero ya no es, y sin embargo reaparecerá”. En otras palabras. el anticristo morirá en el medio de la tribulación. Como ya vimos Satanás será arrojado a la tierra, consciente de que le queda poco tiempo habitará el cuerpo del anticristo y hará una copia de la resurrección” (1).

Y unas páginas después reiteró:

“Una de las cabezas de la bestia parecía haber sufrido una herida mortal, pero esa herida ya había sido sanada. El mundo entero, fascinado, iba tras la bestia” (Apocalipsis 13:3). El versículo 3 indica que la bestia o el anticristo recibirá una herida mortal. Es posible que en la mitad del período de la tribulación maten al anticristo, en la gran guerra que se menciona como la segunda guerra durante la tribulación (según parece, de los diez reyes, los tres que no están de acuerdo con el anticristo, es probable, tratarán de arrebatarle el poder, al mismo tiempo que se saca fuera de control a la mujer escarlata del capítulo 17). Apocalipsis 17:8 indica que su espíritu descenderá al abismo adonde pertenece, pero que resucitará. Debemos tener en cuenta que esta bestia es el anticristo. En otras palabras, tratará de duplicar todo lo que Jesucristo hizo. Esto es importante en vista de que la señal de la deidad de nuestro Señor aparece en su resurrección” (2).

Si leíste detenidamente, el mismo LaHaye reconoce que la señal de la resurrección es una señal de divinidad. El hecho de que Jesucristo se levantara de la tumba es una evidencia irrefutable de que sus afirmaciones eran verdad y que era Dios hecho hombre. Es decir, el poder de resucitar solo lo posee Dios. Nadie más. Si alguien más poseyera dicho poder tendríamos que rendirnos en adoración ante dicha persona. Por ejemplo, los siguientes dos pasajes nos demuestran que el poder de la resurrección lo tiene el Padre, el Hijo y el Espíritu:

Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida
para volverla a tomar.
Nadie me la quita, sino que yo
de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla y
tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento
recibí de mi Padre.
Juan 10:17-18.

Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a
Jesús está en vosotros, el que levantó de los muertos
a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos
mortales por su Espíritu que está en vosotros.
Romano 8:11.

En este sentido, si el poder de resurrección es una capacidad divina, ¿por qué el dispensacionalismo afirma que el anticristo resucitará durante la tribulación? ¿Por qué aseguran que morirá y volverá a vivir así como lo hizo Cristo?

¿Ves el punto al que quiero llegar? Afirmar que el anticristo tiene poder de resurrección es afirmar que es verdaderamente Dios. Por lo tanto, los textos que LaHaye utiliza para respaldar su hipótesis seguramente están malinterpretados. Fíjate, él no dice que el anticristo fingirá, simulará o engañosamente hará creer al mundo que resucitó. No, él dice que el anticristo morirá literalmente y resucitará literalmente. Prácticamente eso es una blasfemia.

Como afirma Hank Hanegraaff: “aunque la interpretación del Apocalipsis de LaHaye sin duda está motivada por un deseo de ser bíblica, no obstante, erosiona la justificación epistemológica de la resurrección y, por consiguiente, la deidad de nuestro Señor. Si el anticristo pudiera resucitar y enseñorearse de la tierra y el cielo tal como lo afirma LaHaye, el cristianismo no tendría fundamento para creer que la resurrección de Cristo reivindica su afirmación de ser Dios. En una cosmología cristiana, Satanás puede hacer una parodia de la obra de Cristo por medio de “toda clase de milagros, señales y prodigios falsos” (2 Tesalonicenses 2:9), pero no puede realizar los verdaderos milagros que Cristo hizo. Si Satanás posee el poder generador de Dios, él pudo haberse enmascarado como el Cristo resucitado. Además, la noción de que Satanás puede realizar actos que no se pueden distinguir de los milagros genuinos hace pensar en una cosmología dualista en la cual Dios y Satanás tienen poderes iguales y opuestos que compiten por el dominio” (3).

Insisto, el dispensacionalismo no brinda una correcta visión de lo que va a suceder en el futuro.

En octavo lugar, el dispensacionalismo no brinda una correcta visión del futuro porque te dice que habrá una segunda oportunidad.

Debido a que el dispensacionalismo asegura que la Segunda venida será en dos etapas y cada una de ellas estará separada por siete años, muchos predicadores enseñan que si se diera el caso de que tú no te fueras en el rapto y te quedaras a la gran tribulación, “¡no entres en pánico!”, dicen, “habrá una oportunidad más! Solo asegúrate de no dejarte sellar por la bestia y de estar dispuesto a morir por tu fe”.

Incluso una vez tuve en mis manos un panfleto que se titulaba: “Cómo ser salvo después del rapto”. ¿Te imaginas? En este se explicaba que, debido a la desaparición de millones de personas y al comprobar que lo que la Biblia decía era verdad, seguramente quienes se quedarán a la gran tribulación se afirmarán en la fe y tomarán la determinación de morir por el evangelio. Por lo que, citando la Biblia, el panfleto te brindaba consejos de cómo sobrevivir a la persecución venidera y hasta de cómo tener la determinación para ser decapitado por la causa de Cristo.

Lo grave de creer que después del rapto habrá una segunda oportunidad, además de no ser cierto, es que dicha afirmación tiene el potencial de estimular a una vida blanda e indolente en el Señor. “¡Ah, bueno!” he oído a algunos, “entonces si me quedo, ¡ya sé qué haré para salvarme!”

La cuestión es que, si la Segunda venida de Cristo y el arrebatamiento ocurrirán el mismo día, tal cual lo he demostrado en esta serie (leer partes 3 a la 19), entonces no habrá ninguna oportunidad más. El Señor Jesucristo vendrá de una sola vez y ya. No habrá una segunda oportunidad. Él regresará a juzgar a los buenos y a los malos y allí se acabará el presente siglo. ¿Lo ves? No tendrás más chance para ordenar tu vida. Fue por eso que el Señor dijo al final de Mateo 24:

Dichoso aquel siervo a quien, cuando su señor venga,
lo encuentre haciendo así. De cierto os digo que lo pondrá
sobre todos sus bienes. Pero si aquel siervo es malo,
y dice en su corazón: “Mi señor tardará”; y empieza a
golpear a sus consiervos, y come y bebe con los que
se emborrachan, vendrá el señor de aquel siervo el día
que no lo espera, y a una hora que no sabe, y lo azotará
severamente y le asignará un lugar con los hipócritas;
allí será el llanto y el crujir de dientes.

Mateo 24:46-51.

Continúa leyendo la Vigésimocuarta parte.

Notas:

(1, 2) LaHaye, Tim. “Apocalipsis sin velo”, Editorial Vida, Miami, Florida, EE.UU., 2000. Pág. 252 y 258. Si desea adquirirlo vía Amazon este es el link: https://www.amazon.com/Apocalipsis-sin-velo-Spanish-LaHaye/dp/0829720731/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1489174539&sr=8-1&keywords=apocalipsis+sin+velo

(3) Hanegraaff, Hank. “El Código del Apocalipsis”. Grupo Nelson, Nashville, Tennesee, EE.UU., 2008. Introducción. Si desea adquirirlo vía Amazon este es el link: https://www.amazon.com/c%C3%B3digo-del-Apocalipsis-importancia-actualidad/dp/1602550379/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1489171330&sr=8-1&keywords=hank+hanegraaff+apocalipsis

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

La crisis actual de la música cristiana (Novena parte)

Ocho áreas en crisis del ministerio musical. Esta