Cantando nuestras propias canciones (Octava parte)

Cantando nuestras propias canciones (Octava parte)

- en Cantando nuestras propias canciones
1165
4


foco3Más ideas para comenzar a cantar lo nuestro

La última vez mencioné cinco ideas prácticas para comenzar a cantar canciones confeccionadas por nuestros propios compositores. Hablamos de hacer y ampliar una invitación, definir un perfil, cumplir el ofrecimiento y animar a la congregación a componer. En esta entrada presento cinco recomendaciones más que le pueden servir. Veamos:

No se desborde.

Cuando comience a estimular la composición de cantos en su iglesia local, por favor sea sobrio. No se desborde. Menciono esto porque puede ocurrirle que sean tantas y tan buenas las canciones que estén escuchando y llegando a sus manos, que quieran comenzar a cantar cada domingo puras canciones nuevas. ¡Tenga cuidado! Eso puede resultar en detrimento de la adoración congregacional. Escojan ´la mejor de las mejores´ para que debute en la lista de cantos del director de adoración. Yo recomiendo que estrenen una canción cada cuatro o seis semanas. Sólo una, mientras simultáneamente utilizan canciones de otros ministerios musicales dentro de su repertorio. Otros quizá prefieran cantar más en ese período de tiempo. Está bien, pero tenga cuidado. Administre bien su celo por innovar.

Por otro lado, no seda tan fácilmente a la tentación de grabar un disco de música cristiana cuando comience a recibir las canciones. Muchos, al ver tal caudal de creatividad, piensan que es la voluntad de Dios que graben un disco de alabanza y adoración congregacional. Yo no digo que no lo sea, pero le animo a que busque seriamente a Dios sobre ello y luego decidan. Que el caudal de creatividad no sea la razón por la cual grabar, sino porque están experimentando un mover de Dios en adoración que es digno de mostrar a las naciones.

No se desanime.

Aunque las recomendaciones que hasta el momento he proporcionado han estado enfocadas al lado positivo de la recepción de canciones, también existe la posibilidad que no reciban casi nada cuando comiencen a invitar a los miembros de la iglesia a que las muestren. ¡Eso también puede suceder! El caudal de creatividad está supeditado al número de compositores amateurs con que una congregación cuenta. En este sentido, entre más grande el número de miembros de una iglesia, más probabilidades de que hayan más compositores. Lógicamente, entre menos miembros, menos escritores. Aunque esta regla no está escrita en piedra, por lo general se cumple. Sin embargo, no se desanime. Insista e invite a todo mundo a presentar sus canciones, que sino es en este momento, en el mediano plazo y a medida que la obra local vaya creciendo irán surgiendo personas que le mostrarán canciones con potencial para ser cantadas en público.

Capacítelos.

Provea recursos a los compositores de su iglesia o a quienes muestren interés por aprender a hacerlo. Sean miembros del equipo de alabanza o miembros de la congregación, sugiérales, cómpreles o présteles materiales que les ayuden a crecer en su vida como escritores. Recomiéndeles sitios en Internet que puedan consultar (¡El de la Aventura de Componer punto com!). Patrocíneles clases, talleres, clínicas o congresos de capacitación sobre música o sobre cómo escribir canciones. Vamos, no escatime este esfuerzo. ¡Invierta en ellos! Se dará cuenta de que al hacerlo experimentará una de las satisfacciones más grandes que una persona puede tener en la vida: contribuir al crecimiento del prójimo.

¡Haga un concurso!

¿Qué tal si hace un concurso de composición? A veces a la iglesia le hace falta creatividad. Piensan que hacer eventos premiados es imitar al mundo. Pero no, no se confunda. El otro día, mi iglesia hizo un concurso de composición junto con la alcaldía de la ciudad. Como el alcalde iba a lanzar un programa para mejorar las relaciones entre sus habitantes, llamado: “El buen vecino”, la iglesia se unió a dicha campaña e hizo un concurso de composición. La idea era crear una canción cuyo título tenia que ser: “El buen vecino” y el premio sería $100.00 en efectivo. Aunque solo participaron cuatro personas, el resultado fue extraordinario. Quienes se inscribieron crearon canciones muy bien hechas y muy creativas.

¿Qué tal si usted hace lo mismo? ¡Quizá hasta pueda unirse a otras iglesias para realizar el evento! Por eso, establezca un tema sobre el cual componer, elija un equipo de evaluadores y aunque no ofrezca dinero en efectivo como primer premio, puede recurrir a miembros de la iglesia o ministerios en la ciudad para que colaboren con usted con premios sorpresa para los ganadores.

No estorbe.

Lo peor que una persona puede hacer con un compositor o con un aspirante a serlo, es no creer en él. Hay muchas formas de manifestar esa actitud. Por favor… ¡Evítelas! Nunca se burle de la canción de alguien. Nunca le diga a alguien que jamás llegará a ser un buen escritor. Nunca haga gestos de desprecio cuando alguien le muestre su canción. Una aclaración: No le estoy diciendo que mienta. Si la canción de alguien no es buena y necesita mejorarla, hay que decirle la verdad en amor. Pero tampoco sea grosero y aplaste el llamado en el que alguien ha comenzado a caminar. Crea en ellos, anímelos, dedíqueles tiempo para escuchar sus canciones y déles palabras de aliento. No destruya lo sueños de alguien que muy probablemente se convertirá en un gran compositor en esta generación.

Por último, seguramente hay más ideas creativas para estimular la composición en la iglesia local. Esta lista no pretende ser exhaustiva. Está abierta para añadir aquellas que se puedan implementar y así comenzar a favorecer la innovación saludable en nuestras congregaciones.

Continuará…

4 Comentarios

  1. Muy buenos puntos, empezaré a motivar a gente de mi iglesia tambien a que escriban canciones.

    Gracias por este blog.

  2. TE FELICITO NOEL!! por tus aportaciones, ya que es necesario expresarle a DIOS lo que hay dentro de nuestro corazon y no estar esperando que otra persona componga y grabe una cancion para poder adorar a DIOS, muchas veces hay canciones que nos tocan el corazon al escucharlas y es ahi donde podemos ver lo que queremos decir a DIOS, la intimidad con DIOS es lo mas importante para poder componer una cancion ya que tenemos que expresar lo que hay dentro de nuestro corazon para poder impactar la vida de los demas. Nuevamente te felicito NOEL segui adelante DIOS te recompensara tu servicio a EL muchas Bendiciones y que todo te salga bien en tu produccion.

  3. Noel, gracias, me dio gusto saber que estas al pendiente de todos los que entramos en tu pagina, eso le da un toque calido a la pagina, y es muy bueno saber que se cuenta contigo para cualquier duda, gracias, hasta ahora me siento muy motivado a componer y espero en Dios hacerlo bien,,,

    gracias otra vez Dios te bendiga

  4. Están muy buenas sus enseñanzas. Lo felicito, hermano. Yo escribo canciones también, y me gustaría en un futuro cercano poder cantarlas en la congregación. Oro siempre a Dios por eso. Al principio escribía las letras, porque no sabía ponerles la música. Pero luego, con el tiempo pude llegar a hacerlo; y aún las puedo tocar en el teclado. Ya con eso sólo, me siento muy bendecida por el Señor. Imagínese si las pudiera llegar a cantar en la iglesia…me sentiría más que bendecida. Dios lo bendiga y lo siga usando grandemente.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Qué tipo de directores de adoración estamos formando?

Hace unos días Infobae presentaba una noticia que