Cantando nuestras propias canciones (Cuarta parte)

Cantando nuestras propias canciones (Cuarta parte)

- en Cantando nuestras propias canciones
1115
5


ceguera3¿Por qué no cantamos lo nuestro?

La vez pasada vimos tres razones por las cuales no cantamos lo que nosotros mismos componemos. Hablamos de la comodidad, la ceguera y la alienación. En esta entrada hablaremos de las últimas dos razones que a mi manera de ver obstaculizan que como iglesia local cantemos lo que nuestros compositores están escribiendo.

Incredulidad.

Otra razón es la incredulidad. No creemos en lo que nuestra propia gente hace. Esto tiene que ver también con un nivel de alineación que muchos inconcientemente padecemos. Pensamos que lo que se hace en otros países es superior a lo que producimos en el nuestro. Que lo que otras congregaciones hacen está arriba de lo que nuestra propia iglesia hace aquí abajo. Somos incrédulos ante lo que nosotros mismos producimos y no creemos que nuestros talentos tengan tanto valor como el de otros. Por lo tanto, los menospreciamos.

Como usted bien sabe, pensar así no está bien. Es decir, seguramente todos necesitamos mejorar, pero el hecho de que a alguien de su congregación aún le falte perfeccionar su talento no significa que no haga cosas de valor. A veces lo que sucede es que «tiramos el agua de la bañera con el bebé» y no solo el agua, como debería de ser. El hecho de que como iglesia nos falte mucho por recorrer en cuanto al tema  musical debería estimularnos a crecer en excelencia y a superar nuestros propios estándares de calidad. No a estancarnos y quedarnos de brazos cruzados menospreciando a nuestros hermanos con capacidades creativas y prefiriendo lo de afuera. Es mejor tener equilibrio. Comenzar a tomar lo mejor de ambos lugares y seguir adelante.

Por eso, un pilar fundamental para que una congregación use las composiciones de sus mismos miembros, es creer en ellos. Si no creemos, ni siquiera apartaremos tiempo para escuchar sus trabajos; mas si lo hacemos, entonces vamos por buen camino. Creer en el talento de nuestros propios hermanos es vital para una iglesia que espera ir en pos de una expresión musical con identidad propia.

Cultura.

La última razón que viene a mi mente del por qué no cantamos lo que nuestros propios compositores están escribiendo, es una razón cultural. Seamos francos, la mayoría de ciudadanos en nuestros países (en Centroamérica) no valoran las artes. El aprecio por las ramas artísticas no se inculca constante y sistemáticamente en el hogar y a través de la educación escolar. Aunque sí se enseña desde la infancia, la mayoría de veces dicho énfasis se interrumpe (o disminuye) en algún momento del proceso educativo para darle prioridad al aprendizaje de otras ramas del conocimiento. Es decir, no se discipula completamente a los niños hasta llegar a la adolescencia, sólo cuando son pequeños. Después ya no. Cuando sí se hace es debido a padres de familia y escuelas que saben lo trascendental que son las artes para sus hijos y estudiantes. Por lo tanto, desean plasmar en ellos dicho valor. Lastimosamente, esto último es la excepción.

En este sentido, el analfabetismo artístico de la sociedad ha permeado el seno de la iglesia. Todos somos producto de nuestro hogar y de la educación que recibimos. Por eso, no es de extrañarse que la mayoría de miembros de nuestras congregaciones simplemente manifiestan lo que ya son. No tenemos cultura musical ni artística. Por lo tanto, ella está ausente en la vida de la iglesia local. Probablemente este también sea otro factor por el cual no valoramos la creatividad de nuestros propios escritores.

Continúa…

5 Comentarios

  1. Noel: sobrino amado! lei con mayor detenimiento los últimos artículos y creo que habría que pensar en una forma de escribir y cantar lo nuestro pensando en nuestra falta de cultura musical… Espero que lo trates más adelante…Algunos cantos que yo he compuesto se cantan en la iglesia y la gente no sabe que yo los hice y la unica forma de hacerlo es a base de repetición pues no tengo manera de grabar, ni de escribir musica… (no sé hacerlo)
    Sigue adelante!!! Voy a reenvier tu correo a otros músicos más!

  2. Marinella Arrué

    Que bueno que estas compartiendo tus vivencias con está aventura en la cual el Señor te ha entregado un hermoso talento ……………….sigue adelante !!

  3. Me gustó tu blog. Gracias por compartir tus experiencias como compositor. Estoy segura que serás de gran inspiración para otros que tienen este don. Y por otro lado, espero lleguemos a escuchar MUCHAS de tus composiciones.

  4. Martha de Berberian

    Me gusta el diseño de tu sitio, el teclado del piano y la mano que escribe. Los colores muy buenos.
    No soy compositora (aunque amo la música), soy autora de varios libros como La Mujer y su Ministerio, Enseñando con Eficacia y el libro Como Ser Escritor. Considero que el capitulo 11 sobre escribiendo la columna te pueda servir de motivacion, aunque te digo sinceramente, tus breves artículos en el blog estan muy buenos.
    Dios te bendiga.
    Martha Saint de Berberian
    Ediciones Sa-Ber
    Guatemala

  5. Rene Dominguez

    a veces hace falta gente de tu medio que te motive, mentores.
    te animo a que sigas adelante, en esta tarea de re-educar a generaciones de compositores. «La verdad nos hara libres».
    Gracias!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Qué tipo de directores de adoración estamos formando?

Hace unos días Infobae presentaba una noticia que