La canción de Noé

La canción de Noé

- en Cine, películas y reflexiones
2114
1


Mis apreciaciones sobre la película.

Después de publicar el artículo Películas y canciones (Segunda parte) algunos lectores del blog y otros más de Facebook pensaron que yo estaba uniéndome a la campaña de boicot contra el film “Noé”. Algunos hasta expresaron su disgusto conmigo debido a que vertí mis opiniones relacionadas a lo anti-bíblico del guion. Sinceramente nunca me uní a tal causa ni pretendí desanimar a nadie, simplemente expresé mi pensar sobre una película que falsamente se estaba anunciando como apegada al relato bíblico.

Pienso que uno de los grandes desatinos de “Noé” fue la campaña publicitaria que Hollywood montó a través de astutos tráileres con los cuales quiso vendernos “gato por liebre” presentando escenas seleccionadas que aparentemente respetaban el texto bíblico y que no ofendían al sector cristiano. Como agravante el director del film, Darren Aronofsky, declaró meses antes del estreno que la película se apegaba al mensaje de la Escritura, afirmación de la cual se retractó pocas semanas previo al estreno mundial debido a la avalancha de críticas que comenzaron a surgir.

En mi opinión, si el disgusto de los cristianos es a causa de esta doble moral de los promotores del film, su malestar es justificable y hasta me uno a ellos; sin embargo, el cristiano objetivo y que sabe valorar el arte podría ver la película como lo que es: una obra de arte. ¡Allá cada quién si le agrada o no! Pero como obra de arte seamos honestos: la película está excelentemente elaborada.

¿VERDAD O FICCIÓN?

A muchos de quienes crecimos desde pequeños en el evangelio se nos enseñó a ver el relato de Génesis 6-9 como una historia real, es por eso que sentimos un gran respeto por la narración del diluvio universal y el personaje de Noé. Lamentablemente hay evangélicos que ven esta historia como una fábula o leyenda que fue incorporada a las Escrituras y no como un evento que pasó en un momento determinado de la historia. Por lo tanto, cuando Hollywood inició el manoseo del relato para llevarlo a la gran pantalla pensaron: “¡qué importa! ¡De todas formas es una fábula!”

¿Ah, sí?

El problema con esta forma de pensar es que donde ellos ven un cuento de niños, el Señor Jesucristo vio una historia verídica, al punto de afirmar que “como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37), lo cual fue como decir: “Tan cierto como sucedió todo lo que el libro de Génesis describe sobre el tiempo de Noé, tan cierto será lo que sucederá en el futuro antes que yo regrese por segunda vez a la Tierra”.

La  mayoría de cristianos que afirman que la historia de Noé nunca ocurrió no se dan cuenta que aseverar tal cosa es decir tácitamente que la segunda venida de Cristo nunca ocurrirá.

En este sentido, quienes vemos el relato de Noé como un hecho histórico francamente nos incomoda que se desdibuje el mensaje central de una narración y un personaje tan importante para convertirlo en una fábula mágico fantasiosa cuyo fin principal es enriquecer los bolsillos hollywoodenses. Es cierto, muchos han expresado su rechazo al film en tono fanático; sin embargo, eso no exime de culpa a la industria por haber querido vendernos un film como bíblico cuando realmente no lo era.

NO ME GUSTÓ, SÍ ME GUSTÓ

Cuando salí de ver “Noé” vino a mi mente un par de escenas de Iron Man donde Tony Stark se concentra en diseñar ya sea la última versión de su armadura o las remodelaciones al nuevo edificio de Stark Industries. Si recuerda, cuando hace eso de su mesa de trabajo emergen los planos en holograma que pretende modificar y con simples movimientos de mano quita lo que quiere quitar y deja lo que quiere dejar. ¡Algo así haría yo con “Noé”! Si tuviera el diseño en holograma del film quitaría lo que no me gustó y dejaría lo que sí me gustó.

Por ejemplo, no me gustó la alusión a la piel de la serpiente como amuleto que los hijos de Adán debían preservar de generación en generación. Primero aparece en posesión de Lamec (padre de Noé), luego en posesión del villano de la película (Tubal Caín) y al final en posesión de Noé después de recuperarlo. Como todos sabemos, la serpiente representa a Satanás, o sea, este elemento de por sí le dio un tono siniestro a ciertos momentos de la trama. Por otro lado, sí me gustó cómo en varias ocasiones se hizo alusión a la caída de Adán y Eva como desencadenante de la maldad de la raza humana conforme lo describe claramente el libro de Génesis.

No me gustó el protagonismo de los ángeles caídos tipo Transformers durante todo el film que ayudaron a Noé a construir y a proteger el arca, y que al final se auto redimen para irse de vuelta al cielo. Una vez más este elemento le da un tono siniestro a la narración principalmente si sabemos quiénes son estos seres en la vida real. Por otro lado, sí me gustó que Aronofsky se apegara el texto bíblico para diseñar el arca que usaron para la filmación, que si bien no la construyeron entera, sí cierta sección a modo de que sirviera para filmar con los actores mientras el resto se diseñó por computadora. ¡Fantástico!

No me gustó el tipo de Noé que Aronofsky ideó: un sicópata paranoico que poco a poco fue manifestando una naturaleza infanticida. Donde la Biblia nos habla de un hombre recto, justo y lleno de fe, la película presenta a un perturbado mental que pensó que ellos serían la última generación sobre el planeta. Del otro lado, sí me gustó Naameh, quien en el film es la esposa de Noé. Devota a su esposo, amante de sus hijos e interesada en el futuro de ellos, fue la pieza de equilibrio dentro de esta familia que al final se fragmentó.

No me gustó que el villano de la película, Tubal Caín, se escabullera como polizón dentro del arca, que aunque a través de este recurso Aronofsky quiso crear tensión en las escenas donde ya todos están dentro de la embarcación, pienso que pudo haberse ideado una línea narrativa que creara esa misma tensión pero de otro modo mientras naufragaban. Por otro lado, me fascinó la recreación del cataclismo mundial. La forma en que se dio la inundación, los efectos especiales y el arca naufragando nos brinda una noción de cómo pudo haber sido el diluvio universal.

Sinceramente lo que más me gustó fue enterarme por medio del blog del pastor Sergio Fratti cómo la gente se ha volcado a la Biblia para conocer de primera mano la historia de Noé. Fratti, citando al Christian Post, dice:

«En los días después de que Noé llegará a los cines, las personas que entraron a leer la historia de Noé en Génesis 6 aumentaron aproximadamente el 300% en EE.UU. y un 245% a nivel mundial en YouVersion, informó YouVersion  en Twitter el martes pasado. Las visitas a la historia de Noé en Génesis 6-9 en la página de la Biblia en Línea de la  Bible Gateway vieron un aumento del 223% con respecto al fin de semana anterior, tuiteó Bible Gateway el jueves pasado» (1).

LA CANCIÓN DE NOÉ

Según el film de Aronofsky, al inicio de la historia Noé y su familia migran en busca de Matusalén pero en el trayecto encuentran los cadáveres de un grupo que fue atacado por vándalos asesinos. Mientras caminan entre los cuerpos hallan a una niña, Ila, que sobrevivió al ataque y a quien de inmediato adoptan como hija.

Después de que los ángeles caídos intervienen para defenderlos de los vándalos que aún merodeaban la zona, la familia pasa la noche en un lugar donde Ila le pide a Noé que le cante una canción debido a que no podía dormir. Recordando a su propio padre, Noé la arrulla cantándole:

Subiendo ya la luna está
tu padre ve por ti
y como viento protector
te arropa al dormir.

Tu padre es el viento fiel
que murmurando está.
Te envuelve al soñar.

A punto de terminar el film, después de dos horas de drama y de vencer a Tubal Caín, Noé sube a la parte superior del arca para asesinar a sus nietas gemelas que acaban de nacer. Cuando Ila ve que Noé se acerca y que las niñas en sus brazos lloran descontroladamente le pide un último deseo antes de consumar el infanticidio. Le suplica que le permita calmarlas y de inmediato Ila canta aquella canción que Noé le cantó de pequeña para arrullarla. En ese momento Noé recuerda el cariño de su padre cuando le susurraba la misma melodía y desiste de su locura.

Sí, es cierto, el “Noé” de Aronofsky dista mucho del Noé de la Biblia; sin embargo, me pareció interesante que incluyera dentro del guion el efecto que puede tener una canción en un corazón endurecido.

Noel Navas.

Notas:

(1) Tomado de: //sergiofratti.com/la-fantasiosa-pelicula-noe-de-la-decepcion-a-la-expectacion/

1 Comentario

  1. Que tal Noel, me parece atinado tu comentario.Igual la vi junto a unos familiares, luego de haber leido todos los comentarios a favor y en contra. Definitivamente es como dices, hay cosas que estan fuera de orden, como tambien otras que pueden ser rescatables. Excelente articulo.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder