Cocinando canciones (Segunda parte)

Cocinando canciones (Segunda parte)

- en Cocinando canciones
1590
5


Componer es como cocinar.

La vez pasada vimos las tres primeras similitudes entre el arte de escribir canciones y el de cocinar. En esta oportunidad veremos las últimas dos.

Cuarto: para cocinar usted debe invertir tiempo.

Todo aquel que desea aprender a cocinar debe dedicar tiempo a la tarea, principalmente si va a estudiar para chef. Tengo un amigo que viajó a Europa a estudiar ocho años para convertirse en uno. Cuando supe que se había ido me sorprendí y dije: “¡Wow! ¡Eso eso sí que es bastante tiempo!” Bueno, en la composición de cantos sucede igual. El nivel de destreza que usted quiera adquirir va a ser directamente proporcional al tiempo que tendrá que invertir. Ahora, con esto no quiero decir que se vaya a estudiar la carrera de Composición y Arreglos a una universidad en Estados Unidos o a Europa. No, simplemente quiero concientizarlo de que aunque es cierto que “cualquiera puede componer” aprender requiere tiempo. Y usted tiene que estar dispuesto a invertirlo.

Para comenzar debe estar dispuesto a leer. Sí, a leer. Usted necesita libros para crecer en este arte. No sólo sobre composición, sino también sobre poesía, libros de temas cristianos, novelas, revistas, periódicos y sobre todo: La Biblia. Cuando hablo de leer la Biblia no me refiero a leerla superficialmente de vez en cuando o solo con la intención de usar algún texto para componer. No, me refiero a tener el hábito diario de leerla, estudiarla, meditarla, memorizarla y principalmente: obedecerla. La Biblia es el principal libro del compositor. Por lo tanto, priorice convertirse en un estudioso de las Escrituras y más que estudioso un “hacedor de la Palabra” como enseña el libro de Santiago.

Además de leer, capacítese. Según su nivel de compromiso sería bueno que se inscribiera en algún curso de composición que brinden en las escuelas de música de su ciudad o por lo menos en algún taller o clínica que aborde el tema. Aquí en La Aventura de Componer ofrezco capacitaciones en forma de talleres presenciales o en línea. Para más información por favor consulte las secciones: ¡Talleres de Composición! o ¡Talleres de Composición vía Skype! ¡Todos los Talleres son gratuitos! Estos pueden constituirse en buenos recursos para que usted aprenda a cocinar canciones.

Aunado a las lecturas y capacitaciones que debería tener, usted debe dedicar tiempo a escuchar mucha música. ¿Quiere aprender a componer como los grandes compositores que admira? Estudie sus vidas y sus canciones. En ellas hay claves importantes que le pueden dar pistas sobre cómo escribir buenas canciones. De preferencia escuche a los grandes compositores que la iglesia cristiana ha producido y que actualmente está produciendo. Sus vidas ejemplares y sus maravillosas canciones contienen tesoros que pueden enriquecer su andar como compositor. Por otro lado, no sería mala idea estudiar ocasionalmente a los grandes compositores que hay en el mundo. Con esto no estoy otorgando una licencia para comprar música secular a diestra y a siniestra. No, simplemente creo que es bueno escuchar música con sabiduría y criterio. En este sentido y como un intento de enseñarle a analizar sabiamente este tipo de música Un Mensaje a la Conciencia me ha autorizado publicar la serie: Las mejores canciones de Latinoamérica como modo de incentivar el sentido crítico de los lectores del blog. Desde mi punto de vista lo que nuestro hermano Carlos Rey hace en cada programa de analizar cada una de las canciones y obtener algún valor moral es un modelo que bien podríamos imitar cuando se nos presente la oportunidad de escuchar música de compositores que no son cristianos.

En fin, para hacer todo esto que he mencionado requerirá tiempo. Tiempo para leer, estudiar y escuchar. Pero también, cuando hablo de invertir tiempo me refiero a tener paciencia. A escribir canciones no se aprende de la noche a la mañana. Es un proceso, que si bien es una Aventura, es largo. Y a veces implica algunas semanas antes de dar con la primera canción inédita hecha por usted mismo. ¡A veces más! Puede ser que lo haga antes, cómo desearía que fuera así; sin embargo, independientemente del tiempo que tarde en escribir su primera canción, le aseguro que mientras usted mantenga un espíritu paciente mezclado con un ardiente deseo de aprender la Aventura de Componer le causará tantas satisfacciones como las que un chef experimenta cuando sus comensales lo felicitan por el extraordinario banquete que ha servido.

Quinto: para cocinar usted debe de encontrar su propio camino.

Todo chef puede testificar de lo siguiente: Los grandes platos de comida se crearon en base a la creatividad y la espontaneidad. No necesariamente siguiendo una receta. Sí, seguir las formulas que otros han dejado escritas es bueno, así comenzaron todos; sin embargo, va a llegar un momento en su vida que va a tener que dejar de lado las recetas y encontrar su propio camino para escribir canciones. Claro, hay principios universales que se pueden usar para componer, pero usted debe adquirir su propia identidad si es que espera presentar una propuesta musical diferente a la que otros ya han presentado. En este sentido, le recomiendo que no imite. Es bueno estudiar a otros compositores, pero por favor no se convierta en ellos. Usted es usted, ellos son ellos y usted no es ellos. Desarrolle su propia filosofía de composición, bíblica por supuesto, y encuentre su propia forma de inspirarse y escribir. No componga canciones al mejor estilo Hillsong o Jesús Adrián Romero porque son los que más están pegando. Si usted ya compone parecido a ellos porque ya lo hacía desde antes, ni modo. Pero si lo piensa bien es mejor desarrollar la propia personalidad. No haga las cosas porque están de moda o porque es lo que más vende. No, eso no agrada al Señor. Sea lo que haga realícelo porque usted verdaderamente lo disfruta y va con su propio llamado e identidad musical.

Por último, cuando escriba canciones intente que sus letras aborden temas que para usted son relevantes y no porque son los tópicos de siempre y que sabe que la gente consume. Vamos, no sea un ´eco´, sea una ´voz´. Componga sobre temas que otros aún no han compuesto. Ahora, si por alguna razón llegara a escribir sobre temas que otros ya trataron está bien, pero hágalo desde una nueva perspectiva, fresca y diferente. Por favor: ¡escriba sus propias recetas! No las copie.

Para terminar le comparto algunos pensamientos que vinieron a mi mente cuando estaba escribiendo los símiles entre la cocina y la composición:

“Una buena canción, una buena comida”.

Una buena canción es como una buena comida… ¡Requiere ingredientes frescos!
Una buena canción es como una buena comida… ¡Debe elaborarse bien!
Una buena canción es como una buena comida… ¡Requiere esfuerzo!
Una buena canción es como una buena comida… ¡Todos la quieren sentir!
Una buena canción es como una buena comida… ¡Deleita el paladar!
Una buena canción es como una buena comida… ¡Causa placer!
Una buena canción es como una buena comida… ¡Nutre el alma!
Una buena canción es como una buena comida… ¡Se quiere volver a repetir!
Una buena canción es como una buena comida… Se desea que otros la prueben.
Una buena canción es como una buena comida… ¡Todos la quieren llevar a casa!

Continúa…

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: Ahora que he presentado las 5 similitudes entre la cocina y la composición, ¿qué opina en conjunto sobre ellas? ¿Cuál es la que más llamó su atención y que estimuló su forma de pensar?

5 Comentarios

  1. NOEL
    Gracias por haber pasado por El Ojo Protestante, porque así pude llegar a tu casa.
    Te cuento que, aunque ahora ando alejado de los pentagramas, he escrito música durante años.
    Agregaré este espacio a la sección de Arte & Cultura de mi blog
    Te envío un abrazo desde Buenos aires, Argentina
    Dany

  2. DANIEL: Gracias Daniel, siempre visito tu blog, es de mi blogs obligarios de visita, jeje, ¡en serio! Yo tengo una serie de alrededor de 10 blogs que visito semanalmente porque sé que de ellos puedan extraer nutrientes para mi mente y corazón, bueno, «El ojo protestante» es uno de ellos.
    Qué honor que me visites mano. Ojalá podamos seguir en contacto. ¡Dios te bendiga!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. El honor es todo mío
    ¡Bendiciones!

  4. Hola Noel!!! Pues de los cinco puntos el que mas impacto me provoca es el último, y es que puede ser una trampa en la que facilmente podemos caer como compositores amateur, pues lo que sabemos, lo sabemos porque lo hemos oído en los discos cristianos que han caído en nuestras manos, por lo cual es muy facil de pronto estar componiendo con el estilo de Marcos, o de Jesús Adrián, pero aquie es donde esta el reto para todos nosotros ENCONTRAR NUESTRO PROPIO CAMINO!!! Dios te bendiga hermano!!

  5. ADONYS: Efectivamente, ese es el desafío, encontrar nuestro propio camino. Dios nos ayude a tener el dicernimiento para encontrarlo y no imitar como tantos lo están haciendo.

    Gracias por comentar.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Duodécima parte)

En la entrada anterior, comencé a intentar responder