Cómo elaborar listas de canciones (Segunda parte)

Cómo elaborar listas de canciones (Segunda parte)

- en Cómo elaborar listas de canciones
2364
9


Listas de cantos 210 Principios que pueden ayudarle en esta tarea.

En el artículo anterior comencé a hablar de la elaboración de listas de cantos. Expliqué El principio de los índices, el primero que puede serle útil en la elaboración de ellas. Finalicé enfatizando que alguien debe elaborar los índices, que estos no aparecerán por arte de magia sino que alguien debe entregarse a la tarea de hacerlos. Según la cantidad de canciones del repertorio del equipo de alabanza así será de ardua la tarea de confeccionar cada índice; sin embargo, créame, tenerlos le ayudarán como no tiene idea cuando llegue el momento de elaborar su lista y planificar el tiempo de adoración congregacional. He aquí otros principios.

2. El principio de la sensibilidad.
“Cuando elabore su lista de cantos hágalo en actitud de oración”.

Todo el quehacer del equipo de alabanza debería estar bañado con oración. Elaborar la lista de cantos no debe ser la excepción. Pedir al Señor su guía y dirección en cuanto a este tema no viene de más. Cuando somos iluminados por el Espíritu a incluir ciertas canciones significa que algo especial sucederá en la reunión sino en algunas personas que necesitan alabar y adorar con dichas canciones.

Como las listas de cantos deben ser elaboradas con una semana o algunas semanas de anticipación, ¿quién mejor que el Espíritu Santo para saber qué es lo más adecuado para cantar en las reuniones que se avecinan? Debemos aprender a depender del Señor, a recibir su guía y a actuar en fe conforme a lo que creemos percibir de él.

A veces esta guía viene a través de una idea o un deseo ardiente por enfatizar ciertos temas por medio de la alabanza. Puede ser que mientras usted adora en privado tenga una fuerte impresión de la majestad de Dios y eso signifique que durante la próxima reunión usted deba cantar canciones que exalten a Dios como Rey de reyes. Quizá mientras estudia los evangelios en su habitación le impresione el carácter bondadoso de Cristo y esa podría ser la idea alrededor de la cual usted construirá su lista de canciones.

Cuando pretenda sensibilizarse a la guía de Dios por favor no sobre espiritualice el proceso. Si usted tiene una vida devocional continua y acude a la Palabra a diario tenga por seguro que la guía del Señor estará con usted cuando escoja las canciones de su lista. En ocasiones bastará el sencillo sentir del corazón para dejarse llevar por la emoción de cantar ciertas canciones.

Cuando hablo de no sobre espiritualizar me refiero a que no espere escuchar una voz audible que le dictará las canciones ni tampoco a que una mano angelical escribá sobre la pared de su cuarto los títulos. No, estoy hablando de ser sensible al sentir que haya en su corazón, de su pastor y el del equipo. De este modo podría partir para escoger deliberadamente cierto tipo de cantos.

Consultar con su pastor puede ser una buena estrategia para seguir el sentir del Espíritu ya que él sabe hacia qué lugar quiere conducir la próxima reunión dominical. Si usted estudia Apocalipsis capítulo dos y tres notará que el Espíritu Santo habla a su iglesia a través de sus “ángeles”, mejor dicho: enviados. En este caso: los pastores.

Muchas veces el Señor tiene una palabra en particular para la congregación y la habla primero a los pastores. Por eso consultar con ellos el énfasis de la reunión podría ser una excelente forma de alinearse al sentir del Espíritu y de este modo escoger las canciones con las cuales adorarán en la congregación. Converse mucho con su pastor, esté atento al Señor en oración y aprenda percibir qué canciones son las más apropiadas para ministrar el domingo por la mañana.

Hablando sobre composición de canciones habrá ocasiones en las que no encontrará una canción apropiada para la reunión que se avecina. Por lo tanto, ese el momento de armarse de valor y animarse a componer junto con todo el equipo de alabanza. Una carga que yo siento en mi corazón y por la cual abrí este espacio en Internet es animar a las iglesias locales a cantar lo propio. A mi modo de ver es lamentable que habiendo compositores entre sus filas no se animen a cantar lo que ellos mismos están confeccionando. Por eso le animo a que periódicamente se atrevan a incorporar dentro de la lista de cantos canciones propias y de este modo contribuir al sentir que perciben del Espíritu para su congregación.

Por último, no olvide que la sensibilidad se aprende. No piense que después de leer estos párrafos usted será un notable receptor de la guía divina al punto de reflejarlo en sus listas de cantos. No, la sensibilidad se desarrolla poco a poco y con la práctica. Por lo tanto, no exagere y permítase equivocar. Nadie es perfecto, pero sí perfeccionable. Además, a lo que Dios más le importa no es tanto qué canciones como equipo de alabanza cantaremos sino más bien que sea lo que sea que cantemos lo hagamos con el corazón.

3. El principio del tema.
“Elabore sus listas de cantos con un tema en mente”.

Como dije antes el tema o énfasis de su lista de cantos podría definirlo desde su devocional personal o derivarlo de conversar con su pastor. Lo importante de este punto radica en que al escoger un tema su lista tendrá una brújula que seguir. Un blanco al cual apuntar que llevará al equipo de alabanza y a toda la congregación a un objetivo en común.

Es aquí donde siempre es útil tener un Índice por temas. ¿Recuerda que hablamos sobre eso en la entrada anterior? Si usted elabora ese Índice nunca le faltarán canciones para enfatizar ciertas temáticas durante el tiempo de adoración. Incluso, con el uso y con la práctica usted estará tan familiarizado con dicho Índice que cuando su pastor o un predicador invitado le pidan cantar una canción relacionada a su sermón usted siempre tendrá una canción que cantar. Como una vez me compartió Juan Carlos Alvarado: “Un pastor siempre agradece que el líder de alabanza tenga el canto apropiado para hacer el llamado al altar luego del sermón”.

¿Qué pasa si el pastor le da libertad de elegir un tema y no sabe cuál escoger? ¿Qué pasa si aun orando no percibe en su corazón un tema para su lista de cantos y por lo tanto, para la reunión de adoración? Bueno, cuando uno se topa con ese tipo de bloqueo en lo personal siempre me sirve recurrir a un recurso que llamo: El tema recurrente.

El tema recurrente es un tema que siempre está implícito en los tiempos de alabanza y adoración. Si su iglesia es como la mía la reunión dominical se inicia cantando canciones rápidas y luego canciones de ritmos lentos, ¿verdad? Por eso, cuando no sepa qué tema enfatizar en la reunión recurra a estos temas:

Canciones rápidas: celebración y exaltación.
Canciones lentas: adoración e intimidad.

Parecerá simplista mi propuesta, pero no lo es. El objetivo del tiempo de alabanza es exaltar al Señor y adorarlo en su presencia. Por lo tanto, no se alarme cuando no encuentre un tema. Recuerde siempre lo siguiente: lo importante no es qué canciones cante en la reunión, sino que lo que cante lo cante con el corazón.

No caiga en legalismos al creer que siempre le será fácil encontrar un tema para el culto dominical. No, la verdad no siempre estamos tan sensibles al Espíritu. Es por eso que si le pasara que no sabe qué tema enfatizar celebre su presencia y exáltelo con canciones rápidas, luego adórelo íntimamente con cantos lentos. La fórmula nunca falla. Dichos énfasis siempre se acoplan incluso al tema del sermón del pastor independientemente que usted lo conozca previamente o no.

Un detalle importante dentro de El principio del tema es la sobriedad. En el sentido de que si el tema de la reunión será: “El amor de Dios”, eso no significa que todas las canciones deben llevar la palabra “amor” dentro de las letras. No, usted podría poner solamente dos o tres canciones sobre el amor de Dios dentro de su lista y eso darle sentido de dirección a la ministración. Las demás canciones podrían ser de agradecimiento y exaltación y entre ellas las dos o tres que ya le mencioné que podrían tratar del amor de Dios.

Si en la reunión se hablará de “Misiones y evangelismo” eso no significa que todas las canciones deben hablar de alcanzar las almas y viajar por las naciones. No, sea equilibrado e intercale dentro de su lista de cantos unas dos o tres que hablen de predicar, alcanzar a los perdidos o responder al llamado de Dios. Las demás pueden centrarse en la gratitud por la salvación o en los atributos del Señor como Salvador.

Con lo anterior quiero decirle es que no sature su lista de cantos, sea sobrio.

Continúa…

9 Comentarios

  1. Excelentes principios, y muy oportuno el punto de composicion de cantos al no encontrar el canto perfecto para ministrar juntamente con la predicacion del dia. Me da escalofrio el recordar la manera en q Juan Carlos Alvarado compuso «el borde de su manto», pero como dice, eso se con dedicacion y permanencia constante en la presencia de Dios. Las melodias y letras no escacearan!

  2. DAVID: Excelente comentario, gracias por tu aporte!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Excelentes puntos Noel! El punto 3 creo que es el menos usado por los directores y quizas uno de los más importantes!

  4. DJ: Mano, me parece que sí. Pero tendrías que revisar lo que vienen para ver que son varios los que nos hacen falta considerar. Pero sí, a veces pareciera que no tenemos un tema, un rumbo que seguir.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. Para añadir al punto 3 dejo un link a un artículo en ingles con respecto a La Filosofía de la Musica de Adoracion de la Iglesia Oak Leaf: http://www.heretolead.com/?p=5191

    Bendiciones,

    DJ

  6. Lidia Martínez

    Ayyy hermano, si supiera cuan útil me está resultando su espacio!! resulta que estoy formando parte del equipo que dirige la Adoración de la Iglesia; pero no tengo formación musical y me interesa mucho para apoyar al equipo. Se preguntará que hago allí? estoy acompañándoles en oración!! muchas gracias por su dedicación a instruir a otras personas. Dios compense la obra de amor que realiza.

  7. Hola hermano excelente tema….!!
    Una pregunta espero y me puedas ayudar:
    Yo me congrego en una iglesia bautista! y ahí varias personas que se turnan en la dirección de la alabanza en la iglesia, los cuales ellos mismos eligen sus canciones. El problema se presenta al momento de pasar las canciones! que no las pasan con anterioridad para estudiarlas sino hasta el día de ensayo… y tu sabrás que eso retrasa el ensayo y en fin… tú que recomiendas? hemos intentado que envien las canciones con anterioridad pero nada :/

  8. Hola, definitivamente sí afecta el dearrollo del ensayo. Te invito a revisar la serie: «La iglesia es un karaoke» (en Temas Publicados), principalmente la parte 3, 4 y 5 y verás por qué sí atrasa el ensayo esa manera vuestra de trabajar.

    La manera como trabajan uds. no es la correcta. Si cada director llega al ensayo con su lista de canto y hasta ese momento se le informa a los músicos, vuestros ensayo va a ser (y te aseguro que es) una perdedera de tiempo. Cosa que no pasaría si una semana antes se le informa a los músicos las canciones que deben llevar preparadas.

    Lo ideal en vuestro caso sería hacer un calendario de dirección donde se especifíque qué director dirigirá cada semana, y luego establecer el día en que cada director debe hacer llegar la lista de cantos a los cantantes y los músicos. Simple. Idealmente una semana antes del ensayo. ¿Por qué? Para dar espacio a los integrantes a que lleven las canciones listas. Si les informan uno o dos días antes, no creo que las lleven preparadas.

    Si no hacen esto que te sugerí, no podrán salir del atolladero en el que están.

    Saludos.

  9. Interesante articulo. Denle un vistazo tambien a este articulo que habla de las 6 claves para elegir las canciones de alabanza y adoracion:
    http://blog.laprimeraclave.com/2016/08/29/6-claves-para-elegir-las-mejores-canciones-de-alabanza-y-adoracion/

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie