Cómo elaborar listas de canciones (Tercera parte)

Cómo elaborar listas de canciones (Tercera parte)

- en Cómo elaborar listas de canciones
1999
2


Listas de cantos 310 Principios que pueden ayudarle en esta tarea.

La vez anterior hablé de El principio de la sensibilidad y El principio del tema. No sé si lo notó pero en un momento combiné El principio de los índices y El principio del tema dentro del proceso de elaboración de listas de cantos. Por lo tanto, le animo a que no vea estos principios de forma aislada. Todos y cada uno de ellos se pueden fusionar cuando de planificar la reunión de adoración se trata. A medida que estudie estos principios use su creatividad y vea la forma de combinar algunos principios para facilitar su tarea de elaborar listas.

4. El principio del trabajo en equipo
“Tome en cuenta al equipo de alabanza para elaborar su lista de cantos”.

Aunque a esta altura del tema he hablado del sentir personal y de conversar con el pastor para definir el énfasis de la lista de cantos eso no significa que no se deba tomar en cuenta a los integrantes del equipo de alabanza.

En mi práctica personal consulto con los músicos y cantantes cuando me siento bloqueado mentalmente en cuanto a mi creatividad para escoger canciones para la lista. No suele pasarme, pero me pasa. Principalmente para escoger la canción que cantaremos a la hora de recoger las ofrendas. De paso le menciono que la canción de la ofrenda debe ser parte del proceso de escogitación para la lista de cantos.

¿Uso todas las sugerencias que los músicos y cantantes me dan? No siempre. Cuando pido propuestas de canciones les aclaro que se las pido a manera de sugerencias, que el hecho de que me proporcionen nombres de canciones que les gustaría cantar no significa que las usaré. Siempre les agradezco y felicito por las ideas planteadas pero no siempre las tomo. Lamentablemente como director de adoración tengo una visión específica y un objetivo que lograr con las canciones que escojo y por eso muchas de sus sugerencias no calzan con mi expectativa. De igual forma el ejercicio siempre me resulta útil a la hora de desbloquear mi creatividad.

El director de adoración debe estar abierto a propuestas de canciones para la lista de cantos. Debe estimular a los cantantes y músicos a que sientan la confianza de sugerir, que a pesar de que en algunos casos dirá “no” ellos no deben detenerse de proponer. Siempre las propuestas de los integrantes son útiles.

El caso contrario es el director de alabanza que dice “sí” a todo cuanto le proponen. Eso no está mal si las sugerencias enriquecen la elaboración de la lista, pero si el hecho de decir “sí” a todo se debe a una actitud perezosa porque nunca planea nada para la reunión de adoración entonces el equipo de alabanza está en problemas.

El director de adoración debe modelar liderazgo en la elaboración de listas de cantos. Debe sacudirse la actitud holgazana de hacer la lista durante el ensayo o unos minutos antes de subir a la plataforma. El director de alabanza serio lleva su lista hecha antes del ensayo y si por alguna razón no la ha completado para esa hora entonces solicita la ayuda del equipo para completarla.

Por otro lado, cuando el director de adoración diga «no» a las propuestas que le planteen debe explicar al equipo sus razones, y por qué no, aprovechar para enseñarles a respetar las decisiones. Se lo menciono porque en más de alguna ocasión notará la insatisfacción de algún integrante (sino de varios) por no usar sus propuestas. El músico y cantante maduro no debería molestarse porque no se haga lo que él quiere, sino ver esto como una oportunidad para crecer en sujeción y obediencia a la autoridad.

Un último detalle relacionado al Principio del trabajo en equipo es que el director de adoración debería estimular constantemente a los músicos y cantantes a componer canciones de alabanza y adoración para la iglesia. A mi manera de ver los equipos de alabanza deberían alcanzar ese nivel de madurez en donde no solo interpretan canciones de otros ministerios, sino que componen canciones propias.

Cuando el director de alabanza encuentre compositores entre sus filas debe buscar maneras de cantar las mejores canciones que ellos han escrito. Eso no solo estimula al compositor local sino que enriquece la adoración congregacional ya que están cantando algo que nació en el corazón de uno de los suyos.

Qué grandioso sería que dentro de todas nuestras listas de cantos hubiera siempre por lo menos una canción escrita por alguien del equipo.

¡Algún día!

5. El principio de la introducción
“Comience la lista de cantos con canciones introductorias”.

Cuando hablo de comenzar la lista de cantos con canciones introductorias no me refiero a que el director de adoración deba poner dentro de las primeras canciones algunas que ayuden a esperar a los que llegan tarde o de ritmos lentos a modo de precalentamiento para lo que viene. No, me refiero a que escoja canciones Invitacionales o Determinativas.

¿Qué son los cantos Invitacionales y Determinativos? Por Invitacionales me refiero a canciones que invitan a la congregación a alabar y a adorar. Esos que le hablan directamente a la gente y les animan a expresarse libremente ante la presencia de Dios. Por ejemplo:

Ven, es hora de adorarle.
La casa de Dios.
Etc.

Son canciones que apelan al intelecto y emotividad de las personas y los invitan a expresarse física y emocionalmente ante el Señor.

Por Determinativas me refiero a canciones que implican la decisión del adorador de alabar y adorar al Señor. Son cantos que quien los canta le habla a Dios o se habla a sí mismo manifestando su determinación por exaltar al Señor a pesar de cómo se sienta en ese momento. Por ejemplo:

Viviré para alabarte
Cambiaré mis tristezas
Etc.

A mi modo de ver es una muy buena idea que el primero o los dos primeros cantos de la lista sean introductorios, ya sean Invitacionales o Determinativos. Eso le da sensación de comienzo al tiempo de adoración, pero sobre todo le ayuda a todos los congregados a enfocarse.

Esto lo aprendí de mi amigo Alex Navas, director de adoración de Iglesia del Camino. Cuando él comienza a dirigir la adoración escoge canciones que le ayudan a las personas a enfocarse en lo que han venido a hacer, es decir: a adorar y a exaltar al Señor Jesucristo. Alex logra enfocar a la gente con los primeros cantos intercalando breves oraciones o reflexiones que invitan a todos a dar lo mejor de sí para el resto del tiempo de adoración.

Si se fija bien, los ejemplos de canciones, Invitacionales y Determinativas, que mencioné anteriormente son canciones de ritmos rápidos, no lentos. ¿Por qué?

Resulta que en mi experiencia personal cuando yo dirigía la alabanza en mi anterior iglesia siempre cantaba uno o dos cantos lentos al iniciar y luego seguía con las canciones rápidas. Aunque en aquel entonces no lo hubiera reconocido creo que iniciaba el tiempo de alabanza de ese modo porque en el fondo veía ese espacio como un precalentamiento, para esperar a los tardistas y para dejar el “punch” desde la mitad de la lista de cantos en adelante, cuando todos los hermanos hubieran llegado.

Cuando llegué a mi actual iglesia mi pastor me dio un consejo que cambió mi forma de ver la dirección de la adoración: “Quiero que me des tu mejor canción desde el principio”. Me explicó que debemos exaltar al Señor desde el primer canto con todas nuestras fuerzas y no dejar las mejores canciones (o las que yo creía que eran las mejores) para la mitad de la lista o hasta que llegaran todos los hermanos. Desde entonces yo comienzo la alabanza con mi mejor canto sin importar la cantidad de hermanos que estén presentes. Claro, todos los cantos de mi lista son los mejores cantos para la reunión, pero me refiero a mi actitud. Canto la primera canción como si fuera la mejor de todas, permanezco en ese sentir a lo largo del tiempo de adoración y disfruto cada una de las canciones con las que ministro. Esto me ayuda a ver los cantos introductorios desde la perspectiva correcta y a vivir El principio de la introducción con la actitud adecuada.

¿Significa esto que nunca comienzo los tiempos de alabanza con cantos lentos? No,  a veces puedo hacerlo. El director de adoración tiene la libertad de decidir con qué tipo de canciones comenzar. Él está en su perfecto derecho de escoger el ímpetu inicial; sin embargo, a menos que el Espíritu me guíe a algo distinto sinceramente yo comienzo la adoración congregacional con mucha energía.

Continúa…

2 Comentarios

  1. Hola Papá Noel, a ver que me traes de CR!
    Compa, Punto 4 dio en el punto!
    Los directores de turno deben saber que no siempre se las pueden! Es decir, ser humilde y preguntar!
    Tengo amigos que ya me se sus listas de cantos, porque ponen las mismas! JA!

    Excelente!

  2. DJ: Jajaja, ya te sabes las listas del tipo porque siempre canta lo mismo, je. ¡Saludame a tu director predecible! je.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

¡Adquiere «100 canciones con versos cuestionables»!