Composición espontánea (Primera parte)

Composición espontánea (Primera parte)

- en Composición espontánea
1327
10

Composición espontáneaCómo componer en la adoración pública.

Después de finalizar la serie: Cómo elaborar listas de canciones, donde presenté 10 Principios que en lo personal me han ayudado a elaborar mis listas de cantos, permítame compartir algunos pensamientos relacionados a la composición de canciones espontáneas que pueden surgir en nuestras reuniones de adoración y posteriormente convertirse en canciones estructuradas. Es decir, la serie de artículos que recién expuse no solo pretendían ayudarle en la dirección de la adoración y animarle a incorporar canciones nuevas al repertorio del equipo, sino también que me sirviera de base para enseñarle a cómo abrir espacios para la composición espontánea en la adoración pública. Sí, entre canto y canto de nuestra lista pueden surgir canciones nuevas. Confío que los tips que expondré puedan animarle a componer espontáneamente delante de su congregación.

Una excelente forma de fluir en el espíritu de adoración que debe caracterizar nuestras reuniones es entendiendo que la dirección de la alabanza es como aprender a conducir un automóvil.

Si usted ya maneja podrá recordar que hay dos cosas que un conductor debe dominar cuando está al volante. Uno: los ojos puestos en la carretera, y dos: el uso adecuado del mecanismo vehicular. Es decir, los pedales de cloche, freno y acelerador aunado al cambio correcto de la palanca de velocidades.

¡Lo siento! La dirección de la adoración no es conducir un carro automático.

Cuando uno aprende a manejar se siente la tentación de dejar de ver la carretera para ver la palanca de velocidades y estar seguro que la movió al lugar correcto. Aprender a conducir puede resultar difícil al inicio porque hay mucha información que estar alerta y varios movimientos que estar pendiente.

Con las horas de práctica el aprendiz se preocupa solo de la carretera y adquiere tal dominio de los pedales y la palanca que se despreocupa de dichos mecanismos para concentrarse en lo que realmente importa: la carretera. Es como si el manejo del mecanismo vehicular se convirtiera una segunda naturaleza en el conductor que hasta podría realizarlo sin pensar mucho en ella.

¿Qué le quiero decir con esto? Que la dirección de la adoración es como aprender a conducir un auto. Tenemos dos frentes. Uno: la congregación a la que debemos dirigir en adoración y dos: los músicos, cantantes y la lista de cantos que debemos prestar atención. El director eficaz en el arte de la dirección se concentra en Dios y la congregación y maneja como segunda naturaleza el resto del mecanismo vehicular. Como ya domina el arte de la dirección entonces se concentra en lo que verdaderamente importa: la carretera.

¿Por qué es importante saber esto? Porque si usted no aprende a conducir el tiempo de adoración congregacional no podrá centrarse en el fluir del Espíritu Santo debido a que estará preocupadísimo por el desenvolvimiento vocal y musical del equipo de alabanza. El director de adoración debe despreocuparse de dicho desenvolvimiento para centrarse en aquello que repercutirá en el éxito del tiempo de alabanza. “Tocar el río”, lo llama Bob Sorge.

El problema de muchos equipos de alabanza es que el director, los músicos y los cantantes no dominan su arte al punto de despreocuparse de éste y entonces concentrarse en alabar y adorar fluidamente. Algunos directores están tan estresados sobre la plataforma que se ponen tensos al dirigir y por lo tanto, se apegan estrictamente al guión con tal de no causar una mala impresión a la congregación. Entiéndase por “mala impresión” tocar mal o hacer el ridículo ante los presentes.

Este problema no solo es de los directores, también de los músicos. Algunos no dominan sus instrumentos y por lo tanto, tienden a verlo constantemente para no equivocarse. Al punto que su consagración durante la adoración va dirigida a ejecutar bien los acordes y tocarlos a tiempo que en adorar al Señor.

Los directores de adoración, músicos y cantantes deben aprender a conducir. A que los elementos técnicos de la adoración se conviertan en una segunda naturaleza de la cual puedan despreocuparse y entonces centrarse en adorar profundamente a Dios delante de la congregación reunida.

Aunque pueden haber excepciones a esta regla los equipos de alabanza que tienen más posibilidades que fluir con el Espíritu durante el tiempo de adoración son aquellos que se despreocupan de las letras de las canciones, los acordes musicales y las velocidades rítmicas. Aunque están pendientes de estos elementos su real concentración está en la persona de Dios y la congregación a la que dirigen.

Es cuando el director de adoración y el equipo de alabanza aprenden a conducir el auto de la adoración que pueden transitar los caminos de la espontaneidad en la alabanza. Espontaneidad de donde pueden surgir cánticos nuevos con posibilidades a convertirse en canciones estructuradas.

¿Significa esto que los equipos de alabanza menos diestros no pueden fluir en este tipo de espontaneidad? No, no estoy diciendo eso. Cuando el Espíritu va a inspirar la adoración no le importa si cuenta con músicos experimentados o no, él lo hará y punto. Sin embargo, dominar el arte de la dirección provee más posibilidades de éxito en la espontaneidad que si no.

En las siguientes entradas compartiré algunos tips, testimonios y experiencias que podrían ayudarle a fluir espontáneamente en la adoración congregacional y por ende, aumentar las posibilidades de componer nuevas canciones delante de la congregación.

Continúa…

10 Comentarios

  1. Me gusto Mucho.. me puso a pensar en lo que yo ya habia notado. Muchas Gracias Noel por compartirme este blog tuyo!
    Dios te bendiga y estamos en contacto.

  2. SERGIO: Qué bueno tenerte en el blog, espero que sigas visitando y estudiando los recursos publicados aquí.

    Dtb.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Esto es exelente me gusto y es la realidad gracias noe por compartir conmigo este blog muchas bendiciones. un abrazo!!!

  4. DANNY: Bienvenido al blog, qué bueno que te gustó el artículo. Aun faltan 3 más de esta serie, te esperamos siempre aquí.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. En verdad es interesante y también importante que las congregaciones, pastores y líderes de alabanza, entiendan por la palabra, la responsabilidad e importancia de entregar un tiempo de adoración y alabanza con excelencia.

  6. LEO: Amén Leo, gracias por vistar y comentar. Espero que sigas leyendo las demás partes de esta serie y te desafíe a ti y a tu equipo a ser más excelentes.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. Que buena manera de exponer el tema de la adoración y la importancia que los miembros de los grupos deben darle a esta.
    No solo se trata de tocar, sino de adorar. Si no puedes adorar con tu instrumento o voz, de nada te sirve tocar o cantar bien.

    DJ Berges
    UCD

  8. DJ: No estoy seguro de decir “que de nada sirve”, pienso que de algo sirve, pero comprendo lo que dices. Es de más ayuda un músico excelente con una actitud ejemplar de adoración, que un músico diestro que no inpira devoción. ¡Qué gran desafío mano!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  9. Creo que tienes razon, se apodero de mi el legalista que llevo dentro!
    Ah hombre miserable, quien me librará de este cuerpo de muerte?!

    DJ Berges
    UCD

  10. DJ: Jajaja, no creo que haya sido legalismo, me late que a veces yo caigo también en eso. Francamente el próximo artículo de esta serie es duro, ojalá la gente lo pueda digerir, je.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Por qué hay cristianos que nunca dejan de decir malas palabras?

Hace unos meses un amigo y yo tuvimos