Composición vertical (Tercera parte)

Composición vertical (Tercera parte)

- en Composición vertical
262
1


VerticalDos ejemplos de equilibrio.

Hemos venido hablando de las canciones verticales y horizontales y de cómo a veces nos inclinamos por un tipo de canciones desplazando a las otras pensando que unas son mejores. Y no, ambas tienen su valor y relevancia en la composición de hoy. Ambas deben utilizarse en la dirección la alabanza y adoración congregacional. Además, vimos como el modelo de “El Padre nuestro” es tanto vertical como horizontal. Por lo tanto, en esta oportunidad permítame mostrarle dos ejemplos prácticos de dirección de adoración que utilizan ambos tipos de canciones. En los dos el corazón de los adoradores se centra en el Señor y a la vez el Señor ministra las necesidades del adorador.

Los modelos que a continuación expongo están basados en dos discos de música cristiana que estuve y he estado escuchando mucho. Confieso que muy rara vez me gusta un disco de música en su totalidad. No sé por qué, quizá con el tiempo uno se vuelve más perfeccionista o desarrolla otro tipo de necesidades; sin embargo, los discos de los cuales voy a hablar me impresionaron mucho por varias razones. Una de ellas porque me parecen excelentes ejemplos en su equilibrio vertical y horizontal.

“Sobrenatural” de Marcos Witt.

Lea con detenimiento la lista de canciones que componen el disco:

Dios desciende aquí
Es aquí, es ahora
Derrama de tu fuego
Muévete
Sobrenatural…

Hasta aquí lo vertical… De repente Marcos canta la canción: “Si puedes creer”, una canción horizontal, donde estimula a la gente a creer que toda adversidad puede ser removida si tan solo tenemos fe como un grano de mostaza, así como enseñó nuestro Señor Jesucristo. Al terminar de cantar “Si puedes creer” Marcos regresa a la verticalidad…

Aumenta mi fe
Poderoso Dios
Yo creo
Tú harás
Etc.

¿Qué quiero mostrar con este ejemplo? Que las canciones horizontales pueden calzar muy bien dentro de nuestras listas de canciones verticales. Las necesitamos. Es cierto, podemos y debemos centrarnos en Dios y sus atributos cuando ministramos, pero no debemos olvidarnos que las personas tienen necesidades. En oración y sensibilidad al Espíritu Santo podemos adorar profundamente al Señor y a la vez el Señor usarnos para ministrar profundamente a las personas.

“Devoción” de Danilo Montero.

Revise la lista de canciones que componen el último disco de Danilo…

Yo sé quién soy yo
Eres suficiente
Unidos por su sangre
(canción horizontal)
Bendito Jesús
Salmo 84
Ven a este lugar
Revelación
Glorifícate…

A esta altura del tiempo de adoración Danilo hace una pausa y comienza a ministrar horizontalmente. Se dirige a las personas y les dice: “Donde quiera que tú estés yo te invito a hacer algo una vez más este día, esta tarde. Dios está esperando a ser invitado a intervenir en tu vida. Y te quiero invitar a que traigas situaciones, necesidades, batallas que tienes el día de hoy, que te han parecido mucho más grande de lo que tú crees, pero Dios es más que una creencia, Dios es verdad. Dios es poder, Dios es justicia. Dios es salvación para el que no tiene salvación, Dios es restauración y resurrección para que el que está muerto. Dios es el Todopoderoso. Y sobre todo eso el se llama tu Padre y mi Padre, ¿qué no hará Dios por aquellos que confiamos en él? Por eso yo te invito a que lo hagas en este momento, invita a Dios a que se glorifique en esa situación… etc. etc.” y prosigue animando a la gente a orar y clamar a Dios por sus necesidades.

Al final de este tiempo de ministración Danilo vuelve a cantar el coro de la canción “Glorifícate” y prosigue con el resto de la lista…

Gracia
Desde el cielo
Vuelvo a ti

De nuevo, este ejemplo nos demuestra que la horizontalidad calza perfectamente en tiempos de alabanza y adoración vertical.

La verticalidad es importante, muy importante. Pero también la horizontalidad. Dejemos de lado cualquier actitud presuntuosa de creer que la gente (o aun nosotros) no necesitamos la ayuda de Dios. Que aunque es cierto que nuestra adoración debe centrarse en él y su persona, reconozcamos alegremente que Dios también se interesa en nosotros, como personas y como individuos.

Le invito a que juntos sigamos componiendo canciones verticales de alabanza y adoración, vamos, ¡hay que seguirlo haciendo! Pero cuando vea a su alrededor las necesidades de la iglesia del Señor y del mundo en el que vivimos, componga algo que provenga del corazón de Dios (y del suyo) para ministrar esas áreas específicas.

Oro a Dios que guíe y use a los compositores de nuestras congregaciones.

Noel Navas.

1 Comentario

  1. Muy interesante.gracias

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

La crisis actual de la música cristiana (Novena parte)

Ocho áreas en crisis del ministerio musical. Esta