Compositores emergentes 4

Compositores emergentes 4

- en Compositores emergentes
674
0


Conozca a: Godofredo Peñate.

La Aventura de Componer fue diseñado para los cientos de compositores cristianos amateurs dispersos en todo el mundo. Como dice muy bien el propósito del blog: Este sitio pretende brindar una base bíblico filosófica del arte de escribir canciones, además de técnicas que le ayuden a componer su primera canción o a perfeccionar las que ya tiene. Como sé que cientos de ellos frecuentan este sitio a continuación comparto la serie: “Compositores emergentes”. La cual consiste en 12 preguntas básicas hechas a compositores que están surgiendo en las naciones, que aunque no tienen la trayectoria de compositores experimentados como los que he entrevistado para la serie: “Conversando sobre composición”, efectivamente tienen algo que compartir de sus propias aventuras de composición. En esta oportunidad le presento a: Godofredo Peñate.

12 Preguntas para el compositor emergente:

1. ¿Qué te motiva a componer?

Mi motivo para componer es dar a conocer un mensaje que Dios está revelando a mi vida en un momento dado. Siempre estoy buscando una palabra, un versículo, una promesa de Dios o una experiencia que me haya hecho madurar en algún aspecto. Y cuando se me revela algo, es cuando comienza mi motivación por componer hasta lograr que una canción exprese con claridad la revelación que he recibido.

2. ¿Cuál es tu método para escribir canciones? (¿Inicia por la letra, melodía o armonía?)

Primero me concentro en lo que quiero decir. Cuando tengo algo que me parece un mensaje que no se ha dicho de la manera que lo estoy pensando, inmediatamente le pongo título y comienzo a pensar qué versículos de la Biblia serían aplicables a esa idea. Hago estrofas para darle estabilidad a la idea, es decir, si lo que quiero comunicar tiene un valor aplicable y si lo expreso claro. Por ejemplo, si mi finalidad es decir que amo al Señor, debo concentrarme en decir por qué lo amo y cerrar mi coro diciendo que lo amo.

Segundo, al llegar al coro. reviso todo lo escrito para ver si la historia cuenta desde el principio el mensaje que deseo dejar en la canción. Si es así, ¡perfecto! Hagamos la segunda parte de la canción. Y si no es así, ha seguir trabajando hasta lograr el objetivo.

Tercero, ahora ya terminé mi canción, imprimo el texto y lo llevo al taller de prueba  siguiente, saber cómo suena. Me valgo de un pequeño teclado con algunos ritmos para probar la canción. Cantar el tema es otra forma de comprobar si la idea refleja lo que pensé al principio. Hago todos los cambios necesarios, borro, tacho, escribo notas y luego vuelvo a imprimir y de nuevo a probar, hasta que me sienta a gusto con el tema.

3. ¿Tienes algún horario o rutina para componer?

No tengo un horario específico, aunque me gustaría; solo tengo un rinconcito con lo necesario para escribir, para investigar, mi Biblia por supuesto, y una unidad USB con la información que necesito para la nueva canción que estoy escribiendo, la cual llevo a todas partes y de esta manera aunque no tengo un horario puedo aprovechar todo momentito libre que me sea posible.

4. ¿Qué papel juegan las Escrituras en tu estilo personal de componer?

Esta pregunta me hace recordar a una amiga que canta, a quien quise mostrarle un nuevo tema que estoy componiendo. Cuando lo empezó a escuchar me dijo: “Ah, es que usted solo de la Biblia canta”. Así que le fui bajando volumen y cambié el tema de la conversación. Mientras reflexionaba en la noche  oraba: “Señor, ¿acaso hay otra razón por la que me has llamado a componer, sino para hablar de tus maravillas y para que otros conozcan de ti?” En realidad no se puede cantar o componer si la palabra de Dios no es parte de nuestra vida, ¿sino de qué hablaríamos?

5. ¿Crees en la inspiración y cómo la experimenta?

La inspiración es de Dios. Y cuando él la da, nadie la puede detener. Recuerdo cuando estaba componiendo los temas de mi primer disco, se lo comenté a varios amigos músicos y a nadie le pareció la idea. Algunos hasta me preguntaban que si era de Dios; sin embargo, cuando la Palabra sale de tu boca para bendecir, ésta no regresará vacía. Mi preocupación no es tener inspiración, sino tener la inspiración de Dios. Esa es la fuerza que nos impulsa a seguir hasta el final.

6. ¿Cada cuánto escribes canciones? (cada día, semana o al mes)

Donde quiera que voy estoy pensando en escribir una canción, pero la mayor parte de mi tiempo estoy investigando, leyendo, preguntándome… Y de repente viene con claridad un tema que había estado queriendo escribir. Componer es un estilo de vida, que no tiene día ni hora.

7. Para ti, ¿componer es doloroso o placentero?

Para mi componer es placentero, tener enfrente un papel en blanco, comenzar a ver estrofas, ideas, imágenes, todo eso me llena de gozo. Lo más increíble es saber para quién lo estoy haciendo. En la medida que las palabras encuentran armonía en una oración y comienzan a decir algo, ¡quiero comenzar a escribir otra! Hacer que esta idea rime con otra o darle un toque más poético o más abstracto, definitivamente es algo que disfruto.

8. ¿Cuándo y cómo escribiste tus primeras canciones?

La primera vez que escribí una canción fue cuando en mi iglesia querían pasar un anuncio de inicio de clases. La segunda en una graduación de la misma escuela y junto a un amigo pianista trabajamos el tema y la titulamos: “Por Amor”. También escribí un tema para los 100 años de una abuela y luego comencé a escribir para el disco que terminamos en el 2011.

 9. ¿Cuáles son tus géneros o estilos musicales favoritos para componer y por qué?

Me inclino por los géneros que logren expresar mejor lo que quiero decir. Si una salsa expresa mejor mi mensaje tarareo en salsa, si una historia se explica mejor en balada, debo pensar en ese género. Me ha pasado que escribo una balada y cuando la escucho es demasiado lenta, sin vida; el mensaje me gusta pero el tema no se levanta. Entonces comienzo a probar un poquito de rock suave, salsa, merengue, hasta tener un género que se ajuste mejor al mensaje. Entonces a veces no es que un género me guste más que otro sino cual calza mejor para mi canción.

10. ¿Cuántas canciones has escrito en toda tu vida?

Haciendo un recuento rápido, pueden ser unas veinte que he logrado finalizar, mas una buena cantidad de ideas sueltas que no he podido concretizar.

11. ¿Cuáles han sido los más grandes problemas que has enfrentado a la hora de componer?

Mi primer problema al componer fue el desconocimiento de la estructura de una canción. Cómo se forma un coro, cuál es la función de un pre-coro, cómo hacer estrofas que no sean aburridas. Todo esto lo aprendí en el primer disco y pude corregir muchas cosas gracias a un arreglista. Otro problema fue el enfoque, hablar de un solo tema. A veces me pasa que me desvío y comienzo hablar de otra cosa. Y me cuesta volver a enfocarme.

12. ¿Qué consejo le daría a aquellos que ya componen o están aprendiendo a componer?

A los que ya componen y tienen material para un disco, es bueno hacer  una grabación casera o en su iglesia para que puedan escuchar su música y evaluar que le hace falta a sus canciones. Sugiero buscar a un arreglista que sepa de grabaciones y mezclas para mostrárselas. El resultado, por ningún motivo debe detenerles. Si hay letras que recomponer hay que hacerlo, y si musical o vocalmente necesitan hacer correcciones hay que hacerlas.

A los que están aprendiendo a componer, lean, estudien, investiguen sobre un tema. De todo eso que entendieron traten de explicarlo en una canción de tres minutos. Cántenla, pónganle nombre, repitan el coro una y otra vez, grábenla en su celular, muéstrenla a quienes ustedes crean que está dirigida y si les entusiasma… ¡Ya tienen su primer canción!

Jesús y La Samaritana
Godofredo Peñate

“Me es necesario pasar por Samaria,
me es necesario pasar por Samaria”.

Al pozo de Jacob llegó una mujer
Jesús estaba allí, “Dame de beber”,
dijo a la mujer
era samaritana

La samaritana corrió hacia el pueblo
dando testimonio: “¡El Cristo está aquí!”
Vayamos al pozo deben  conocer al Hijo de Dios.

/Abrieron su corazón fueron a buscar a Jesús
Abrieron su corazón fueron a buscar a Jesús/

Los samaritanos de aquella ciudad
rogaban a Cristo a que no se fuera
Quedándose el Cristo en aquella noche
palabras de vida les dio de beber
Aquella palabra corría, corría como manantial

/Abrieron su corazón agua de vida les dio
Abrieron su corazón agua de vida les dio/

/Abrieron su corazón saciaron su sed
Abrieron su corazón saciaron su sed/

/Vida eterna, su palabra agua de vida es
Vida eterna, su palabra agua de vida es/

Godofredo Peñate es publicista y tiene su propio estudio de grabación. Su esposa se llama Mercy y tienen tres hijos y cinco nietos. En 2011 sintió el llamado de Dios de lanzar un disco con sus propias canciones que tituló: “Te seguiré”.

Noel Navas.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Qué tipo de directores de adoración estamos formando?

Hace unos días Infobae presentaba una noticia que