Conversando sobre composición con: Armando Moreno y Estefanía Gómez (Primera parte)

Conversando sobre composición con: Armando Moreno y Estefanía Gómez (Primera parte)

- en Conversando sobre composición
2133
3


Compositores de “Esperanza de Vida”.

Una entrevista a Armando Moreno y Estefanía Gómez, integrantes de “Esperanza de vida”. La banda toma su nombre del nombre de la iglesia donde sirven semana tras semana, ubicada en Cádiz, España. La agrupación la integran jóvenes de entre 18 y 35 años de edad, donde Armando es el director musical y Estefanía toca el bajo. Hasta el momento tienen dos grabaciones: “Me has hecho libre” (2007) y “Hoy es tiempo” (2010). Ambos discos han proporcionado a las iglesias en España, Europa y otras partes del mundo, canciones contemporáneas que han servido como herramientas para la adoración congregacional. Una conversación sostenida en dos momentos: La primera en 2009 en San José, Costa Rica y la segunda en 2012 vía Skype.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Hola Armando, hola Estefanía, gracias por permitirme entrevistarlos. Disculpen la pregunta, pero, ¿qué es Esperanza de Vida? ¿Un grupo musical o una iglesia?

Armando: Es ambas cosas. Es el nombre de la banda pero que viene del nombre de la iglesia que se fundó hace más de 25 años. Estamos al sur de España, en Cádiz. Lógicamente Estefanía y yo no estábamos allí cuando la banda se formó, nos incorporamos unos años después. Pero “Esperanza de Vida” siempre se ha caracterizado por renovarse en la alabanza, sacar canciones nuevas periódicamente y bendecir al pueblo de Dios de ese modo. Una vez que cada miembro del grupo se fue incorporando pues cada quien fue aportando algo…

¿Hace cuánto te incorporaste a la banda?

Armando: Hace 14 ó 15 años. Yo empecé desde muy pequeño tocando la guitarra. Comencé de adolescente sin saber la repercusión que la banda tendría en España. Con el paso de los años, el Señor me dio el privilegio de ser el líder del grupo. “Esperanza de Vida” siempre ha tenido esa inquietud de cantar canciones nuevas y compartirlas con otros. En ese entonces, como estamos hasta el sur de España, no necesariamente nos llegaba mucha música cristiana y la poquita que sí teníamos no era muy congregacional. Así que teníamos que encontrar un remedio a eso. De allí surgió la idea de comenzar a componer, grabar y de lanzar “Esperanza de Vida” como un ministerio en la calle.

 ¿Cuál fue la primera canción que escribieron como equipo? ¿La recuerdan?

Estefanía: Hasta donde recuerdo el primer compositor del grupo fue Jorge, el tecladista, pero la primera canción fue: “Exaltado sea tu nombre” (oír en el player)

Armando: Lo que pasa es que creemos que Dios tiene sus tiempos. Resulta que Jorge ya había compartido una o dos canciones muchos años antes que las nuestras. Lo que pasó es que no se le hizo mucho caso, quizá por eso que te menciono de los tiempos de Dios. Así que me tocó a mí, no porque yo tuviera algo especial, sino porque Dios lo quiso así. Compartí con todos “Exaltado se tu nombre” y luego Jorge volvió a compartir las cancoines que ya había compuesto. “Fuente de vida” (oír en el player), por ejemplo.

Después, como por el 2007 estalló una especie de fuente dentro del grupo, una ilusión nueva por componer. Allí fue que también Estefanía comenzó a compartirnos sus canciones…

Estefanía: Sí, “Roca eterna” (oír en el player) fue una de ellas y como dice Armando, cuando él compartió su canción pues todos comenzamos a vernos como gente que Dios podía usar para componer. Pero no solo eso, sino que vimos la respuesta positiva de la congregación y eso nos animó escribir más. El Señor comenzó a darnos canciones y al tener un buen número de ellas comenzamos a considerar grabar un disco.

¿Cómo reaccionaron vuestros pastores antes esta ola de creatividad? ¿Actuaron con cautela o se volcaron a apoyarlos?

Armando: Nos apoyaron totalmente porque vieron que nuestras canciones no tenían otra finalidad sino de exaltar al Señor y ser de bendición a la congregación. El mensaje era claro, Cristocéntrico y enteramente bíblico. En ningún momento se opusieron porque nuestra música estaba teniendo fruto, la gente estaba adorando y encontrándose con el Señor. Ellos nos apoyaron y nos bendijeron para que los siguiéramos haciendo.

¿Cómo era la adoración en vuestra iglesia antes de esta ola de composición que experimentaron? Supongo que cantaban solo canciones de otros…

Armando: Sí, canciones de otros ministerios. Aunque ahora que recuerdo, al inicio de la congregación la iglesia tenía un coro que incluso hizo una grabación que tenía canciones propias y poesías con música de fondo. Fue algo muy pequeño y más personal…

Cuando experimentaron este despertar a la composición, ¿cada cuánto compartían canciones nuevas con la iglesia?

Estefanía: A veces cada semana, una mía o una de Armando. A veces compartíamos dos canciones de una sola vez. Después esperábamos quizá un mes para mostrar más. Tampoco fue que compartíamos regularmente una por semana. Aunque siempre innovamos semanalmente, no necesariamente con canciones nuestras. Siempre hemos tenido  esa frescura, con nuestras canciones y las de otros.

Después de unos años que comenzar a componer lo propio, ¿cómo es hoy vuestra alabanza? ¿Cantan solo propias o una combinación de las de ustedes y las de otros?

Armando: Nunca hemos sido, por decirlo así: egocéntricos, de solo cantar lo nuestro. Lo que nosotros buscamos es bendecir a la congregación y eso implica que a veces no cantemos ninguna de nuestras canciones. Incluso, si tú estuvieras en un concierto nuestro (que la verdad no me gusta llamarlo así), no solo cantamos nuestras canciones, cantamos también de otros ministerios. Nuestra visión es compartir la alabanza y adoración, no hacer marketing de nuestros discos. No venimos a vender un producto, venimos a adorar con la gente. Así que si tenemos que tocar canciones de Marcos Witt, Hillsong o Danilo Montero, lo hacemos…

Estefanía: No importa si la canción no es nuestra. Lo que importa es que la gente pueda adorar a Dios. Ese es nuestro deseo, sea con nuestras canciones o las de otros.

¿Cómo manejaron el tema de los géneros musicales? ¿Hubo total apertura de los hermanos de la iglesia o algunos expresaron sus reservas?

Armando: Mira, desde siempre hemos tenido el 100% del apoyo de nuestros pastores. Ellos han sido muy comprensivos y también muy flexibles. Ellos siempre han entendido que nuestro corazón ha sido dar lo mejor de nosotros y que nuestro afán no ha sido entretener a las personas. Siempre hemos tenido una visión clara y lo demás son herramientas y recursos. Sea rock, ranchera, pop o flamenco, lo importante es el mover del Espíritu Santo. Sabemos que hay iglesias muy conservadoras en cuanto a este tema, pero nosotros no hemos sido reacios a este tipo de estilos musicales.

¿Cómo compone sus canciones “Esperanza de Vida”? ¿Lo hace cada compositor por su lado para luego mostrarlas a todos o tienen sesiones de composición conjuntas?

Estefanía: A solas.

¿Nunca se reúnen 2 ó 3 de ustedes a componer?

Estefanía: Yo al menos no puedo componer con alguien. Tengo que estar solas, Dios y yo.

Armando: A mí me pasa igual, ¡y a Jorge también! La composición es algo íntimo, no solo el tema de la adoración, sino también la composición. No digo que esta sea la única forma de componer, pero a nivel personal escribimos así. Dios nos da canciones a solas con él.

Eso sí, cuando traemos una canción y la mostramos a todos, terminamos de retocarlas y de moldearlas como equipo. Pero la letra y la música inicial intentamos hacerloas cada quien a solas.

Cuando alguien muestra una canción nueva a toda la banda, pero la canción no llena la expectativa, ¿cómo le dicen que no la usarán? ¿Cómo manejan el tema de la aceptación o rechazo de las propuestas?

Estefanía: Normalmente quienes componemos somos muy perfeccionistas con lo que hacemos. Por lo menos yo, cuando muestro una canción debo estar segura… Y más que segura, debo estar muy contenta con lo que voy a enseñar. No por miedo al rechazo sino porque me gusta ser excelente con Dios. Así que cuando compongo intento escribir algo que verdaderamente transmita algo. Y claro, nos ha pasado que hemos mostrado algo y no ha gustado…

¿Quién dice: “No, esta canción no”? ¿Armando? Je…

Armando: Jajaja…

Estefanía: La verdad no, pero como cristianos debemos ser lo suficientemente humildes para aceptar un “No”. Debemos estar conscientes de que no siempre escribimos buenas canciones. Esto es como cualquier tema en la vida, a veces las cosas salen mejor y otras peor, pero el hecho de que algo no haya salido bien no significa que te debes de rendir. Al contrario, eso debe hacerte tomar fuerzas para que la próxima vez intentes hacer las cosas mejor.

¿Y tú cómo has manejado los “No”? ¿O siempre aceptan tus canciones?

Armando: ¡Yo también soy muy crítico conmigo mismo! Me ha pasado que he mostrado canciones al grupo que a muchos les han gustado pero a mí no. Al punto que ni las quiero tocar. Aquí no es cuestión que porque yo soy el director deben aprobar mis canciones…

¿Muestran esas canciones a la iglesia a pesar de no estar tan convencidos?

Armando: Sí, a veces las hemos tocado 2 ó 3 cultos, pero luego ya no porque sentimos que les falta algo. Claro, no es que yo sea un crítico enfermizo, me refiero a que me exijo a mí mismo. Es bueno que este tipo de cosas ocurran porque eso nos hace estar despiertos a mantener un nivel de excelencia en lo que hacemos. Si alguien aprueba todo y no filtra las canciones llegará el momento en que se acomodará y la calidad de las canciones bajará.

Por ejemplo, “Me has hecho libre”, nuestro primer disco, está formado por 12 canciones. Todas fueron escogidas de entre más de 20. Esas que quitamos fueron porque no nos convencieron. Te digo esto para que te hagas una idea de que siempre hay que filtrar. No tanto a nivel marketing, sino porque esto es como todo en la vida, debes escoger lo mejor. Y como dijo Estefanía, debemos ser muy maduros para reconocer cuando algo no vale.

También hay que ser sinceros, que nos rechacen una canción puede ponernos tristes. Tú trabajas una canción durante toda la semana y cuando la tocas ante el grupo ves que no les gusta y bueno, uno debe ser maduro para entender eso.

Continúa…

[ti_audio name=”Esperanza de vida 1″ width=”600″ height=”150″ autoplay=”0″]

3 Comentarios

  1. Bueno pues primero que nada Dios Les Bendiga , Pues solo les quiero decir que Yo algun dia cantare con ustedes me imagino que diran ”no pues muchas personas dicen lo mismo jajajja” pero yo lo digo porque Dios me confirmo 1 vez que seria una cantante Famosa Cristiana
    no solo para cantar con mas cristianos si no con un proposito ESPECIAL que Dios me dio. bueno eso fue todo grasias porque tomaron tiempo para Leerlo Saludos y DLB !

  2. Gracias por compartir! Cuando sale la segunda parte???? 🙂
    Dios los bendiga..

  3. personalmente este grupo ha sido de bendición para mi, se ve en ellos el amor por lo que hacen y transmiten mucha paz, el mover del ESPÍRITU SANTO esta con ellos, es un grupo excelente

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Sexta parte)

Adorar a Dios con la mente es utilizar