Conversando sobre composición con: Frank Giraldo (Primera parte)

Conversando sobre composición con: Frank Giraldo (Primera parte)

- en Conversando sobre composición
1806
3


Frank GiraldoCompositor de la canción: “Dulce refugio”.

Una entrevista a Frank Giraldo, músico, cantante y compositor de origen guatemalteco que reside en EE.UU. Algunas de sus canciones más importantes han sido grabadas en discos de Danilo Montero, por ejemplo: “Dulce refugio” incluida en el disco: “Admirable” que Canzion Producciones lanzó en 1998 y “Refréscanos” incluida en el disco: “Fortaleza” que “Sígueme” produjo en 2002. Frank ha grabado dos discos: “Uno de nosotros” bajo el sello de Integrity Music (1994) y “Vamos a celebrar” con Canzion Producciones (2003?). Desde 2006 pastorea la iglesia “Agua viva” en Santa Bárbara, California. Su esposa se llama: Elizabeth y tienen cuatro hijos. Una conversación vía telefónica a las 9 de la mañana.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Frank, gracias por la oportunidad que me da de entrevistarle. Es un verdadero gusto para mí hacerlo, yo supe de usted a través de una canción: “Oh, la sangre” que Danilo Montero grabó en el disco: “Celebra al Señor” (de Integrity Music) allá por 1995. ¡Imagínese cuándo! Pero bueno, es hasta hoy que logro conocerle y conversar sobre composición. Dígame, ¿cómo nació esa canción? ¿Cómo fue que llegó a parar al disco de Danilo?

Frank: Bueno, en aquel entonces yo trabajaba en una iglesia del valle de San Fernando como director de alabanza y director de jóvenes. Allí tenía una oficina y en la oficina un piano. Yo siempre acostumbro tener una grabadora cerca pues de repente vienen melodías y debo tener algo para grabar. Esta canción, “Oh, la sangre”, vino en la oficina. La verdad yo quería escribir algo que pudiéramos cantar en la Santa Cena y bueno, estaba buscando algo apropiado para el momento y así fue como salió el coro: “Oh, la sangre, bella sangre. Oh, la sangre de Jesús” (oír en el player), que si te fijas se parece un poquito al himno antiguo (canta): “Oh, la sangre de Cristo. Preciosa sangre de Cristo…” ¿Sabes algo? Yo originalmente canté mi canción diciendo: “Bella sangre”, pero últimamente digo: “Preciosa sangre”. Es que hablando con un pastor me dijo: “Mira, la sangre de Jesús no es bella, ¡es preciosa!” (Se ríe)…

¿Cambió la letra?

Frank: Sí, ahora digo: “Preciosa sangre…” Y bueno, así vino ese canto, pensando en algo apropiado para la Santa Cena.

¿Ya habías escrito otras canciones antes de “Oh, la sangre”? ¿O esa fue la primera?

Frank: Ya había escrito antes para un grupo que se llamó: “Libertad”, de mi primo Benjamín Muñoz. Por cierto: es el papá de Bani, que nos contactó a ti y a mí para esta entrevista. Creo que la grabación de la que te hablo se llamó: “Espíritu refréscame”. Allí hay dos canciones mías, una de ellas se llamó: “Júbilo”. Esa fue una de las primeras canciones que escribí allá por finales de los 70´s. Aunque te confieso que pasé un tiempo sin escribir, pero así fueron mis inicios, con mi primo Benjamín.

Volviendo a “Oh, la sangre”, ¿cómo fue que se incluyó en “Celebra al Señor”, de Danilo?

Frank: No fue muy complicado, simplemente lo que pasó fue que yo sometí a consideración la canción con Mark Gasbarro, con quien ya nos conocíamos y que fue productor de ese disco. Después Danilo se comunicó conmigo diciéndome que estaban interesados en incluirla.

¿Cómo se sintió ante la noticia de que se grabaría?

Frank: Muy contento y sorprendido. Yo dije: “¡Qué bueno Señor que esta puerta se abra para que este canto sea conocido en todo el mundo hispano!” Yo había oído de Danilo y de su trayectoria. Para mí fue un gozo saber que mi canción se iba a incluir en dicha grabación.

Godofredo 2“Oh, la sangre” se grabó en 1995, pero su canción más conocida, “Dulce refugio”, se grabó en 1998. Durante todos esos años, ¿continuó componiendo?

Frank: Sí, pero más que todo los cantos que yo he compuesto los he usado en la iglesia donde he ministrado. Allí presento mis cantos y si son bien recibidos, bien; y si no, ¡pues ni modo! (Se ríe). También muestro mis canciones en las iglesias donde me invitan. Entonces siempre seguí escribiendo pero no con un ritmo muy fuerte de composición.

¿Cada cuánto escribe? ¿Todos los días, cada semana, cada mes?

Frank: Mira, yo tengo una grabadora pequeña donde guardo ideas y donde cada vez que viene algo lo canto y lo guardo. No te podría decir si es algo que hago una o dos veces al mes, sino que siempre tengo momentitos para componer quizá una estrofa o una idea musical que viene a mi mente. Te soy sincero, no he escrito muchos cantos pero sí tengo muchísimas ideas, que como te dije, guardo en esa grabadora. Entonces, cuando se presenta la oportunidad de hacer una grabación tengo almacenadas ideas sobre las cuales trabajar. Francamente para mí componer no es algo que yo diga: “Voy a escribir un canto cada mes”. Siempre surgen en un tiempo donde estoy sentado al piano, en el día o en la noche…

¿Siempre compone sentado al instrumento o lo puede hacer sin él, mientras camina o va conduciendo?

Frank: La mayoría del tiempo las canciones surgen sentado al instrumento, más que todo cuando toco como terapia para mí mismo (se ríe)…

Jajaja…

Frank: De allí pueden brotar alabanzas a Dios, surgen ideas, me emociono y me pongo a trabajar sobre eso. Así vienen mi hermano.

¿Cómo nació “Dulce refugio”? ¿Cuál es la historia detrás de la canción?

Frank: En la época que nació vivíamos cerca de la casa de mis padres, hoy no, hoy vivimos como a hora y media de ellos, pero cuando vivíamos cerca acostumbrábamos reunirnos después del servicio de la iglesia en la casa de ellos. Allí almorzábamos y compartíamos con el resto de la familia. Después de comer yo solía sentarme al piano que tenían en casa y “Dulce refugio” (oír en el player) vino así, luego de haber comido me senté al piano. Es que mira, estar en casa de mis papás era como ese dulce refugio para mí. Estar junto con ellos, convivir con todos, ¡compartir! Fue cuando la escribí que me percaté que la canción describe muy bien el Salmo 23 que habla del Señor como pastor y que habla de los delicados pastos. Claro, escribí la canción sin pensar en eso, fue después que me percaté que tenía mucha similitud.

Cuándo lo escribió, ¿se lo mostró a quienes estaban allí o lo guardó solo para usted?

Frank: No, no lo mostré, pero como siempre tengo un papel donde anotar guardé la idea en mi Biblia… O en un cartapacio… No recuerdo exactamente y bueno, a veces sacaba el papel y la cantaba. Después lo introduje en la iglesia y de vez en cuando lo cantábamos. Sinceramente son de esos cantos que crecen con el tiempo. Incluso una vez un joven de Guatemala que andaba de visita en la iglesia se llevó el canto y lo cantó en su iglesia. Luego me informó que gustó mucho y que lo cantaban habitualmente.

Frank Giraldo 3De nuevo le pregunto: ¿Cómo llegó a parar la canción a otro disco de Danilo?

Frank: Juan Salinas estaba buscando canciones para “Admirable” y yo envié algunas a Canzion. Cuando ellos la escogieron francamente me sorprendió mucho porque no solo la incluyeron sino que respetaron el arreglo que yo hice para la introducción, o sea, así como la envié la grabaron. Para mí fue una tremenda bendición que usaran el canto.

Esto de enviar sus canciones a las disqueras no es que era un hábito suyo sino que lo hacía cuando se presentaba la oportunidad… ¿O no?

Frank: Mira, mis canciones yo siempre las he escrito para usar en mi iglesia y desde allí dejar que Dios toque a la gente. Yo conocí a Juan Salinas en el proyecto que grabamos para  Promise Keepers y Maranatha Music. Mientras trabajábamos juntos él comenzó a producir el disco de Danilo. Fue trabajando para ambos proyectos que él me pidió algunas canciones. Incluso hay una canción mía que se grabó en ese proyecto de Promisse Keepers…

¿Ah, sí? ¿Cuál?

Frank: “Tengo razón” (oír en el player).

¿Alguna vez se imaginó el impacto que iba a tener “Dulce refugio” en todo el continente? Yo en lo personal puedo testificarle que en mi vida fue una gran bendición, ¿alguna vez pensó hasta dónde llegaría?

Frank: No, no lo imaginé. Creo que la primera vez que me di cuenta del impacto de la canción fue la vez que visité Honduras y que muchos se enteraron de que yo había la escrito. Resulta que visité Honduras unas semanas después del huracán Mitch, que causó mucho daño al país. Allí me enteré de que muchas personas habían sido fortalecidas en su interior por “Dulce refugio”. Muchos recibieron aliento y eso me impactó muchísimo. Pero no, no tenía la menor idea de que el Señor usaría así la canción.

Me viene a la mente una pregunta un tanto extraña pero a lo mejor le servirá a alguien que nos lea. Dígame: ¿Cómo manejó la afluencia de dinero que seguramente vino a causa de las regalías generadas por “Dulce refugio”? Hay gente que cuando comienza a ver el dinero dice: “¡Wow! ¡Esto funciona! ¡Voy a componer más!”…

Frank: Jajaja…

¿Cómo enfrentó la tentación del dinero producto de sus canciones?

Frank: Fíjate que al venir el dinero eso no nunca me motivó a escribir más. No te voy a negar que ese tipo de pensamientos cruzaron por mi mente. Claro que sí, incluso hasta el día de hoy sigo recibiendo regalías de “Uno de nosotros”…

admirable1Cheques de $3.00 ó $5.00 me imagino, je…

Frank: ¡Jajaja! Fíjate que como también trabajaba para Promisse Keepers salíamos a ministrar a muchos lugares con un equipo bien consolidado. En ese sentido por ambos lados siempre vino bendición, pero nunca fue algo que me motivó a componer más. Yo reconozco que las regalías son una forma que el Señor usa para bendecir familias. Es un medio válido para recibir bendición. Por otro lado, también me ha pasado que he dado canciones, por ejemplo: A una organización que no voy a decir el nombre y hasta el día de hoy no he visto ni un solo dólar. Aun habiendo firmado un contrato no he recibido nada. En esto también puede haber falta de ética en algunos ministerios. Lo que te quiero decir es que cuando experimento una etapa de prosperidad económica no digo: “¡Oh! ¡Así es como trabaja el Señor!” Ni tampoco me enojo o me quejo cuando paso escases. Mi esposa y yo siempre hemos tratado de ver las cosas con un corazón agradecido. Claro, tampoco estoy diciendo que debes hacerte el bobo y dejar que se aprovechen de ti; sin embargo, debemos tener un corazón agradecido y enfocarnos más en la bendición que las canciones están siendo para el cuerpo de Cristo que en el dinero.

Frank, al escucharle hablar sobre el tema de cantar sus canciones en la iglesia y posteriormente enviarlas para ser consideradas para alguna grabación se me ocurre preguntarle: ¿Qué tan cierta es esa frase que dice: “Canción que funciona en la congregación es una canción que funcionará en una grabación”. ¿Qué opina de eso?

Frank: Yo creo que sí, que es un buen terreno para ver cómo reacciona la gente ante una canción. Mira, hay canciones que Dios te da para cantarlas tú mismo y nada más. Hay otras que él te da para compartirlas con la congregación. Yo sí creo que la congregación es un buen terreno donde ya no solo tu opinión define que un canto es bueno o no, sino que la gente también le da su sello de aprobación. Dios usa al pueblo para confirmarte que tu canto es uno que servirá para animar a otros a entrar a su presencia y que llenará una necesidad del corazón. Cuando uno hace eso la gente da vistos buenos, y otros… ¡No tan buenos! (Se ríe)…

¿Ha experimentado vistos “no tan buenos” alguna vez?

Frank: Sí, uno mismo lo siente porque cantas y ves la receptividad o no hacia la canción. Hace poco presenté una aquí en la congregación y desde la primera vez vi cómo impactó a la gente. Se llama: “No hay otro como tú”, no lo he grabado aun. Pero al estar cantando el coro la gente entró de un solo para cantar conmigo. Yo trato de componer melodías sencillas, no muy complicadas, para que la congregación pueda expresarse. Yo soy de los que piensa que la congregación es parte del grupo de alabanza, sino tenemos a la congregación participando durante la alabanza pienso que se pierde la esencia de ministrar juntos al Señor. A veces hay grupazos y tremendos arreglos en una canción, pero la congregación no canta, no se expresa. Cuando se les concede la oportunidad de unirse, digamos con un canto, en una nota adecuada, no muy alta ni muy baja, entonces pueden unirse a formar parte. Es que ellos son el coro del grupo de alabanza. En cuanto a dirección de alabanza es muy importante que ellos estén con uno.

Como te dije, a veces he presentado cantos que la congregación solo escucha, no lo cantan, no lo reciben y yo no capto su entusiasmo. Cuando pasa eso lo canto la semana siguiente para ver si hallo respuesta. La congregación es como un termómetro para los cantos que el Señor me ha dado. De allí defino si son cantos para mi propio tiempo a solas con él o para compartirlos.

Continúa…

[ti_audio name=”Frank Giraldo 1″ width=”600″ height=”150″ autoplay=”0″]

3 Comentarios

  1. me gozo al oir este testimonio y me identifico mucho no por ser guatemalteco tambiem sino por el proceso en ke Dios no brinda de su inspiracion y cada cancion causa un impacto su testimonio es confirmacion a cosas ke Dios me ha mostrado y ke ke ahora vivo por su gracia Dios le siga usando sobrenaturalmente Pastor Frank un saludo desde houston tx bendiciones!!

  2. Exelente testimonio de Hno. Frank, q Dios siga bendiciendo mas y mas … Y mas su ministerio!

  3. EXCELENTE… HE PODIDO COMPROBAR LO MISMO QUE DICE EL PASTOR FRANK, DE QUE LA IGLESIA ES EL TERMOMETRO DE LOS CANTOS, QUE SURGEN DE UNO… GRACIAS POR SU TESTIMONIO. DE MUXAS MAS FUERZAS PARA SEGUIR ESTE CAMINO DE COMPONER, QUE ES HERMOSO… SALUDOS :).

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Séptima parte)

Espero que a esta altura hayas comprendido que