Conversando sobre composición con: Freddie Colloca (Primera parte)

Conversando sobre composición con: Freddie Colloca (Primera parte)

- en Conversando sobre composición
848
0


feddie 1El compositor de las 100 canciones.

Una entrevista a Freddie Colloca, cantante, músico y compositor de origen argentino radicado en EE.UU. Ha grabado los discos: “Lluvia”, “Realidad”, “Más que un sentimiento” y “Cambio de escenario”. En el año 2002 su entonces sello disquero “One Voice” incursiona en el mercado anglo con la producción: “Unconditional” para la cual se propusieron componer 100 canciones durante seis meses junto con diez compositores seleccionados por la disquera. El disco tuvo tal repercusión que en 2004 decidieron traducirlo al español como: “Canción de mi corazón”. Además de su faceta musical es un destacado maestro de la Palabra en eventos juveniles. Una conversación a las 4:00 p.m., en el hotel Billmore Express, en la capital de Guatemala.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Federico Colloca, ¡Freddie!, gracias por permitirme conversar contigo. Comencemos desde el principio, ¿desde cuánto tu interés por la música y la composición?

Freddie: Fue como a los 10 años, mi papá tenía una iglesia, necesitaba músicos y no tenía, así que nos dijo a mi hermano y a mí que nos iba a enseñar a tocar. Él tocaba el acordeón así que por allí comenzó a enseñarme a tocar el piano. Comencé a hacerlo sencillo, muy sencillo…

Tu papá fue tu primer maestro…

Freddie: Él fue quien me inspiró a tocar. La verdad yo no estaba muy interesado, a mí no me gustaba la música. A mi me interesaban otras cosas pero él necesitaba un músico para la iglesia. Así nos pasa a muchos hijos de pastores, comencé a cantar en la iglesia y me fue gustando. Después descubrí que eso era lo que tenía que hacer, que Dios me quería usar a través de la música.

¿Cómo fue que supiste exactamente que tenías que dedicarte a la música? ¿Pasó algo en particular que te marcó?

Freddie: Sí, Dios me tocó en un servicio de la iglesia. Yo estaba tocando porque mi papá lo pedía, no había otra razón, pero después de dos años sentí la presencia de Dios en mi vida durante un servicio. Comencé a llorar y me di cuenta de cuál era el propósito de cantar y tocar. Allí me percaté que eso era lo que tenía que hacer en mi vida.

¿A qué edad escribiste tu primera canción?

Freddie: Fue para un congreso de música que realizaba Marcos Witt en México. Yo dije: “¡Quiero ir a ese congreso!” Yo tenía entre 16 ó 17 años y allí realizarían un concurso de canciones. Antes de ese evento yo escribía cositas, nada serio, pero cuando llegó el congreso escribí una canción porque quería ganar el concurso. La canción se llamó: “Allí te encontraré” y la envié a la dirección que nos dijeron.

El asunto es que me informaron que fui finalista y cantamos las canciones en un salón, la canción ganadora se cantaría en el auditorio principal y ante todos los que asistieron al congreso de Marcos. ¿Sabes qué pasó? Gané el segundo lugar. ¡Segundo lugar! Para mí eso fue el todo…

Claro, era la primera canción que escribías…

Freddie: Sí, ¡y en un congreso de Marcos Witt! Por cierto, nos dieron una placa de reconocimiento y anunciaron ante todos los ganadores.

¿Qué pasó después de esa experiencia?

Freddie: Marcos abrió el C.C.D.M.A.C… No sé si te acuerdas…

Sí, mi hermano estudió allí…

Freddie: Ah, mira… Unos meses después del congreso Marcos tuvo un concierto en Miami, mi ciudad, y allí nos conocimos. Marcos me invitó a ir a estudiar a su escuela y fui, pero sinceramente yo no estaba seguro que debía hacer eso. Yo fui de la primera generación que estudió en Durango, México. Ahora la escuela está en muchos países como Instituto Canzion.

Lo increíble de esa primera generación de estudiantes es que Marcos siempre estaba con nosotros. Hasta llegaba a nuestras habitaciones a saludarnos, hablar con nosotros y a compartirnos sus experiencias. ¡Eso para mí fue increíble! Aprendimos sobre componer canciones, sobre todo el quehacer de Canzion…

freddie 2¿Qué recuerdas que Marcos les enseñó sobre el tema de escribir canciones?

Freddie: En la escuela Marcos pedía que formáramos bandas entre los mismos alumnos y nos llevaba a tocar durante sus giras a modo de promover la escuela. La banda en la que yo estaba calificó para una de esas giras y fuimos a abrirle algunos conciertos. Allí canté mis canciones entre ellas: “Allí te encontraré”.

Lo que más recuerdo que Marcos nos enseñó fue a componer sencillo, que menos es más en la composición. Si revisas mis canciones soy muy sencillo aun en las progresiones de acordes. ¡Marcos era y sigue componiendo así! Siempre lo decía: “Sé sencillo”. Claro que uno puede poner acordes complicados pero lo que yo tomé para mi vida de él fue ser sencillo al componer. No meter tantas cosas y crear algo que no atraerá a la gente. Las personas son atraídas por las cosas sencillas.

Fíjate, Marcos es un tremendo pianista, un pianista estudiado, pero él continúa componiendo canciones sencillas. Cuando lo veíamos tocar música clásica te volvías loco al verlo, ¡increíble!, pero cuando compone lo hace con acordes y progresiones sencillas.

¿Cuánto tiempo estudiaste en la escuela? ¿Te graduaste?

Freddie: No, yo estudié apenas un año. Tenía tantas ansias de trabajar y extrañaba mucho mi casa, mientras estudié tenía ese dilema. Cuando regresé a casa seguí componiendo…

¿En la escuela también lo hacías?

Freddie: Claro, y al regresar también. Junté ocho canciones y me puse a producir mi primer disco. Dentro de ellas: “Allí me encontrarás” (oír en el player). Imagínate: hice el disco en un día, alquilé un estudio por unas horas porque no tenía dinero para más (se ríe), ¡una locura!, llamé a amigos músicos y nos metimos a grabar durante un día entero y así nació: “Lluvia”. Que aunque fue de poca calidad fue el disco que me lanzó.

Aparte de “Allí me encontrarás”, ¿qué otra canción recuerdas de ese disco que fue muy especial para ti?

Freddie: “Llenaré esta casa de gloria” (oír en el player), una canción muy profética para mi iglesia. Mi papá predicó sobre ese tema, tomé esa frase y compuse la canción. Lo interesante de mi forma de componer es que mi fuerte es la melodía, después le agregó la letra…

¿Eso fue al inicio o continúa hasta hoy?

Freddie: Desde siempre porque mi fuerte es (canta): “Nanananana…” Crear melodías que pegan. Después de la melodía le agrego la letra (canta): “Dios yo te busco…” por ejemplo.

A veces tengo las canciones completas con su estrofa, coro y puente y hasta el final meto la letra.

Últimamente me he estado juntando con gente que es buena en letra. ¡Este es un buen punto para gente que está componiendo! A veces tienes que descubrir tu fuerte. Si eres bueno para crear melodías es bueno juntarte con alguien que escribe muy bien. Quizá no es músico pero sabe escribir palabras, frases y poemas. ¡Son poetas! Si se juntaran y combinaran tu melodía con su letra podrían hacer cosas increíbles.

¿Qué pasó con el disco?

Freddie: Lo comencé a repartir y de ese modo llegó a las manos de un hombre que se llama: Pepe Garcés. Muy conocido. Él me fue a escuchar a una iglesia y me ofreció un contrato en su sello disquero: One voice. Ellos tomaron el disco, vieron potencial en mí y lo que soy y hago el día de hoy es gracias al apoyo que me dieron.

freddie 3¿Qué aprendiste de tu experiencia de grabar y componer que aplicaste ya para tu segunda producción?

Freddie: Antes firmar con One Voice yo ya había comenzado a preparar mi segundo disco, con más tiempo, aun no tenía todo el dinero que requería pero evolucionamos. Dedicamos tres meses para grabarlo, ¡no un día! (se ríe). Las canciones fueron más maduras y grabé con unos amigos músicos de Miami, lo titulé: “Realidad”. Que fue otro disco que le gustó a One Voice y que hice antes de firmar con ellos.

¿Alguna canción destacable del disco?

Freddie: “Poderoso gigante” fue la canción fuerte de allí. Incluso llegó a algunos países.

¿Cómo nació?

Freddie: Esa fue otra canción que nació producto de una predicación de mi papá. La melodía nació durante la ministración del final del mensaje. Mi papá predicó, subí a tocar de fondo y allí comencé a escribir melodía y letra: “Tú peleas por mí, yo lo puedo sentir/Poderoso gigante a mi lado estás, etc.”  (oír en el player).

¿Cada cuánto nacían tus canciones? ¿Escribías como hábito diario o esperabas ocasiones especiales, como pasar al frente, para animarte a componer?

Freddie: En mi caso no había un hábito. A veces componía durante las ministraciones o en casa cuando estaba a solas. Siempre he compuesto muy espontáneo. Siempre melodía primero. Incluso sin instrumento me vienen las melodías. Pero nunca fue un hábito de decir: “¡Me voy a sentar a escribir tres canciones!”

Después de firmar con One Voice y que quisimos hacer el crossover al inglés tuve que adquirir el hábito de componer…

¿Qué año estamos hablando?

Freddie: Después de “Realidad” hicimos: “Mas que un sentimiento”, “Danza el ritmo” y después vino “Unconditional” que fue por el 2002. Allí fue que adquirí el hábito. Mis discos anteriores fueron canciones mías pero para este en inglés me junté con otros compositores para obtener canciones. Como íbamos a entrar al mercado anglo teníamos que poner muy buenas canciones. Así comencé a la dinámica de componer con otros…

¿Con cuántos compositores lo hiciste?

Freddie: Con diez. Eran compositores estadounidenses, tremendos escritores. One Voice hizo un gran trabajo de escogerlos y entonces yo juntarme con ellos. Establecimos horarios de trabajo de 3 ó 4 horas para componer. A veces éramos 3 compositores al mismo tiempo, uno encargado de lo musical, otro de la letra y yo. Yo me iba por dos semanas a Nashville a reunirme con ellos y cada día escribía con cada uno.

¿No te costó mucho cambiar de hacerlo solo ahora con otros más?

Freddie: No, me encantó. Me encantó porque aprendí. Fue un placer y un honor para mí componer con ellos. ¡Fue un taller! (se ríe). Un entrenamiento porque cada escritor escribía diferente. Imagínate: éramos diez escribiendo cien canciones para un disco…

Espera… ¿Cien canciones?

Freddie: (Se ríe) Sí, para mis discos anteriores escribía diez para un disco; ahora no, literalmente serían cien canciones de las cuales escogeríamos diez para el disco…

¿En cuánto tiempo las escribieron?

Freddie: Duramos seis meses. Yo viajaba cada dos meses y estaba dos semanas en Nashville. Yo escribía algunas canciones en casa, otros ellos individualmente y otras entre todos las veces que yo viajaba. No era escribir cien canciones en conjunto, sino que sumamos las aportaciones de todos y también las que escribimos en equipo.

La idea era que al terminar de componerlas reuniríamos a los representantes de la disquera, mi manager, a los productores, etc. y entre todos escogeríamos diez de esas cien para definir cuáles entrarían al disco.

¿Por qué decidieron escribir cien canciones? ¿Por qué no menos?

Freddie: Porque sería el primer disco en inglés de la compañía. Te soy sincero, yo aprendí a ser mejor compositor por este sistema, enriqueció tanto mi vida que actualmente aplico lo que aprendí durante ese tiempo.

Continúa…

[ti_audio name=»Freddy Colloca 1″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

La agridulce Palabra de Dios

Hace unos días tuve una conversación con un