Conversando sobre composición con: George Hernández (Primera parte)

Conversando sobre composición con: George Hernández (Primera parte)

- en Conversando sobre composición
1507
3


Un compositor de canciones de amor.

Una entrevista a George Hernández, músico, cantante y compositor costarricense. Ha grabado los discos: “Cerca de ti”, “Por siempre”, “En alas del amor”, entre otros. Su más reciente producción se titula: “Adorando en casa”. Además de su faceta musical, George es pastor del Ministerio Internacional Casa de Dios y capellán en el Colegio Metodista en San José. Debido a una retinosis pigmentaria perdió casi la totalidad de su visión antes de cumplir 30 años, por lo que es considerado por muchos como un salmista con una discapacidad que no ha frenado su llamado en el Señor. George está casado con Jessica y tienen tres hijas, Laura, Keren y Rebeca. Una conversación a las 8:00 p.m. en su casa, en San José, Costa Rica.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

George, gracias por permitirme entrevistarte, dime algo: ¿Te llamas Jorge o George?

George: Lo que pasa es que cuando yo nací en el 1968, la enfermera le dijo a mi madre que George no era un nombre católico (se ríe), entonces lo que ocurrió fue que cuando la enfermera me inscribió me puso: Jorge, porque le dio la gana, pero mis papás querían que yo me llamara: George. Legalmente me llamo Jorge, pero por un capricho de enfermera.

Hoy sí, ¿desde cuándo tu inclinación y pasión por la música?

George: Yo recuerdo tener cinco años y estar cantando en el coro de la iglesia…

¿Católica o evangélica?

George: En la iglesia cristiana evangélica. Desde los cinco años cantaba con toga y corbatín en una iglesia bautista. De toda mi vida he sido músico, pero como todo músico debe pasar un tiempo de desarrollo, pues ese tiempo de desarrollo se constituye en constancia.

¿Al inicio solo cantabas o también tocabas?

George: Cantaba, recuerdo haber ganado un Festival de Jesús en la Iglesia Oasis de Esperanza en el año ´86 (se ríe), ¡con la canción “Perdonado” de “The Imperials”! Un grupo norteamericano. ¡Gané el festival! (se ríe). Y lo mejor de todo es que se me olvidó la letra de la segunda estrofa y le inventé algo mío en ese mismo momento.

¿Cuándo comenzaste a tocar?

George: En el ´87 comencé a estudiar música, estudié batería en la Universidad de Costa Rica y también estaba en el coro. Por ese tiempo estudié armonía y piano. Pero fue hasta el año ´92 que toqué más formalmente la guitarra.

¿Estudiaste la carrera?

George: No, tomaba cursos libres. Pero mientras estudiaba música me centré más en temas de armonía. Por cierto, recibí clases de forma presencial con don Bernard Flores, un curso de composición musical.

¿A qué edad compusiste tu primera canción?

George: Fue hasta el ´92 que ya tocaba la guitarra.

¿Fue producto del curso de composición o por un experimento personal?

George: No, ese curso fue más de armonía musical. La primera canción que escribí se llamó “Digno de alabanza”.

¿Cómo nació?

George: En ese entonces estaba dirigiendo la alabanza en los grupos familiares de Oasis de Esperanza. Había aproximadamente como cincuenta reuniones en casas y los músicos casi no visitábamos los grupos, pero yo asistía todos los días a dirigir la alabanza a distintas reuniones. De lunes a miércoles y de viernes a sábado. El jueves no lo hacía porque estudiaba en el Instituto Bíblico.

Entonces “Digno de alabanza” nació a solas en mi cuarto, de esas veces cuando quise decirle todo a Dios y mientras lo hacía me quedó grabada una melodía en el corazón. Las canciones más importantes que puedes componer en tu vida deben ser para él.

Supongo que al nacer la canción la mostraste en un grupo en casa…

George: Sí y nunca la grabé. Pero sí la canté en las casas. Fue de lo primero que compuse.

Siendo parte del equipo de alabanza de Oasis de Esperanza y teniendo a Rodrigo Montero como pastor, ¿nunca les mostraste tu canción?

George: No, pero una vez venía caminando por la noche de la iglesia rumbo a mi casa y me daba por irla cantando. Me acuerdo una vez Noel, ¡una vez compuse una canción tan hermosa pero tan hermosa!, que cuando llegué a la casa entré desesperado para buscar una grabadora y guardarla. ¡Y se me olvidó! Entonces aprendí la lección más importante de mi vida, que una canción tiene sentido cuando se la dedicas a alguien.

¿Nunca la volviste a recordar?

George: No, pero sabía que se la había cantado a Dios.

A partir de esa primera canción, ¿comenzaste a componer mucho o hasta después de algunos meses?

George: Creo que fue esporádico, hay temporadas que son para componer y guardar porque estamos hablando de composiciones que permanecen, no de las que no permanecen. Me pasa frecuentemente que estoy tomando un baño y compongo tantas canciones para Dios pero nunca tengo una grabadora (se ríe), pero son para él.

Hay momentos en los que sí, me siento a estructurar ideas y las canciones que nacen en mi corazón son melodías que se quedan repetidamente en mi vida y comienzo a tararear la tonada y luego le pongo letra. Así nace una canción.

Para componer, ¿esperas que la inspiración aparezca o tienes la disciplina de crear a diario?

George: Puedo hacer las dos cosas. Cuando se me pide que haga una canción para alguien, un cantante por ejemplo, entonces me puedo sentar a trabajar una melodía y un tema. Pero las canciones que son mías y que uso para mis discos nacen de la espontaneidad, de algo entre el Señor y yo, de un mensaje que quiera comunicar para las parejas, digamos.

Hay una canción que compuse en el año 97´, se llama “Eres lo mejor que me ha pasado” (oír en el player) y que está en el disco “Por siempre”. Resulta que mi hermana se casaba. Oye, es allí que las composiciones nacen, basadas en inspiraciones y circunstancias. Cuando tú escudriñas los Salmos, nacieron de estar contemplando una montaña, de estar en la guerra, etc. En mi caso, mis canciones nacían de temas matrimoniales, circunstancias familiares o de mis experiencias con Dios.

Entonces mi hermana se casaba y yo quería expresar lo especial que sería su matrimonio, la ilusión del romance y bueno, le compuse esa canción. Se la canté el día de la boda.

¿Fue una sorpresa o ella ya sabía que lo harías?

George: No, ella no sabía.

¿Cómo reaccionó?

George: Los novios, la familia, ¡todos!, muy bien. Ahora que recuerdo le compuse dos canciones y canté las dos (se ríe)…

Jajaja…

George: Compuse “Eres lo mejor que me ha pasado” (oír en el player) y en “Alas del amor” (oír en el player).

¿Qué dijeron entonces los invitados?

George: Que qué tierno, qué romántico. Hubo muchas lágrimas por cierto.

¿Esas dos fueron tus primeras canciones románticas?

George: No, en el 92´ tuve una novia. ¡Esto me puede costar mi matrimonio! (se ríe)

Jajaja…

George: En el 92´ tuve una novia y yo ya estaba comenzando a tener problemas visuales y también como novios. Entonces, para la celebración de nuestros tres años de noviazgo, le compuse tres canciones, le regalé 36 rosas y le di tres regalos. ¡Qué cursi soy! (se ríe)…

Jajaja…

George: Entre esas canciones estaban “Eres algo” y “Llegaste”…

¿Nunca se grabaron?

George: Nunca se grabaron…

No te va a costar tu matrimonio entonces… Jajaja…

George: ¡Creo que no! (se ríe)…

Oye, ¿de dónde viene tu inclinación por componer música romántica? Porque dices que comenzaste componiendo adoración congregacional y la mayoría se queda allí. ¿Cómo lograste abarcar tanto un área como la otra?

George: En el año 93´ tuve la bendición de ministrar en un congreso de alabanza y adoración en Puerto Rico. Estaba Marcos Witt, Torre Fuerte, Danilo y yo estaba invitado como conferencista. El asunto es que Coalo Zamorano, que aún no había grabado, solo era corista de Marcos y trabajaba en Canzion.

En un momento del congreso estábamos hablando y yo le pregunté: “Coalo, ¿por qué no has grabado?” Y él me dijo algo que me tocó muchísimo: “George, uno debe aprender a grabar convicciones. Cuando tú grabas un mensaje y una convicción de tu corazón, eso Dios lo va a transformar en algo que va a edificar a la iglesia”.

Eso me marcó mucho, estamos hablando que son casi veinte años de esas palabras. Probablemente Coalo no se acuerde que me dijo eso (se ríe). ¡De hecho no se acuerda! (Se ríe). Pero esos son los encuentros de Dios y los mensajes que él te da a través de alguien.

Entonces yo comencé a fluir con las canciones que Dios me iba a dando y cuando se dio la oportunidad de grabar un disco decidí grabar sobre el amor. El amor de Dios hacia el hombre y del hombre hacia Dios, y el amor manifiesto en la relación de pareja. Me acuerdo que ese disco lo comencé a trabajar en el año 1995 y mientras trabajaba en él alguien me dijo: “¡Qué desperdicio! ¿Por qué una canción romántica?…” Noel, ¡recuerda que la alabanza y adoración estaba en su apogeo!… Por eso esa persona me dijo: “¿Por qué voy a perder el tiempo en una canción del alma, emocional, si podríamos enfocarnos en algo más espiritual?”

¿Eso te dijo?

George: Sí, de hecho cuando estaba mostrándole la parte de la canción que habla de la mujer, dijo: “¡Tan bien que venía la canción hasta allí!”, o sea, cuando recién la canción mencionaba a la mujer emitió un juicio.

¿Cómo te sentiste ante la crítica? ¿Te afectó o fortaleció tu convicción de lo que querías hacer?

George: Es que ese es el secreto de quien compone. Tiene que tener una convicción que comunicar, un mensaje que decir; sino lo que estará buscando es un nuevo hit, un nuevo éxito y algo que pegue en las radios. Una canción que realmente va a trascender nace de una convicción.

¿No le justificaste a esa persona el por qué la escribiste?

George: No, cada persona tiene derecho a pensar diferente. Él tenía su inclinación hacia su música y hasta el día de hoy seguimos siendo amigos. Pero el Señor ha ido respaldando lo que he estado haciendo todos estos años.

Supongo que las dos canciones que compusiste para la boda de tu hermana las incluiste en tu primer disco…

George: No (se ríe). Ella se casó en el ´97, ya estaba hecho el disco. El disco se llamó “Cerca de ti”.

¿Alguna canción destacable de esa primera grabación?

George: Sí, “Serenata de lo profundo” (oír en el player), “Cuando te veo pasar” (oír en el player), etc.

¿Cómo reaccionó la gente ante ese primer disco? Era una propuesta distinta, ¿no? ¿Qué tal la reacción?  

George: Voy a intentar ser humilde con mi respuesta, pero por ese tiempo yo estaba pastoreando una iglesia pequeñita en Miami y mi música estaba sonando en Costa Rica. Los reportes que yo recibía era que el disco estaba causando gran revuelo a nivel nacional.

Por ejemplo, yo ya tenía tres canciones metidas en el Top Ten de música de Marzo del ´97…

¿En radio cristiana?

George: Por supuesto, el salto a la música secular se dio en el ´99. Fue muy interesante porque no me lo esperaba. Cuando yo terminé el disco y tenía en mi mano el master oré: “Señor, ¿cuándo tendré otra oportunidad de hacer algo tan bonito como esto?” Y me pasó dos años después al grabar mi segundo disco…

De canciones románticas también…

George: Sí, pero también con influencia de alabanza y adoración. Lo manejé así para tener un complemento.

O sea, manejaste ambas temáticas…

George: Sí y fue una cosa que ha sido una bendición. También se me ha criticado por eso, por ser tan amplio y tan diverso. Pero gracias a Dios por esa amplitud. Soy un apasionado del amor y cuando hablo del amor, hablo de la fuente del amor que es el Señor, ¡él es amor! Entonces por eso canto alabanza y adoración, y música romántica. Al final de cuentas el tema es el mismo. El punto es que la reacción de la gente con mi primer disco fue sorprendente.

Yo te dije antes que lo que uno debe producir son convicciones. No es cantar una canción por cantarla o componer una canción romántica por componerla. Yo nunca hice canciones románticas porque visualicé un nicho de mercado…

No lo hiciste porque hubiera un vacío en la música cristiana, lo hiciste porque fue una convicción a pesar de que verdaderamente había un vacío en la industria…

George: Es que quien realmente vio el vacío fue Dios y quien me encaminó a cumplir ese plan fue Dios. Mi música se complementaba con el tema de la predicación y la enseñanza. Allí estuvo la fortaleza de haber estado a los pies de maestros como Danilo Montero y Rodrigo Montero, personas que han estado en la presencia del Señor y te inculcan eso.

Continúa…

[ti_audio name=”George Hernández 1″ width=”600″ height=”150″ autoplay=”0″]

3 Comentarios

  1. Bani Soto (Honduras)

    Muy buena la entrevista a George Hernández, no puedo esperar la continuación!!!

    Tengo dos de sus discos (Por Siempre y En Alas del Amor), he buscado “Cerca de Ti” pero no lo encuentro por ningún lado!!! Si alguien puede ayudarme a conseguirlo se lo agradeceré de por vida.

    En el ’97 yo era un niño y su música comenzó a sonar en las radios de mi país. La canción “Serenata de lo profundo” me impactó desde la primera vez que la escuché, siendo un niño la guardé en mi corazón para poder dedicarla algún día. Ese día llegó el año pasado cuando en el campamento de semana santa, casi a medianoche, entre árboles, bajo la luna y las estrellas, se la canté a una bella joven, pidiéndole que fuera mi novia. Gracias George… me dijo que SI!!! jajaja

    Que Dios les bendiga mucho amados hermanos, gracias por estas composiciones tan hermosas y gracias Noel por este blog que tanto nos edifica. Saludos desde Honduras!!!

  2. “… lo que uno debe producir son convicciones…” Que verdad mas grande! Bendiciones para Hno. Geroge.

  3. Tengo la dicha de conocerle personalmente y su ejemplo es digno de seguir, ya conocía de su musica pero al oirlo en vivo es algo fenomenal, nunca pude imaginar que el llegara a ser como un padre para mi
    Saludos.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Se pueden usar canciones seculares dentro de los servicios de adoración de la iglesia?

A través de esta serie de 5 entradas,