Conversando sobre composición con: Jaime Murrell.

Conversando sobre composición con: Jaime Murrell.

- en Conversando sobre composición
2657
22


jm1.jpgUn compositor con más de 30 años de ministerio.

Una entrevista a Jaime Murrell, cantante, predicador y compositor panameño. Ha grabado los discos: “Grandes son tus  maravillas” (VIda Music), “Cristo reina” (Canzion Producciones), “Eres Señor” (Integrity Music), “Prometo marte” (Murrell Music), “Para mis amigos” (Murrell Music) y “Jaime Murrell, 25 años de ministerio” (Murrel Music), entre otros más. Jaime viaja constantemente por el mundo llevando el mensaje de la Palabra y ministrando la alabanza. Una conversación en el Hotel Copantl de San Pedro Sula, Honduras, a las 11 p.m.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Jaime, gracias por darme de tu tiempo para conversar contigo sobre composición. Te estuve escuchando hace unos momentos mientras predicabas y decías que antes de ser cristiano estuviste inmerso en el medio artístico de tu país, ¿cómo fue que incursionaste en ese mundo?

Jaime: El tema de la música y del canto siempre ha sido en mi algo muy natural. Desde que tengo uso de razón he cantado. Y lo he hecho como una manera de expresar cómo me siento. Aún en la escuela participaba de concursos de canto. En Panamá había una emisora secular que todas las semanas realizaba un concurso para aficionados y un miércoles por la noche yo decidí participar y gané.

¿Qué edad tenias?

Jaime: Unos 15 ó 16 años. Al quedar de finalista tenía el derecho de participar en la competencia del domingo donde cantaban todos los ganadores de la semana. Bueno, para hacerte corta la historia: gané. A raíz de esa experiencia pasé a la t.v. Yo era parte de un programa que se llamaba: “Música y risas”. A partir de allí comencé a moverme en el medio artístico de Panamá.

Recuerdo que una noche fui a un bar con mi novia (que ahora es mi esposa) y estábamos celebrando creo que un cumpleaños. Mira, yo estaba tan borracho que me acerqué a la banda que estaba amenizando el lugar y les pedí que me dejaran cantar. ¡Imagínate! ¡Canté en inglés! (se ríe). Luego de escucharme me dijeron que les hacía falta un cantante, el grupo se llamaba: Los Mozanbiques. Yo les dije: “Claro, yo me meto a cantar con ustedes, pero si nos metemos al estudio a grabar”. Y accedieron. Al mes ya estábamos grabando. La primera canción que grabé con ellos pegó a nivel nacional. Esa canción me impulsó mucho y pensé que podía ganarme la vida haciendo esto, cantando. Estuve 10 años en Panamá y grabé como 4 discos. Después de terminar de trabajar con Los Mozanbiques hice mi propia agrupación, la llamamos: Escorpio. Es interesante que hoy en día aún se siga escuchando esa música en Panamá.

¿Qué géneros musicales tocaban?

Jaime: Era una fusión de muchas cosas, pero mi estilo de hoy es el mismo de antes, sólo que ahora es un mensaje de fe, esperanza y salvación, y bueno, así fue como comencé en la música secular. Actualmente en Panamá hay emisoras que programan la música de ayer y de hoy, y comparan el antes y el después. Fíjate, las iglesias en Panamá están llenas de hijos espirituales que se convirtieron al Señor a través de mi ministerio. Como yo era alguien bien conocido cuando me convertí, los medios de comunicación me llamaban y entrevistaban. Y claro, yo testificaba. Es más, luego formé una banda cristiana a la que llamamos: Kyrios, que significa: Señor. Por ejemplo, visitábamos colegios. Es decir, donde antes cantaba en los bailes de los estudiantes, ahora dábamos conciertos y les testificábamos. Hacíamos el llamado y la gente recibía a Jesús.

Recuerdo también los conciertos que hacíamos en las plazas públicas con permiso del alcalde. Lo hacíamos los sábados en la noche, tocábamos, testificábamos y la gente se convertía. Recorrimos todo el interior de la República. Hicimos una gira, visitábamos iglesias pequeñas y así fue como yo empecé a ministrarle a Dios. ¿Sabes? La noche que recibí al Señor yo entendí por qué tenía este don. Ese día tomé una decisión de servirle con mi talento. Es más, ese mismo año que me convertí, recién había grabado un disco secular y había estado tan mal emocionalmente que intenté quitarme la vida. Cuando me convertí fuí donde el productor de la compañía para la cual trabajaba y le testifiqué que me había convertido, que había tenido una experiencia con Jesús y que ya no más iba a cantar ese tipo de música. Ese señor se echó a reír y me dijo: “No, lo que a ti te pasa es que estás pasado de drogas. ¡Te doy 6 meses para que estés de nuevo aquí!” Y bueno, ya van 36 años y nunca más he visto la cara de ese hombre. Lo que hice fue una decisión radical porque yo me ganaba la vida con el canto y esa era la forma de sostenerme. Yo ya tenía un estilo de vida y vine al Señor sin salario ni nada, pero él siempre me suplió.

¿Cuándo fue que escribiste tu primera canción? ¿Antes de ser cristiano o después?

Jaime: Cuando yo no era cristiano escribí algunas cosas (se ríe) que no vienen al caso porque eran canciones que venían de mis propias frustraciones y tristezas, cantaba cosas muy feas, como: “Invítame a pecar con música y licor, quiero pecar con exceso…” O sea, era una cosa horrenda lo que hacía, porque así me sentía, frustrado y amargado.

Luego de convertirte, ¿cuándo fue que comenzaste a escribir canciones para el Señor?

Jaime: ¡Al mes! La primera canción que escribí fue: “Entrégale tu vida a Cristo” (oír en el player), que dice: “Entrégale tu vida a Cristo, invítale a tu morada, comparte hoy con él tu pena y tu dolor. Él sabe cuál es tu problema y todo lo que has llorado…” Yo grabé esa canción en el año ´77 ó ´78 con Kyrios. Por cierto, esta canción participó en un festival en Miami y ganó un 2do. lugar. La canción ya tiene años, y estando en EEUU la retomé y la grabé en el disco: “Prometo amarte”.

Jaime, tengo entendido que cuando sale a la venta el disco: “Grandes son tus maravillas” (Editorial Vida) donde cantas junto a Marcos Witt, allá por 1993, tu ministerio alcanzó dimensiones internacionales; pero según me relatas tú ya venías en esto de la alabanza y la adoración desde muchísimo antes…

Jaime: Sí, así es. Por cierto en esa grabación se incluyó una canción mía: “Oh, ven” (oír en el player). La escribí como 5 años después de haberme convertido al Señor. Dios me la dio en la ducha un domingo en la mañana mientras me preparaba para ir a la iglesia a dirigir la alabanza.

jm2.jpgMira, cuando Editorial Vida decidió grabar el disco: “Grandes son tus maravillas” yo no tenia nada que ver con el disco excepto que me delegaron enseñar los cantos a la iglesia. Me pidieron hacer eso para que cuando Marcos viniera la gente se los supiera. ¡Pasé 3 meses enseñándolos a la congregación! Luego, el fin de semana que íbamos a grabar, un día antes, mientras ensayábamos todos: la iglesia, Marcos y yo, se fue la luz. Sí, así como lo oyes, se fue la luz. Así que nos quedamos adorando al Señor con un generador de energía. Mientras lo hacíamos el Señor se movió y su presencia cayó de una manera espectacular. Luego de ese maravilloso momento, Fermín García, el productor del disco, se nos acercó a Marcos y a mí para decirnos de parte de Dios que el disco no iba a grabarlo solamente Marcos, sino lo dos. Fíjate, Marcos tenía la opción de aceptar eso o no, porque a quien conocían era a él, no a mí. ¡Yo era un desconocido! Pero Marcos es un hombre de Dios y además, entre él y yo hubo una gran afinidad desde que nos conocimos. Bueno, la verdad hubo mucha oposición entre la gente que estaba produciendo el disco pues a mi nadie me conocía. En fin, el asunto es que era el tiempo de Dios para mí y sí, esa grabación me dio a conocer a nivel internacional. Yo dí siempre gracias a Dios por eso.

¿Qué cosa crees que es más fácil: escribir cantos de alabanza y adoración o canciones de mensaje, tipo evangelísticas? No sé, te lo pregunto porque a lo largo de tu trayectoria has compuesto y cantado ambos tipo de canciones…

Jaime: Mira, yo creo que cualquiera puede escribir canciones, cualquiera puede sentarse y ver qué es lo que vende y es popular. Si alguien hace eso y está conciente de lo que toca las emociones, entonces puede animarse a componer. Pero ese tipo de ministerio o de estilo de escribir sólo apelará a la emoción; sin embargo, cuando te sientas y recibes de parte Dios una palabra o un canto en tu corazón, eso es lo que marca la vida y transciende el tiempo y el espacio. Hay cantos que te marcan, que pasan los años y nunca dejan de estar de moda. Esa es la clase de música que debemos aspirar a escribir.

Mira, yo estoy en el mover de la alabanza y adoración desde los años ´70 para acá, he visto la evolución y el crecimiento del movimiento, pero creo que nos hemos quedado muy cortos y nos hemos conformado. En lugar de ir a la fuente de la música nos hemos dejado influenciar por lo que ya es conocido, por eso reciclamos. Si te fijas bien, mucha de la música que se canta en la iglesia tiene influencias seculares y yo creo que eso no está del todo mal ya que de alguno u otro modo todos empezamos en la música imitando. Se justifica si estás comenzando, pero después ya no. Debe llegar el momento que debemos ir al original y buscar a Dios en lo secreto, porque nuestra música debería estar influenciando la música del mundo y no el mundo a nosotros.

Estonces no es que sea fácil o difícil componer canciones de uno u otro tipo, sino que el desafío consiste en encontrar profundidad en Dios…

Jaime: Eso es lo difícil. Yo puedo sentarme y escuchar una música del mundo y ponerle letra cristiana. Eso es fácil, lo difícil es traer algo nuevo, algo fresco. Algo que cambie la cultura, la manera de pensar y de conducirse de la gente. Habemos muchas personas que estamos en la iglesia y estamos cansados, no queremos más de los mismo y estamos dispuestos a pagar el precio de volver al principio y a la fuente que es Dios. ¿Sabes? Al principio del movimiento de la música cristiana, la iglesia afectó muchos géneros musicales. Es más, algunos géneros salieron de la iglesia negra y así es como debe ser. Es decir, los grandes movimientos deberían salir de la iglesia. Así como una vez el movimiento de los Derechos Civiles salió de la iglesia con alguien como Martin Luther King. Ese hombre cambió la cultura. La iglesia es punta de flecha y debería ser más agresiva y más exquisita, y comenzar a pagar el precio. Todo lo que te estoy diciendo no es una crítica a nadie, sino una reflexión de que vayamos más allá.

Y no sólo una reflexión, sino una advertencia, pues en cierto sentido el movimiento de alabanza y adoración se ha comercializado. Claro, no estoy diciendo que todos lo hacen por dinero. No, porque hay muchas personas rectas en esto; pero a veces diera la impresión que todo esto de la música es más comercio que otra cosa…

Jaime: La religión es un negocio, la música cristiana en un negocio y eso es lo que a veces daña. En ocasiones lo que Dios da para bendición nosotros mismos lo tornamos en maldición. Yo sí creo que hay gente que no está vendiéndose. Fíjate, yo me muevo en este medio de la música y dicen que si el Reguetón es lo que está pegando, entonces vayamos y hagamos Reguetón. Si el Hip-hop está pegando, que hay que hacer Hip-hop. A veces la gente se me acerca y me pregunta cuándo voy a grabar Salsa o Reguetón. Es entonces que les digo: “Tranquilo, yo conozco mis limitaciones y sé a lo que Dios me llamó. No estoy buscando ser popular ni tener un éxito en las listas para después desaparecer”.

Me viene a la mente un productor de cine secular, Spike Lee. Él hizo una película que se llamó: “Do the Right Thing” (“Haciendo lo correcto”). Recuerdo que cuando salió la película no gano un Oscar. Creo que la que ganó Oscar fue Batman, Dick Tracy o una de esas. Bueno, hace un año vi una entrevista que le hicieron a Spike Lee y le trajeron a colación ese incidente cuando no ganó el Oscar y él dijo: “Mira, la película de Dick Tracy ya pasó a la historia, pero la que yo hice, que no ganó Oscar, ahora es parte del currículum que se utiliza en todas las escuelas de los EEUU para enseñarle a los muchachos sobre lo que significa hacer lo correcto”. Noel, ese tipo de ejemplos son los que deberían motivarnos a hacer cosas que trasciendan el tiempo y el espacio, que después que yo me muera haya una generación que cante: “Grandes son tus maravillas”, “Oh, moradora de Sión”, “Quiero más de ti”, etc. Que esa generación sea afectada por cantos como: “Renuévame”, “Enciende una luz”, los cuales no pasarán de moda jamás.

Mientras te escucho pienso en lo siguiente: Que lo único que logra trascender en esta vida son las cosas eternas. ¿Verdad? Por lo tanto, si lo eterno es lo único que trasciende y nosotros queremos que nuestra música trascienda, entonces debemos acercarnos al Eterno para inspirarnos y componer canciones que trasciendan…

Jaime: Sí, las canciones tienen que venir de una intimidad con Dios, no de tu cabeza sino de tu espíritu. Y el Espíritu de Dios no viene a ti porque de repente viste un ritmo o una tonadita que a la gente podría gustarle, sino que viene cuando fuiste al lugar secreto y es allí donde el Espíritu Santo toma de la mente de Dios y te lo revela a ti. Es cuando eso sucede que tus cantos romperán situaciones, actitudes y cambiarán los destinos de las generaciones. Es más, no sólo las iglesias los cantarán, sino todo el mundo. Por ejemplo, la canción: “Te pido la paz”, que no la escribí yo, nació en el corazón de Dios. ¡Hasta los inconversos y otras religiones han cantado: “Te pido la paz”! Esta canción nació en la mente de Dios.

Jaime, entonces, si alguien te preguntara: “¿Cómo se escribe una canción?” ¿Qué le responderías?

Jaime: Que hay muchas maneras de escribir. La otra vez escuché a Juan Salinas enseñar un seminario donde habló de la estructura de un canto, que debe rimar, cuadrar con la métrica y todo lo demás. Te voy a confesar algo: No sé tocar ningún instrumento, no sé leer ni escribir música. ¡Ojala hubiera tenido unos padres que me hubieran impulsado a estudiar! Lo que tengo yo para componer es un don. ¡Pero! También sé que hay maneras de aprender a escribir y no podemos menospreciar eso. Yo fuera un mejor músico si aprendiera a leer y escribir música. Yo sería un mejor escritor si aprendiera de rimas, versos y métrica. Pero no lo soy. Lo que sí puedo hacer es animar a esta generación a estudiar y aplicar los conocimientos que adquieran en estas áreas, sin descuidar el matrimonio que hay entre lo intelectual y lo espiritual. Matrimonio que si está unido… ¡Wow! ¡Es una bomba!

Esto es como que si algunos tuvieran un don para componer que sin haber estudiado lo han podido desarrollar; sin embargo, hay otros que necesitan estudiar para desarrollar el don… ¿Qué opinas?

Jaime: Pienso que es cuestión de no ser mecánicos. Esto es igual a la predicación. Yo puedo traerte un sermón con homilética, hermenéutica, con su respectiva introducción, desarrollo y conclusión, pero no vivir lo que estoy predicando. Es pura letra muerta, puro: “¡bla, bla, blá!” Lo que tiene poder es cuando yo comparto lo que estoy viviendo, de mi vida. Como Cristo, él vino a transmitirnos vida. Él dijo: “Mis palabras son espíritu y son vida”. Eso es lo que tiene unción y poder, no concentrarnos en la rima y la métrica, que aunque hacer eso está bien, debemos recordar que debemos transmitir lo que estamos viviendo. Por ejemplo, cuando yo canto: “Quebranta mi corazón, quebranta mi vida entera” no es un cliché. Yo he pasado por el trapiche de Dios, yo sé lo que es la humillación, la frustración. Yo sé lo que es fallarle a Dios. Por eso, cuando le digo: “¡Quebranta mi corazón, estoy cansado de fallar, quebranta mi voluntad, ya no voy a luchar en contra de ti!” no es un cliché, lo digo porque realmente quiero menguar para que crezca él. Entonces, cuando yo vivo lo que escribo y lo que canto, al abrir mi boca eso va a tocar a la gente. No importa que tenga la voz ronca o que se me salgan los gallos, cuando yo cante vas a ser tocado porque sale de mi espíritu y de mi vida.

Entonces tu forma de componer no es que te sientas a escribir una canción, sino que te pones a adorar al Señor y las canciones aparecen sin importar que no sepas tocar o solfear…

Jaime: Sí, me pasa constantemente. Voy en el auto o estoy en la habitación y canto de mi corazón, a veces puro dolor y a veces pura gratitud.

¿Qué haces con esas canciones espontáneas? ¿Las grabas?

Jaime: Bueno, tengo una grabadora. Como no sé música y no toco nada, ¡si supiera tocar un instrumento fuera un monstruo! (se ríe), pero como no sé música lo canto y lo grabo, y luego busco un músico para que me ayude. ¡Imagínate! ¡A veces hasta escucho los arreglos de vientos y de trompetas! Los escucho en mi cabeza, como te digo: es un don.

He notado que en tus discos grabas más canciones de otros que tuyas, ¿a qué se debe eso?

Jaime: Mira, a veces me gusta más lo que otros hacen, es como el cocinero que le gusta más lo que otros cocinan…

jm3.jpgSin embargo, siempre estás escribiendo…

Jaime: Sí, hay un disco que aún no sale que tiene 5 temas míos, lo estoy haciendo con un productor argentino. No es el que está a punto de salir, que se titula: “Al que venció”, es uno que saldrá más adelante.

¿Cuál fue la última canción propia que incluiste en un disco?

Jaime: Se llama: “Dulce Señor” (oír en el player), del disco: “Déjame que te alabe”.

Jaime, llevas más de 30 años de ministerio musical, ¿cuales crees que son algunos de los desafíos que enfrentan los compositores de hoy?

Jaime: El desafío es comenzar escribir y cantar canciones que salgan de una plataforma donde ya estamos completos. Fíjate, siempre estamos anhelando o queriendo, no estamos escribiendo desde un lugar donde ya estamos. No decimos: “Yo sé, yo tengo, yo puedo”. Sé que parecerá chocante pero a veces escribimos: “Señor no me dejes, camina conmigo o dame más”. Pareciéramos dar a entender que el Señor es alguien difícil, como si fuera una chica bonita que sabe que es bonita y que uno está enamorado de ella y que a pesar de pedírselo te lleva por la calle de la amargura mientras le ruegas que te dé un beso y que te quiera. Pero Dios no es así. Él está más interesado en nosotros de lo que nos imaginamos. En este sentido, nuestros cantos deberían ser escritos desde otro punto de vista. Desde uno donde dices: “Yo sé, yo tengo, yo puedo”, no desde la mirada de una víctima; si no de una donde me posiciono, me aferro a la victoria de Jesús y declaro: “No estoy solo a pesar de que no te veo. Te alabo Señor porque eres bueno y porque en ti estoy completo”.

¡Impresionante! Dos cosas antes de terminar. Primero: ¿cuáles son las satisfacciones más grandes que te ha dejado componer y ministrar la alabanza y adoración en las naciones?

Jaime: Lo que más me bendice y motiva a seguir con este don y con este llamado son los testimonios de vidas que han sido restauradas. Matrimonios reconciliados, gente que ha estado hospitalizada y que me han contado que mi música los ha ayudado a atravesar esa situación. Además, sé de personas que han sido sanadas, que han estado a punto de suicidarse y que no lo han hecho. Fíjate, es curioso, yo he pasado por todas esas cosas que ahora me testifican. Noel, uno ministra desde el don que tiene y lo que tienes das. ¿Sabes? Dios me ha bendecido en el área de la sanidad interior, de las heridas del corazón. Él me ha sanado de forma impresionante y eso lo transmito en la música que hago. Conocer esos testimonios me motiva tremendamente para seguir pues hay mucha gente que se siente sola, aún en la iglesia, gente que se siente despreciada. Por eso, quiero tocarlos a ellos, motivarles, enseñarles a poner sus ojos en Jesús y en lugar de llenarse de amargura y resentimiento, que puedan recibir del Señor y comprobar que él es más que suficiente. Francamente yo jamás dejaré de hacer lo que hago.

¡Qué especial lo que dices! Lo segundo que quería preguntarte antes de concluir es: ¿Qué le recomendarías a aquellos que leen La Aventura de Componer y que están incursionando en el mundo de la composición? ¿Cuál sería el ´consejo de consejos´ que tú les darías para seguir adelante con su llamado?

Jaime: Yo les diría que no se limiten, que se esfuercen, que no se conformen y siempre pongan sus ojos en Jesús, que aprendan de él. Nunca te canses, siempre puedes hacerlo mejor, exígete a ti mismo, estírate, ensánchate, no caigas en la rutina ni en la monotonía… ¡Aprende, aprende, aprende!

Noel Navas.

[ti_audio name=”Jaime Murrell” width=”600″ height=”150″ autoplay=”0″]

22 Comentarios

  1. cada dia me sorprendo mas de lo maravilloso que es Dios, y de la forma como trabaja en sus hijos, que bendicion son las canciones de jaime, me agradan mucho… DIOS LE CONTINUE BENDICIENDO A TRAVES DE SU MUSICA!! Gracias Noel!!!

  2. DORCAS: Definitivamente Dios es maravilloso, y muestras sus maravillas a través de hijos (y hermanos nuestros) como Jaime. Gracias a ti por comentar!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Hola Noel!!!

    Muy buena la entrevista, eh… te sigues luciendo con ellas.

    Me llama mucho la atencion lo que menciona acerca de no hacer música comercial, sino musica espiritual (así lo entendí yo). He escuchado que hoy en día muchos ministerios (productoras) tiene como requisito que tu música sea comercial o “pegajosa”, sin importarles demasiado el mensaje que tengan… con que peguen…
    No me consta, pero eso se oye mucho; pero me gusta lo que dice Jaime, es mejor hacer musica que trascienda con el paso del tiempo, yo diría en mis palabras: Canciones que toquen y cambien vidas. Ojalá que sea uno de los impulsos de cada compositor.

    Saludos!!!

    Uziel Cerda
    Coahuila, México.

  4. UZIEL: Gracias por tu comentario. En cuanto a lo que dices sobre la música “comercial”, la verdad es que cuando ciertas productoras dicen que la música que lanzan debe ser comercial se refieren a dos cosas:

    1. Que sean canciones que la gente se identifique con ellas. Y…

    2. Que sean canciones que a la gente le gusten tanto que deseen comprarlas.

    Pienso que utilizar la palabra “comercial” puede confundir. En el sentido que quien oye eso pensará que se refieren solamente a dinero. Y no necesariamente es el caso. Más bien se pueden estar refiriendo a que la gente se identifique con ellas, que les guste y que quieran tener un ejemplar de esa canción mediante un cd. Es decir, el concepto es un poco ambiguo y por lo general se relaciona con ventas y dinero, que con que la gente simplemente se identifique.

    Ahora, si somos honestos, para que una canción pegue en las radios o toque el corazón de la gente, debe ser “comercial”. Si te fijas bien, en el contexto que dije esto anterior fue en un contexto sano y lógico. Pues si una canción no es comercial no va a gustar. Ahora, si yo te digo: “debemos hacer canciones comerciales para vender más”, entonces probablemente mi motivación al usar la palabra “comercial” sea otra.

    Pienso que no es malo utilizar la palabra “comercial”, simplemente hay que conocer el corazón y la intención de quien la dijo para saber a qué exactamente se está refiriendo. En este sentido, la palabra comercial es una palabra correcta si se dice con la intención correcta. Seria interesante encontrar otra palabra que pueda representar de mejor manera el sentir de aquellos que queremos hacer canciones que gusten y ministren a las personas.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. ¡Hola de nuevo Noel!

    Si, definitivamente “comercial” es una palabra ambigua, y como tal puede malinterpretarse…

    Me da gusto que aclares el punto, y me gusta lo que dices:
    “…En este sentido, la palabra comercial es una palabra correcta si se dice con la intención correcta…”

    Aún así, creo que tu sugerencia es acertadísima: “Buscar otra palabra”… aunque estamos tan familiarizados con esta que quiza sea dificil.

    Bendiciones.

    Uziel Cerda
    Coahuila, México.

  6. Hola NOEL,que interesante ésta entrevista te felicito! Jaime es un de los salimistas que más me gusta no solo por su forma de interpretar cuando canta sino por su sencillez que hace que su adoracion sea mas evidente se ve que sale de adentro del corazon.
    me llama mucho la atencion la parte en que dice que la iglesia deberia ser mas agresiva y exquesita, y que somos llamados a ser punta de flecha. 100 % 100 de acuerdo con él, yo creo que estamos llamados a establecer una nueva reforma,en la adoracion y en la alabanza ” a restaurar el tabernaculo de David” y que ya es hora de que la iglesia despierte y comience a arrebatar lo que por heredad le pertenece, que las bendicions estan en el aire flotando y que es a nosotros arrebatarlas hoy, que dejemos el conformismo y tanta religiosidad que no nos conduce a ninguna parte,y que nos levantemos con una mentalidad de reino.

    EL CIELO SUFRE VIOLENCIA Y LOS VALIENTES LO ARREBATAN !
    bendiciones
    rommy

  7. ROMMY: ¡Totalmente de acuerdo!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  8. José Velásquez

    Hola mucho gusto, muy interesante lo que dice Jaime, él es un gran ministro de Dios, tiene mucha experiencia y es humilde de corazón, eso es lo que Dios busca de nosotros ser humildes de corazón. cuando somos humildes permitimos que Dios cresca en nuestro interior y nosotros menguamos. y a la hora de componer una canción pensamos en el eterno que es Dios, por eso nuestras canciones no deben llevar el sello de “populares” o el ritmo de moda, por que eso pasa, tenemos que hacer canciones que lleven un mensaje eterno que cambie la vida de las personas, que trasciendan en el tiempo, eso es lo que Dios quiere de nosotros y eso es lo que debemos hacer como compositores, hasta pronto.

  9. JOSÉ: Así mi bro, debemos buscar lo espiritual no lo popular. Tienes razón esa es nuestra misión. ¡Amén!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  10. hola aqui por fin pudiendo leer tu blog, esta muy bien todo lo que dice, el señor jaime, me a ayudado mucho, lo que me gusto mucho fue la observacion acerca de el matrimonio que llevan lo intelectual con lo espiritual, creo que muchas veces, y mas en la musica, y es algo con lo que yo no estoy de acuerdo del todo, verdad, pero ami no me gusta que la gente que ministra a l Señor, caiga, en la … no se si decirlo tal y como es… pero bueno, espero no ofender a nadie.. en el conformismo, de pensar que Dios lo va a hacer todo, y que ellos solo esperan el toque magico que les va a ayudar a hacer todo, y no quieren esforzarce por estudiar, conosco muchas personas que por su condicion economica, de verdad no pueden estudiar, pero otros , que apesar de que tiene para pagar unos buenos estudio, caen,o caemos en el conformismo.
    pero bueno algo tambien que me gusto, y que de verdad el Señor me esta llamando mucho es a estar en su presencia, aveces por la rutina y el cansancio, por cualquier cosa, la verdad es dificil, tener un devocional correcto, de amigos con Dios, pero es alli donde el Señor, muestra sus secretos y donde nuestro corazon se alinea, y entonces podemos desbordar en un canto(s) todo lo que el Señor nos a regalado al estar en su presencia…

    escelente entrevista, y aqui sigo siempre dispuesto a aprender y llevar a la practica, y por su puesto ayudar a otros

  11. GERARDO: Sí mano, gracias por leer la entrevista y comentarla. Muy intersante las cosas que mencionas que te llamaron la atención. Te animo a que sigas conmigo en esta Aventura, y yo contigo en la tuya, jeje, que juntos podemos invitar a muchos más componer canciones que impacten, que “tranciendan el tiempo y el espacio” como dice Jaime. ¡Amén!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  12. Hola noel definitivamente, una gran entrevista con un contenido muy valisos para nosotros los que queremos incursionar en este campo “claro esta Nunca te canses, siempre puedes hacerlo mejor, exígete a ti mismo, estírate, ensánchate, no caigas en la rutina ni en la monotonía”

    EXCELENTE NOEL GRACIAS Y QUE DIOS TE SIGA BENDICIENDO A TI Y A TODA TU FAMILIA.

    Juan Antonio Gomez
    Escuintla, Guatemala

  13. JUAN ANTONIO: Gracias por seguir comentando en el blog, un honor que me visites y disfrutes de los contenidos que se sirven en este sitio. Qué bueno sabe que te ha ayudado a tu vida como compositor.

    Noel Navas
    la Aventura de Componer
    El Salvador

  14. recuerdo la conferencia en instituto canzion san miguel cuando nos hablo de su entrevista a jaime murrell de verdad q esta muy interesante y su blob ni se diga de lujo!! insentiva bastante lo q el dice xq a pesar de q no ejecutaba ningun instrumento eso no fue una excusa para decir no podre componer ni hacer todo lo demas q hasta el dia de hoy a logrado y mantiene. Dios da dones maravillosos q hay muy dentro de nosotros y por lo tanto debemos explotarlos al maximo con positivismo y marcar la diferencia en todo lugar donde nos encontremos por que “todo lo puedo en cristo q me fortalece” (filipenses 4:13)su misma palabra lo dice, asi siempre q estemos de la mano de Dios nada todo nos sera posible….

  15. MÓNICA: Sí, así es, alguien con llamado a la composición no dejará que el no saber tocar un instrumento le impida componer. ¡Todos podemos componer! ¡Todos! Es cuestión de capacitarnos y fortalecer nuestro deseo por hacerlo para conseguir entrar al mundo de la composición aunque sea de manera empírica…

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  16. Saludos Noel, esta entrevista estuvo de lo genial, impacta saber que Jaime no es músico y escribe canciones quien más que él que tiene la experiencia nos alienta a escribir creo que he perdido bastante tiempo en no atreverme a componer pero si algo estoy seguro que este tu pagina web me esta ayudando muchisimo y habriendome la puerta para componer, y algo mas que he aprendido es que hay que tener esa relación con Dios siempre para poder bendecir a los demás con nuestras canciones. Saludos desde aquí a Jaime Murrel y a ti NOEL, sigo orando por tu ministerio Brother hasta pronto. Edvin, Escuintla, Guatemala

  17. EDVIN: Gracias por tus oraciones Edvin, gracias por tus palabras y gracias por compartir conmigo la bendicion que está siendo la Aventura de Componer en tu vida como escritor de canciones.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  18. Hola Noel buenisima la entrevista y los comentario de Jaime mi compatrita.
    definitivamente que nuestra relación y nuestras experiencias con Dios nos llevarán a escribir y compartir lo que edifique.
    este es el anhelo de mi corazón ser gratos a mi creador y bendecir a su pueblo.
    creeme que estos comentarios y aportes son buenisimos

  19. HAROLD: ¡Gracias a ti por dedicar tiempo a leer las entrevistas! Me llena de satisfacción saber que te están bendiciendo. Es más, las próximas que estoy pendiente de publicar te inspirarán así como estas. ¡Así que estáte pendiente!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  20. Gracias Noel.
    desde luego que estare pendiente
    bendiciones

  21. Perdonen que no me haya detenido a leer los otros comentarios pero a mi me ha parecido sumamente impactante la cita que voy a transcribir:

    “Jaime: Mira, yo creo que cualquiera puede escribir canciones, cualquiera puede sentarse y ver qué es lo que vende y es popular. Si alguien hace eso y está conciente de lo que toca las emociones, entonces puede animarse a componer. Pero ese tipo de ministerio o de estilo de escribir sólo apelará a la emoción; sin embargo, cuando te sientas y recibes de parte Dios una palabra o un canto en tu corazón, eso es lo que marca la vida y transciende el tiempo y el espacio. Hay cantos que te marcan, que pasan los años y nunca dejan de estar de moda. Esa es la clase de música que debemos aspirar a escribir.”

    Que mas decir ?.
    Leyendo los párrafos siguientes a la transcripción, con respecto a qué son “influencias seculares” y qué debería ser “musica para Dios”, si comprendi bien lo que quiso decir Murrell, si difiero un poco de esa perspectiva.
    Yo creo sinceramente, que dentro de ciertos limites, lo que llaman “música del mundo” y “música para Dios”, no puede diferenciarse inmediatamente desde el punto de vista técnico que se concentra en el arreglo acompañamiento a las canciones – lo cual conlleva armonias, instrumentación, estilos rítmicos, incluso si los compases son regulares o irregulares, etc – como si es mas facil y evidente en el mensaje expresado en las palabras pronunciadas de cada obra musical.
    Ciertamente la parte instrumental de la musica (la que acompaña a un cantante), debe tener un carácter que invite a la alabanza a Dios (no digo adoración, porque pienso que la adoraición va mucho mas allá de lo que tiene que ver con música) y desde luego que hay estilos de musica con los que hacer esto está entre lo dificil y lo imposible, pero ¿ Como distinguir a un estilo musical que podamos llamar “cristiano puro” de uno “no-cristiano puro” ?
    Los himnarios de nuestras congregaciones estan mas que salpicados de canciones que nunca se concibieron originalmente para ser llamadas “cristianas”, y hoy dia se les considera musica de alabanza… netamente cristiana. Entre ellos musica marcial (“Gloria, Gloria Aleluya”, por ejemplo, es una marcha militar antes que un canto dedicado a Dios), otros provienen directamente de corrientes de Jazz, Rag time, Big Band, y por supuesto musica academica de ciertas modas artisticas de otros siglos, como el periodo romántico, clásico, etc. ¿ Como determinar que elementos son exclusivos de la “musica del mundo” y cuales son “música cristiana” mas alla de las letras que expresan alabanzas ?
    He escuchado el “Arkrishna” de George Harrison, con alabanzas cristianas, lo mismo que “Hotel California” de The Eagles, y “Hey Jude” de The Beatles, con letras cristianas, y la gente las canta con ojos cerrados y la misma solemnidad con las que se cantan ciertas canciones hechas desde un principio para ser alabanzas cristianas.
    Estoy de acuerdo con Murrell en que eso (poner letras cristianas a otras musicas no cristianas) es muy facil (yo me atrevo a decir incluso, que de poca calidad), sin embargo, pienso que ante la riqueza de estilos, ideas y conceptos musicales que han florecido hasta hoy, no tenemos que limitarnos a crear un estilo “100% cristiano” (que para empezar, de antemano sospecho que no existe, y el asi llamado “Gospel”, tampoco goza de tener la caracteristica de ser “cristiano de origen”). Pienso que no es ilegitimo hacer musica con elementos asi llamados “del mundo”, y darles un genuino caracter de alanbanza a Dios. Estoy de acuerdo, que no todos los estilos son siempre adecuados, que la formacion del caracter de la musica, debe meditarse, desarrollarse, probarse, etc, pero creo que no es un proceso sistematico e inmediatamente diferenciable. Creo que el caracter de una musica que pretenda ser genuinamente de alabanza, tiene que ver mas con el corazon del compositor, que con el estilo que escoja. Creo firmemente que ese corazón que busca la “fuente”, sera efectivamente llevado a escoger el estilo mas adecuado, la melodia mas expresiva, la armonia mas elocuente y las mejores palabras para ser de genuina alabanza a Dios, y no tiene que ser contraproducente que se use por ejemplo, el estilo de Ray Coniff, o Beach Boys, o Ruben Blades para semejantes propositos. Si coincido en pretender un gusto “exquisito”, eso es diferente, no hay problema. Pero ¿ a que se le llaman “influencias seculares” ?. Los arreglos de voces de muchos himnos que se cantan habitualmente en las congregacines, provienen directamente de los estilos de la musica popular norteamericana y europea de los años 40 y 50, ¿ No son esas influencias seculares ?.
    Yo creo que el mucho celo por evitar las asi llamadas “influencias seculares”, puede llevarnos a retroceder unos cuantos siglos y terminar retomando los “cantos gregorianos”, que no tenian: acompañamiento instrumental, ritmos regulares, armonia ni ningun otro elemento que fuese caracteristico de la “música mundana”, a fin de hacer un estilo “puramente cristiano”.
    De antemano no creo que exista la persona dispuesta a ello.

    Bueno, es solo una perspectiva, quizá este completamente fuera de lugar tambien,
    Raúl Campomás.

  22. RAÚL: A mi no me parece fuera de lugar tu comentario, me parece totalmente legítimo. Yo también tengo problemas con la expresión: “música secular”, es más, con la misma palabra: “secular”. Y tienes razón, muy difícilmente podríamos decir que dentro del seno de la iglesia cristiana ha nacido un género puramente nuestro. Siempre hemos tomado de otros estemos o no concientes de ello. Creo que a lo que Jaime se refiere es a la intencionalidad que hay en quien compone, pues hay gente que puede escribir canciones y sabe hacerlo de tal forma que reconoce qué es lo que va a pegar. La música en sí emociona y hay gente que está conciente de ello, por lo cual crea para pegar, para vender, para hacer eso y darse por satisfecho. El desafío de Jaime estriba en que lo que hagamos provenga del cielo mismo para impactar la tierra. Algo ungido, algo fresco, que venga del corazón de Dios y llegue al corazón de la gente. Música verdaderamente espiritual que transforme la vida de la gente. A parte de eso, es un gran aporte tu comentario, la verdad tienes razón, eso de las influencias seculares es tan amplio que a veces que quienes pretenden evitarlo son los que más caen en ellas. Claro, sin violar ningún principio moral, espero.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Se pueden usar canciones seculares dentro de los servicios de adoración de la iglesia?

A través de esta serie de 5 entradas,