Conversando sobre composición con: Jaz Jacob (Segunda parte)

Conversando sobre composición con: Jaz Jacob (Segunda parte)

- en Conversando sobre composición
2455
3


Compositora de “Perfume a tus pies”.

Una entrevista a Jaz Jacob, compositora y líder de alabanza. Conocida en toda Latinoamérica a causa del video donde interpretó la canción “Perfume a tus pies” junto a la agrupación  “En espíritu y verdad”, Jaz nació y creció en España donde trabajó como líder de adolescentes en la iglesia Amistad Cristiana de Madrid y fue responsable del movimiento “Oración 24/7” liderado por Pete Greig. Su faceta de predicadora la ha llevado a Francia, EE.UU., Cuba, Guatemala, Birmania, Nepal y Vietnam. Estudió en Bethel School of Supernatural Ministry y hace pocos meses lanzó su primer disco titulado: “Perfume a tus pies”. Una conversación a las 3:00 p.m. vía Skype.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Jaz, hace un momento mencionaste que vivías con otras compañeras de habitación, entiendo que estás estudiando en EE.UU…

Jaz: Sí, acabé hace una semana y pronto me mudo a España otra vez.

¿Qué estudiaste allí?

Jaz: Vine a la Escuela de Ministerio Sobrenatural de Bill Johnson, del equipo de “Jesus Culture”. Es la escuela que tienen ellos en Reading, California, y llevo tres años, ya acabé así que ya me vuelvo.

¿Y de qué te graduaste allí?

Jaz: Es una escuela de ministerio, no es una carrera universitaria, entonces todos estudiamos lo mismo: cómo traer el reino de Dios a la Tierra. Hagas lo que hagas o tengas el llamado que tengas, ya sea en forma de ministerio tradicional o si laboras en el gobierno, en la educación, etc., nos capacitan en cómo se puede traer el reino de Dios, cómo orar por los enfermos, expulsar demonios, predicar la Palabra y cómo moverse en los dones del Espíritu Santo en la vida cotidiana. Eso es lo que vine a estudiar.

O sea que fuiste a estudiar algo que no tenía que ver necesariamente con música…

Jaz: No, no tenía que ver.

Un estudio más teológico, ¿no?

Jaz: Sí, está relacionado con estudios teológicos, pero más que dedicarte a un ministerio o a convertirte en pastor, trata sobre cómo puedo vivir una vida sobrenatural así como la de Cristo, pero dedicándote a lo que Dios haya puesto en tu corazón dedicarte.

Supongo que tus estudios allí han repercutido en tu forma de escribir, ¿es así?

Jaz: Definitivamente han repercutido en mi forma de buscar a Dios y en mi identidad. Antes de venir aquí, antes de estos estudios, tenía un concepto de que tenía que estar siempre desesperada por Dios. Cuanto más desesperaba, más compasión tendría Dios de mí para alimentarme. Y no, no es así. Digamos que yo conociera a un niño pequeño de unos cinco o seis años, y de repente me dice que está desesperado por comer, pero él vive en un país con una situación económica normal. Conocer a un niño así sería distinto que conocer a un niño desesperado por comer en una zona de África donde todos son pobres. Entonces, que alguien me diga que está desesperado en un lugar donde sí hay qué comer me hablará mal de sus padres, que no son buenos padres. Algunos piensan que con ayunar Dios va a ver su sufrimiento y les va a dar más. Y no, todo es cuestión de entrar confiadamente ante el trono de la gracia como hija suya que soy y no tanto con estar desesperada.

Entonces, mucha de mi identidad ha sido alineada con la Palabra en los últimos tres años y eso ha afectado mi forma de acercarme a Dios y de escribir canciones. Especialmente porque como latinos nos gusta el drama, o sea, las novelas mexicanas, las novelas venezolanas, ¡yo creo que el drama salió de la sangre española!

Jajaja…

Jaz: Somos así, ¿no? Nos gusta lo dramático, y claro, hay momentos para ello. Dios nos dio sentimientos y emociones para expresarnos, pero hay veces que escuchas un disco de alabanza y todas las canciones son: “te necesito”, “te anhelo”, “dame”, “ayúdame”, etc. y como te dije antes: hay momentos para eso; sin embargo, hay otros donde tienes que declarar quién eres tú en Cristo y quién eres como hijo. Siendo súper sincera contigo, y sin la intención de ofender a ningún músico o compositor, hay veces que escucho discos de alabanza que no vuelvo a escuchar jamás porque me llevan a pensar más en mí que en la persona de Dios. La alabanza se trata de levantarlo y exaltarlo a él. Se trata de declarar quién es él y de traer el reino de los cielos a la Tierra. Hay canciones que de solo escucharlas me agoto emocionalmente.

Por cierto, esto lo he hablado mucho con el grupo “En espíritu y verdad”, de hecho, el movimiento de ellos nació porque un día se sentaron a mirar todos sus libros de canciones y acordes, y arrancaron todas esas letras que decían: “sáciame”, “lléname”, “cámbiame”, etc. ¡Tiraron todas esas canciones que terminan en “me”! Y dijeron: “Es tiempo de levantarlo a él”. Así nació el grupo “En espíritu y verdad”.

Jaz, ¿qué te impulsó a grabar tu primer disco? Te lo pregunto porque bien pudiste haber sido líder juvenil o líder alabanza, ¡o solo compositora! ¿Por qué grabar un disco?

Jaz: Bueno, realmente quise ser fiel con lo que Dios me dio y no poner en una caja esto que sé que debo hacer. Mira, ser líder de alabanza no tiene por qué ser mi identidad. Yo puedo abrazar esto y decir: “Soy líder de alabanza, soy músico y tengo canciones”, pero yo soy la que escojo mi camino. Yo soy la que escojo seguir orando por los enfermos, trabajando con jóvenes y predicando. Quiero seguir haciendo estas cosas, pero sobre todo quiero ser fiel con lo que él me ha dado. Para mí fue una lucha despreocuparme del tema del dinero para grabar, cuesta mucho pagarles a los músicos y sacar un disco. Por eso le dije al Señor “Si esto es tuyo, vas a tener que proveer”. Obviamente Dios proveyó de una forma increíble.

Además de “Perfume a tus pies”, ¿qué otra canción hay en el disco con una anécdota memorable y que quieras compartirnos?

Jaz: Como “Perfume a tus pies” no hay ninguna. La verdad es que encontrar una donde yo diga: “¡Esta canción marcó un antes y un después en mi vida!”, no la hay. “Preciosa sangre” (oír en el player) la escribí junto con Mau. No sé si la has escuchado o si has hablado con Mau de ella…

Creo que sí…

Jaz: Yo siempre digo que la canción es de Mau, que los retoques que yo le hice son mínimos. Yo le ayudé a escribir la segunda estrofa y el puente, pero realmente la canción nace del corazón de un evangelista. De alguien que se planta tres o cuatro veces a la semana en medio de la calle y empieza a predicar el mensaje de la cruz. Mau llevaba más de cinco años predicando todos los días, todas las semanas el mensaje de la cruz y respirando el mensaje de la cruz. Y Dios honró eso y la verdad es mi canción favorita del disco.

¿Aún más que “Perfume a tus pies”?

Jaz: “Perfume a tus pies” marca algo muy profundo en mí, y es como la canción de mi vida, pero “Preciosa sangre” te hace pensar solamente en Cristo, y quieras o no “Perfume a tus pies” habla sobre la fidelidad de Dios en mi vida y cómo me ha ayudado hasta aquí. “Preciosa sangre” te quita a ti del medio y pone a Cristo en el centro. ¡Eso me encanta!

“Paso a paso” (oír en el player) también me gusta porque parte de la letra la escribió un pastor. Él me pasó la letra y me dijo: “¿Qué te parece?” y me gusta porque habla de cómo las puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia. Habla de la iglesia de Cristo, de la iglesia vencedora y me encanta que un pastor la haya escrito. Luego hay tres canciones espontáneas que salieron dentro del estudio de grabación y eso también me gusta. El hecho de que salga algo fresco, de que detrás del disco haya recursos a través de canciones nuevas que puedas oír en tu coche y alabar con ello. Eso es muy especial para mí, que hayan canciones espontáneas.

Esas canciones espontáneas, ¿las improvisaste dentro del estudio?

Jaz: Es que todos grabamos al mismo tiempo. No grabamos cada quien aparte, todos grabamos juntos y entonces planeamos dónde íbamos a cantar espontáneamente. El plan fue: “Cuando esta canción termine, no terminen, sigan y vamos a alabar al Señor”. El plan funcionó bien, pero en una no tanto. Por eso, si no fluíamos lo dejábamos así y luego lo intentáramos hasta que se oyera bien.

Oh…

Jaz: Lo que sucedió, eso espontáneo que quedó, es muy hermoso.

Cuando ministras en vivo, tocando tu sola o junto a una banda, ¿han surgido canciones sobre la plataforma?

Jaz: Sí, sí, ¡muchísimas! De hecho hace un mes y medio estuve en México, en un congreso de jóvenes llevando la alabanza y salió una melodía que hablaba de Dios como sanador. Cuando pasó el pastor oramos por los enfermos y un montón de gente fue sanada.

¿Nunca estructuras esas canciones?

Jaz: No.

Se han quedado así entonces…

Jaz: Por ahora se han quedado así. Eso sí, cuando escuches el disco verás que “Perfume a tus pies”, tiene un canto espontáneo que salió durante la grabación. Resulta que todos nos pusimos a alabar y salió algo precioso (oír en el player). Lo dejamos como puente de la canción.

Jaz, hasta el día de hoy he entrevistado a apenas cinco mujeres para La Aventura de Componer y a todas les pregunto esto: ¿a qué crees que se debe que haya tan pocas mujeres compositoras? ¿Tienes alguna idea del por qué?  

Jaz: La verdad no lo sé, lo que sí sé es que esto lo vemos en todos lados. El 90% de los músicos son hombres. De hecho, cuando viajo y toco con un grupo nuevo, ¡todos son hombres! La verdad no sé a qué se debe. Le he dado mil vueltas al tema de por qué la mayoría músicos son hombres. No sé si se deberá a que las mujeres somos más sociales y que los hombres son más introvertidos, la vida de un músico….

¡Somos más antisociales entonces! Je…

Jaz: Mira, me refiero a que la vida de un músico implica mucho tiempo a solas. La verdad yo me vuelvo loca si estoy sola. Yo estudié violín y a la mitad de la carrera pensé: “Voy a terminar esta carrera porque dije que la iba a terminar, ¡pero yo sé que nunca voy a ser violinista!” Me gusta demasiado estar con la gente y ser violinista implica estar tres o cuatro horas ensayando sola todos los días.

Jaz, una pregunta más para terminar, ¿qué sueñas en tu faceta como compositora? ¿Qué es lo que más anhelas en esta área de tu vida?  

Jaz: Cuando intento soñar siempre lo hago pensando en que el dinero no será un factor limitante. Si el dinero no importara me encantaría simplemente poder escribir más canciones y ser un canal para otra gente que escribe. Por ejemplo, Mau o mi amigo Keny, que tengo una canción suya en el disco. A lo mejor ellos no tienen el renombre para sacar una canción, pero sé que Dios les ha dado una pasión increíble y creo que vale la pena que las naciones los escuchen. Me encantaría poder ser un canal de nuevas canciones que lleven a la gente a la presencia de Dios.

También me encantaría no tener que hacer giras o viajar, esa es la parte que menos me gusta de ser músico. Uno necesita viajar para que la gente te conozca y compre tus discos para luego tener más dinero y así poder grabar otro disco. Me encantaría simplemente sacar un disco una vez por año con algo que la gente pueda usar para encontrarse con la presencia de Dios.

Noel Navas.

[ti_audio name=»Jaz Jacob 2″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

3 Comentarios

  1. Hermanos, buenas tardes.
    Gracias por compartir estas entrevistas. Ayer conocí este sitio de casualidad y he leido mucho desde entonces !!!

    Jaz Jacob, Dios bendice tu vida y donde pongas tus pies, este la sombra de nuestro Señor. Bendiciones desde Miami.

  2. Dios bendiga a Jaz Jacob, me fascina su inspiracion al entonar Perfume a tus pies.

  3. J Manuel Márquez

    Que bendición de entrevista o testimonio de Jaz me gusto mucho y coincido plenamente con lo que ella comenta
    Bendiciones Noel excelente trabajo.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

¡Adquiere «100 canciones con versos cuestionables»!