Conversando sobre composición con: Marcos Brunet (Primera parte)

Conversando sobre composición con: Marcos Brunet (Primera parte)

- en Conversando sobre composición
4123
5


Un compositor íntimo de Dios.

Una entrevista a Marcos Brunet, cantante, músico y compositor brasileño. Graduado de Instituto Canzion Argentina, trabajó a tiempo completo en la Iglesia “Rey de reyes” en Buenos Aires para luego fundar el ministerio “Toma tu lugar” con quienes ha grabado los discos: “Toma tu lugar” (2009), “Uniendo cielo y Tierra” (2010), “Diálogo íntimo” (2011) y “Hogar, dulce hogar” (2012). Actualmente Marcos es considerado uno de los principales exponentes de la adoración congregacional en Suramérica por su énfasis profético al ministrar. Su esposa se llama Fernanda y tienen dos hijos: Samuel y Sofía. Una conversación realizada a las 8:00 p.m. en Tegucigalpa, Honduras.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Marcos, gracias por tu tiempo para La Aventura de Componer. Como te expliqué hace algunos minutos, quisiera que habláramos sobre tu faceta como escritor de canciones. Pero antes de hablar de ello me mata la curiosidad saber cómo tú siendo brasileño fuiste a parar a Argentina…

Marcos: Yo a los 18 años tuve un encuentro muy fuerte con Dios, en Brasil. Mis papás son pastores y sirven en Río de Janeiro. Entonces decidí capacitarme cien por ciento en el ministerio, yo quería algo de música y de teología al mismo tiempo, pero como no encontré nada en Brasil pues lo más cercano que había era Argentina. Me fui a estudiar a un instituto y allí comenzó un proceso de Dios en mi carácter. Dios me cambió en todas las áreas estando en Argentina.

¿Qué edad tenías?

Marcos: 18 años. Me idea era estar seis meses y regresar, pero eso fue hace 10 años. Allí aprendí que los caminos de Dios no son mis caminos y sus pensamientos más altos que los míos. Allí Dios me cambió en lo profesional, espiritual y hasta sentimental, ¡me casé con una argentina! Y me dio un llamado a la lengua hispana.

Estudiaste en Instituto Canzion, ¿no?

Marcos: Exactamente, sí, sí, sí…

¿Ya componías canciones antes de ir a Argentina o fue allí que se activó el don?

Marcos: No, yo ya componía antes. Fue algo de Dios que nació en mí. A los 9 años comencé a tocar la guitarra y a los 12 a componer. Uno compone de acuerdo a la revelación que tiene tanto de la natural como de lo espiritual. Esas canciones de antes ya ni me acuerdo cómo van, pero conforme fue creciendo mi intimidad con Dios también fui creciendo en la composición.

¿Te acuerdas cómo se llamó tu primera canción?

Marcos: La primera que compuse, no. Grabé dos Cd´s en Brasil, cuando era adolescente…

¿A qué edad?

Marcos: Grabé uno a los 14 años y otro a los 15…

Esos discos, ¿aún se pueden conseguir?  

Marcos: No, no, no, ¡ya los rompí todos! (se ríe)…

Jajaja…

Marcos: Los hice cuando era adolescente. Mi papá invirtió todo y fue algo con mucha pasión, pero con poca visión. Fue un buen entrenamiento.

¿Alguna canción de esos discos que sí recuerdes cómo nació?

Marcos: Me acuerdo de una porque mi papá tiene un proyecto de acción social, de ir a las favelas, que son “villas miseria” de Río de Janeiro. Entonces yo comencé a componer canciones de ayuda a la gente. Me acuerdo muy bien de una, basada en Mateo 25, que dice: “Tenía hambre y me diste de comer, tenía sed y me diste de beber, etc”. Era una canción donde Jesús cantaba. La titulé “Actitud”, también dice: “No sirve solo orar, tenemos que ayudar. Eso es lo que el mundo necesita…”

En ese primer Cd yo compuse pero no canté, pero en el segundo Cd sí canté.

O sea que cuando llegaste a Argentina ya tenías experiencia como compositor, ¿en qué contribuyó la escuela en tu faceta de escritor? ¿Te enriqueció de alguna manera?

Marcos: Sí, sí. O sea, la escuela me dio una base teológica. Me ayudó mucho. Pero me sirvió mucho para cortar mi cordón umbilical, tanto de Brasil, de mi cultura y hasta de mi familia. Allí comencé a desarrollar mi madurez espiritual en Dios. Todo eso fue dando forma a lo que él quería hacer en mi vida. Al tener un carácter formado y ver la vida de otra manera, comencé a ver a Dios como mi todo. Ahora él es mi inspiración para todo lo que compongo.

¿Qué cosas puntuales crees que aprendiste sobre composición estando ya en Argentina?

Marcos: Lo que te puedo decir es que nunca pensé que iba a ser cantante. Ese no era mi sueño, yo quería ser jugador de futbol. Mis papás me apoyaban en todo pero tuve un problema en la rodilla que me obligó a dejar de jugar por un año y durante ese año, cuando tenía 12, fue que comencé a tocar la guitarra. Entonces, como no era una ambición personal fue un don de Dios. Conforme mi intimidad con Dios fue creciendo también crecí como cantante. Me di cuenta que mi composición fue madurando según los procesos que yo iba atravesando con Dios.

Lo que puedo decirle a una persona que compone es que no esté pensando tanto en qué componer. Yo creo que la composición, si pudiéramos encajarla en un ministerio, tendríamos en ponerla dentro del ministerio profético. El ministerio profético tiene que ver con la expresión de Dios, más que con predecir el futuro, tiene que ver con traducir lo espiritual a lo natural. La composición hace eso, traduce lo invisible, una idea o algo de la imaginación, a algo tangible que es escrito o cantado.

El órgano principal de un profeta no es la lengua, lo que habla, ¡sino el oído! Mientras más escucho más podré saber qué transmitir. Entonces, yo veo las composiciones de David como frutos de su experiencia con Dios. En mi opinión, después de estudiar teología, puedo decir que los Salmos son más que poesía. Son experiencias espirituales que él supo traducir y aunque algunas cosas que escribió son literales, como decir: “Tengo sed de Dios”, otras eran lugares espirituales que él probó, como el “valle de sombra de muerte”  y el “pozo cenagoso”. Pienso que hay Salmos que no son metáforas, son experiencias espirituales que tuvo.

¿Qué te quiero decir? Que conforme tú tengas experiencias reales con Dios, no cosas que escuchaste de otros… ¿qué decían los discípulos del Señor? “Lo que hemos visto y oído, eso testificamos”. Hay un poder tremendo en eso. Como dice Apocalipsis 19:10: “El testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía”. Es decir, lo que yo veo y escucho de Jesús, de eso tengo poder para testificar. El problema es cuando no vemos nada ni oímos nada. Cuando eso pasa nos convertimos en copias de otros. Quizá copiar pueda ser un comienzo pero yo creo que Jesús es el origen, él debe ser el original de todo lo que hacemos.

Supongo que desde que estabas estudiando comenzaste a reunir ese banco de canciones que incluiste en tu primer disco: “Toma tu lugar”, disco que ahora sabemos que no fue el primero. ¿Fue desde que estudiabas en Instituto Canzion que comenzaste a componer para ese proyecto?

Marcos: Yo también lo veo como mi primer disco. La canción “Toma tu lugar” (oír en el player) nació cuando recién me casé y recién llegamos con mi esposa a nuestro primer departamento. Al llegar, en lugar de comenzar a acomodar las cosas, comenzamos a adorar. Y decíamos: “Ven y toma tu lugar en casa, ven y toma tu lugar…” Fue un canto espontáneo, le decíamos al Señor: “Te preparamos un lugar para que vengas a reinar, para que vengas a disfrutar”. Vivíamos en el piso No. 22 y desde allí se ve toda la ciudad. Y seguíamos orando: “Toma tu lugar no solo en nuestra casa sino en toda la ciudad”. Sin darme cuenta creé allí una canción, adorando en casa.

Hay compositores que se sientan y dicen: “Voy a encajar palabra por palabra”, buscan rimas, sacan enseñanzas de libros o toman textos bíblicos, pero lo que nace de tu intimidad con Dios, aunque sea: “Te amo, te amo, te amo”, si nace de tu intimidad tiene peso espiritual.

¿Cuál es entonces tu forma habitual de componer? ¿Partes de tu devocional personal o disciplinadamente buscas sentarte a crear algo?

Marcos: Busco estar conectado con Dios. Cuando ministramos con el equipo de “Toma tu lugar” surgen frases espontáneas…

Te refieres en vivo, sobre la plataforma…

Marcos: Sí, de repente surge una frase reveladora y repetimos mucho esa frase. Después en otra ministración surge otra y entonces algunas canciones surgen de esas pequeñas frases que sentimos que Dios nos fue dando.

¿Cómo haces para recordarlas? ¿Tienes una buen retentiva o es que graban las ministraciones en vivo para luego revisarlas?

Marcos: Por ejemplo, la canción “Uniendo cielo y Tierra” (oír en el player)  que dice: “Mi adoración está subiendo, ángeles del cielo descendiendo. Cielo y Tierra se están uniendo ahora”. Eso fue una idea. Después la frase “Santo, santo, cielo y Tierra cantan que eres santo” fue otra idea. Y luego apareció “Aquí y ahora anhelo vivir el cielo en la Tierra”. Fueron tres frases…

En tres momentos distintos…

Marcos: Sí, donde me di cuenta que tenían que ver con la misma canción. Por ejemplo, “Atrae mi corazón” (oír en el player) del primer disco, nació como un clamor de mi corazón. Los versos de la estrofa también fueron surgiendo así, en distintos momentos con Dios.

También hay veces que entro en mi habitación y digo: “No quiero componer, solo quiero pasar un tiempo con Dios”, ¡y me vienen canciones! Y a veces que quiero componer oro a Dios: “Señor, si no me vas a dar algo original, ¡ni quiero escribir!” Es más, ninguna de mis canciones están escritas. Simplemente cuando aparece una idea la canto, canto y canto, y si la retengo lo veo como algo de Dios y que la debo compartir…

¿Nunca grabas?

Marcos: Últimamente sí estoy grabando. Mientras voy en la calle me viene una melodía y la grabo en el momento. Pero escribir, es muy difícil que yo lo haga. Solamente cuando vamos a sacar un Cd escribimos allí la letra.

¿Cuánto tardas en escribir una canción?

Marcos: ¡Ah, eso es importante! En mi caso se terminan cuando comienzo a cantarlas en público. Por ejemplo, cuando recibo una idea que para mí ya está resuelta la muestro al equipo y cuando la cantamos juntos vemos si podemos cambiarle algo. Cuando la cantamos en público surgen otras cosas pero esta vez provenientes de la misma congregación.

Estoy aprendiendo a escuchar lo que Dios genera en la gente, eso suma a la canción. Digamos, la canción “Toma tu lugar”, ves que de repente se acelera y yo digo (canta): “¡Yei, yei, yei, ven y toma tu lugar!” Eso no lo compuse yo, resulta que la primera vez que la canté estábamos adorando y pasó algo muy poderoso espiritualmente. A medida que la ministración avanzaba la gente comenzó a cantar: “¡Yei, yei, yei, ven y toma tu lugar!” (oír en el player).

Cuando oí eso apunté el micrófono hacia la congregación y comenzamos a seguirlos a ellos.

Cuando muestras tus canciones al equipo, ¿las llevas terminadas o solo algunas ideas para completarlas juntos?

Marcos: En cuanto a la letra en sí normalmente las termino solo. Lo que definimos con el equipo son los arreglos y las repeticiones de estrofa, coro, puente, etc. Normalmente las termino solo.

¿Qué hábitos, además de la oración privada, te ayudan a crecer como compositor?

Marcos: Yo creo que un hábito que me ayuda es la desintoxicación de la música del sistema…

¿Te refieres a música cristiana?

Marcos: Cristiana y no cristiana. Yo creo que no toda música cristiana te edifica. Es mi opinión.

No solo porque se esté cantando algo correcto significa que se esté cantando de la forma correcta. Fíjate, con el equipo estamos en un ayuno de un año sin escuchar música que no nos edifique. Ni se diga de música secular. Es como estar afinando el oído para escuchar el sonido original de Dios.

La música es una influencia sobre uno. Yo busco tener una dieta en lo que escucho para no tener influencias de otras cosas. Mientras más limpios están mis oídos naturales, no estoy hablando de los oídos espirituales, sino que cuanto más limpio tenga mi oído, entonces cuando ejecute algo no tendré tanta influencia de otros. Ese es un buen hábito.

¿Qué papel juegan las Escrituras, la Palabra de Dios, en tu faceta de compositor?

Marcos: Nada de lo que yo componga está aislado de la Palabra. Todo lo que he escrito te puedo mostrar la base bíblica de por qué lo escribí. Lo que escribo lo hago de forma parafraseada, pero interpretando correctamente la Palabra.

Por ejemplo, cuando escribí “Atrae mi corazón”, que aunque no lo digo literal, lo tomé de Cantares 1:4 que dice: “Atráeme; en pos de ti correremos. El rey me ha metido en sus cámaras…” Yo amo la Palabra de Dios y amo parafrasearla. Sin la Palabra de Dios no creo que tendría el respaldo del Espíritu.

Continúa…

[ti_audio name=”Marcos Brunet 1″ width=”600″ height=”150″ autoplay=”0″]

5 Comentarios

  1. Gracias por compartir… creo que en las palabras de este salmista, hay buenisimos consejos para la iglesia de como poder acercarnos y conocer mas a Dios en adoracion

  2. Muy interesante! Bendiciones!

  3. Un gran consejo sobre su forma de composicion,la musica es lo de menos lo importante es mantener la comunion con Dios para poder conectarse a Dios.
    Primero buscad el Reino de Dios y su justicia y todas las demas cosas os seran añadidas…
    Gracias por el aporte profe…
    Bendiciones

  4. Somos ciudadanos del Reino de los Cielos.
    Estamos de paso por esta tierra.

    Haciendo uso de mi imaginación, veamos a Cristo minutos antes que nuestro espíritu sea enviado a la tierra:

    Me imagino como una niña junto a Jesús el cual esta agachado con su mano sobre mii espalda diciendome:

    Ves esa tierra a donde vas a ser enviada, y ese pedacito de tierra donde vas a nacer
    recuerda que ese no es tu hogar, este es tu verdadero hogar.
    Siempre tenme presente en tu corazón, siempre mira hacia lo eterno
    este es el lugar a donde perteneces, no lo olvides.
    yo me voy a encargar por medio de todo lo creado de darte testimonio de mi.
    Cuando te alejes mis lazos de amor te atraeran nuevamente a mi reposo.
    Ten cuidado con contemplar las cosas de la tierra y comenzar a creer que perteneces a ella. Te alejarías de la fe y sin ella no podrías regresar a casa.
    No lo olvides!!!
    Con un fuerte abrazo comienza mi nueva aventura, ingreso al vientre…
    Todavía recuerdo las dulces palabras de mi amado ellas arden como fuego
    en mi corazón mientras me desarrollo en este mojado lugar.

  5. ME PARECE EXTRAORDINARIO LO QUE HACES A TRAVES DE DIOS ,TUS CANCIONES SON ESCLUSIVAS PARA EL SEÑOR Y PARA NOSOSTROS SUMAMENTE ESPIRITUAL Y TE LLEGA A LO MAS PROFUNDO DE MI CORAZON ,GRACIAS EXISTIR Y QUE EL SEÑOR TE HAYA PUESTO EN LO MAS ALTO,QUE DIOS TE BENDIGA !!!!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Séptima parte)

Espero que a esta altura hayas comprendido que