Conversando sobre composición con: Miguel Ángel Villagrán, Málin (Primera parte).

Conversando sobre composición con: Miguel Ángel Villagrán, Málin (Primera parte).

- en Conversando sobre composición
2632
6


Un multifacético compositor guatemalteco.

Una entrevista a Miguel Ángel Villagrán, mejor conocido por su apodo de familia: Málin. Productor de los primeros 3 discos de Ricardo Arjona, con participaciones en proyectos de Ana Cirré (de España) y Armando Manzanero (de México). Productor en alrededor de 25 proyectos de artistas de Integrity Music, como: Aline Barros, Héctor David, Kristy Motta, Fernando Solares, Vertical, Paul Wilbur, entre otros. Músico, cantante, productor, arreglista, compositor, esposo, padre, etc. Una conversación jovial, a las 10:00 p.m., en su estudio de grabación en Ciudad de Guatemala, Guatemala.

Málin, sin preámbulos, conversemos sobre composición. ¿Desde cuándo surgió ese amor por la música que te llevó a dejar tu carrera universitaria para dedicarte a estudiar la música como profesión?

Málin: La música siempre ha sido importante en mi vida. Recuerdo que desde niño mientras mis amigos jugaban a la pelota yo estaba cantando con un amigo, sentados, cantando canciones.  Aprendí a tocar batería a los 9 años y como mis hermanos tocaban guitarra pues comencé a tocar guitarra también. Como dice un amigo mío: “Es microbio ya lo traía”. No pude evitarlo. En nuestros países lamentablemente no hay una industria musical y entonces uno crece creyendo que la música es un hobbie o algo para bohemios. Nunca se ve como algo a lo que uno se puede dedicar profesionalmente. Pero como te digo la música fue convirtiéndose en algo muy importante en mi vida. Me percaté de eso cuando entré a la universidad e inicié la carrera de arquitectura. Francamente allí había gente con talento para eso y yo decidí estudiarla porque en ese entonces para mi era la carrera que más se acercaba al arte. Y bueno, pensé que allí me podía realizar. Ya en mi segundo año de universidad me frustré porque estaba dejando de estudiar aquello que realmente quería estudiar. Yo decía: “En la música puedo progresar, aquí no”. Así que contra la corriente dejé la carrera. Como te dije antes aquí no hay industria musical y uno tiene miedo a fracasar pero como de joven se tiene esa pasión y la inconciencia (se ríe) de hacer cosas que después ya no harías me lancé a estudiar música profesionalmente. Recuerdo que un semestre ya no llegué a la universidad y me metí al conservatorio.

Quiero resaltar algo y es que cuando hice el cambio lo hice como debe de ser. Es decir, dejé de lleno la carrera y me metí de lleno en la música. Te lo digo porque hay gente que hace lo mismo pero no estudia música profesionalmente sino como hobbie o empíricamente. No lo toman como una profesión. Yo me metí a estudiar guitarra 6 a 7 horas diarias. La tomé tan en serio que cursé un año de estudios en México en la Academia del Arte Guitarrístico, del maestro Manuel López Ramos, un argentino muy famoso. Ese año que estuve no conocí México porque como te dije: estudiaba como 6 ó 7 horas diarias. Esa era mi mentalidad. Salí de aquello para hacer esto bien.

Entiendo que con todo y tu consagración a los estudios profesionales de música tú aún no escribías canciones…

Málin: Antes de responderte te cuento una anécdota. Yo ya trabajaba profesionalmente y recuerdo que me ofrecieron un empleo en un estudio de grabación para hacer jingles publicitarios. Prácticamente lo que haces en un jingle es crear la música porque el publicista, si es buen publicista, ya te da la letra. Él sabe qué es lo que quiere decir en su campaña así que te la da. Imagínate, no acepté el trabajo porque creí que no podía realizarlo. Sentía que era una montaña gigantesca que no podía subir. En ese entonces aún tenia la idea equivocada de que esto de crear música es para gente que ya lo trae. Yo me veía simplemente como un intérprete. Lo que yo había aprendido en mis años de estudio era leer partituras e interpretar, pero nunca había considerado la idea de comenzar a componer. Eso me pasó por no haberme criado en un ambiente musical adecuado donde me estimularan esa área y por eso no lo había hecho. En fin, no me atreví a tomar ese empleo porque no me creía capaz. Ahora que veo para atrás comprendo que no eran tan complicado.

¿Cuándo fue que sí te animaste a hacerlo?

Málin: Mucho de mi trabajo en la música era hacer covers, oyendo lo de la radio, copiándolo y cantándolo. Esa es una manera de reproducir la música pero realmente no estás creando nada. Después de eso pasó algo importante en mi carrera y es que comencé a tocar con unos jóvenes donde lo que ellos hacían era música original. La banda se llamaba: “Ensamble acústico”. Así que empecé a tocar con ellos el bajo. Pero el rollo de la banda era tocar música original. Un día me dijeron: “Bueno, comenzá a crear canciones vos y nosotros las vamos a interpretar”. Tocábamos en el Café de la Casona, frente a un hotel de la capital y comencé a pensar que sí, lo voy a hacer y así fue como comencé a componer. Compuse 2 temas instrumentales originales.

Pero antes definitivamente nunca habías creado nada…

Málin: Nada.

¿Que sucedió entonces que ahora sí pudiste?

Málin: El reto de hacerlo, porque me pidieron que lo hiciera y que lo tocaríamos. La gente que llegaba a ese Café llegaba a escuchar ese tipo de música, original, algo que no era muy común en ese entonces. Así que comencé a hacer mis primeros ´tanes´ en la composición y vi que no era muy complicado. Yo tenía mi acervo musical, tenia experiencia en música clásica y jazz, así que comencé a componer.

¿Recuerdas el nombre de tus primeras piezas?

Málin: Sí, una se llamó “Encuentro fugaz”. La llamé así porque fue mi primer encuentro con la inspiración. Yo sentí que en un momento me encontré con la inspiración y por eso le puse ese nombre a la pieza. Obviamente no fue un encuentro prolongado pero cuando surgió una melodía la titulé de esa manera. Luego hice una que llamé: “Noches de júbilo” porque teníamos algunos conciertos de jazz en el Teatro Nacional donde iban a venir músicos de EEUU y me puse a escribir. Como te digo mis primeras piezas fueron instrumentales.

¿Cuándo fue que apareció la oportunidad de trabajar con Ricardo Arjona? Entiendo que fue una etapa muy importante en tu carrera…

Málin: ¡Importantísima! Porque en el primer disco: “Animal nocturno” yo me di cuenta cómo era que él componía. Cuando hicimos el disco inicialmente me llamó para arreglar 5 canciones y otra persona arreglaría las otras 5. Bueno, al fin de cuentas terminé arreglando todo el proyecto. Cuando estábamos en Dallas él comenzó a escribir otras canciones que le vinieron a la mente y yo vi todo el proceso de cómo las creaba. Mira, fue tan interesante la forma en que trabajamos porque no nos interferíamos el uno con el otro. Tengo la imagen de Ricardo metido en el baño del cuarto del hotel componiendo: “Primera vez” mientras yo al otro lado del cuarto arreglaba: “Quién diría”. La cual teníamos que grabar al siguiente día. Todo el disco fue sobre la marcha. Y bueno, ver a Ricardo me sirvió mucho para saber cómo se componía. Comprendí que componer es un trabajo, que tienes que buscar frases, enfocarte y estar envuelto en lo que haces. Es estar pendiente de nuevas ideas, no dejar las cosas al azar y a la inspiración, que todo esto es un trabajo que hay que realizar y que podés ir mejorándolo cada vez más.

También me dí cuenta de lo importante que es leer. Arjona no se acostaba antes sin leer. Siempre que estuve con él ví cómo leía a buenos autores. En este sentido, aprendí mucho sólo con verlo aunque en ese momento no desarrollé la habilidad. Pero sí, ví cómo desarrollaba sus ideas, cómo combinaba cosas. Fíjate, a veces hacía una canción pero de esa canción sólo le gustaba el coro, no el verso. Cuando eso pasaba se detenía, y hacía un nuevo verso. Ví como aplicaba todos los recursos que tenía y creaba algo nuevo.

¿Ya eras cristiano cuando le produjiste sus primeros 3 discos? Y si así era, ¿enfrentaste algún tipo de crítica por ser cristiano y a la vez trabajar con un músico secular?

Málin: Yo me convertí por hay de 1986 y con Ricardo trabajé a inicios de los ´90. Pero mira, yo siempre he creído que cuando un médico, por ejemplo, se convierte al Señor el siguiente día él continúa su labor de curar enfermos, ¿verdad? Sigue haciendo lo que siempre ha hecho. Él no dice: “Ahora que soy cristiano solo voy a curar a cristianos”. Eso es ridículo. En este sentido cuando un músico se convierte la gente quiere que de repente esté tocando en la iglesia y no toque para nadie más. La medicina y la música son dos profesiones iguales. Yo estudié música y vivía de la música. Y bueno, definitivamente me comenzaron a criticar porque estaba haciendo este tipo de trabajos. Yo siempre he pensado que todo es un proceso. Yo era un músico cristiano pero no estaba activo en la música cristiana. Yo llegaba los domingos a recibir con mi esposa y con mis hijos y claro, tenía mi trabajo.

Afortunadamente no era un trabajo que hacía en un bar, sino me hubiera sentido incómodo. No, hacía solo arreglos y tenía un estudio. No me incomodaba hacerlo y era una excelente oportunidad de trabajar con Ricardo. En ese entonces él no era famoso pero yo ya había olfateado que iba a convertirse en alguien famoso y que haría algo especial con su originalidad. Y sí, tuve que lidiar con eso de que la gente hablara, pero sinceramente no me importaba. Yo tenía mi esposa y mis hijos que mantener. A la vez tenía en mi corazón trabajar música diferente pero todo es un proceso y cuando el Señor ve el deseo de tu corazón comienza a abrir y cerrar puertas.

Recuerdo que cuando hice su tercer disco: “Si el norte fuera el sur”, comencé a sentir la necesitad de hacer un disco dedicado a Dios. Eso fue por hay del año ´96. Sentía tal gratitud que decía: “¡Wow! Yo estoy trabajando grandes proyectos pero quisiera hacer algo para Dios”. Así fue como comenzó a nacer la semillita de hacer algo para el Señor y de planear mi primer disco instrumental: “Bajo la luz”.

¿Cómo fue la experiencia de grabar: “Bajo la luz”?

Málin: Fue en 1997 y la experiencia fue muy interesante. Precisamente en ese disco aparece la primera canción que escribí, se llama: “Me siento Jonás” (oír en el player). La hice con un amigo. Resulta que como yo quería hacer un disco bien hecho y no me animaba a escribir una canción solo la comencé a escribir con Ramiro Eduardo. Él es publicista. Y comenzamos el proceso como si fuéramos a montar una campaña publicitaria. Primero una lluvia de ideas, las pusimos sobre la mesa y comenzamos a armar frases y rimas. Pusimos el tema central, que era la historia de Jonás y luego cómo queríamos enfocar la melodía. Como te dije: tipo cuando montas una campaña publicitaria. Con su ayuda la escribí. Allí volví a darme cuenta que no era algo del otro mundo, que era cuestión de trabajar. A veces uno piensa que esto de componer canciones tiene que ver con estar bien inspirado y que la canción llega en ese momento. Pero no, fíjate que a mi me motivó mucho una frase que escuché, creo que a Joan Manuel Serrat, una vez le preguntaron cómo se inspiraba, si estando frente a un lago o si se iba a un bosque y él contestó algo que me impactó mucho. Él dijo: “Escribo todos los días para que cuando la inspiración me sorprenda me encuentre trabajando”. Bueno, en ese disco está mi primera canción cantada…

ESTA ENTREVISTA FUE SELECCIONADA PARA SER PUBLICADA EN EL EBOOK: “LA AVENTURA DE COMPONER (CÓMO Y POR QUÉ ESCRIBIR CANCIONES PARA DIOS)”, POR LO QUE PUEDES LEERLA DE FORMA COMPLETA, JUNTO A OTRAS MÁS, ALLÍ. PARA ADQUIRIR EL LIBRO SIMPLEMENTE DA CLIC AQUÍ.

6 Comentarios

  1. Noel… me encanta este sitio. Siempre aprendo cosas nuevas y confirmo la importancia de otras que ya no son tan nuevas:

    “… yo me di cuenta cómo era que él componía…” Observó y siguío un buen modelo de compositor…

    “… También me dí cuenta de lo importante que es leer. Arjona no se acostaba antes sin leer. Siempre que estuve con él ví cómo leía a buenos autores…” Entendió la necesidad de ser un buen lector.

    “… porque una canción es música. Además, debes querer contar algo, una historia por ejemplo…” Ya lo he dicho: una buena canción también es buena musica… y buena narrativa de una historia de principio a final en solo un par de minutos…

    Por allí estoy revisando una “canción” que me enviaron… empeñados en se las arregle… Dios mío!… creo que el “autor” no tiene idea ni de quien fue Gutemberg… el inventor de la imprenta, que a proposito el primer libro que publicó fue La Biblia… jejejeje.

    Felicitaciones. Dios les bendiga siempre. Amén.

    PABLO AZAEL.
    Panama.

  2. DON PABLO: Qué bueno que pudo leer esta primera parte de la entrevista y tomar nota de esas cosas que le llamaron la atención. ¡Ojalá todo imitaran sus pasos! Además, gracias por sus palabras y su predilección por mi blog. Dios lo bendiga a ud. también.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Hey regrese a la leida 🙂
    Como se nota q el sabe lo q hace!!!
    creo q si yo pudiera resumir en una palabra lo q el dice
    esa palabra seria proceso…
    leer para saber, saber para componer, componer para adorar
    y adorar al unico Rey x supuesto!
    q pelado este articulo xD

  4. GERSON: Gracias por volver, jeje, has dado con la palabra exacta que describe a Málin en cuanto a composición: Proceso. Definivamente así es la Aventura de cada quien, un proceso que nos perfeccionará poco a poco en cuanto a todo esto de escribir canciones.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. Godofredo Peñate

    Hermano:

    lo felicito. Creo que sabe porqué.

    Bendiciones!!!

    Hno. Godo.

  6. HNO. GODO: Gracias por sus felicitaciones, la verdad no sé por qué pero me imagino por qué, jeje. Entendí que no le cargaba la segunda parte de la entrevista de Málin, creo que tendría que seguir intentando, a veces los servidores se atoran.

    Gracias por siempre visitar el blog!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Sexta parte)

Adorar a Dios con la mente es utilizar