Conversando sobre composición con: Paulis Sánchez (Primera parte)

Conversando sobre composición con: Paulis Sánchez (Primera parte)

- en Conversando sobre composición
761
0


Compositora de “En ti Jehová”.

Una entrevista a Paula Sánchez, mejor conocida como “Paulis”, cantante y compositora canadiense que creció en Colombia y que actualmente reside en Toronto, Canadá. Hasta el momento tiene dos producciones musicales: “Seguro en ti” (2007) y “My soul mi alma” (2011). Es directora de adoración en Rhema Christian Ministry, una iglesia de cultura afroamericana y donde sirve fielmente desde hace más de 12 años. Una conversación vía Skype a las 11.00 a.m.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Hola Paulis, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Paulis: Muy bien, ¿y tú?

También muy bien.

Paulis: Me quería disculpar que no habíamos podido coincidir con nuestros horarios para la entrevista.

Yo entiendo, a veces es difícil lograr eso. Realmente fui yo quien te canceló la primera vez, ¿recuerdas? Pero qué bueno que pudimos coordinar. Como te mencioné por correo electrónico la idea de conversar es para conocer tu forma de componer canciones, son muy pocas las mujeres compositoras que he entrevistado y por allí mi interés en conocer tu experiencia…

Paulis: Ok…

¿Tu nombre es Paulis?

Paulis: Mi nombre es Paula, pero de cariño me dicen Paulis desde que tengo 2 años de edad…

Ah, ok… Cuéntame, ¿desde cuándo tu interés por la música y la composición?

Paulis: Yo creo que nací con ese interés musical. Mi mamá me cuenta que desde los 7 años yo alineaba todas mis muñecas y me ponía a darles un concierto en mi habitación. Ahora, yo no nací en un hogar cristiano y ni siquiera era católica. Simplemente mi familia no asistía a ningún tipo de iglesia; sin embargo, cuando tenía 8 años mi mamá pasó una crisis y gracias a una amiga de ella asistimos a una campaña evangelística mientras vivíamos en Cali…

¿En Colombia?

Paulis: Ah, es que mi familia es Colombiana, pero yo nací en Canadá.

Entonces a los 8 años de edad ustedes vivían en Cali…

Paulis: Sí, a esa edad acompañé a mi mamá a esa campaña donde no recuerdo quién era el predicador, pero sí que Danilo Montero ministró la alabanza. Francamente me captó poderosamente la atención cómo ministraba Danilo y yo lloraba y lloraba sentada al lado de mi mamá. Como era incontrolable el llanto y ambas estábamos tocadas por el Señor, al final hicieron el llamado y las dos salimos corriendo al frente para recibir a Jesús. Desde allí comenzó mi caminar con Dios y mi interés por servir en las cosas de la iglesia. Primero serví en el ministerio de niños pero incluso desde allí ya servía en la música.

¿A esa edad nunca estudiaste canto o música, o el don lo traías natural?

Paulis: Es que yo ya cantaba y mi mamá notó que me gustaba mucho hacerlo, por eso me puso un maestro de canto. Entonces, cuando comenzamos a congregarnos, desde el comienzo yo solo me la pasaba en la iglesia. Al punto que mi mamá me dijo una vez: “Solo falta que pongamos tu cama en la iglesia eh”. Es que me gustaba estar allí. Y así fue toda mi infancia y adolescencia.

¿Nunca le contaste a Danilo su influencia sobre ti?

Paulis: Sí, actualmente él y yo somos amigos. Una vez cenando le conté lo de esa campaña y nos reíamos de cómo se dio todo.

¿Cuándo es que es que escribes tu primera canción? Ves que hay gente que canta y toca pero nunca compone, ¿qué te motivó a comenzar a hacerlo?

Paulis: Yo creo que fueron las experiencias tan intensas que pasamos en la casa, en la vida familiar. Una de las cosas que yo hacía cuando teníamos crisis es que me desahogaba escribiendo. Tenía una agenda en mi habitación y comenzaba a plasmar historias donde relataba cómo me sentía o lo que me había durante el día. Cuando conocí a Cristo comencé a escribirle a Dios. Ahora entiendo que hacer eso es una forma de orar, por eso muchas de mis canciones surgieron de mi tiempo devocional con él. Entonces, todas esas experiencias, de estar sola, de llorar o de sentirme contenta, pues me llevaron a buscar a Dios y de paso, a componer.

¿Tocas algún instrumento?

Paulis: No toco ninguno. Todas las melodías las oigo en mi mente. Lo que hago es grabar eso que automáticamente escucho para no olvidarlo. Luego con la letra me sucede igual, fluye de forma natural en mí.

¿A qué edad entonces escribes tu primera canción?

Paulis: La primera canción fue como a los 12 años. Se llama “Amigo fiel” y trataba de la guía de Dios en mi vida.

¿Nunca se grabó?

Paulis: No, nunca (se ríe). Pero hubo una que escribí a los 15 años que se llama: “Incomparable amor”, que esa sí grabé con un grupo de una iglesia. En un disco mío no la grabé, pero pienso hacerlo en el futuro.

Háblame más sobre eso que tú oyes melodías en tu mente. Sé de algunos más que experimentan eso pero no le dan importancia, ¿cómo fue esa primera experiencia de que oír algo y decir: “¡Esto es una canción!”?

Paulis: Yo pienso que la música está muy conectada al alma de una persona. La música inspira al bien o al mal, y durante toda mi vida yo percibí ese poder dentro de mí. Entonces, cuando yo escuchaba melodías en mi mente, y todavía las suelo oír, no oía notas, sino acordes que emocionaban mi corazón. Lo que quiero decir es que no es algo que yo conscientemente busque inventar, sino que de forma natural escucho melodías que inspiran cosas dentro de mí.

La primera vez que pasó fue cuando oí el coro de “Incomparable amor”. Al nomás pasarme le llamé a un guitarrista amigo, Carlos Rodríguez, y le dije: “Carlos, estoy escuchando esto en mi mente. Te la voy a cantar por teléfono y tú dime si es una canción o no”. La comencé a cantar y me dijo: “Paulis, ¡esto hay que grabarlo! Cantémoslo primero en la iglesia”.

El domingo siguiente lo hicimos y desde entonces la cantamos en la congregación.

¿Qué tal fue la reacción de la gente?

Paulis: Fue algo maravilloso, porque cuando tú escribes algo sabes que nació de algo muy íntimo dentro de ti. Entonces, presentarlo ante mucha gente y saber que los conectó a ellos pues eso es algo que te satisface mucho.

Desde “Incomparable amor”, ¿cómo fue tu rimo de composición? ¿Comenzaste a escribir mucho o poco?

Paulis: Yo no puedo decir que escribo cada semana, pero sí cada mes. Según lo que esté viviendo es la frecuencia de lo que componga. A veces puedo estar en una conversación y de repente la otra persona dice algo, ¡tres palabras!, me inspiro, no puedo olvidarlas y cuando estoy sola, digamos: orando, tomo esas palabras y compongo una canción. Así nació: “En ti Jehová” que basé en el Salmo 31. La compuse después de escuchar al pastor predicar sobre la confianza en Dios. Cuando llegué a casa leí otra vez el salmo 31 y comencé a componer: “En ti Jehová yo he confiado, líbrame en justicia oh Dios. Sé tú mi fuerza y torre fuerte. Mi fortaleza en ti Señor, etc.” (oír en el player). Y mientras lo leía escuché la melodía instantáneamente. Nadie tocaba nada, no habían instrumentos, yo estaba sola y la compuse en menos de 5 minutos.

El domingo siguiente la metí en la lista de cantos de la iglesia y nos fue muy bien. La gente se conectó con Dios de inmediato.

¿No te costó incorporar tu canción al repertorio de la iglesia? Es que he conversado con muchos compositores y me comentan cómo les cuesta meter una canción propia en el repertorio del equipo de alabanza. Por lo general no los apoyan, ¿nunca te pasó eso a ti o siempre que propusiste alguna dijeron que sí?

Paulis: No, gracias a Dios nunca me sucedió eso. Yo creo que tengo bien claro qué es una melodía, o sea, una melodía fácil de recordar. Entonces cuando estoy creando me hago un autoexamen, por ejemplo: Si no recuerdo el coro una hora después de haber comenzado a componer, probablemente la canción no sea lo suficientemente intensa como para trabajarse. En mi opinión, el éxito de una canción en el corazón de la gente estriba en que la canción tenga un coro pegajoso, fácil de cantar y sencillo de recordar. Una buena canción es buena independientemente de que esté orquestada, tocada con una guitarra acústica o simplemente cantada a capela. Una buena canción es memorable y conectará a las personas independientemente del género que les guste a ellos.

Entonces, si me acuerdo del coro una hora después o un día después, eso me da pie para cantarla en la iglesia. Si no me acuerdo, entonces todavía no la presento (se ríe).

¿Siempre grabas lo que viene a tu mente o esperas unas horas para saber si no la olvidaste?

Paulis: Al principio no las grababa y esperaba trabajarlas un poco más para grabarla y no olvidarla. Pero como últimamente he estado componiendo mucho sería imposible no olvidar tanta información. ¡Gracias a Dios por mi Iphone! La canto, la grabo y luego cuando regreso a la canción la oigo de nuevo y digo: “¡Ah, sí! ¡En esto me quedé!” Y sigo construyendo la canción.

¿Te ha pasado alguna vez que tienes una gran idea melódica en la mente y no tienes nada para grabar, y olvidas la canción?

Paulis: ¡Súper frustrante! (se ríe)

Jajaja…

Paulis: Es lo peor que te puede suceder.

¿Nunca las recuerdas después?

Paulis: A veces sí, de repente la vuelvo a oír en mi cabeza. Pero otras las he olvidado del todo.

Ese es un buen hábito del compositor, grabar todo cuanto viene a su mente, ¿no?

Paulis: Sí, en mí es un hábito. Y también otro hábito que tengo es mostrársela a un músico que yo respete mucho.

Continúa…

[ti_audio name=”Paulis Sanchez 1″ width=”600″ height=”150″ autoplay=”0″]

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Séptima parte)

Espero que a esta altura hayas comprendido que