Conversando sobre composición con: Rabito (Primera parte)

Conversando sobre composición con: Rabito (Primera parte)

- en Conversando sobre composición
3179
4


Uno de los mejores compositores argentinos.

Una entrevista a Juan Carlos Fernández, mejor conocido como “Rabito”. Cantante, músico y compositor argentino de amplia trayectoria. En su haber están las producciones: “Pueblo de Dios”, “Sinceridad”, “Mensajero del amor” y “Nueva música para el barrio”, entre otras. Junto a Fonovisa fue el promotor del inicio de los Premios Grammys para la música Gospel Latina con su producción “Sinceridad” a finales de los 90´s y donde recibió la nominación. Desde hace 30 años solo graba música Gospel y está dedicado a predicar el evangelio de Jesús dando conciertos y conferencias en distintos países. En los últimos 20 años vive en California junto a su familia. Una conversación a las 4 p.m. vía Skype.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Juan Carlos, ¿qué tal? Gracias por tu tiempo para conversar conmigo sobre composición…

Rabito: ¿Cómo estás flaco?

Muy bien, la idea de la entrevista es transcribirla y compartirla gratuitamente con los lectores de mi blog.

Rabito: ¡Comencemos entonces!

Antes de comenzar de lleno con las preguntas, me da curiosidad saber por qué te dicen: “Rabito”…

Rabito: Porque un amigo me puso ese pseudónimo y a mí me pareció bien la idea. Mira, cuando yo inventé a Rabito fue como un producto para vender discos pues yo no iba a ser Rabito. Resulta que hice un disco y mientras estaba en España, el disco pegó mucho en mi país y me llamaron diciendo: “Regresáte que desde ahora en adelante te llamarás: Rabito”. Cuando volví desde Madrid me entregué de lleno a representar el artista que había inventado.

No comprendo cuando dices que “inventaste un personaje”, ¿a qué te refieres?

Rabito: Es que en los años 70´s se creaban artistas fantasma únicamente para vender discos. La meta era vender existiera el artista o no. Lo que nunca se nos ocurrió fue que el personaje tendría tanto éxito en Latinoamérica. Al punto que los discos, como ellos me decían, “se vendían como pan caliente”. Vendíamos en todos los países principalmente en Argentina, donde nací. Y así fue, inventamos al artista, pegó y regresé de España a representar al artista que inventamos.

Tu nombre es Juan Carlos Fernández, ¿no?

Rabito: Sí, así es.

¿Desde cuándo tu interés por la música y la composición?  

Rabito: Yo creo que comencé a componer cuando tenía 14 ó 15 años.

¿Y a tocar un instrumento?

Rabito: Por esa época también. Comencé por la batería, le pedí una a mi papá y no me la compró. Me dijo que no quería músicos en la casa, que los músicos eran unos vagos que no estudiaban, así que me la terminé comprando yo. A partir de allí comencé a tocar y a tocar muchas horas diarias hasta que aprendí a dominar el instrumento.

La batería no es un instrumento melódico, ¿cómo escribiste tus primeras canciones? ¿Con la batería? Je…

Rabito: No, alguien me prestó una guitarra rota y cuando comencé a aprenderme los tonos de Do, Re, Mi, etc. ¡Cómo me dolían los dedos! Pero aun así seguí adelante. Recuerdo que tenía que ponerle un broche de ropa en cierto lugar de la guitarra para que sostuviera una de las cuerdas y así comencé.

¿Cuál fue tu primera canción?

Rabito: Hablaba de una hormiga…

Jajaja…

Rabito: Sí, fue muy interesante. Por ese tiempo viajábamos por los trenes cantando, fue una linda época.

¿Nunca grabaste la canción?

Rabito: No, cuando comencé a componer más seriamente noté que esa canción que hice era la de un principiante. La composición es como todo, cuando haces que nazca algo, todo está en bruto. Cuando vas creciendo como compositor notas que algunas cosas son y otras no son para una canción. Tus criterios se fortalecen y aprendes que tienes que decir ciertas cosas para que a la gente le guste lo que escribes. Así se empieza a pulir el don y a aprender a dar por bueno lo que la gente da por bueno, y a dar por no tan bueno lo que solamente te gusta a vos.

¿Cuál fue la primera canción que escribiste pero que sí grabaste?

Rabito: Se llamó “Estrechándome”. Ese fue un éxito, donde grabé casi todos los instrumentos y hasta la mezclé a mi gusto. La grabé en EMI Capitol antes de irme a España. Me dieron todo un día para grabar así que desde la mañana hasta la noche estuve trabajando.

Fíjate que aun hoy en día escucho esa canción y me espanto de cómo quedó. En esa época las cosas se grababan distinto a cómo se graban hoy. A medida que adquieres experiencia lo que menos quieres es escucharte a ti mismo cuando recién empezaste…

¿En qué disco grabaste la canción?

Rabito: Fue un single. No fue una grabación con muchas canciones. Aun tengo esas grabaciones pero no las escucho nunca para no atormentarme…

Jajaja…

Rabito: Pero ese fue una de mis grabaciones que más ventas tuvo. En esa época se vendieron miles de discos. Fue una sorpresa para todos que pegara tanto. La compañía estaba sorprendida, ¡y yo más! Incluso ponerme de pseudónimo “Rabito” era un tanto ridículo en ese entonces, pero yo le dije a los de la compañía: “Si no le ponen ese nombre, no quiero que salga el disco”. Había tres personas que estaban de acuerdo en hacerlo y más de 200 vendedores no. Al final esos tres hicieron todo lo posible para que saliera la grabación y al final pasó lo que pasó, reventó, ¡fue un exitazo!

¿Cuándo comenzaste a componer como hábito de vida? ¿Cuándo comenzó a fluir más tu creatividad para escribir?

Rabito: Tipo a los 22 ó 23 años. Cuando comenzó a sonar Rabito le presté más atención a todo lo que era la composición. Por allí fue que comencé a depurar lo que creía que podía funcionar o no podía funcionar. Como autor me ponía a pensar como autor, me proponía componer y daba el visto bueno a lo que hacía. Mira, el feeling que uno tiene como inventor es inventar constantemente. Así como una vez se inventó un avión, también se inventó una canción. ¡Y un montón de cosas más!

Yo recuerdo algunas canciones tuyas que acompañaron mi adolescencia… “Soy Señor”, “Pueblo de Dios”, por ejemplo…

Rabito: Ah, esas las escribí recién convertido…

¿A qué edad te entregaste al Señor?

Rabito: A la edad de 33 años. Cuando yo compuse esas canciones yo estudiaba teología pastoral y había dejado de cantar secularmente. Yo era el albañil y jardinero de la iglesia mientras formamos el grupo “Pueblo de Dios”. Entonces quienes salíamos a ministrar en aquella época era “Rabito” y “Pueblo de Dios”. A media que trabajamos juntos fuimos componiendo canciones. Claro, no todas las canciones eran mías, sino también del flautista del grupo, del bajista y su esposa…

¿Y cuál es la historia detrás de “Soy Señor”? La verdad esta canción sigue sonando hasta el día de hoy en las radios…

Rabito: Las canciones cristianas, si son escritas a conciencia y con oración de por medio, son canciones que Dios las escribe, no el hombre. Y lo que Dios escribe no es moda. Algunas canciones pueden sonar viejas en cuanto melodía, arreglos y aun por la forma de ejecutarse, pero la letra te va a aplastar todo el tiempo hasta que Cristo venga otra vez. Son canciones profundas, serías.

Algo que siempre le oré al Señor fue por agudeza en las cosas que yo escribiría. No quería escribir cualquier cosa. Quería componer cosas que le dieran sentido a lo que él es. No escribir por escribir.

“Soy Señor” (oír en el player) la escribí en Buenos Aires, en un ratito. Al punto que una vez estaba en mi casa y mi pastor, Juan José Mejía, llegó a visitarnos y allí mismo se la mostré. De allí todo se conjugó para que sonara en todas partes.

¿Qué me dices de “Yo soy Jesús”? ¿Qué anécdota hay detrás de ella?

Rabito: Esa canción la sigo cantando hasta el día de hoy. Por lo general cierro mis conciertos cantándola. En mi opinión la canción es tan grandiosa que siento que nunca soy yo quien la canto. La escribía un día a las 12:30 de la madrugada. Mi esposa y mis hijos se habían ido a dormir. En ese momento me pregunté: “¿Qué diría Jesús si él tuviera que cantar en esta época?” Entonces me puse en el lugar de Jesús y a evaluar lo que estaba pasando alrededor. Cuando hice eso comencé a sentir eso que al final quedó escrito. “Yo soy Jesús” (oír en el player) ha marcado mi vida y muchísimas vidas. La gente termina llorando en mis conciertos al escucharla.

Pareciera que lo que componías en esos años era porque tú te lo proponías, ¿nunca te asaltaba la inspiración para iniciar el proceso creativo?  

Rabito: Yo puedo ir manejando y voy trabajando canciones en la mente. Cuando Dios quiere que escriba, él me manda letras en cualquier momento y en cualquier lugar. Puede ser en la cocina de mi casa, caminando, entrando a algún lugar. No hay tiempo ni lugar ni espacio. Se da y se da. Llega la música y… ¡Pin!… Compones.

¿Almacenas esas ideas?

Rabito: Siempre tuve una grabadorcita de casetes conmigo y luego una más moderna. No siempre la cargo, porque a veces no siento que deba escribir. Pero cuando siento escribir hasta la llevo conmigo al baño. ¡Uno nunca sabe cuándo vendrá una canción! Las grabadorcitas te salvan eh, hay frases que tengo grabadas y que luego de revisarlas vienen más frases.

 Continúa…

[ti_audio name=”Rabito 1″ width=”600″ height=”150″ autoplay=”0″]

4 Comentarios

  1. Excelente entrevista, Rabito es uno de mis compositores preferidos junto con Ricardo Rodriguez 😀 … Q bendición poder leer sus experiencias y consejos.

  2. Es una bendicion poderleer estas entrevistas…. saludos.

  3. Lo felicito en gran manera por saber llegar a millones de almas con mensajes de amor y salvacion a traves de la musica cristriana.

  4. cada año en mi ciudad llevamos acabo una marcha denominada marcha de gloria para albar y bendecir el nombre de DIOS en esta ocacion la estamos programando para el 19 de marzo 2016 quisieramos extenderle la invitacion al hermano Juan carlos conocido como rabito nos dara mucho gusto contar con este ministerio .En este evento tendremos una concentracion de 4000 mil personas esperamos su respuesta deseamos que DIOS lo siga bendiciend

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Sexta parte)

Adorar a Dios con la mente es utilizar