Conversando sobre composición con: Roberto Orellana (Primera parte)

Conversando sobre composición con: Roberto Orellana (Primera parte)

- en Conversando sobre composición
4718
18


Roberto Orellana 1Un cantante, músico  y compositor «Todoterreno».

Una entrevista a Roberto Orellana, compositor y cantante de origen chileno quien han grabado los discos: “Vientos del sur”, “Entre mar y cordillera”, “Tierra del fuego”, “Mi nuevo amor”, “Esperando en ti” y “Tengo fe” entre otros. Con más de 15 años de ministerio musical tiene en su haber muchos premios y una nominación al Grammy Latino. Simultáneo al canto desarrolla programas de ayuda alimentaria en comunidades pobres en varios países de Latinoamérica. Está casado con Waleska con quien tiene dos hijos gemelos. Una conversación en las oficinas de la Iglesia de Jesucristo Familia de Dios en Guatemala. Gracias a la colaboración de Luis Fernando Solares, a las 11:00 a.m.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Roberto, es un gusto para mí poder entrevistarte, hasta donde he leído entiendo que comenzaste en la música durante el tiempo de la dictadura de Pinochet, ¿fue desde entonces que comenzaste a componer o hasta que fuiste cristiano?

Roberto: Fue en Chile, en el tiempo en el que vivíamos bajo la dictadura militar. Para nosotros era muy normal mitigar el dolor de la crisis del país a través de la música. Por esa época yo pertenecí a unos cinco grupos folklóricos urbanos y fue allí que escribí mis primeras canciones, música de protesta.

¿Alguna vez se grabaron esas canciones?

Roberto: No, no fueron famosas, era música de los barrios, subterránea y las cantaban los grupos folklóricos. Las cantaban los jóvenes en las escuelas, en las universidades y en los barrios. Así corrían las canciones, de músico en músico.

¿De qué hablaban esas canciones?

Roberto: Yo nací en uno de los barrios marginales más peligrosos de la ciudad y la escuela a la que yo asistí toda mi niñez era una que estaba limítrofe con el barrio más discriminado. Imagínate, yo vi a las hermanas de mis compañeros prostituirse, a sus padres alcoholizarse y a muchos de mis compañeros vender por las calles. Yo me crié en la pobreza extrema y eso fue lo que más tarde me llevó a tomar la guitarra y cantar canciones con la idea de capturar los sentimientos de tanta desgracia y de  la situación que Chile vivió por 17 años. Quizá la ayuda en los países llega a la gente que está en las capitales pero para quienes están en las provincias es más complicado. Yo vivía en una al Sur de Chile. Todo esto me llevó a escribir canciones de protesta y enredarme con malas amistades al punto de terminar en la cárcel.

¿Fue en prisión que conociste al Señor? ¿Cómo fue esa experiencia?

Roberto: Cuando yo tenía 18 años fui golpeado por la policía y encerrado en un calabozo. Resulta que yo era amigo de comunistas y revolucionarios. El asunto es que en medio del movimiento de protesta la marihuana era como el Sushi que comen los ricos. Todo esto de la marihuana te lleva a enredarte con gente que no contribuye a nada en tu vida; sin embargo, hacerlo era como sentirte parte de algo. Para mi formar parte del movimiento revolucionario era sentirme algo porque en el país no había oportunidad de sentirte nada. Me acuerdo estar encerrado en el calabozo tres días y eso es una cosa que yo no le recomiendo a nadie. Que te quedes encerrado en el ascensor de un hotel o un edificio puede ser desagradable, pero imagínate estar tres días en un calabozo.

Un calabozo, para quienes no saben, no es una celda, las celdas tienen rejas, cama y hasta un baño. Un calabozo es un cuarto de cemento, con una puerta de hierro y donde te encierran. Tres días allí es para volverse loco. Allí yo gritaba de desesperación, ya no aguantaba la oscuridad ni la incertidumbre de saber qué pasaría. Mientras gritaba se abrió el calabozo y entró un policía que me golpeó contra la pared y me dijo que ya no gritara, que me callara. Eso fue como la gota que colmó el vaso. Yo tenía 18 años y mi vida era un desastre al punto que ya había decidido que cuando saliera de ese lugar yo haría las cosas más malas que algún hombre había pensado hacer. Yo ya había tomado mis decisiones porque la prisión había cicatrizado mi vida y causado mucho rencor.

Yo no sabía que mientras estaba encerrado mi padre y la iglesia donde él asistía estaban orando por mi. Así fue como la misericordia del Señor me alcanzó. La oración de un padre puede mucho. Entonces, después de aquella paliza yo caí de rodillas en el calabozo, empecé a llorar y supe que el Señor me estaba llamando. Sentí el toque del Señor. Cerré mis ojos y te puedo decir que yo sentí que el calabozo se iluminó completamente. ¡Era un contraste extrañísimo! Todo estaba oscuro y yo estaba solo, pero sentí que había alguien allí visitándome. Cuando cerré los ojos yo sentía muchas luces blancas metidas dentro de mi y yo dije: “¡Qué extraño! ¡Esto es sobrenatural!” Me pasó más o menos como cuando Pablo cayó en tierra mientras perseguía a los cristianos y quedó ciego. A mi me pasó algo similar. Con mis ojos cerrados yo veía una gran luz por dentro. Así fue como el Señor me llamó dentro del calabozo.

Luego de convertirte, ¿pensaste que alguna vez usarías tu capacidad de cantar y componer para servir al Señor así como lo hacías antes para protestar?

Roberto: Mira, de aquel lugar me llevaron a una cárcel de la ciudad, que por cierto… ¡Era la cárcel más asquerosa! Había otra mejor pero me llevaron a esa. Como tenía 18 años no me correspondía una cárcel juvenil sino el mundo de la gente adulta, donde habían personas con cicatrices en sus caras y condenadas de por vida. Algunos de los que estaban allí hasta habían sido compañeros míos del barrio. El primer día que llegué me encontré con un pastor en mi misma celda. Yo le pregunté quién era y qué hacía, y me contó que se había convertido en la cárcel, que Dios lo había llamado y ahora era un misionero en ese lugar. Él fue mi compañero de celda y me invitó a la iglesia de la prisión. Cuando comencé a participar de los servicios noté que había una guitarra enganchada en la pared que nadie tocaba. Como yo tocaba guitarra comencé a cantar. Así comenzó todo.

Roberto Orellana 2¿Cuál fue la primera canción que escribiste siendo cristiano?

Roberto: Yo cantaba una canción que dice (canta): “Quiero cantar una linda canción a aquel que mi vida cambió, quiero cantar una linda canción a aquel que mi vida cambió”. Tenía el sonido de la música de protesta pero ahora con sentir cristiano. A penas estuve unos meses en la cárcel y cuando salí sentí el llamado a cantar. A veces el pastor de la iglesia donde me congregaba me pedía cantar algún canto especial y hasta me llevaba con él a contar mi testimonio. Todo lugar donde yo iba cantaba, relataba mi testimonio y la gente se convertía al Señor. Así ha sido mi vida desde entonces, yo cuento mi testimonio y canto. El resultado es que muchos se convierten.

¿Cuáles fueron las primeras canciones que grabaste? Te lo pregunto porque algunos creen que tu apareciste en el mundo de la música a finales de los noventa y no saben que tú llevas muchísimos años en el ministerio y grabado muchos discos. ¿Qué canciones fueron esas que tú escribiste y grabaste en tus primeras producciones?

Roberto: La primera canción que yo escribí se llama “Libertad” (oír en el player), la escribí en Argentina, allá por el 87 u 88, donde grabé mi primer disco. Resulta que yo pertenecí a un grupo evangelístico con quienes íbamos a cantar a los trenes subterráneos del gran Buenos Aires. Cuando la gente salía del subterráneo hacia arriba me encontraban a mi cantando en la plaza. Fíjate, una vez una señora, por cierto: una doctora, iba a suicidarse y me dijo: “Vine a quitarme la vida por un problema que tengo, vine a tirarme al tren, pero te escuché cantar”. Ella fue de las primeras personas que se convirtieron cuando yo cantaba en los trenes subterráneos. Yo hacía eso todos los domingos, montaba un equipo de sonido y hasta había gente que me grababa. Me decían: “Hermano, espere, no comience que lo vamos a grabar”. Sacaban sus caseteritas y me grababan. El asunto es que cuando la gente me oía se acercaban y yo les predicaba.

Bueno, volviendo a la doctora, una vez mientras yo cantaba vi que ella se acercó pero me llamó la atención que alguien la jaló por la espalda. Fue como que si la agarraran del pelo y salió caminando hacia atrás, ¡pero no había nadie! Eran los mismos demonios que habían planificado su muerte que la tiraron al piso. Cuando vi eso me acerqué, oré por ella y comenzó a llorar. Yo le pregunté: “¿Qué te pasó? Te vi caminando de espaldas”. “Me iba a matar…” Me dijo, “Vine a tirarme al tren y te oí cantar, pero no sé quién me tiró al piso”. Oré por ella y se convirtió. Este y otros eran los testimonios que yo iba tejiendo domingo tras domingo que yo predicaba. Esto lo hice tanto en Chile como en Buenos Aires.

O sea que tu énfasis al comenzar a componer era escribir canciones evangelísticas más que de alabanza y adoración…

Roberto: Aun sigo cantando lo mismo, yo nunca he seguido una “ola” o alguna corriente. Una vez llegué a Puerto Rico y la gente sintió que yo estaba fuera de onda, pero yo no estoy en la onda, uno debe de hacer lo que Dios va dictándote en el corazón. Cuando yo cantaba la gente se convertía y es lo mismo que hago hoy. A veces ni canto y me pongo a tocar la armónica o mi charango, Dios toca a la gente y se convierten. Yo improviso mucho en mis presentaciones y soy así, no sé lo que voy a cantar hasta que llego al lugar. Veo al público, oro y digo: “Esto es lo que voy a cantar”.

Roberto Orellana 3¿Cuál es tu forma habitual de escribir canciones? ¿Decides sentarte a componer o lo haces cuando nace espontáneamente?

Roberto: Fíjate que el otro día llevé a mis niños a la escuela y no había desayunado. Cuando llegué a la casa quise comer y bueno, a mi me gusta desayunar bien folklórico tipo desayuno sudamericano. Llegué a la casa y el Señor me dijo: “Desayúname a mi”. Me fui al estudio de grabación que tengo en mi casa y me desayuné al Señor. Le escribí una canción que dice: “Mi desayuno eres tú, tú eres mi pan, eres mi agua”. Dicen que si tú tienes un buen desayuno tendrás un buen día, que el desayuno es la mejor comida. Por eso yo creo que si tú desayunas a Jesús en la mañana tú tendrás un buen día. Grabé la canción en el disco: “Tengo fe” y la titulé “Cada mañana” (oír en el player).

¿De qué otra canción tuya me puedes hablar que te haya gustado por la forma en que nació?

Roberto: Hay una canción que siempre la gente me pide, se llama: “Árbol sin raíces”. Esa canción la escribí arriba de un árbol cuando yo pensaba regresarme de Argentina a Chile. Resulta que yo salí de Chile por causa de la dictadura militar y me fui exiliado hacia Argentina. El asunto es que Argentina estaba en una depresión económica como la que ha estado atravesando EE.UU. Todos cerraban sus negocios, nadie quería vender y en aquel momento la moneda (el Austral) estaba devaluándose. Había una necesidad tremenda en el país y a mi no me iba tan bien que se diga. Un día me senté sobre un árbol a pensar sobre qué hacer y dije: “Me voy a regresar”. Era un árbol caído, que estaba tirado en el piso. Mientras estaba sentado yo veía unas hormigas caminando y comencé a tararear algo (canta): “Lalalalalalala…”, algo medio nostálgico. Me levanté, me fui al apartamento que yo alquilaba y escribí esta canción que se llama “Árbol sin raíces” (oír en el player). Es una canción que aún me piden, fue de las primeras canciones cristianas que yo escribí.

Otra canción es “Mi vida está llena de ti”, que la escribí con Milton Valle. Cuando mi hijo se enfermó, Milton, que pasaba por Miami, fue a mi casa y comenzó a cantar: “Mi vida está llena de ti, mi vida está llena de ti…”

¿De qué se enfermó tu hijo?

Roberto: Comenzó a convulsionar. Un día me llamó la profesora y me dijo que el niño no se sentía bien y comenzó a convulsionar. Como te dije, Milton pasaba por mi ciudad y ese día se quedó en mi casa. Como me vio bien triste me dijo: “Canta conmigo Roberto… ´Mi vida está llena de ti, mi vida está llena de ti…´” que solo era un coro. Luego yo compuse la parte que dice: “Es como un río que baña mi alma…” (oír en el player). Lo que pasó es que yo sentí que las palabras de Milton llegaron como un bálsamo y por eso escribí esa otra parte. Con el tiempo me fui a Rusia, le dije a mis hijos: “Móntense en el avión que nos vamos a grabar un video”.

¿Qué ha pasó con tu hijo? ¿Se recuperó?

Roberto: Mira, todavía estamos pendientes de su salud, cada vez está más recuperado. Mis hijos son gemelos y acaban de cumplir 15 años, pero Roberto sigue en tratamiento médico. El doctor dice que esto es algo que apareció mientras crecía y bueno, esperamos que poco a poco eso desaparezca con la ayuda del Señor.

Continúa…

[ti_audio name=»Roberto Orellana 1″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

18 Comentarios

  1. Definitivamente la vida y el ejemplo de Roberto Orellana es una bendicion me encanta y me ha tocado mi vida muchisimo sus canciones en especial Arbol sin raices y Mi vida esta llena de ti siempre q me siento triste o tengo un problema en mi vida canto ese canto y me llena de mucha paz…Q bendicion saber de Roberto sin duda ire a su concierto aqui por Honduras!!!Bendiciones

  2. KARITO: Qué bendición es saber cómo la música de Roberto te bendice y emociona, de veras que su música tiene algo muy especial.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Que tremendo los testimonios de Roberto Orellana! eso de la mujer en el tren wow … Dios de proezas!.
    Me parece excelente de parte de el que ha identificado su llamado musical para evangelizacion y salvacion de las personas y no se ha forzado a entrar en la ‘onda’ de la Alabanza y Adoracion. La verdad que la musica es un medio de multi-proposito que podemos utilizar segun el llamado de Dios a cada uno. Se ve claramente que la mirada de Roberto Orellana ha estado puesta en Cristo desde sus inicios. Que Dios bendiga su ministerio y familia.

  4. DAVID: Sí, tremendos testimonios, y él, claro, ¡bien enfocado!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  5. Es hermoso ver como Dios restaura las vidas y como Él permite que pasemos por situaciones para luego poder ayudar y bendecir con nustro testimonio a millares de vidas…
    Espero algún día Dios me de la dicha de que las canciones que Él me ha dado sean sanadoras y libetadoras para muchos…
    Siempre tuve la inquietud de si algún día Dios me permitía decirle algo a Roberto Orellana sería que Orase a Dios y le pidiera dirección para sacar un cd sólo de obras de teatro cantadas como las que hace años, porque son una Bendición sinigual… Espero hermano Noel que ud pueda ser portavoz de esta petición!!
    Bendiciones…

  6. VENUS: Que el Señor conceda tu deseos de ser bendición a otros por medio de tú música y en cuanto a yo ser portavoz de tu pedido, pues entiendo que Hno. Roberto leerá la entrevista y los comentarios, así que bueno, a ver qué dice él, no?

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  7. Increíble y poderoso testimonio Noel,nuevamente excelente entrevista!!

  8. PEDRO: Gracias mano, ya viene la segunda parte, muy buena también!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  9. ADONYS: Gracias a ti por leer y comentar.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  10. disculpa mi ignorancia la canción «quiero cantar una linda canción» la escuche por primera vez alla por los años 1976 o 1978 no recuerdo bien, la persona que la canto me dijo que era de su inspiración y se apellidaba Sanchez era hermano de una iglesia evangelica llamada Galilea derrepente estoy equivocado y por ello pido disculpas puedo saber en que año la escribiste? tengo esa duda.
    desde Perú tu hermano en cristo Carlos

  11. wilton fco a guzman

    me guztaria ser como uste alabar a dios ayudar a los demas buscar de dios cantar me gusta la musica cristiana me gustan todas sus canciones que dios los vendiga

  12. sinceramente no habia conocido otro cantante como roberto orellana el es un cantante muy preferido en muchas radios cristianas y a mi me encanta escuchar cuando alguien pide un himno de el el es un cantante muy bersatil,carismatico y muy,muy buena onda el es mi cantante numero uno y para mi .como el no hay ninguno,,,,,…robertooooo orellaaanaaaaaaaaaaaaaa…… soy heysell vasquez ..

  13. soy heysell vasquez y roberto orellana es mi cantante favorito para mi el es numero uno de cantante nunca habia conocido un cantante asi como el muy carismatico,divertido ,con una voz tan linda y me alegro que esa voz tan linda la ocupe peara cantar y glorificar al señor roberto orellana tiene muchos himnos que a cualquiera le llegan al corazon el es un cantante muy buena onda y espero q siga su vida alavando al señor como lo sigue asiendo para mi….como el no hay otro….. soy heysell vasquez y roberto orellana es mi favorito….rooobertooooooooo orellanaaaaaaaa………………

  14. Hno. Roberto ha sido d gran bendicion para mi vida su testimonio es muy parecido al mio solo que todavia no tengo esposa ni hijos pero su musica ha sido d grand bendicion le pido a DIOS que lo allude a seguir adelant

  15. Muy enriquecedora Primera parte!!! Roberto Orellana es uno de los interpretes que mas admiro, ya sea por sus canciones como su ejemplo de vida!…
    Estuve por Africa hace algún tema y un tema que llegó mucho es, «La Paz de Dios», tal vez no es ese el nombre correcto, pero es de roberto también….
    Muchos me decían, en moementos en que me siento mal, me pongo a cantar esa canción y me hace recordar lo lindo que es Dios y mi realidad cambia.

  16. ….MI NUEVO AMOR… ESTA CANCION ESTA HACIENDO PARTE DE MI VIDA PORQ TENGO

  17. PORQ ESTOY SUFRIENDO MUCHO POR UN AMOR Q ME HIZO MUCHO DAÑO, YA NO COMO NO
    DURMO SON LAS 3.33 AM Y LEY EL TESSTIMONIO DE ROBERTO Y ME HA LLENADO EL
    CORAZON, ME PREGUNTE EN EL ESPEJO LLORANDO DESCONSOLADA POR ESTE HOMBRE
    SI EL DOLOR TAN PROFUNDO Q ESTOY SINTIENDO,LO HA SENTIDO DIOS CADA VEZ Q LE
    FALLAMOS Y NO SE Q MAS ME DOLIO… CREO Q CUANDO ALGUIEN ESTA ENAMORADO Y SUFRE
    POR MENTIRAS Q LE PINTAN CASTILLOS Y Q TARDE Q TEMPRANO TE DAS CUENTA Q SE
    DERRIBAN DE LA NADA, ES MUY DURO Y MAS CUANDO ES POR TANTO TIEMPO, QUIERO BOLVER A
    ESCRIVIR CUANDO YA MI CORAZON ESTE SANO Y CONTARLES Q CONSEGUI TRABAJO Y Q VIVI
    CON AMOR NO A UN HOMBRA SINO Q ESTOY MAS ENAMORADA DE DIOS… GRACIAS POR LEER
    MI HISTORIA…..

  18. ROBERTO ORELLANA ES EL MAS GRANDE PLAGEADOR DE ALABANZAS, COMO SE NOTA QUE NO LO CONOCEN. <

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

La agridulce Palabra de Dios

Hace unos días tuve una conversación con un