Conversando sobre composición con: Ulises Eyherabide (Tercera parte)

Conversando sobre composición con: Ulises Eyherabide (Tercera parte)

- en Conversando sobre composición
1471
0


Vocalista de la banda argentina “Recate”.

Una entrevista a Ulises Eyherabide, arquitecto, diseñador gráfico y músico. Es el vocalista de “Rescate”, la banda argentina de rock cristiano de mayor proyección internacional. Han grabado alrededor de ocho discos, entre ellos: “No es cuestión de suerte” (2000), “Quita mancha” (2002), “Buscando lío” (2007) y “Arriba” (2010), entre otros. En “Rescate”, además de ser el compositor de las canciones, produce, y es el diseñador de la imagen y el arte de todos los discos. Su esposa se llama: Christi Sue y juntos tienen dos hijos: Federico y Agustina. Una conversación a las once de la mañana vía Skype.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Ulises, hablemos de las letras, ¿de dónde sale la identidad de tus letras? ¿A qué le atribuyes esa creatividad? ¿Habrá algún hábito que favorezca la creación de esas frases inusuales e ingeniosas?

Ulises: Yo creo que el haberme emparentado con el arte, con la arquitectura y con el diseño, eso te va abriendo ventanas. La formación cultural la terminas volcando en las cosas que uno quiere decir.

Pienso que también compartir con productores que no son cristianos, es más, yo he compartido y comparto mucho tiempo con personas que no son parte del segmento cristiano. Entonces, siempre para mí la forma de escribir ha sido así, fuera de la caja. Aunque para los cristianos suenen ocurrentes, sinceramente son licencias poéticas. Eso sí, la parte cristiana siempre termina decodificando, porque tienen un filtro que vos también tenés. Entonces, obviamente uno lo dice, pero lo que tiene “Rescate” de diferente a otro tipo de bandas cristianas es que algunas cosas están un poco más veladas, como que hay que descubrir un poco más. No todo está puesto de manera explícita.

De hecho, esto también va ligado a un par de críticas que dicen: “¡´Rescate´ no habla de Dios!” o “¡´Rescate´ no habla de Jesús!”, pero el rock tiene mucho de subterráneo. En Argentina hay cantantes como Charly García, Fito Páez y muchos artistas que han subsistido diciendo cosas fuertes pero veladas para que no lo entendieran los militares en épocas de represión. El rock tiene mucho de subterráneo. Hasta el tipo que le canta a las drogas o a ciertos excesos lo va a hacer de una manera que lo entiendan solo los que están dentro del palo, como decimos aquí. Entonces, el público del rock está acostumbrado a que nos les des el plato servido, ¡hay que hacerlos bucear un poco!

¿Cómo han lidiado con las críticas? Porque aún siguen, ¿no?

Ulises: Sí, creo que lo tomamos de la misma manera que nos las da un productor, cuando te crítica estéticamente. La crítica es buena porque te ayuda a que permanentemente vuelvas sobre tus pasos. Y si el paso que diste lo diste con seguridad, entonces la crítica termina haciéndote más fuerte. De repente, si la crítica es certera, uno la ve dos veces, ya sabes, porque también te podés pasar de vueltas y obviamente equivocarte, puede existir eso también. Esto de nadar en dos aguas, no es algo tan fácil, conformar a ambos no es…

¿Te refieres al público cristiano y al público no cristiano?

Ulises: Puede que una canción para el mundo cristiano sea un hit, y que tú pretendas que también sea un hit para el mundo no cristiano. Nosotros lo hemos intentado permanentemente y es algo difícil, quizás hasta imposible. Después de veinticinco años hay que morir intentándolo.

¿Cómo logras equilibrar el mensaje de la canción con el ritmo y el género? Te lo pregunto porque a veces uno se deja llevar más por lo pegajoso de la canción que por el mensaje de la letra. Eso pasa mucho en la composición de canciones cristianas, ¿cómo logras ese equilibrio de tener tanto una canción pegajosa como una con peso literario?

Ulises: La verdad esas cosas son… no todo está calculado ni premeditado, hay cosas que uno a veces le pone mucha expectativa y terminan pasando. Nosotros hemos trabajado con un par de managers que les hubiera encantado que hiciéramos un nuevo “Quita manchas” (oír en el player) o un nuevo “Quiero más” (oír en el player) que son canciones hits. A lo que voy es que me lo piden.

De repente en este último disco salió una canción que se despegó como hit de “Arriba”, pero nunca se premeditó. No hay nada más fuerte que una buena canción. Una buena canción resiste el ritmo, el estilo en la que la quieras hacer, y hoy en día también el rock se cocina como otro guiso dentro del rock, ya no es un gueto únicamente rockero, sino que hay mixturas con la música latina, con el rap. Hoy en día podés ver un festival de rock y está cantando “Calle Trece” primero y de repente terminan y entra “Café Tacuba”, una banda mexicana muy respetada. Hoy en día vos podés ser un rockero y cantás un bolero medio raro con luz de hip hop y el tema puede ser una pasada, puede estar buenísimo y nosotros apreciamos la música así.

Apreciamos la música, la música española, el flamenco, la música mexicana, la música centroamericana, ya sea bachata, merengue, salsa, etc. Tenemos un paladar para la esencia de esa música. Es muy probable que me guste Celia Cruz, Juan Luis Guerra o que me guste algún baladista mexicano. No me va a gustar Chayan o Lucero, por decirte algo, ese pop más comercial. Pero si quiero buscar la esencia, la quiero buscar en esos maestros que hicieron el estilo o como hicieron los centroamericanos con nuestro Tango y nuestra música rioplatense. Creo que así es como hemos aprendido a enriquecer nuestro oído musical.

Ulises, “Rescate” es una banda evangelística, ¿no? ¿Cómo miden los resultados si ustedes nunca hacen el llamado a recibir a Cristo durante un concierto secular que los hayan invitado? Te lo pregunto porque hasta donde veo ese es el método que nos han enseñado para medir el éxito ministerial, ¿qué opinas de eso?

Ulises: Yo creo que la Gran Comisión tiene que ver con sembrar, no tiene mucho que ver con la cosecha. Tiene que ver con la siembra, primero, porque es: “id y predicad el evangelio”. Nosotros tenemos una doble función, pero el cristiano te quiere ver en el escenario predicando en esos veinte o treinta minutos que tenés sobre el escenario, pero tu vida como artista cristiano es ser luz durante las veintitrés y media horas restantes. No solo durante los treinta minutos sobre escenario y donde los cristianos quieren que prediqués. Uno puede ser un perfecto farsante durante treinta minutos al día, y veinte tres horas y media vivir distinto. Eso por un lado.

Hace un tiempo estábamos hablando sobre eso que habla Juan capítulo cuatro, donde Jesús le dijo a sus discípulos: “ustedes piensan que faltan cuatro meses para la cosecha, pero yo les digo que levanten los ojos porque los campos ya están listos para que se cosechen”. Lo que Jesús les estaba diciendo era: “ustedes piensan que falta tiempo para la cosecha, pero en realidad ustedes no son los que sembraron. Quien sembró es el que está pendiente del momento de la cosecha. El que no sembró piensa que falta mucho, pero ustedes, que no han sembrado, van a cosechar”. Eso es lo que trató Jesús de mostrarles en ese momento. ¿Qué te quiero decir con esto? Que yo sé que en todo este camino he cosechado cosas que no he sembrado y que la persona que sembró quizás ni las vio, pero yo también sé que esto es cíclico, que nosotros hemos abierto brecha, hemos generado espacios que en su momento fueron críticos y que otras generaciones serán las que cosechen el fruto de nuestra siembra. Así que no quiero ser especulativo al decir: “¿dónde está el fruto de mi siembra’” porque quizás no sea yo el que levante esa cosecha.

Una última pregunta, ¿qué consejo le darías a quienes componen canciones, no para la iglesia, sino que componen con un énfasis evangelístico?   

Ulises: Yo creo en lo que Daniel capítulo uno dice, que antes de que él fuera al palacio del rey Nabucodonosor fue entrenado en el idioma y las costumbres de los caldeos. Para él lo más importante fue guardar su corazón y no contaminarse, pero la llave para que entrara al sistema  fue prepararse. Uno no va a aprender a escribir de una manera diferente a no ser que se instruya. Uno le da a otros de lo que primero tuviste dentro. Una persona cultivada es un potencial muy fuerte como artista, deportista, político o lo que sea.

Si vos ves a un jugador de futbol que le ponen un micrófono te sorprendería que hable bien, ¿por qué? Porque la mayoría no sabe hablar, y él seguramente, como se preparó, el día de mañana va a ser un comentarista deportivo o un director técnico porque sabrá expresar sus ideas. El potencial de esa persona es mucho más porque se cultivó. Yo creo que en ese sentido es muy importante que la persona sepa, que se cultive.

Ulises, ¡gracias!

Noel Navas.

[ti_audio name=”Ulises 3″ width=”600″ height=”150″ autoplay=”0″]

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Por qué hay cristianos que nunca dejan de decir malas palabras?

Hace unos meses un amigo y yo tuvimos