Anécdotas en Niko´s

Anécdotas en Niko´s

- en Crónicas de mi viaje a Costa Rica y Panamá
2759
4


Nikos CafeCrónicas de mi viaje por Costa Rica y Panamá.

Ciudad de Panamá, 21 de Septiembre de 2009, 11:30 p.m. Hoy desperté a las 9:00 a.m. y Willow y Blanca me había preparado un delicioso desayuno. Salí de la casa a las 10:00 y me reuní con Victor Daniel y Melisa, directores de Instituto Canzion, a eso de las 10:30. En el Instituto pude conectarme a Internet, coordinar unos asuntos de mi viaje y hacer algunas llamadas. Fue hasta las 7:00 de la noche que impartí el Taller de Composición que habíamos programado.

El Taller comenzó con 8 asistentes y sumando los que se fueron incorporando finalizamos con 16. La enseñanza estuvo genial, una vez más: motivándolos a la composición. Al final abrí el espacio para una nueva sesión de preguntas y respuestas que publicaré en algunas semanas. Terminamos a las 8:30 y fuimos a cenar con algunos alumnos y profesores del Instituto a Niko´s Café. Allí sostuvimos una conversación que francamente me recordó algunos vicios que posee la industria de la música cristiana.

La conversación comenzó mientras íbamos rumbo a Niko´s Café, cuando un amigo mío, compositor, me pidió consejo sobre qué podía hacer con la compañía disquera que utilizó una de sus canciones y que al inicio le envió algunos cheques en concepto de regalías, pero después ya no. Él sabe que el disco aún se sigue vendiendo pero los cheques se han detenido. Aunado a eso hablamos de otro compositor suramericano que conocemos que se ha sentido insatisfecho con otra disquera y que también le pasó lo mismo, quizá peor que a mi amigo, en el sentido de que firmó contrato y la disquera no cumplió su compromiso de enviar los cheques de regalías correspondientes cuando el disco donde están varias canciones suyas se vendió muy bien.

Una cosa llevó a otra y cuando nos sentamos a comer comenzamos a hablar de algunos cantantes de música cristiana que estos amigos panameños alguna vez intentaron llevar al país o que ellos mismos habían atendido cuando estuvieron de visita.

El primero comenzó a relatarnos la vez que su pastor quiso traer a un cantante norteamericano. Tanto era el interés por traerlo que lo enviaron con gastos pagados a Puerto Rico para entrevistarse con el manager y el cantante mismo ya que éste estaría dando un concierto en dicho lugar. La idea de viajar hasta allá era conocerse, acordar fechas y hablar sobre todo lo que se necesitaba para realizar un concierto en Panamá.

Ya en Puerto Rico conversó con el cantante y entre algunas cosas que pidió, dijo: “Bueno, aparte de todo lo que ya te dijimos necesito que alquiles una limosina para llegar al concierto y para que me lleve cuando termine”. Especificaron más cosas y mi amigo, que estaba molesto por lo que acababa de escuchar, le dijo amablemente: “Todo está bien, excepto una cosa: la limosina”. “¿Cómo así?…” dijo el manager, “Necesitamos una limosina… Tú sabes, hay que mantener la imagen, etc.” Mi amigo respondió: “Lo que pasa es que en Panamá no hay servicio de limosinas”. Claro, en Panamá sí hay, no más los estaba probando y agregó: “Lo que puedo hacer es conseguirles un buen auto, pero una limosina no”.

Cuando mi amigo regresó de Puerto Rico su pastor le pidió un informe del viaje y le dijo que se sentía muy decepcionado de la conversación que habían sostenido con el manager y el cantante, que mejor se olvidaran de traerlo.

Luego de esa anécdota… otra. Esta vez de un cantante suramericano que visitó un país “x” y cuyo nombre me reservo. El cantante estaba hospedado en un hotel de la ciudad y una multitud de fans estaba reunida afuera. El asunto es que la habitación del cantante estaba en los pisos de arriba y sabía que las fans estaban allá abajo. De repente el cantante abrió la ventana y se asomó, y al hacerlo todas las chicas gritaron con frenesí porque estaban viéndolo. Al parecer al cantante le gustó la sensación e hizo lo mismo algunas veces más para disfrutar la reacción de las chicas allá abajo.

Sorprendente.

Otro amigo contó este caso: un cantante visitó Panamá para dar un concierto un día sábado. Como después del concierto quería descansar y quedarse un día más en la ciudad le pidieron a alguien (a mi amigo) si podía conseguirles una iglesia para ministrar el domingo por la tarde. El manager le dijo: “Él puede cantar, contar un testimonio, volver a cantar, etc. y el show puede durar unas dos horas. ¡Ah, eso sí! Necesitamos que nos des $3,000 y listo, lo hacemos”. Mi amigo nos confesó que tenía ánimos de hacerlo pero conseguir $3,000 de un día para otro era imposible y no aceptó.

Todos los que acabábamos de escuchar estas anécdotas estábamos sorprendidos y en cierto modo hasta nos daba risa lo que nos contaban. Por eso cuando tocó mi turno de hablar lo único que se me ocurrió fue alzar mi mano y gritar irónicamente: “¡¡¡Viva la industria de la música cristianaaa!!!” No sé si los demás se fijaron pero algunos de otras mesas me voltearon a ver. Igual todos nos echamos a reír… ¡Jajajá!

Luego de un par historias similares mi amigo que contó la primera anécdota dijo con cierto tono de enojo pero a la vez con autoridad: “¡Oigan todos! Les voy a profetizar. Sí, lo digo en serio: Esos ministerios que buscan lucrarse del evangelio van a caer. Cuando lo vean se van a acordar de mí, van a caer. Dios va a levantar una generación distinta”.

Son las 12:30 a.m. y ya me voy a dormir.

Continúa…

Acerca de mí

Entradas relacionadas

4 Comentarios

  1. la verdad que Dios cada dia esta levantando una nueva generacion de adoradores que busquen primeramente agradarle a el y tenemos que perir que ponga en nuestros vidas Humildad bendiciones

  2. ROBERTO: Totalmente de acuerdo, necesitamos humildad.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador

  3. Noel,

    Al leer estas anecdotas se mezclan los sentimientos de alegria, enojo y tristeza; ya que muchos hemos sido bendecidos en momentos especiales por las canciones cantadas magistralmente por todos aquellos que Dios ha dotado de una buena caja de resonancia y unas cuerdas vocales expectaculares. Porque muchos cantos se pudieran estropear cuando la voz del cantante no encaja o no tiene ese don de paret de Dios, o sea que, el utilizar correctamente los dones de Dios es vital, pero satanas es sutil para soplar al oido muchas frases que sonaran ‘muy espirituales’, «…tu eres hijo de un Gran Rey, te mereces un mejor trato que lo que el mundo da a sus cantantes…» y ahi es donde los atarantan!, sea el hombre mentiroso y Dios veraz, Dios quiere de nosotros un «…corazon contrito y humillado…» no al reves. Que Dios bendiga a su pueblo pueblo y guarde a las nuevas generaciones de adoradores y compositores.

  4. DAVID: Interesante lo que dices, es como la misma tentación que experimentó el Señoe en Mat. 4: «Tú eres Hijo de Dios… y te mereces esto». Probablemente algunos se han creído merecedores de ciertos privilegios y de allí viene el «ataratamiento» (jeje) que dices.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie