El nido de las águilas

El nido de las águilas

- en Crónicas de mi viaje a Costa Rica y Panamá
1458
4


El nido de las águilasCrónicas de mi viaje por Costa Rica y Panamá.

¡Hola a todos! Perdón por la ausencia. Tuvimos problemas con el blog y recién voy terminando un viaje de trabajo por Centroamérica. Desde hoy estaré publicando algunas experiencias, conversaciones y reflexiones que tuve mientras estuve fuera del país y que cada día escribí. Por lo que de ahora en adelante publicaré alrededor de 11 artículos relacionados a todo lo que me pasó durante el viaje y de alguno u otro modo lo relacionaré con el tema de composición de canciones. Les invito a que lean cada entrada, son cortas y todas poseen alguna semilla de enseñanza para todos aquellos que nos consideramos compositores amateurs.

San Salvador, El Salvador, 15 de Septiembre de 2009, 2:25 p.m. Hoy estoy iniciando un viaje de negocios por Centroamérica que durará dos semanas. Visitaré Costa Rica, Panamá y Honduras. Para quienes no lo saben, trabajo para ACSI Latinoamérica, Asociación de Escuelas Cristianas Internacional, por sus siglas al español. El motivo de mi viaje es visitar algunos colegios clientes y asegurar nuestras ventas de textos curriculares para el siguiente año. Como en todos mis viajes, tengo planeado no solo realizar mis labores sino también reunirme con amigos, impartir un par de Talleres de Composición y evaluar la posibilidad de una que otra entrevista a compositores costarricenses o panameños, principalmente.

Mientras escribo estoy dentro del avión esperando a que despegue y a que la azafata me diga que cierre la computadora. Estaba recordando que cuando compré el boleto vía telefónica la aerolínea me ofreció un seguro contra accidentes. Al preguntarle a la señorita qué exactamente cubría el seguro me dijo: “Bueno, esto es por si el avión tiene un accidente y a usted se le desmiembra una parte del cuerpo”. “Vaya…” pensé, “con ese lenguaje cualquiera compra el seguro”. El colmo ha sido que el asiento que me han asignado dentro del avión es el 23F. A la par de la puerta de emergencia. ¡Dios mío! ¡Por qué no compré el miserable seguro! Jeje.

Para trasladarme al aeropuerto llamé al Hermano Manolo. Un taxista amigo mío que siempre llamo para viajes importantes. Me gusta que él me lleve debido a que es una especie de amalgama entre Michael Shumager, Felipe Maza y Fernando Alonzo, ¡solo que con 60 años de edad! Es ese tipo de taxista que al no más arrancar uno no titubea en amarrarse el cinturón de seguridad y ponerse a cuentas con Dios por lo rápido que va. Si me hubiera tocado llegar al aeropuerto de noche le aseguro que sentiría viajar hacia el futuro por lo rápido que maneja y de tanta lucecita pasar a la par.

Cuando veníamos hacia el aeropuerto cayó una llamada al celular de Manolo, así que mientras él conducía a 80 kilómetros por hora sostenía su teléfono con la mano izquierda, el timón con la derecha y con esa misma mano cambiaba las velocidades. ¡Qué ágil! ¿No? Me iba a ofrecer a ayudarle con el timón pero tuve miedo de desconcentrarlo y nunca más escribir para el blog.

“¡Don Max!…” gritó Manolo por el teléfono, “¡Voy hacia el nido de las águilas! Así que no lo puedo ir a recoger”. Yo pensé: “¿Qué es el nido de las águilas?” Manolo prosiguió: “¡No puede ser Don Max! ¿No sabe qué es el nido de las águilas?” Para mi agrado ni Don Max ni yo sabíamos qué era el mentado nido, Manolo explicó: “¡Voy al aeropuerto pues!” “Wow…” Pensé, “Si Manolo fuera poeta o compositor sería un genio del lenguaje figurado”.

Llegamos al nido de las águi… Digo: al aeropuerto, en 30 minutos.

Son las 2:50 p.m. y el vuelo está por salir.

Continúa…

Acerca de mí

Entradas relacionadas

4 Comentarios

  1. nido de aguila jeje suena bien XD

  2. ROBERTO: La verdad sí, suena bien, jeje.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Hey, el seguro para accidentes lo deberia ofrecer Don Manolo!, lo que no nos ha contado es el anho y modelo del carro, porq a mi me toco hace mucho tiempo uno que tenia ‘vibrador’ en toda la carroceria!. jajaja.

  4. DAVID: Es un Toyota 1993, pero gracias a Dios no vibra! jeje.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie