El tenedor de Jesús

El tenedor de Jesús

- en Crónicas de mi viaje a Costa Rica y Panamá
1576
4

TenedorCrónicas de mi viaje por Costa Rica y Panamá.

San José, Costa Rica, 16 de Septiembre de 2009, 11:00 p.m. Hoy por la mañana casi me quedo dormido. No sé qué pasó pero se me olvidó programar el despertador. Imagínese, logré dormirme hasta las 2:00 a.m y tenía que estar de pié a las 5:30. Gracias a Dios el murmullo matutino de Olman y Priscila me despertó a las 6:45. Salté de la cama, me bañé y me cambié. A las 7:30 Javier me estaba esperando afuera con su taxi.

Antes de venir a Costa Rica William Jiménez me recomendó contratar a Javier para que me anduviera llevando de colegio en colegio. Por si no lo sabe andar en taxi en San José puede ser muy caro, pero al negociar con Javier me pareció muy bueno el precio que me ofertó y acepté.

Javier es un gran conversador. Para mi una buena plática con un taxista es un regalo de Dios en medio de la ciudad. Claro, no con todos los taxistas se logra hablar así, pero con Javier sí. La agenda del día consistió en varios colegios cristianos y entre visita y visita sostuvimos interesantes pláticas.

Javier tiene 47 años, 23 de ser cristiano. Pero no es de esos cristianos nominales que abarrotan nuestras iglesias. No, es un creyente pujante, con una pasión sobria y un deseo de servir al Señor que francamente me inspiró. Por cierto, a sus 47 Javier canta en el equipo de alabanza de la iglesia de William. El aprovecha cuando no lleva clientes dentro del taxi para poner el CD con las canciones que le han asignado aprenderse para ese mes y ensaya mientras conduce. Dice que lo oye entre carrera y carrera, apunta las letras y se las aprende. Es muy aplicado.

“Y ya que usted canta en el grupo de alabanza…” le dije, “¿alguna vez se le ha ocurrido componer una canción?” “Fíjate que nunca he compuesto una canción, pero cuando conduzco el taxi y voy adorando al Señor espontáneamente me surgen melodías inéditas. ¡Siempre lamento no tener dónde grabarlas!” Luego le pregunté: “Pero cómo sabe que son inéditas y no algo que escuchó en alguna parte o de alguna canción que ya hay?” “Porque lo que canto nace de mi mente y de mi corazón. Uno siente cuando algo es nuevo. Como te digo: lástima que no tengo una grabadorcita”, dijo.

Así pasamos toda la mañana visitando colegios. De repente comenzamos a hablar de algunas experiencias interesantes que él ha vivido como taxista. Una vez dice que pasó frente a un hospital y afuera vio a un joven que con solo verlo supo que había estado hospitalizado. Javier pasó de largo pero el Señor le habló: “Quiero que lo lleves”. Dio la vuelta y le dijo al muchacho: “¿Verdad que acabas de salir del hospital, necesitas un taxi y no tienes dinero?” El joven asintió y Javier lo llevó a su casa. Eso le ha pasado un par de veces más.

Mientras escuchaba esa y otras anécdotas yo le compartí una que me pasó hace como 9 años. Eran como las 4:00 p.m. y estaba terminando de componer una canción en el piano que está en la sala de mi casa, la canción se llama: “Muéstrame tu voluntad”. De repente tocaron a la puerta… Era un niño pidiendo comida. Sin pensarlo le dije que no tenía qué darle y cerré. Cuando regresaba hacia el piano una voz me dijo: “¿No que querías que te mostrara mi voluntad?” Me apresuré hacia la puerta, el niño a penas se había movido y le dije que me esperara. Le preparé un buen plato de comida: espaguetis del almuerzo, salsa de tomate encima, frijoles, queso y un par de tortillas. Serví todo en un plato desechable y como no tenía tenedor de plástico pensé: “Así se lo voy a dar, que coma con la mano”. Ya iba rumbo a la puerta cuando oí la voz: “Hazlo como si él fuera Jesús”. ¡Ops! Tomé un tenedor de metal de los que solemos usar y lo puse sobre el plato. Abrí la puerta y entregué un delicioso plato de comida.

Nota: Madre, si estás leyendo esto y alguna vez te preguntaste dónde está el tenedor, ¡lo siento! ¡Se lo dí a Jesús!

Así disfrutamos toda la mañana entre visitas y conversaciones con Javier.

Son las 11:45 p.m. y voy a continuar escribiendo.

Continúa…

Acerca de mí

Entradas relacionadas

4 Comentarios

  1. JEJE QUE BUENA GRONICA NOEL TENES QUE DECIRLE A JAVIER QUE VEA TU BLOG JEJE Y QUE LEA LA PLENARIA QUE DISTES EN INSTITUTO CANZION XD JEJE.
    LO DEL TENEDOR WOW «Hazlo como si él fuera Jesús» CREO QUE TODO TENEMOS QUE HACERLO COMO LO HACE EL Y PARA EL
    BENDICIONES

  2. ROBERTO: Gracias por tu comentario, creo que Javier no tiene acceso a internet, pero mi amigo William podría hacerlo junto con él y bueno, disfrutar esta croniquita.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Dios siempre nos da la «oportunidad de dar sin esperar recibir». Q bueno es tener nuestra mente y corazon dispuesto a hacerlo en el momento que Dios quiere que asi sea.
    Bendiciones.

  4. DAVID: Así es, siempre hay oportunidad.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie