Lo difícil de componer

Lo difícil de componer

- en Crónicas de mi viaje a Costa Rica y Panamá
1823
4


Guitarra acústicaCrónicas de mi viaje por Costa Rica y Panamá.

San José, Costa Rica, 17 de Septiembre de 2009, 11:50 p.m. Hoy fue otro día de visitar colegios cristianos. Entre el miércoles y el jueves creo haber visitado unos 7 en todo San José. Una vez más Javier, mi taxista, me sirvió un estupendo banquete de conversaciones que hicieron del trayecto algo muy agradable. Descansé por la tarde, cené con Randy y Carolina, su novia. Randy es director de Instituto Canzion Costa Rica y Carolina es violinista de la Sinfónica Nacional. Excelentes amigos. Cuando regresé a casa Olman y Priscila me hicieron el favor de llevarme a recoger unos libros que mañana por la mañana tengo que llevar a Guanacaste, a 4 horas de San José, lugar donde visitaré un colegio cristiano y además, daré un Taller de Composición en Instituto Canzion Guanacaste el sábado a las 10:00.

Nunca me había pasado lo que me pasó hoy en la noche: cené dos veces. A las 8:00 p.m. con Randy y Carolina. Comimos un riquísimo asado argentino. Pero 30 minutos después tenía hambre. Bien extraño, bastante hambre. Por lo que luego de recoger los libros Olman, Priscila y yo fuimos a cenar a Taco Bell a eso de las 10:30. ¡Riquísimo también! Quizá me dieron ganas de comer allí porque ayer que vi a Acho comer eso.

Durante el trayecto y mientras cenábamos en Taco Bell apareció de nuevo el tema de escribir canciones: “Oye, la otra noche me dijiste que a ti te cuesta mucho componer…” le dije a Priscila, “¿Por qué crees que la composición es algo tan difícil?” “Porque no soy alguien que tiene la capacidad de poder sentarse y comenzar a escribir algo. No, yo tengo que sentir el toque de Dios en mi corazón y hasta entonces comienzo a escribir letras. La mayoría de veces son cosas que Dios me habla o respuestas a mis oraciones. Entonces escribo y escribo sin parar. Después, cuando tengo el papel lleno de frases y letras decido cómo será la canción: si rápida o lenta. Es decir, según lo que la canción hable”.

A medida que seguíamos platicando creo haber decifrado tres razones por las que Priscila afirma que la composición es difícil. Digo yo que a alguien pueden servirle mis reflexiones. No lo sé, pero aquí están:

Componer es difícil cuando no se es tan prolífico como otros.

Como mencioné en una crónica anterior Olman y Priscila son compositores. Olman ha escrito unas 30 canciones y ella unas 10. Priscila dice: “A mi esposo le es tan fácil escribir. Tanto que puede crear letra, melodía y armonía de una sola vez y sin un instrumento a la par”. “¿Cóoomo?” exclamé. “Sí…» prosiguió ella, «Hay veces que cuando Olman compone escribe las notas musicales sobre la letra sin tener un instrumento con él. Encuentra las notas con la mente. Eso se debe a que él conoce de memoria los sonidos y entonces los ubica según cree conveniente”.

En este sentido, su esposo no solo compone sino que es un músico muy ágil. Cuando Priscila ve eso y reflexiona en cómo le cuesta a ella componer, concluye: “Componer es difícil”.

Viéndolo de ese modo… tiene razón.

Componer es difícil cuando se tarda mucho en completar una canción.

Mientras seguíamos conversando volví a preguntar: “Oye, ¿y cuánto tardas en escribir una canción?” “Como tres semanas desde que nace la letra hasta que le adecuo una melodía” respondió.

Comparado con otras personas Priscila tarda bastante. Uno puede tardar el tiempo que se desee hasta completar su canción. Eso no está mal. El asunto es que Olman generalmente tarda menos. Por lo tanto, la percepción de que la composición es difícil se debe al tiempo que ella tarda.

Interesante.

Componer es difícil cuando se espera la inspiración.

“Compongo de vivencias” me dijo Priscila, “Y aunque uno siempre está viviendo algo no es fácil encontrar esa vivencia que te impulse a comenzar a componer”. Es decir, ella debe experimentar algo sumamente especial para sentarse a escribir las letras de sus canciones y luego todo lo demás. Por lo tanto, este detalle añade algo más al paradigma: No solo componer es difícil, sino también encontrar el estímulo para comenzar a hacerlo.

Esto se está poniendo complicado eh.

Después de escuchar a Priscila estoy pensando en cambiar el nombre del blog para que en lugar de llamarse: “La Aventura de Componer”, se llame: “Lo Difícil de Componer”.

A todo esto… ¿Quién ha dicho que componer es fácil? ¿Ah? Priscila tiene razón, componer tiene su grado de dificultad. Sin embargo, a pesar de todo lo anterior ella continúa componiendo y viendo a su esposo hacerlo.

¿Y yo? Sigo escribiendo mis crónicas de viaje.

Son las 1:00 a.m. y ya me voy a dormir.

Continúa…

Acerca de mí

Entradas relacionadas

4 Comentarios

  1. SI MAN DALE INTERESANTES SON TODAS EN LO PERSONAL VOY LEYENDO TODAS POCO A POCO POR QUE HAY QUE APRENDER OCSAS NUEVAS SABES DE UNA CRONICA ME HE QUEDADO CON UNA INQUIETUD PARA HACER UNA CANCION EL LA DEL TENERDOR DE JESUS Y LA FRACE QUE HA QUEDADO RESONANDO EN MI ES «COMO LO HARIA JESUS» DALE NOEL SEGI EN LO PERSONAL ME BENDECIS CADA DIA QUE PONES UNA PUBLICACION O CRONICA

  2. ROBERTO: Gracias por tus palabras mano, pues ahorita estoy publicando todos los días porque escribí algunas crónicas diarias mientras anduve de viaje. No porque lo normal es que publique cada 3 días. En fin, gracias por comentar!

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Debería dormir más Noel… ¿o se le hace difícil dormir? Jaja.

  4. JUAN: ¡Jajajá! Quizá solo vos notaste ese detalle: La hora. La verdad no se me dificultaba, lo que pasa es que tenía cosas que hacer, conversar con gente, salidas a comer de noche con cuates mios, etc. Y no quería dormirme sin escribir porque al día siguiente había agenda llena y las ideas se me podían escapar. En fin, pero qué interesante que lo notaste. ¡Y sí dormí eh! Jeje.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie