¿Dios te dio esa canción? (Primera parte)

¿Dios te dio esa canción? (Primera parte)

- en ¿Dios te dio esa canción?
2625
7


Un llamado a no ser tan ligeros.

Soy un firme creyente de que Dios da canciones en nuestros días. Así como creo en el bautismo en el Espíritu Santo, sus dones y que se puede escuchar la voz de Dios en el interior, también creo que Dios inspira canciones en la actualidad.

Los siguientes pasajes de las Escrituras nos muestran que Dios inspiró canciones en el pasado:

El libro de Job dice:

¿Dónde está Dios mi Hacedor
que da cánticos en la noche?
Job 35:10.

El rey David escribió:

Puso luego en mi boca cántico nuevo,
alabanza a nuestro Dios.
Verán esto muchos y temerán,
y confiarán en Jehová.
Salmo 40:3.

Y el texto que a mi parecer es el más contundente en cuanto al tema de que Dios inspiró canciones en la antigüedad, es este donde el Señor le dijo a Moisés al final del libro de Deuteronomio:

Ahora pues, escribe este cántico
y enséñalo a los hijos de Israel;
ponlo en su boca.
Deuteronomio 31:19.

El siguiente capítulo, Deuteronomio 32, contiene la letra de la canción que el Señor inspiró.

Si a estos textos les sumamos: “Yo, el Señor, no cambio” (Malaquías 3:6) y que él “es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos (Hebreos 13:8), entonces podemos concluir sin temor a equivocarnos que el Señor no solo inspiró canciones en el pasado, sino que también continúa haciéndolo hoy en día.

Me gusta cómo lo dice Michael Card en su libro: “Escritos en la arena”:

“El Espíritu de Dios deja melodías a su paso cuando se mueve, y en particular deja cánticos nuevos, cánticos que personifican su verdad y que son una respuesta obediente a su hermosura. ¡Estos cánticos son una respuesta espontánea y gozosa a la gran verdad de que en realidad es Dios quien está haciendo algo nuevo!” (1).

UNA PEQUEÑA PREOCUPACIÓN

Aun con todo el fundamento bíblico anterior, tengo una pequeña preocupación que quiero compartir con los lectores de LADC. Mi ánimo de compartirla comenzó después de conversar con el compositor salvadoreño Roberto Godoy.

Resulta que en mi afán por entrevistar compositores para la sección: Conversando sobre composición, mi amiga Marinella Arrué me echó la mano para conseguir entrevistar a Roberto. Para la nueva generación de músicos y cantantes salvadoreños su nombre no despertará mayor emoción, pero para quienes conocimos su música durante la década de los 80´s… Sí.

Roberto es uno de los precursores de la música cristiana salvadoreña y bueno, debido a su mudanza a EE.UU., a inicios de los 90´s, dejamos de percibir el impacto de sus canciones en años posteriores. Durante los 80´s, Roberto Godoy y “Pueblo de Dios” fueron un ministerio musical sumamente respetado en el país, tanto en las radios cristianas como en los medios seculares.

El asunto es que mientras conversábamos, Roberto me dijo algo con relación a este tema de que Dios da canciones en la actualidad. Mientras platicábamos me dijo: “He conocido gente que me ha dicho: ´Esta canción me la dio el Señor´. Y francamente me ha dado temor de decirles que esa canción no está bien”.

En ese momento yo asentí y le expliqué que también me ha pasado lo mismo. Roberto añadió: “Fíjate que cuando estaba estudiando en un instituto teológico en Inglaterra, un día dije: ´Quiero cantarles una canción que me dio el Señor´. Yo dije esas palabras de corazón, pero al terminar se me acercó una misionera y me dijo: ´¿Qué quisiste decir con eso?´ Ella lo preguntó con total honestidad. O sea, me dijo: ´Explícame cómo el Señor te dio esta canción´. Francamente me hizo pensar…» Continuó Roberto, “Y procedí a contestarle: ´Mira, no es que Dios me la susurró al oído, sino que como veo que me gusta, que bendice a la gente y que todo don perfecto viene de arriba, entonces como es un regalo que está bendiciendo a la gente, por eso digo que Dios me la dio. Pero a ciencia cierta no puedo decir que trae ´sello divino´”.

En lo personal me gustó muchísimo la humildad de la respuesta que Roberto le dio a la misionera. Muchas veces los cristianos somos muy ligeros en afirmar que Dios nos dijo o nos inspiró algo.

SOY UN NO CESASIONISTA

Habiendo crecido en una denominación pentecostal estoy acostumbrado a este tipo de expresiones. Decir: “Dios me dijo”, “Dios me habló” o “El Señor me reveló” ha sido habitual para mí desde niño. Es más, lo digo con vergüenza, a veces utilicé equivocadamente algunas de estas expresiones. Y para que mi bochorno sea mayor, examinando profundamente mi corazón, algunas de esas veces que dije “Dios me dijo” fue con miras a impresionar con mi espiritualidad a los demás. Me apena confesarlo.

Pienso que algunos cristianos hemos perdido el temor de Dios en nuestro lenguaje. Usar expresiones como las que ya mencioné debería de hacernos reflexionar más cuidadosamente en lo que realmente estamos diciendo.

Como dije antes, creo en el bautismo en el Espíritu Santo, sus dones y que uno puede escuchar la voz de Dios en el interior. No solo porque lo haya experimentado ni porque lo haya visto manifestado en otros; sino porque las Escrituras nos muestran que el mover de Dios no cesó ni se silenció con la muerte de los apóstoles.

Por eso, para quienes les gusta la teología, me confieso un “No cesasionista”. Es decir, soy de los que creen que los dones del Espíritu no cesaron con la muerte del último apóstol. Soy un firme creyente en el mover del Espíritu y que uno puede escuchar su voz primordialmente a través de la Escritura. Sin embargo, aun con todo, pienso que quienes a veces decimos: «Dios me dijo” o “El Señor me inspiró tal canción” a veces metemos la pata.

¿Qué queremos decir cuando nos expresamos así? ¿Qué estamos dando a entender? Probablemente lo que muy bien Roberto Godoy le explicó a la misionera, que tal o cual canción nos satisface cómo quedó y que nos encanta ver cómo bendice a la gente, y por lo tanto, le atribuimos inspiración divina.

En el fondo hay una buena intención.

El problema de expresarnos de este modo estriba en que quienes nos escuchan, digamos: bautistas, centroamericanos, reformados, etc. Ellos no necesariamente entienden lo mismo que nosotros. No porque la mayoría de ellos sean “cesasionistas”, sino porque damos la impresión de que estamos equiparando lo que decimos con las Escrituras.

Por ejemplo, el artículo: “¿Dios sigue dando revelación?” de la página: “Gracia a vosotros” de John MacArthur, nos confirma la percepción que ciertos sectores del cristianismo tienen con respecto a aquellos que alguna vez hemos utilizado expresiones como “Dios me dijo”. Lea lo que dice sobre los carismáticos (entiéndase pentecostales):

“La mayoría de carismáticos sienten que Dios les habla de una manera específica, sea a través de una voz audible, una impresión interna, una visión o simplemente usándolos como un vehículo para escribir una canción, componer un poema o declarar una profecía” (2).

Más adelante, en ese artículo, se explica lo riesgoso de afirmar que tenemos el mismo tipo de inspiración que los escritores del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Es decir, que cuando decimos: “El Espíritu Santo me habló” o “Dios me dio esta canción”, estamos dando a entender que eso que se nos dijo, pensamientos o canción, es igual de inspirado que las Sagradas Escrituras aunque en el fondo no sea nuestra intención. 

¿Capta lo serio de estas expresiones? ¿Percibe por qué debemos tener cuidado cuando hablamos de ese modo?

Seguramente cuando usted se ha expresado así no ha sido con la intención de que sus palabras se conviertan en el «Evangelio según Usted» o que su canción se convierta en el Salmo 151. ¿Verdad que no? Pero esa es la impresión que a veces damos.

Los cristianos evangélicos muchas veces decimos “Dios me dijo” o “Dios me inspiró” sin el temor reverente correspondiente, y mi llamado con esta y la siguiente entrada es a que seamos prudentes.

Continúa…

Notas:

(1) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/base-biblica-de-la-composicion/entonemos-un-cantico-nuevo/

(2) Tomado de: http://www.gracia.org/recursos.aspx?p=a&article=599

7 Comentarios

  1. Dios te Bendiga Noel, me gusta mucho tu Blog, y como soy un lector más o menos reciente estoy tratando de ponerme al día con todos los art’ículos.
    No soy compositor ni musico, Simplemente un lector más pero quiero contarte unas experiencias q he vivido; no sabría decir cuantas veces pero ha venido a mi mente canciones q yo nunca he escuchado, no canciones completas sino mas bien partes de ellas, a veces unos tipo coros, otras veces algo así como alabanzas de adoración; y no solo la letra sino q también la musica; ha sido algo muy especial, lástima q no tengo la experiencia de los musicos y grabarla o al menos expresarselas a alguien, letra y musica. a parte de eso soy demaciado olvidadizo.
    bueno Noel me despido que Dios te siga Bendiciendo mucho. Exitos
    !!!!!!

  2. Epa. Que buena reflexión, Noel. Yo también crecí en el ambiente evangélico pentecostal y desde niño me confundí cuando las personas decían y en un sueño Dios me dijo tal o cual cosa, y yo pensaba vaya qué raro que Dios haya dicho algo con este error de dicción o caliche.

    Lo que está pasando es que las personas comienzan a familiarizarse con tales expresiones, muchos evangélicos decimos cosas como en «modo automático», la ligereza en nuestras forma de comunicar nos ha costado la credibilidad y evidencia que, para nuestro pesar, hemos perdido el temor reverente por las cosas sagradas.

    Yo oro que esto no siga así. Que haya un cambio de actitud y que pidamos perdón. Mira, qué hermoso es encontrar la inspiración divina en un texto, en una canción o en un discurso. No tienes que agregarle expresiones grandilocuentes para dejar ver que algo grandioso y espiritual hay es ello, simplemente se percibe. Como cuando el aguacero se viene sin más, cae, se deja sentir y deja el resultado sobre la tierra.

    Un gusto pasar por aquí.

  3. Entre los compositores cristianos a veces encuentro un enfasis frecuente en que una cancion la hicimos rapidamente con letra y musica pues eso impresiona a la audiencia, y la inspiracion parece asi indudable. Y defendemos tal punto de vista aunque la cancion no sostenga tal aseveracion.
    Gracias Noel por este recordatorio.
    Un abrazo.

  4. Muy claro y educativo este articulo,me gusta , adelante Noel , El Señor te bendiga mucho….

  5. Hola Noel me encanta tu trabajo y dedicación sin duda tu pagina es de bendición,
    me a ayudado mucho y Dios a hecho lo suyo de mil maneras al leer con delicadeza en
    interés algunos de tus artículos,DIOS TE SIGA USANDO Y RESPALDANDO!.

    solo quería hacerte una sugerencia,me encanta todo el esfuerzo plasmado aquí,
    pero me doy cuenta que en su mayoría solo entrevistas a Hombres,(Y buenísimo)
    pero seria genial que también hubiesen mas salmistas MUJERES en la pagina (También haremos chicas leyendo este hermoso regalo) :’)
    Dios te bendiga Mucho,un abrazo.

  6. Hola, gracias por la sugerencia. Si revisas todas las entrevistas que he hecho a mujeres: Mariam Bloise, Paulina Aguirre o Paulis Sánchez, verás que siempre les pregunto por qué hay tan pocas compositoras mujeres. Es más, sin decirte nombres he intentado contactar a algunas, pero no muestran interés de concederme entrevista. Igual sigo intentando.

    Noel Navas.

  7. Hola a mi Dios me revelo una canción,,, me despertó en la mañana en medio de una visión y oyendo alrededor una gran sinfónica,viendo el coro a unos jóvenes cantando a Jesús….
    Le conté a mi Hija de 10 años y se lo escribí en un papel…
    Dios les bendiga…Saludos

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Por qué hay cantantes y bandas de música cristiana que graban canciones de otros sin autorización?

—¡Hola Carlos! ¿Cómo estás? —¡Bien, Noel! ¡Qué bueno