El compositor bíblico (Cuarta parte)

El compositor bíblico (Cuarta parte)

- en El compositor bíblico
1749
2


Lo anti bíblico y la fidelidad.

Hasta el momento hemos visto cinco premisas relacionadas con el compositor bíblico, que ama la Escritura, puede ser textual, no textual, extra bíblico y meta bíblico. Todas ellas nos permiten comprender qué sí y qué no es ser un compositor verdaderamente cristiano, además de las distinas facetas en las que puede expresarse. Confío que esta serie le haya comenzado a ayudar a evaluar su propia vida como escritor de canciones más allá de su oficio creativo. Por eso, hoy le comparto una premisa más que contribuirá a su entendimiento de lo que es ser un compositor bíblico.

6. El compositor bíblico no es anti bíblico

Cuando se afirma que algo es bíblico por default se infiere que no es anti bíblico. La primera aseveración lleva implícita la segunda; sin embargo, quise enunciar que un compositor bíblico no es anti bíblico a modo de enfatizar que el escritor cristiano debe velar por componer canciones que no contradigan las verdades de la Escritura.

Aquí la pregunta es: ¿Puede un compositor bíblico cometer el error de escribir algo que contradiga alguna verdad de la Palabra? Bueno, esto sería como preguntarse: ¿Puede un predicador cristiano decir algo que contradiga algún principio bíblico?

La respuesta es: Sí.

Usted los conoce, hay predicadores de la televisión que enseñan grandiosas verdades bíblicas y que lamentablemente, dentro de todo cuanto enseñan, a veces se les sale algo que contradice la Biblia. Pues lo mismo pasa con los compositores, entre todo lo que componen de vez en cuando se les escapa algo que debieron haber prestado más atención debido a que raya con lo anti bíblico.

Sinceramente me encantaría decirle que el compositor bíblico es infalible, pero no, eso sería mentirle. Podría ser infalible si se lo propusiera y si voluntariamente se sometiera al juicio amigable de especialistas que pudieran ayudarle a prevenir cualquier error. Pero la realidad es esta: Los compositores cristianos no somos infalibles.

Dos casos vienen a mi mente: Marcos Witt y Jesús Adrián Romero.

Ambos son grandes exponentes de la música cristiana en la actualidad. Ambos cursaron estudios teológicos y ambos han sido pastores. Es decir, los dos son reconocidísimos compositores bíblicos de nuestros tiempos. La pregunta es: ¿Alguna vez se han equivocado?

Bueno, juzgue usted.

Cuando Marcos Witt grabó la canción “Dios de pactos” incurrió en una contradicción bíblica en su letra al decir (ojo al subrayado):

Tengo redención
por la sangre que descansa

en tu altar para mí
La gracia y el perdón

son los frutos de vivir
en comunión y adoración
Nunca más seré igual
al salir de este Santísimo Lugar…

Haga click sobre el título de la canción
[ti_audio name=»El Compositor Biblico 5″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

El error está en afirmar que “la gracia y el perdón” son el fruto de la “comunión” y la “adoración”. ¿Por qué? Porque según el Nuevo Testamento es al revés. La “comunión” y la “adoración” son el fruto de “la gracia y el perdón”. Efesios 2:8-9 dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no es de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

Primero se recibe la gracia y el perdón y en consecuencia se disfruta de la comunión y la adoración. Decirlo como Marcos lo dice en su letra es afirmar que la gracia y el perdón están condicionados a nuestras obras, cosa que Efesios rechaza.

El caso de Jesús Adrián Romero tiene que ver con la canción “Esperar en ti”, donde escribió (ojo al subrayado):

Esperar en ti difícil sé que es,
mi mente dice no, no es posible
Pero mi corazón confiado esta en ti,
tú siempre has sido fiel, me has sostenido

Y esperaré pacientemente,
aunque la duda me atormente,
yo no confío con la mente,
lo hago con el corazón”.

Haga click sobre el título de la canción
[ti_audio name=»El Compositor Biblico 6″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

El error de la letra está en dar a entender que la mente no está involucrada en la vida de fe, que confiar con el corazón es mejor como si la mente no tuviera que ver. Sin embargo, ¿qué dice la Biblia al respecto? Bueno, que la mente y el corazón son lo mismo.

Por ejemplo, Génesis 6:5 dice: “Vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos de su corazón sólo era de continuo el mal”. Y Mateo 15:19: “Porque del corazón salen los malos pensamientos”. Según estos textos, ¿dónde residen los pensamientos? ¿De dónde surgen? Del corazón.

En el lenguaje bíblico el corazón es la mente. Por lo tanto, confiar con el corazón es confiar con la mente. Ambas cosas son lo mismo, no cosas distintas como lo afirma la letra de Jesús Adrián.

Aun así, siendo muy pero muy abierto a la separación de mente y corazón que hace el compositor, la canción da entender que no necesitamos la mente para confiar en el Señor. Pero vamos, la fe y el proceso de creer nunca se da afuera de la mente. El cristiano confía en Dios basado en las verdades de la Palabra que conoce, ¿y dónde residen esas verdades? ¿Dónde reside dicho conocimiento? En la mente. Es decir, no hay fe sin la mente. Ella siempre está involucrada.

En fin.

Mi punto al citar estos ejemplos no es acusar a Marcos Witt y a Jesús Adrián de ser anti bíblicos. Estos ejemplos son excepciones al estupendo trabajo musical que ellos han hecho durante décadas. Sin embargo, mi intención al hablar de estas canciones es concientizarle a usted de que el hecho que sean compositores bíblicos no los exime del riesgo de equivocarse.

Imagínese, si siendo escritores experimentados se equivocaron, ¡cuánto más nosotros que apenas somos amateurs! La diferencia entre ellos y nosotros es que ellos son re-famosos y que publicaron estas canciones, ¡nosotros no! Nosotros no somos mejores que ellos y por eso el riesgo de meter la pata siempre estará latente a menos que reconozcamos que somos falibles y que necesitamos la ayuda de especialistas para evaluar nuestras obras creativas.

En este punto, la tercera parte de la serie “Malinterpretando canciones” podría resultarle útil. Allí brindé 5 consejos para evitar componer canciones anti bíblicas, los cuales me parece oportuno recomendarle revisar de nuevo. Si desea leerla en este momento por favor haga click aquí.

7. El compositor bíblico debe ser fiel

Ya vimos que el compositor bíblico ama la Escritura, puede ser textual, no textual, extra bíblico, meta bíblico y no debe ser anti bíblico, y ahora añadiremos un componente más: Debe ser fiel.

De nada nos servirá ser los mejores compositores bíblicos de todos los tiempos si no terminamos bien la carrera. Es decir, de balde será ser grandes escritores cristianos si antes de dejar este mundo le damos la espalda a nuestros valores y convicciones cristianas.

Aquí cabe muy bien el refrán: “Lo importante no es cómo se comienza, sino cómo se termina”. Muchos inician muy bien su carrera de compositores, pero la terminan mal. ¿A qué me refiero con terminar mal? Básicamente a abandonar la Palabra de Dios y por ende, nuestra vida en el Señor.

A inicios de los 90´s el cantante cristiano Danny Berríos incluyó en su producción: “Dios se está moviendo” la canción: “Gracias”, la cual tradujo del inglés y que originalmente fue escrita por el compositor estadounidense Ray Boltz. La canción fue muy popular en cientos de iglesias del continente porque la mayoría la usábamos como forma de agradecer y honrar a nuestros líderes y pastores de forma emotiva. En lo personal me sorprende encontrarme con músicos y cantantes que nunca han oído este clásico de la música cristiana contemporánea. Por eso, si este fuera su caso, le invito a que disfrute su mensaje:

Gracias
Ray Boltz

Soñé que fui al cielo y tú estabas allí
caminamos las calles de oro, vimos el mar de cristal.
Los ángeles cantaban, alguien te llamó,
miré y vi a un joven que sonriendo a ti te habló:

“Amigo no me conoces pero yo te conozco a ti
en la escuela dominical a la edad de diez
Acostumbrabas a orar antes de la lección
y un día al tú hacer la oración Jesús vino a mi corazón”

Gracias por darle al Señor, soy una vida que cambió
Gracias por darle al Señor por eso hoy estoy aquí

Otro hombre te habló, te dijo: “Te acuerdas de aquella vez
un misionero llegó a tu iglesia y te hizo llorar
No tenías mucho dinero pero lo diste todo igual
Jesús tomó esa ofrenda y por eso hoy estoy aquí”

Gracias por darle al Señor, soy una vida que cambió.
Gracias por darle al Señor por eso hoy estoy aquí

Llegaron miles, no se podían contar
cada uno fue tocado por tu generosidad.
Cosas pequeñas que hiciste, los sacrificios también
lo que no visto en la Tierra en el cielo se proclamó

Yo sé que allá en el cielo no se puede llorar
pero no podías tus lágrimas contener
cuando Jesús tomó tu mano y mirándote te habló:
“Hijo mío, mira a tu alrededor grande es tu galardón”

Gracias por darle al Señor, soy una vida que cambió
Gracias por darle al Señor por eso hoy estoy aquí

Haga click sobre el título de la canción
[ti_audio name=»El Compositor Biblico 7″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

En esencia la canción ilustra lo que ocurrirá cuando los creyentes heredemos la vida eterna, donde el Señor dará a cada quien la recompensa justa por sus obras. Allí premiará a todos, incluyendo a quienes fungieron como compositores, según la fidelidad que hayan mostrado.

Sé que sonará chocante lo que diré a continuación, pero permítame preguntarle:  ¿Irá a experimentar lo que esta canción describe su propio autor? ¿Nos acompañará Boltz en la eternidad que nos espera? Según la enseñanza de las Escrituras, no.

Si no lo sabe en 2008 confesó sus años de lucha con el homosexualismo hasta que en 2004 lo confesó a su familia y amigos cercanos, y en 2008 hizo público que no iba a fingir más el camino que había escogido. Hoy en día se congrega en una iglesia evangélica en EE.UU. que cree que los gay´s y lesbianas que aman a Cristo irán al cielo.

¿Cómo puede un compositor cristiano abandonar los valores que ha creído? ¿Acaso el evangelio no tiene el poder para mantenernos fieles hasta el final?

Usted sabe que sí lo tiene; sin embargo, cuando un cristiano, por decisión propia, decide abandonar las enseñanzas de las Escrituras y justifica su estilo de vida hasta racionalizar sus comportamientos pecaminosos como buenos, entonces nos encontramos con casos como el que acabo de mencionar y de otros más que ni siquiera nos hemos enterado.

Un cristiano pudo haber sido un compositor bíblico durante la mayor parte de su vida, pero si no permanece fiel hasta el final es como si no hubiera hecho nada en el reino de Dios. ¿Por qué? Porque al final de cuentas lo importante no es cómo se comienza, sino cómo se termina.

Amigo compositor, ¡lo felicito por su deseo de convertirse en un compositor bíblico! Sin embargo, más allá de eso procure con todas sus fuerzas permanecer fiel al Señor Jesucristo hasta el último día de su vida, que si lo hace, al final de los tiempos, como dice la Escritura: “Cada uno recibirá su alabanza de Dios” (1 Corintios 4:5).

¡Y eso lo incluye a usted y a mí!

Noel Navas.

2 Comentarios

  1. Christian Ospina

    Excelente serie. El último párrafo es un gran consejo para todos.

    Muchas gracias Noel.

  2. Gran seria, Noel.
    Dice un refran que al mejor cazador se le va la liebre. En el caso de «Dios de Pactos», la contradicción que mencionas se le escapo a 4 de los grandes: Marcos Witt, Steven Barr, Emmanuel Espinosa y Juan Salinas. Ellos juntos escribieron todas las canciones de ese album.

    No solo eso, «Dios de Pactos» gano un Premio Arpa como mejor canción del 2004 http://www.premiosarpa.com/PREMIOSARPA/PA2004.html

    Creo que NADIE noto esa contradicción poética. No queremos culpar a nadie, pero debemos aprender a ser menos ligeros con el contenido de nuestros salmos.
    Como le dije a un hermano en la fe recientemente: Afortunadamente mis años de lactante espiritual pasaron y me veo en la obligación de analizar todas las cosas concienzudamente.

    Bendiciones.

    P.D.: Noel, sorprendete… Nunca había oído la canción de Ray Boltz. Tendrás tu galardón celestial por dármela a conocer jeje

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie