El compositor bíblico (Segunda parte)

El compositor bíblico (Segunda parte)

- en El compositor bíblico
1387
1


La expresión no textual y extra bíblica.

En la entrada anterior hablamos acerca de qué es ser un compositor bíblico. Establecimos como fundamento que este tipo de escritor es alguien que, además de componer cantos textuales, atesora la Escritura dentro de sí a modo de experimentar un cambio interno que lo facultará para reflejar la verdadera vida cristiana. Un compositor bíblico no solo es quien compone cantos escriturales ya que si así fuera cualquier inconverso con afición de musicalizar la Biblia debería atribuírsele el título. Sin embargo, el compositor bíblico es alguien que memoriza y obedece las Escrituras, y de paso, ama componerles melodías a pasajes de la Palabra de Dios. Por lo tanto, en esta oportunidad seguiremos explicando otras cualidades adicionales de un compositor bíblico.

3. El compositor bíblico puede ser no textual

Aunque este punto parezca una contradicción con el anterior, la verdad es que el compositor bíblico además de ser textual tiene la versatilidad de ser no textual. Recordemos que con textual queremos decir que toma pasajes literales de la Escritura para componer canciones. Que no le hace cambios al texto bíblico o si los hace realmente son mínimos, sin mayor variación.

Ahora, con no textual nos referimos a que se toma la libertad de parafrasear pasajes de la Biblia para compartir la esencia del mensaje del texto a pesar de que las palabras no sean exactamente iguales.

El compositor bíblico es alguien que ama musicalizar la Escritura pero tiene en alta estima la paráfrasis. Algunos que me están leyendo podrían no saber qué significa la palabra “paráfrasis” o “parafrasear”. Para quienes esta palabra es nueva básicamente significa poner en palabras propias las ideas literales de cualquier texto ya sea para la comprensión propia o para la comprensión de los demás.

Como nota curiosa, durante el siglo XVI el gran teólogo Juan Calvino moldeó el pensamiento de algunos países europeos estableciendo que las canciones de adoración congregacional debían ser únicamente textuales. No se podían cantar canciones que no fueran escriturales. Tanta fue su influencia que durante 100 años cantar los Salmos metrificados dominó la himnología de la época. Es decir, no había libertad para la paráfrasis.

Con el tiempo la iglesia fue entendiendo que las cantos literales basados en la Escritura eran parte de una dinámica mayor en la composición cristiana, no el todo. Y poco a poco se fue rompiendo el paradigma reinante a modo que la paráfrasis ocupara su lugar en la himnología hasta el día de hoy.

Eso sí, la paráfrasis tiene un riesgo. ¿Cuál? Que si un compositor asume como estilo de composición parafrasear las Escrituras y salirse de la textualidad, tiene que asegurarse que las variaciones al texto respeten la esencia del mensaje tanto del pasaje seleccionado como del mensaje general de la Biblia.

Es decir, el compositor bíblico debe asegurarse de comprender a profundidad el pasaje en el que está basando su canción, el contexto de dicho pasaje y el contexto general de todas las Escrituras. En otras palabras, el compositor bíblico debe tener un compromiso con el estudio de la Palabra de Dios más allá de la simple emoción de componer una canción.

Componer implica responsabilidad. Responsabilidad con la verdad de la Escritura y las doctrinas fundamentales de la fe cristiana. Esto no es cuestión de que “¡Ah! Como tengo libertad de parafrasear la Palabra, ¡entonces puedo manipularla como quiera!” No señores. Ser no textual y sentir la libertad de parafrasear implica apegarse a las leyes de la hermenéutica para evitar componer canciones con errores doctrinales que rayen con la herejía.

Parece ser que algunos de quienes me están leyendo ya tienen tarea: Buscar en el diccionario qué significa la palabra “Hermenéutica” y de paso, conocer algunas de sus leyes.

En este sentido, ahora que hemos comprendido que un compositor puede ser textual y no textual, podemos pasar a otra característica de quien compone canciones basadas en la Biblia.

4. El compositor bíblico puede ser extra bíblico

El compositor bíblico además de amar la Escritura, ser textual y no textual, también puede ser extra bíblico. Con extra bíblico me refiero a la capacidad del escritor de leer entre líneas cosas que el texto bíblico no necesariamente dice. Eso sí, sin caer en el error de contradecir las Escrituras.

A esta capacidad de leer entre líneas podríamos llamarle: Imaginación extra bíblica.

Hay predicadores que son geniales para imaginar extra bíblicamente, uno de ellos es Dante Gebel. Su libro “Arenas del alma” narra el antes, durante y después del episodio en el que Dios le pide al patriarca Abraham ofrecer en sacrificio a su hijo Isaac. La narración incluye lo que claramente el libro de Génesis dice que sucedió; sin embargo, Dante apela a la imaginación extra bíblica describiendo escenas que a ninguno de nosotros, ni en sus mejores días de inspiración, se nos podrían ocurrir.

En este sentido, así como los predicadores pueden recurrir a lo extra bíblico para enseñar, los compositores pueden hacerlo también. Dos ejemplos vienen a mi mente.

La canción “Así es él” de Marcos Vidal. En ella describe el momento en que el apóstol Pedro le corta la oreja a Malco y Jesús se la restaura. Por favor lea la letra y note en subrayado todo lo extra bíblico:

Así es él
Marcos Vidal

Era pequeño y novato,
y poquitín orejudo

y para colmo aquel casco
que parecía un embudo

en el primer envite
no vio venir la espada
y grito de espanto al sentir
que su oreja se desprendió
y el miedo le sobrecogió de lleno
ni siquiera vio al Maestro
que en silencio se acercó

Coro:
Porque el cuida con cariño
al soldado que ha caído
él comprende al herido
por que el mismo también ha sufrido
Etc.

Haga click sobre el título de la canción
[ti_audio name=»El Compositor Biblico 1″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

Pregúntese: ¿Realmente Malco era “pequeño, novato y orejudo”? ¿De verdad su casco parecía un embudo? La verdad no lo sabemos. ¿Qué tal si era alto, experimentado y de orejas normales? ¿Qué tal si ese día no llevaba casco? Je. Es decir, aquí Vidal está apelando a la imaginación extra bíblica para narrarnos más creativamente la historia.

Otro ejemplo es la canción: “De regreso a casa” de Alejandro Alonso. En ella describe la huida y regreso del hijo pródigo de la parábola que relató Jesús en los evangelios. Léala conmigo y note otra vez en subrayado todo lo extra bíblico.

De regreso a casa
Alejandro Alonso

Salió cuando era tarde
para nunca regresar
y se llevó su parte
y se marchó, ¡oh no!
No quiso detenerse,
no quiso saber más
Solamente a su manera
quería volar, volar

El padre le insistió,
pero el llanto le impidió
Lo siguió, lo llamó, le gritó
pero al fin la noche lo escondió
Etc.

Haga click sobre el título de la canción
[ti_audio name=»El Compositor Biblico 2″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

Vamos, ¿realmente el hijo pródigo huyó de casa por la tarde? ¿Cómo sabemos que no fue durante la mañana o al medio día? Por otro lado, cuando el hijo se iba, ¿el padre le insistió e intentó persuadirlo de que no se fuera? ¿Qué tal si se fue durante la madrugada y el padre se percató de su ausencia varias horas después?

Por lo tanto, lo que Alejandro Alonso está haciendo es apelar a la imaginación extra bíblica, así como la canción de Marcos Vidal, para ilustrarnos más creativamente un episodio bíblico.

La imaginación extra bíblica es totalmente válida dentro de la composición cristiana. Por lo que si usted como compositor desea recurrir a ella le animo a ser prudente al utilizarla. Es decir, que aunque es legítimo que apelemos a este recurso en nuestras letras, tenga mucho cuidado que su emoción al imaginar no le lleve a escribir algo que contradiga la verdad bíblica o algún principio de la fe cristiana.

En conclusión nunca olvide lo siguiente: La imaginación extra bíblica nunca debe caer en lo anti bíblico.

Continúa…

1 Comentario

  1. Excelente Noel, pienso que en estos tiempo es importante ser «no textual» para llegar a personas que no conocen de Jesus, no es engañarlos, sino llevar el mensaje de una manera mas clara. Al hablar del punto «extra biblico» ¿podríamos agregar la idea de discernir?, en algún momento no solo llevar el texto de manera literal, sino ademas algo que el Espíritu Santo pueda poner en tu corazón que vaya directamente relacionado con el mensaje que esa parte biblica tiene. Pienso… Bendiciones, gracias a Dios por tu vida.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie