El mejor compositor (Primera parte)

El mejor compositor (Primera parte)

- en El mejor compositor
1621
2


El mejor compositor de todos los tiempos.

Siempre quise saber cuántas canciones escribió el rey de David, por tal motivo hace algunos años me entregué a la tarea de contar cuántos salmos tenían su nombre escrito debajo del título de los Salmos y haciendo uso de mi concordancia encontré otros más que le atribuían otros escritores bíblicos. ¿El total? Setenta y tres. Sin embargo, nunca estuve totalmente satisfecho con esa cantidad, algo me decía que si David fue el gran músico que la Escritura describe al punto de inventar sus propios instrumentos musicales, me parecían muy pocas canciones para el potencial creativo que la Biblia y la historia le atribuyen.

Mi inquietud quedó satisfecha cuando cayó en mis manos el libro “De lo profundo, Señor, a ti clamo”, un comentario del libro de los Salmos escrito por el Dr. Samuel Pagán. Allí comenta un dato arqueológico que nos brinda el número de canciones que David escribió. Pagán afirma: “Es muy generalizado el reconocimiento de David como autor principal del libro de los Salmos. De esa época, uno de los manuscritos de Qumram (II QPsa) incluye una importante nota en torno a las composiciones poéticas de David, que le fueron dadas por Dios: Tres mis seiscientas (3,600) alabanzas, 446 cánticos para la adoración diaria y eventos especiales, y cuatro canciones que debían entonarse con harpas o liras para liberar a personas atormentadas por espíritus. ¡Un gran total de 4,050 composiciones!” (1).

Cuando me topé con esta nota simplemente pude decir: “¡WOW!”

Mire, si hay una persona en la Biblia que sin temor a equivocarnos podríamos llamar “el mejor compositor de todos los tiempos” ese sería el rey David. Su vida, su ministerio y sus composiciones han dejado a todas las generaciones uno de los legados más valiosos en cuanto a adoración se refiere. El apóstol Pablo escribió: “Porque a la verdad David, habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios, durmió, y fue reunido con sus padres” (Hechos 13:36).

Imagine el impacto que causó la vida de este hombre que de todos los reyes que gobernaron al antiguo Israel descritos en la Biblia, es del que más se escribió. Y si lee detenidamente la Escritura verá que David es uno de los personajes al que más alusión hicieron los escritores tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

Definitivamente, David fue un gran hombre y un gran compositor; sin embargo, ¿qué fue lo que lo llevó a convertirse en un personaje de tal envergadura? ¿Qué provocó que fuera recordado por todas las generaciones como el gran músico y compositor que fue?

Bueno, he aquí seis características que hicieron de David un gran hombre de Dios. Confío que al reflexionarlas, aquellos que formamos parte de La Aventura de Componer nos inspiremos a imitarlas.

1. David fue un adorador antes que un compositor.

David era alguien que pasaba mucho tiempo en la presencia de Dios. Él nunca ambicionó con convertirse en un gran compositor o un gran director de adoración que ministrara sobre las plataformas, ni con estar frente a miles de personas en eventos multitudinarios. Lo único que a él le satisfacía era adorar a Dios en lo secreto, donde nadie lo viera. Él escribió: “En cuanto a mí, a Dios clamaré… en la tarde, al amanecer y al medio día, oraré y clamaré, y él oirá mi voz” (Salmo 55:16-17).

David era un pastor de ovejas que se iba a los campos de Israel a cuidar el rebaño de su padre, donde además de cumplir con sus responsabilidades de proteger las ovejas, ocupaba sus períodos de descanso para adorar a Dios con su instrumento musical. Por eso, cualquiera que pasaba por los lugares alejados y retirados donde David pastoreaba, podía escuchar al pastorcito de Belén entonando cantos de adoración en presencia del rebaño. Él no adoraba para que la gente lo viera y mucho menos para que se dieran cuenta de lo buen músico que era. David tocaba y cantaba solamente para el Dios cuya presencia lo apasionaba.

Es muy probable que David haya escrito su famoso Salmo 23 mientras ministraba frente al rebaño.

Recuerde que en los valles donde él pastoreaba no había gente, solo ovejas. Es decir, los primeros conciertos de David fueron colmados por las ovejas de su padre. Por nadie más. Fue desde allí que Dios lo levantó hasta convertirlo en el rey que dirigió a toda la nación de Israel en adoración. Por eso el Señor le dijo a través del profeta Natán: “Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel” (2 de Samuel 7:8).

Los cantantes, músicos y compositores que Dios más usa son aquellos que más que adorarle públicamente, sobre las plataformas, le adoran en privado. Los que disfrutan adorarle a solas, donde no hay aplausos ni ovaciones, sólo campos y valles solitarios, como los que David frecuentaba.

Continúa…

Notas:

(1) Pagán, Samuel. “De lo profundo, Señor, a ti clamo. Introducción y comentario al libro de los Salmos”.  Editorial Patmos, Miami, Florida, EE.UU. Pág. 43.

2 Comentarios

  1. Saludos! Antes que nada, el “halla” en la oración sobre el penúltimo párrafo debiera ser “haya”. Ahora veo que iniciaste esta serie hace unas semanas, me he propuesto leerla toda. El punto que tocas de estar con Dios a solas antes que exhibirse ante muchos suena tan sencillo pero no lo es, en una era donde los “likes” y los “views” están adheridos a las necesidades básicas, qué mucho daño causan! En David es notable en más de un salmo su capacidad para observar y describir la naturaleza; él entendía el idioma de Dios (salmo 19) y leía la Ley de Dios escrita en la creación. El buen arte nace en corazones solitarios, sin duda David es muestra de ello!

  2. ED: Gracias por la corrección, ¡tienes razón! Ya corregí el error. Qué bueno que estás leyendo la serie y que te esté hablando. Un saludo para ti!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Se pueden escuchar canciones seculares si es con el fin de analizar la virtuosidad del intérprete o de los músicos?

A través de esta serie de 5 entradas,