El mejor compositor (Segunda parte)

El mejor compositor (Segunda parte)

- en El mejor compositor
1248
0


El mejor compositor de todos los tiempos.

En la entrada anterior comencé esta serie que trata acerca de quien he denominado “El mejor compositor de todos los tiempos”. Por su relevancia como personaje bíblico e histórico y por el calibre de sus setenta y tres canciones incluidas en el libro de los Salmos, pero principalmente por su vida y carácter, el rey David se constituye en un ejemplo que como compositores cristianos debemos imitar. He aquí la segunda cualidad que lo hizo el personaje que fue.

2. David tuvo un corazón antes que un talento.

Otra de las cosas que contribuyeron a que David se convirtiera en el gran hombre que ahora todos conocemos, fue que antes de tener un talento, él tuvo un corazón.

Si recuerda bien, el primer libro de Samuel nos habla de cómo al profeta se le encomendó la misión de ir a buscar al nuevo rey que substituiría a Saúl. En esa ocasión, Dios le dijo a Samuel: “Llena tu cuerno de aceite, y ven, te enviaré a Isaí de Belén, porque de sus hijos me he provisto de rey” (1 de Samuel 16:1). Y al hacerlo, hizo desfilar a cada uno de ellos delante de él: “Y aconteció que cuando ellos vinieron, él vio a Eliab, y dijo: De cierto delante de Jehová está su ungido.Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón” (1 de Samuel 16:6-7).

Por eso, cuando David entró al lugar donde todos estaban congregados, el Señor le ordenó a Samuel: “Levántate y úngelo, porque éste es” (1 de Samuel 16:12). Que fue como decirle: “¡Úngelo porque este es el que tiene el corazón que yo busco!”

El libro de los Hechos dice: “Les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero” (Hechos 13:22). Mostrándonos que lo que a Dios más le atrajo de David no fue su apariencia física ni su gran talento, sino su corazón.

¿Cómo fue que el Señor se dio cuenta de que David tenía un corazón tan agradable? ¿Cómo fue que David logró tener un corazón conforme al de Dios? A través de la obediencia. El verso que acabamos de leer nos dice que David hacía “todo lo que Dios quería”. Y eso fue lo que lo convirtió en un hombre con un corazón así.

Algunos meses antes del episodio que acabamos de leer, el profeta Samuel le dijo a Saúl el día que fue desechado como rey: “¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros” (1 Samuel 15:22). ¡Por eso Dios escogió a David! Porque más que un gran talento, su obediencia lo hacía tener un corazón conforme al suyo.

Si se fija bien, la diferencia entre David y Saúl radicó en ese aspecto, que el corazón de David fue distinto al de Saúl. Por ejemplo, en otra de las ocasiones donde Saúl desobedeció a Dios, Samuel le dijo: “Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre. Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó” (1 de Samuel 13:13-14).

En este pasaje, lo que Samuel le dijo a Saúl fue algo como esto: “¡Ok, Saúl! Debido a que no has querido obedecer los mandamientos de Dios, él ha tenido que buscar a alguien que sí tiene el corazón para hacerlo. ¡Y por eso tu reino no será confirmado!”

Algunos comentaristas afirman que la expresión “hubiera confirmado tu reino para siempre” se refería a que hoy en día en lugar de llamar a Jesús “hijo de David”, pudo haberse llamado: “Jesús, hijo de Saúl”. Pero su corazón desobediente impidió que su reino se perpetuara y ni modo, tuvo que pasar a la historia como el primer mal rey de Israel.

¿Será que los cantantes, músicos y compositores nos hemos lanzado más en buscar la perfección de nuestros talentos y no la perfección del corazón? ¿Habremos escogido el camino de lo externo y no del interior?

Dios nos ayude a ser escritores de canciones conformes a su corazón.

Continúa…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Canciones con versos cuestionables y cómo evitarlos (Parte 4)

Basado en mi libro «100 canciones con versos