El valor de una canción (Tercera parte)

El valor de una canción (Tercera parte)

- en El valor de una canción
2069
6


cerebro1Razones por las que es importante componer.

Hasta hoy hemos visto tres razones por las cuales una canción tiene valor. Ya hablamos del poder estimulador en la vida de la gente, el increíble poder influenciador sobre las multitudes sin siquiera nosotros estar presentes y además, lo útiles que pueden ser en el cumplimiento de la gran comisión. En esta entrada veremos las últimas dos. Seguramente el valor de una canción sobre pasa las cinco razones expuestas, pero estas son las más importantes que hasta el momento he identificado desde mi punto de vista como compositor amateur.

Una canción y su proceso creativo pueden ser terapéuticos.

Si usted creyó que escribir canciones sólo beneficia a quienes las escuchan, permítame decirle que no necesariamente es así. Componer también beneficia a quien las escribe. Por eso de la expresión: Componer es terapéutico. Dicho en otras palabras: escribir es saludable. Ninguna persona podrá comprender mejor este punto que aquel que es compositor o que participa en alguna rama del arte como la escritura, la pintura, la música, etc. Ellos más que cualquiera pueden percibir la salud mental y emocional que puede provocar el acto de crear.

Bob Sorge, en su libro: “Exploración de la adoración”, dice que el proceso creativo de una canción tiene cuatro etapas: Preparación, incubación, iluminación y verificación (1). Y que cada etapa conlleva tiempo. Por lo tanto, déjeme decirle que desde el inicio del proceso hasta su final, participar de esta experiencia es una gran bendición. Tanto para el alma y el espíritu como para el cuerpo. Es recordar que como ´imagen y semejanza´ de Dios tenemos una ´capacidad creadora´, que aunque en infinita menor medida que él, es reflejo de su obra como principal Creador.

Si recuerda, Génesis uno dice que cuando el Señor terminaba su labor diaria de creación, decía: “¡Qué bien!” Y que cuando culminó el último día de la semana exclamó: “¡Esto es bueno en gran manera!”. No sólo por el hecho de que su obra era buena en sí, sino porque había sido bueno para él mismo involucrarse en este gran proyecto que llamamos: Universo. La satisfacción que Dios sintió lo impulsó a expresarse de esa manera y a sentirse bendecido por el hecho de haber iniciado y concluido su obra creativa. Quienes componen pueden tener un atisbo de la satisfacción que el Creador sintió durante la primera semana de la creación cada vez que se entregan a algún proceso creativo.

La sensación de bienestar que se experimenta al crear algo bello, como una canción, es saludable para la mente humana. Experimentar ese tipo de procesos creativos involucra áreas del cerebro que de otra forma no se activarían. Es como la persona que se ejercita a diario. Quien lo hace fortalece partes del cuerpo, internas y externas, que de otra manera no se fortalecerian sino es mediante el ejercicio. Me refiero al corazón cuyas contracciones aumentan y favorecen la irrigación sanguínea, a los pulmones cuyos alvéolos captan mejor el oxígeno y a los músculos que permiten una mejor motricidad de nuestros miembros. Del mismo modo, quien ejercita su cerebro a través de procesos creativos como la composición involucra regiones de la mente, del alma y el espíritu que de otra manera no se ejercitarían sino es mediante actividades artísticas. Como bien dice Silvia Kohan en su libro “La escritura como búsqueda”: “Escribir resulta ser un poderoso instrumento terapéutico… de salud psíquica e intelectual”. Posteriormente añade: “No es que haya que escribir como terapia, sino que la escritura es terapéutica” (2).

Una canción puede generarle regalías.

Si usted pensó que componer sólo traía beneficios espirituales y emocionales a quienes escuchan y escriben canciones, permítame decirle que no. Componer también puede traerle beneficios económicos.

Ahora bien, pongo el beneficio económico hasta el final porque esa debe ser la última razón por la cual una persona debe sentirse motivada a escribir. Es decir, no componemos para ganar dinero, aunque estamos abiertos a recibirlo. Las leyes humanas y divinas aprueban que nos lucremos de nuestro trabajo creativo. “El obrero es digno de su salario”, dijo el Señor. Pero cuando alguien lo hace con ese único motivo en mente entonces esa persona está subvalorando el don de la composición. Existen razones más altas que el dinero por las cuales escribir y ya las he mencionado.

Aclarado esto, la verdad es que una canción puede generarle dinero. ¡Y mucho si ubica alguna de sus canciones en el disco de un artista de renombre! Le daré un ejemplo de alguien que yo conozco y que escribió una canción para el proyecto: “Grandes son tus maravillas” de Marcos Witt y Jaime Murrel. ¿Se acuerda de ese disco? ¡Ops! Parece ser que algunos se convirtieron de “El aire de tu casa” de Jesús Adrián para acá. ¡Ya estoy viejo eh! Jeje.

Bueno, el disco (más bien: casete) “Grandes son tus maravillas” producido por Editorial Vida, salió al mercado en un tiempo donde la alabanza y adoración comenzó a despuntar de manera vertiginosa en el mercado musical. Fue a través de esta grabación que el ministerio de Jaime Murrel alcanzó notoriedad internacional. En ese entonces, ¡hace 15 años!, este amigo mío recibió como primer cheque, en concepto de regalías, la cantidad de $3,000 americanos por haber conseguido que una canción suya se incluyera dentro de esta grabación. ¡Sí, $3,000! Quizá para algunos esta cantidad no les impresione, pero si reflexionamos que este disco salió hace 15 años y además, somos sinceros con nosotros mismos, a la mayoría de nosotros no nos caerían mal algunos chequecitos así en este momento. ¿O sí?

El ejemplo que he mencionado se queda corto comparado con las cantidades que actualmente reciben muchos compositores, cristianos y no cristianos, que conforman los equipos titulares de compositores de las disqueras más destacadas en el mundo. Un amigo mío que por muchos años estuvo involucrado en la industria musical secular me habló de compositores recibiendo $50,000 como adelanto de regalías por haber conseguido meter una canción en un disco de Ricky Martin, por citar un ejemplo. O sea, estamos hablando de mucho dinero. Obviamente el tamaño del cheque va a depender del artista y del número de discos que venda; sin embargo, el punto que quiero resaltar aquí es que las ganancias que puede recibir un compositor que trabaja para una disquera pueden ser exorbitantes si nos ponemos a pensar que lo está ganando por una sola canción. ¡Sí, por una sola! Es decir, un escritor puede percibir más dinero, ´ingreso residual´ le llaman algunos, que lo que la mayoría de nosotros ganaríamos en diez años de trabajo. ¡Y sin siquiera ellos estar trabajando!

Con esto no quiero decir que un compositor no trabaja. Sí que lo hace. Pero no necesariamente como un empleado de contrato y horario semanal fijo. Su trabajo es realizado de una sola vez y plasmado en una canción. Luego, si consigue que su canción sea incluida en el disco de un gran cantante puede comenzar a recibir dinero sin siquiera él estar trabajando. Es decir, su trabajo ya fue hecho, al componer la canción, y ahora por medio de ella recibe ingresos económicos casi de forma automática mientras él está en su casa escribiendo más canciones o viajando por el mundo. Repito: no es que alguien dedicado a la composición, como hobby o profesión, no trabaje. Claro que lo hace, pero no necesariamente bajo un contrato de ocho horas y un empleador. Aunque puede hacerlo, el compositor se dedica principalmente a la labor creativa. Labor que le puede generar grandes dividendos en menos tiempo del que a la mayoría de nosotros nos tomaría.

A manera de conclusión…

Permítame terminar la serie: El valor de una canción, diciendo que escribir canciones es una labor loable. No por la prosperidad financiera que le puede ocasionar, sino por la cantidad de vidas bendecidas y de almas salvadas que puede generar. Componer es un privilegio que Dios nos da y un llamado que él nos hace para beneficiar a los seres humanos que él creó. Escribir canciones es un servicio que, cuando nos presentemos delante del Juez del universo para dar cuenta de nuestra vida sobre la Tierra, será recompensado si es que lo hicimos con motivos puros y concientes del gran valor que tiene una canción.

PREGUNTAS PARA LOS LECTORES DEL BLOG: ¿De qué otras maneras específicas cree usted que se aplica la expresión: “Componer es saludable”? Por otro lado, ¿cree que el texto: “el obrero es digno de su salario” se aplica al hecho de que un compositor gane dinero por sus canciones?

Noel Navas.

Notas:

(1) Sorge, Bob. Exploración de la Adoración, Segunda Edición, 2002. Editorial Vida. Pág. 213.

(2) Kohan, Silvia Adela. La escritura como búsqueda, una guía para transformar los conflictos internos en material literario, Segunda edición, 2004. Alba Editoriales, Pág. 12-13.

6 Comentarios

  1. Hola Noel!!!

    ¿Sabes? Cada vez que entro aqui, me retiro mas motivado para seguir escribiendo (especialmente cuando se que hay dinero de por medio, jejejeje… es broma, eh).

    Acerca de las preguntas:

    ¿De qué otras maneras específicas cree usted que se aplica la expresión: “Componer es saludable”?
    Yo creo que es saludable pero es algo asi como ‘automedicación’, porque tu mismo escribes la receta para lo que estas viviendo, (claro, dictada por el Medico… Dios). Te desahogas, te tranquilizas, le dices a Dios cosas que a veces ni en oracion le has dicho… y te sientes mejor (experiencia).

    ¿cree que el texto: “el obrero es digno de su salario” se aplica al hecho de que un compositor gane dinero por sus canciones?
    No se… no me imagino escribiendole a algun cantante. Yo creo que es mucho mas gratificante cantar lo que tu escribes. Me parece raro que un cantante sea solo eso: «cantante» pero que no escriba, no le veo chiste…jeje.
    Ahora, que si ese cantante al que le componen se va a beneficiar ($$$) con la inspiracion de alguien mas, es justo que le pague a ese alguien por darle ganancia$. ¿O no?

    Noel, espero ansiosamente el siguiente tema… ya ponlo aqui!!! jajaja

    Saludos.

  2. Personalemente creo que «componer es saludable» desde el punto de vista psicológico. Cuando uno termina de componer una canción siente una motivación incomparable, pues hemos creado algo nuevo. Para alguien que tiene baja autoestima puede resultar muy gratificante saber que ha escrito una canción. (Este es sólo un punto de vista, creo que hay muchas razones por las cuales «componer es saludable»)

    Creo que el texto «el obrero es digno de su salario» puede aplicarse en todos los campos donde haya un «obrero», en este caso, el compositor.

  3. isaira astacio

    Noel que buen articulo soy una niña de 11 años y junto a mi madre comparto el ministerio de canto y el Señor en el culto pasado me regalo una bendicion ese dia, estudio musica en una escuela aqui en Republica Dominicana y tu eres de bendicion para mi.

    Dios te beeeendiga

  4. yo creo que si es saludable, y que estimula mucho el crecimiento personal, y mas que eso, al menos pienso yo, cuando escribo canciones, no solo estoy pensando en : si esta bien la musica, o la letras; sino en las personas, es decir, como la cancion que escribo, puede ayudar a las demas personas, y yo creo que eso es lo saludable, que ademas de desarrollar nuestra creatividad, nos va quitando el egoismo de nuestros corazones, al pensar en la influencia positiva que queremos dejar en la canción, y aparte creo que una cancion nos enseña a nosotros mismo a vivir mejor, o sea, que lo que estamos escribiendo, sea lo que estamos viviendo,y haciendo, que no solo lo escribamos por que suena bonito, o por que rima, sino, por que es parte de nuestra vida… ufff…ahora si me explaye jajaja

    y creo que no tiene nada de malo recibir dinero por nuestra canciones, ya que en si, el dinero no es malo, lo que es malo es el amor al dinero, es decir la codicia, pero si nuestras intenciones son buenas, el dinero es una harramienta estumulante para seguir haciendo lo que nos gusta y aparte asegurar nuestra economia…

  5. giselle gizzi(gili)

    creo que cualquiera que se atreva a sacar los secretos de su corazon, de su intimidad con dios merece ser escuchado y honrado. creo que cada compositor es muy valiente porque con cada letra esta revelando sus pensamientos , sentimientos mas reconditos y los esta exibiendo ante distintos publicos que podran aplaudir o criticar , pero si con esa letra llegamos al corazon de almenos una persona para mejorarla para edificarla , o para darle el animo que puede estar necesitando ya hemos cumplido con nuestro objetivo.

  6. Noel, no estás tan viaejo hermano jaja. Fíjate que yo tengo 13 años y conozco ese Disco desde hace tiempo, jajaja

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie