Equipos de alabanza y homosexualismo (Segunda parte)

Equipos de alabanza y homosexualismo (Segunda parte)

- en Equipos de alabanza y homosexualismo
1993
5


Una realidad de la que nadie habla.

La vez pasada introduje este tema que a todas luces es espinoso. A medida que desarrolle las siete realidades que enumeré en el artículo anterior le suplico que no olvide que todo lo que mencionaré se puede aplicar tanto a ministerios de alabanza que estén lidiando con algún caso de homosexualismo como a ministerios que estén lidiando con cualquier tipo de pecado sexual entre sus integrantes. Comencemos…

1. A los ministerios de alabanza les hace falta establecer filtros.

Hace unos meses un amigo a quien considero un excelente asesor de equipos de alabanza y que ha brindado asesorías tanto dentro como fuera del país, me relató la conversación que sostuvo con un director de adoración que le solicitó algunos consejos para mejorar el desenvolvimiento del ministerio en su iglesia. Cuando mi amigo le preguntó si tenían requisitos mínimos para los aspirantes a ingresar al ministerio, le dijo: “No, no tenemos eso. Nuestro pastor nos ha dado la directriz que no quiere ese tipo de requisitos y así nadie tenga algún obstáculo para servir”.

Cuando oí lo que este director dijo solo pude decir: “¿What?”

Más recientemente una persona me criticó directamente solo porque yo dije que no estaba de acuerdo que los ministerios de alabanza no tuvieran requisitos mínimos para los aspirantes. Me dijo: “¡Lo que pasa con vos es que sos muy cuadrado!” Como vi que su señalamiento no fue en tono de broma le animé a que leyera las cartas que escribió Pablo a Timoteo y a Tito y que viera las listas de requisitos que estableció para quienes quisieran servir. Que si bien dichas cartas son de tono pastoral el modelo de establecer requisitos para quienes aspiran alguna posición en la iglesia local está claramente delineado.

Interesantemente a inicios de año el portal Prensacristiana.org publicó un artículo traducido de Charisma News que se titula: 10 Características de que su iglesia ha sido secularizada donde la segunda característica es: “Las iglesias secularizadas no tienen un estándar para ser miembro o para servir en el ministerio”.

El autor de la nota afirma: “He oído informes de muchas iglesias que permiten que cualquier persona se convierta en un miembro y/o sirvan en posiciones de ministerio sin ser investigados; el resultado es que la gente que sirve en equipos de adoración o líderes de grupos pequeños se dedican a las relaciones sexuales prematrimoniales, conviviendo o que viven una vida cristiana moralmente baja”.

En este sentido, las iglesias bíblicas que de verdad desean honrar el estándar del evangelio deben establecer requisitos mínimos para quienes pretendan formar parte de algún ministerio de la iglesia. Y eso incluye al ministerio de alabanza. Pero vamos, en primera instancia debe hacerse porque la Escritura es clara al respecto, pero usemos la lógica: ¿en qué cabeza cabe que se le puede dar una posición de liderazgo a cualquier persona y menos si se acaba de convertir? ¿A quién se le ocurre permitir dirigir la adoración a alguien que no se conoce en la congregación y no se sabe de su integridad?

Una enorme diferencia entre un músico secular y un músico cristiano es que si bien los primeros pueden vivir estilos de vidas pecaminosos y seguir exponiendo su arte al mundo, los segundos no necesariamente. De estos se espera que vivan a la altura del llamado que han recibido de parte de Dios y que vivan vidas ejemplares.

Mi punto es que si en el mundo no les importa qué tipo de vida viven sus artistas, en la iglesia del Señor sí importa, ¡y mucho! En este sentido, si en su iglesia local no tienen requisitos mínimos de conducta y fe, que estén escritos y a la vez se cumplan, existen grandes posibilidades de que el ministerio de alabanza esté permitiendo que sirvan cantantes y músicos con problemas sexuales no resueltos o que debieron haberse detectado y corregido antes de darles la oportunidad de servir.

Ahora bien, los requisitos a los que me estoy refiriendo si bien no deben ser extremadamente rigurosos a modo de espantar a los voluntarios, sí deben incluir aspectos morales y de conducta básicos. Esos requisitos sumados al tiempo que el aspirante lleva congregándose fielmente en la iglesia y a entrevistas previas realizadas a él, su familia y amigos cercanos, son los que podrían determinar si la persona reúne la conducta moral como para asignársele un puesto en el ministerio.

Si y solo si el aspirante reúne los requisitos establecidos debe permitírsele ministrar; sino, no. No importa que el cantante tenga una voz como la de Andrea Bocelli o como la Celine Dion, y no importa que el músico ejecute su instrumento con la virtuosidad de Yani, Abraham Laboriel o Vinnie Colaiuta. Si no llena los requisitos de conducta y fe no puede dársele el privilegio de servir.

Los ministerios de alabanza que obedecen los principios de la Palabra estableciendo estos requisitos mínimos tienen menos posibilidades de que una persona con problemas de inmoralidad sexual, sea homosexualismo o cualquier otro, se cuele y forme parte del mismo. El problema de muchas congregaciones es que sacrifican los principios por la conveniencia. Les importa más el performance que vidas íntegras dirigiendo en adoración al pueblo de Dios.

Continúa…

5 Comentarios

  1. No colocaste mi comentario 🙁

    Deberías hablar también de como tratar a las personas que tenemos ese problema 🙁

  2. JOSÉ: Sí lo aprobé para publicación. Revisa y verás. Solo que no apruebo los comentarios de inmediato debido a que no siempre estoy conectado a Internet. Por otro lado, durante la serie sí explicaré eso que me pides tratar. Saludos!

    Noel Navas
    LADC.

  3. Este es un tema que requiere algunas precisiones para tener un punto de partida. ¿Qué se entiende por homosexualismo u homosexualidad? ¿La atracción o el acto? ¿Ambos se consideran pecado? Si hay un homosexual en nuestra iglesia ¿qué le pedimos? ¿que dejo de serlo? ¿que se mantenga casto? ¿que se vaya a una iglesia «inclusiva»?

  4. DANIEL: Muy buena acotación, no me he detenido en esas definiciones pero si te fijas en estos dos primeros artículos y el resto de la serie me referiré al pecado de homosexualismo en sí, como conducta y práctica. No a la atracción en sí (que no incluye conducta ni práctica) ya que profundizar en ese punto me distrae un poquito del hecho de que hay cantantes y músicos que saben que son homosexuales y practican el homosexualismo. Aunque en uno que otro art. doy pinceladas acerca de la atracción en esencia esta serie aborda el pecado de homosexualismo como práctica. Igual es muy buena tu acotación porque por lo menos quienes lean tu comentario o el mío podrán sentirse motivados a ir e investigar en qué consisten estas diferencias. Saludo fraternal.

    Noel Navas
    LADC.

  5. Carina López

    Daniel, en referencia a tu comentario de:
    ¿Qué se entiende por homosexualismo u homosexualidad? ¿La atracción o el acto? ¿Ambos se consideran pecado?

    En mi humilde opinión, creo que ambos se consideran pecado, ya que una cosa lleva a la otra, afectando a otras personas que no lo son, y al final se dejan influenciar por los que están en este tipo de práctica inmoral ante los ojos de DIOS.
    He visto eso en cierta iglesia que no diré su nombre para no afectar a sus miembros, pero permitieron que cierta persona recién convertida sirviera en la iglesia y con el tiempo la otra persona con la que estaba sirviendo empezó a comportarse igual que la chica lesbiana, tanto que a estas alturas ya no es una la del problema si no dos, y todo seda por el mal seguimiento que se les da a estas personas y solo les dan privilegio para que no se vallan de las iglesias… Ya que lastimosamente ahora en día los pastores no buscan el verdadero con-vertimiento de la persona, si no que haga numero en su iglesia.

    Si hay un homosexual en nuestra iglesia ¿qué le pedimos? ¿que dejo de serlo? ¿que se mantenga casto? ¿que se vaya a una iglesia “inclusiva”?

    En este caso lo que se puede hacer es orar mucho por ella y darles un verdadero seguimiento cristiano a través de la palabra, para que ellos y ellas tengan una verdadera transformación a la luz de la palabra, DIOS es un DIOS de imposibles y aunque para el hombre y la mujer sean difíciles este tipo de situaciones, DIOS en un solo instante puede transformar vidas…
    CREO en lo sobrenatural de DIOS y es Él quien cambia y transforma; ningún hombre o mujer puede hacer estos cambios, solo DIOS, pero se que como buenos cristianos debemos ayudar al más débil y al que acaba de llegar enseñándole con amor lo que la palabra de DIOS dice, con amor y paciencia se puede ayudar a los recién llegados a la FE.

    Bendiciones

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

¡Adquiere «100 canciones con versos cuestionables»!