Equipos de alabanza y homosexualismo (Tercera parte)

Equipos de alabanza y homosexualismo (Tercera parte)

- en Equipos de alabanza y homosexualismo
1342
0


Una realidad de la que nadie habla.

La vez pasada hablé acerca de la necesidad de establecer un buen filtro para los aspirantes al ministerio de alabanza. Es la ausencia de ellos que provoca que cantantes y músicos con conductas inmorales formen parte del ministerio y pongan en riesgo el testimonio no solo del Equipo de Alabanza y de la iglesia, sino también el de nuestro Señor. En esta oportunidad hablaré de la segunda realidad que enfrentan los equipos en nuestras congregaciones.

2. A los ministerios de alabanza les hace falta ser pastoreados.

Hace unos años un amigo pastor vino a El Salvador, le armé una gira de iglesias para ministrar y aproveché para invitarlo a enseñar en la casa de oración donde me reunía entre semana. Lo interesante de mi amigo es que ha pastoreado a músicos y cantantes por más de veinticinco años. Al finalizar la reunión, el director del ministerio de mi iglesia que estuvo presente y escuchó a mi amigo, le intrigó enterarse que él fuera un pastor de alabanza. Por eso le preguntó: “¿De verdad se necesita un pastor para el ministerio de alabanza?”

Aunque yo pude haber catalogado su pregunta como tonta, la verdad no lo es. Realmente es una pregunta legítima que el liderazgo de las iglesias por no formulársela a sí mismos o por no contestarla adecuadamente es que los equipos de alabanza en Latinoamérica están como están.

Es cierto, es muy difícil para la mayoría de iglesias contratar a un pastor para el área de alabanza; sin embargo, el pastor principal, uno de los asociados o en su defecto el líder principal del ministerio (le paguen o no), es el pastor de alabanza. El problema de muchos Equipos de Alabanza no es que no tengan un pastor… es que no son pastoreados.

Como le dijo mi amigo pastor al director del ministerio de mi iglesia: “Sí, sí se necesita un pastor solo para cantantes y músicos. ¿Por qué? Porque las características temperamentales de ellos ameritan una atención especial”.

Lo que mi amigo le quiso decir es que queramos o no, los cristianos con habilidades artísticas requieren atención distinta a la del cristiano promedio. La forma de ver la vida y de sentir en el alma requiere un cuidado especial para que entiendan que los dones no son más importantes que el carácter, las habilidades más que las actitudes y los talentos más que la integridad.

Como afirma Rory Noland en su libro “El corazón de un artista”: “El temperamento artístico nos hace fáciles víctimas de ´los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida´ (1 Juan 2:16). Muchos de nosotros estamos en contacto con nuestros sentidos. Cuando nuestros deseos lascivos se combinan con emociones muy intensas es como echar gasolina en un fuego. Muchos de nosotros somos también muy conscientes de nuestros sentidos. Queremos ser estimulados, sobre todo visualmente, lo que nos abre a toda suerte de deseos pecaminosos”. 

¿Alguna vez se ha preguntado por qué los artistas de la industria secular son quienes más abiertamente exhiben su homosexualismo? Es más, ¿alguna vez se ha preguntado si en la industria musical cristiana hay artistas que luchan con tendencias homosexuales? La verdad es que no hay estudios ni estadísticas al respecto, pero es un secreto a voces que los ha de haber.

Por ejemplo, en la última década algunos en la industria cristiana anglo han admitido su orientación sexual y decidido no esconderse más. El caso más reciente fue la cantante Vicky Beeching quien abiertamente afirmó haber escogido el estilo de vida lésbico. Otros, tanto anglos como latinos, han admitido su pecado y se han sometido a procesos de restauración con ministerios especializados o en sus iglesias locales. Un caso que sonó hace algunos años fue el del cantante cristiano Charlie Hernández, que por cierto Casa Creación publicó su testimonio en forma de libro y este ha servido para hablar más honestamente del tema dentro de la iglesia. Sin embargo, ha de haber alguno que otro ministro lidiando en secreto con problemas sexuales y por temor a ser descubierto o rechazado no pide ayuda.

¿Qué podemos decir entonces de los cantantes y músicos de la iglesia local? ¿Qué decir de nuestros propios Equipos de Alabanza? Que seríamos unos ingenuos si creyéramos que nuestras filas están exentas de este tipo de pecados. No nos engañemos, hay integrantes de Equipos de Alabanza que enfrentan estas dificultades. ¿Cuántos? No lo sabemos. ¿Serán muchos? Supongo que no, pero que los hay, ¡los hay! Por lo tanto, he aquí por qué es importante que haya pastores que se acerquen a los integrantes del ministerio de alabanza, se conviertan en sus amigos y confidentes y les acompañen comprometidamente en su caminar cristiano.

Reconozcámoslo: es muy improbable que alguien vaya a abrirle su corazón a un desconocido y contarle una lucha interior a alguien que es lejano. Por eso es hora de que los pastores y líderes de ministerio cumplan su llamado de pastorear y que verdaderamente guíen a ese pequeño rebaño denominado “Equipo de Alabanza”. Y cuando hablo de pastorearlos y convertirse en sus amigos me refiero a que verdaderamente lo hagan. No a que vayan e impartan una clasesita de doctrina una vez por mes y se desaparezcan el resto. Estoy hablando de que inviertan de su tiempo y conozcan profundamente el corazón de sus artistas de forma continua y permanente. A que genuinamente se interesen por la condición espiritual de sus hermanos menores y de este modo aumenten las probabilidades de enterarse de las luchas sexuales que como seres artísticos podrían estar experimentando.

Si el Equipo de Alabanza de su iglesia no tiene un pastor asignado o un líder de alabanza que asuma el rol de confidente de la manera que acabo de describir, es muy probable que los integrantes del ministerio estén a la deriva, no solo en cuanto a pecados sexuales, sino a otras conductas y actitudes que deshonran al Señor.

Continúa…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

¡Adquiere «100 canciones con versos cuestionables»!