Escriba canciones de amor (Cuarta parte)

Escriba canciones de amor (Cuarta parte)

- en Escriba canciones de amor
1996
1


7 consejos para quienes deseen escribirlas.

Después de cuatro tips para componer canciones de amor, confío que ya esté tomando ánimos para aventurarse a escribirlas. Yo no digo que después de leer esta serie usted se convertirá en un Armando Manzanero o un Alejandro Sanz. No, pero por lo menos quiero despertarlo al amplísimo panorama musical que le espera si escribe más allá de la adoración congregacional de canciones. Ojo: Siempre necesitaremos canciones de alabanza y adoración, pero en mi opinión, ante la epidemia de divorcios entre cristianos y ante la pandemia de matrimonios fragmentados en el mundo, vamos, urge componer sobre el matrimonio y la familia. Como me dijo una vez mi amigo Fernando Solares: “Una canción no puede detener un tanque, ¡pero sí al soldado que conduce el tanque!” Una canción de amor puede contribuir al cambio de actitud que algunos novios (as) o esposos (as) necesitan para echarle ganas a sus relaciones.

5. Invente una melodía

Las dos hijas de un gran compositor, de seis y siete años, estaban acostumbradas al silencio. En la casa no debía oírse ni un solo ruido porque papá trabajaba. Andaban de puntillas, en zapatillas y sólo a ráfagas. El silencio se rompía con las notas del piano de papá y luego: otra vez silencio.

Un día, la puerta del estudio quedó mal cerrada y la más pequeña de las niñas se acercó sigilosamente a la rendija; pudo ver cómo papá, a ratos, se inclinaba sobre un papel y anotaba algo. La niña más pequeña corrió entonces en busca de su hermana mayor. ¡Y gritó! ¡Gritó por primera vez en medio de tanto silencio! “¡La música de papá, no te la creas! ¡Se la inventa!”

¡Risas plis!

Cuando leí esta breve historia dije para mí: “¿Y cómo creían estas niñas que componía su papá? ¿Mediante algún trance?” A veces las personas, entre ellos muchos aspirantes a compositor, creen que las canciones se escriben mientras se experimenta algún éxtasis o alguna experiencia religiosa. No digo que no pueda ser así, pero no es la generalidad. A veces los cristianos solemos sobre espiritualizar las cosas, o exagerar, que es lo mismo.

Por lo tanto, ahora que tiene su letra, ¡invéntese una melodía!

Como dice mi amigo Miguel Ángel Villagrán (Málin):

“Comienza el proceso como si fueras a montar una campaña publicitaria. Primero una lluvia de ideas, ponlas sobre la mesa y comienza a armar frases y rimas. Pon un tema central y luego define cómo quienes enfocar la melodía. Componer no es algo del otro mundo, es cuestión de trabajar. A veces uno piensa que esto de componer canciones tiene que ver con estar bien inspirado y que la canción llega en ese momento. Pero no, fíjate que a mí me motivó mucho una frase que escuché, creo que a Joan Manuel Serrat, una vez le preguntaron cómo se inspiraba, si estando frente a un lago o si se iba a un bosque y él contestó algo que me impactó mucho. Él dijo: “Escribo todos los días para que cuando la inspiración me sorprenda me encuentre trabajando” (1).

Entonces, ¿qué espera? Póngase a trabajar. Perciba el mensaje de las palabras que ya tiene frente a usted y decida qué género musical le imprimirá.

¿Será una balada o un bolero? (Recomendable)
¿Será tipo Pop o Pop Rock? (Recomendable)
¿O será tipo Heavy Metal o Thrash Metal? (¡No recomendable! Je.)

Pero ojo, sea que sostenga la letra de su canción con sus manos y la ponga frente a usted para comenzar a tararear una melodía. O que ponga su letra sobre el piano o a la par de su guitarra y comience a buscar la melodía al son de los acordes, recuerde: La melodía es una decisión. Una decisión entre muchas opciones que aparecerán al momento de crear.

El secreto de la composición eficaz es escoger la melodía más hermosa, pegadiza y agradable de entre muchas que usted podría inventar. De paso, esta melodía debe calzar perfectamente con el mensaje de su canción. Su letra debería nadar cómodamente sobre las ondas melódicas que cree. Pero la clave para conseguir esto es invertir mucho tiempo y trabajar esmeradamente hasta encontrar la mejor.

Así como la letra, la melodía de su canción está dentro de usted. Lo que pasa en este momento no la ha encontrado, pero lo hará eh. Probablemente brote espontáneamente mientras descansa o va caminando por la calle o quizá necesite la ayuda de ciertas progresiones armónicas del piano o la guitarra para que asomen la cabeza. El punto es que cualquiera sea el camino que use para componer, ¡esfuércese!

Si usted desea aprender un poquito más acerca de cómo crear melodías, le invito a que lea la serie: «El génesis de una canción». En esta comparto algunas recomendaciones utilísimas cuando de crear melodías a partir de cero se trata. Le invito a que haga click y revise desde la parte 1 hasta la parte 6 y así tenga una idea de cómo lograrlo.

6. Busque un arreglista

Después de definir su letra y melodía, yo podría darle algunos consejos más relacionados a la composición de su canción. Por ejemplo, buscar la opinión de otras personas para que le den su crítica de la letra, melodía o armonía. Pero me salto este y otros pasos debido a que ya los he mencionado otras series de artículos que bien podría encontrar en el temario que está a su derecha.

En este sentido, como muy pocas veces he hablado sobre buscar un arreglista para su canción, en esta oportunidad abordaré brevemente este tema ya que a veces no basta con tener una canción de esta índole guardada en la computadora o su grabadora digital. No, en lo personal, soy de la opinión que cuando de canciones de amor se trata, hay que dedicárselas a alguien. Y si va a ser así, entonces es importante arreglar la canción para dejarla presentable y con la calidad que merece nuestra persona objetivo.

Lo importante de arreglar su canción, sea que lo haga usted mismo u otra persona, es arreglarla bien. ¿Por qué? Porque usted la va a dedicar, ¿no? Por lo tanto, piense en su canción como si fuera un hijo. Y vea al arreglista como un diseñador de ropa o modista.

Así que aquí tiene a su hijo que necesita ropa nueva y su diseñador que va tomar la talla y diseñarle la ropa más adecuada (el arreglo). Con esta imagen en mente, por favor, asegúrese que su arreglista diseñe bien la ropa que su hijo vestirá. Vele que el arreglo realce la canción, calce con la estructura y le inyecte más emoción a la que ya tiene su composición en sí.

Si hace esto, su canción podría tener un impacto mayor que dejarla sin arreglar. ¿Me doy a entender?

Ahora, encontrar un arreglista no es tan complicado como parece. Podría hallarlo entre los músicos de la iglesia, por ejemplo. Acérquese y converse con algunos de ellos y pregúnteles quién es el mejor arreglista y secuencista entre las filas. Cuando alguien levante la mano, pídale algunos demos que haya hecho y basado en su calidad escoja con quién trabajar.

Por otro lado, usted también podría encontrar un buen arreglista en los estudios de grabación de personas que son cristianas. Podría sugerirle que se avoque a estudios de grabación secular, pero no estoy seguro que le vayan a cobrar tan barato como lo hacen algunos músicos cristianos.

«¿Noel…?» Preguntará alguien, «¿Acabas de mencionar el tema del dinero?» Mmm… Sí. Sin dinero es muy poco probable que usted consiga a alguien que arregle su canción con la calidad que necesita. Podría ser que lo halle, pero usted tendría que ser muy amigo de esa persona o que ella tenga un gran respeto por usted para que le haga un trabajo gratis.

¿Cuándo podría costarle un arreglo y grabación de su voz? No lo sé, cada país maneja tarifas distintas así que… ¡Tiene tarea!

7. Dedique su canción.

Mi amigo Pablo Azael, compositor panameño y ganador de tres OTI´s nacionales, me relató la vez que quiso conquistar al amor de su vida: Lourdes. Él cuenta que después de varios intentos fallidos de conquista le preguntó: “¿Por qué no correspondes a todo cuanto hago para enamorarte?” “Ah…” Le dijo ella. “Porque tú le has dedicado canciones a muchas mujeres pero a mi ninguna”.

La próxima vez que la vio no solo le dedicó una, ¡sino que le escribió tres canciones de amor de una sola vez! Al tiempo se casaron y unos años después ella falleció de una enfermedad terminal. Don Pablo me contó que durante los 12 años que estuvieron casados le compuso una canción por año, por lo que estaba considerando compilar todas estas canciones en un disco que estaba pensando titular: “Planeta Lourdes”.

Tener alguien a quién dedicarle una canción de amor es una fuerza poderosa que favorece la composición. Algunos podrán escribir canciones pensando en una grabación profesional o porque alguien se las ha pedido; sin embargo, cuando uno tiene a alguien en mente a quien obsequiar una canción, eso es un  gran aliciente que beneficia el proceso.

Hace poco un amiga comenzó una relación de noviazgo. A los dos meses de ser novios ella nunca le había dicho que lo amaba. ¿La razón? Ni ella misma la podía definir. Cuando me enteré yo le pregunté: “¿Y lo amas?” Me confesó que sí. “¿Entonces por qué no se lo dices?” “No he hallado el momento”, respondió.

Después prosiguió a contarme lo lindo que él era con ella y cuánto se esforzaba por atenderla bien. Una vez más me confesó que estaba enamorada. “¿Qué me aconsejas hacer?” Me preguntó. “¿De verdad quieres saberlo?”

Como eran más de 12 de la noche, le dije: “Me parece que tu timidez te está auto saboteando. Si yo estuviera en tu lugar y por A o B motivo hubiera reprimido decir un “Te amo”, yo que tú tomo en este momento el teléfono, le llamaría sin importar de que ya estuviera dormido y le diría: “¡Te amo!” con todas mis fuerzas”.

A los días me contó que había vencido su timidez y le había dicho que lo amaba.

Pero, ¿qué mejor decirle a alguien: “¡Te amo!” a través de una canción? ¿Qué regalo hay mejor que una canción escrita exclusivamente para esa persona? ¿Es mejor un auto, una casa o un yate? Le aseguro que una canción tiene más trascendencia que cualquier lujo que usted pueda obsequiar. Una canción, además de transmitir un “Te amo”, permite sentir el “Te amo”.

Vamos, componga una canción, busque un arreglista, métase al estudio de grabación y junto con su productor hagan que la canción tenga un estándar aceptable. Cuando ya esté lista, grábela en un Cd y acompañe ese Cd con la letra en una hoja tipo pergamino sujetada con un listón rojo.

Vamos, sea valiente y désela al amor de su vida. ¡Hay me cuenta la reacción de él o ella ante un gesto tan especial!

Noel Navas.

Notas:

(1) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/conversando-sobre-composicion/

1 Comentario

  1. le quiero escribir una cancion a la chica que me gusta es el amor de mi vida

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

La excesiva romantización de la adoración (Parte 2)

La adoración congregacional debe constituirse en una oportunidad